¡Escúchanos por internet!

¿Se acabó el bono democrático?

Bien vale la pena analizar lo que ocurre con el gobierno federal ante acontecimientos como la masacre ocurrida en Minatitlán y también la devolución de todos sus bienes a la maestra Elba Esther Gordillo, hecho que despertó la molestia ciudadana.

Las redes sociales, las cuales en varias ocasiones lo hemos señalado, no son la vida real y son hoy la nueva forma de manipulación de masas, ardieron el fin de semana ante estos dos hechos, por lo cual es válido reflexionar, sobre si se acabó o no, ya el bono democrático del cual gozaba el presidente de la República.

De entrada, hay que señalar que la popularidad del presidente ante su base, su “voto duro”, se mantiene intacto, inamovible, fuerte y cada vez más robustecido.

Esto pudiera parecer una contrasentido, pero no es así, ya que en donde creo que si ha perdido puntos es ante el núcleo de ciudadanos que creyó que López Obrador significaba ciertamente un cambio de régimen y de forma de hacer las cosas.

Un punto muy importante para que se comience a perder la paciencia es el tema de la inseguridad, la cual ha ganado la batalla durante los primeros tres meses del año, aunque al ejecutivo federal no le guste esto y se niegue a aceptar la realidad.

Cierto, al presidente le dejaron hecho pedazos el país, pero también lo es que su administración, la cual arrancó hace ya casi cinco meses, levantó grandes expectativas y hasta el momento, no hay resultado alguno que avale todo lo dicho y prometido durante la campaña.

Es peso de las promesas realizadas, sumado al grave problema de la inseguridad, más el esquema de polarización puesto en marcha por el mandatario han colocado al país en una situación muy difícil, la cual se complica por el panorama económico adverso que enfrenta la economía mundial.

Este peligroso coctel hace que si bien es cierto la popularidad del mandatario aún sea alta, su bono democrático comience a desgastarse, porque claramente se observa ya la desesperación de una buena parte de la población que esperaba más, mucho más de quien espero 12 años para hacerse del poder.

La polarización de la población si se puede observar en las redes sociales, en donde la lucha entre simpatizantes del presidente y sus opositores, ya es el pan de todos los días y bajo cualquier pretexto se da el intercambio de descalificaciones, lo cual divide aún más al país.

Después de la inseguridad, la economía es el máximo “foco rojo” durante estos primeros meses de administración y es que hasta la fecha, no hay ningún programa del gobierno federal u obra que se pueda señalar como el arranque del programa de gobierno de la presente administración.

La cancelación de las obras del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, en Texcoco, a final de cuentas si tuvo un costo importante para la economía del país, generó un alto nivel de desconfianza entre los grandes capitales, el cual no se ha podido quitar.

Habrá que ver cómo evolucionan las cosas, mientras las expectativas de crecimiento se han ido a la baja, aunque el presidente de la República se empeñe en desmentir a su secretario de Hacienda, quien seguramente se ha de “tronar los dedos” todos los días, sabedor de que en las conferencias de prensa mañaneras, habrá nuevas ocurrencias.

Ojalá en los próximos meses, el presidente de un viraje en su forma de gobernar y convoque a la unidad de todos los mexicanos, por el bien del país.

La entrada en vigor de la llamada “guardia nacional” aunque representa la tan temida militarización del país, es una luz de esperanza para la situación de inseguridad, mejore en los próximos meses, ese es el anhelo de la mayor parte de la población.

Aun es joven el sexenio y ojalá por el bien de todos, haya un viraje a lo que hasta ahora hemos visto, de verdad se necesita estar loco para querer que le vaya mal al presidente a sabiendas de que si al ejecutivo le va mal, nos va mal a todos.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

El horror

¿En qué momento se descompuso todo esto?

Todos los días recibimos una llamada telefónica o mensaje de whatsapp de algún amigo o conocido y nos enteramos que lo asaltaron o dejó su automóvil en la calle y cuando regresó ya no estaba. Le quitaron el motor a su coche. Robaron un Oxxo. Le dispararon en la plaza de algún centro comercial a alguien que había retirado dinero; se metieron a la fábrica de algún conocido y se llevaron sus computadoras.

¿En qué momento se descompuso?

La nota roja es una de las principales informaciones de todos los diarios impresos y electrónicos. Y aunque no lo escribamos, aunque tratemos de ocultar la verdad, no importa, no dejamos de enterarnos de robos, asaltos y asesinatos. Siempre una llamada telefónica, siempre un mensaje telefónico y ya hay personas cercanas a nosotros que han sido víctimas de toda esta ola de violencia.

Puebla pasó de ser un estado y una de las ciudades más tranquilas del país a ser una mancha roja en la geografía. Hace tres años, cuando todavía vivíamos en el sueño morenovallista (algo así como el sueño americano), el investigador poblano Fernando Montiel Tiscareño publicó para el portal Sin Embargo un análisis que nos erizó la piel a muchos y por supuesto también hizo fruncir muchos seños, sobre todo a los funcionarios de la entonces administración estatal.

Dicho análisis predijo que Puebla se convertiría en un estado en el que azotaría la violencia y es que comparó lo que ocurrió en Bogota, Colombia hace treinta años con lo que ocurre en este momento en nuestra ciudad: desarrollos inmobiliarios, inversiones e inversionistas, autos de lujo y una vida que no todos se pueden dar y sin embargo existe.

Además, no es de sorprenderse que todos los días hay nuevos desarrollos inmobiliarios y plazas comerciales que no necesariamente están habitadas, es más, muchos de estos centros de venta se encuentran con locales vacíos o en obra negra, es decir, el mejor punto de lavado de dinero.

Montiel en su artículo del 2016 mencionaba lo siguiente: “No, el tema es que no hay mucha claridad en cuanto al origen de las fortunas que están financiando desarrollos inmobiliarios de ensueño en la capital poblana. (¿Por qué hay tantos complejos comerciales en obra negra, a medio terminar desde hace años?) El tema es que la borrachera de modernidad que mantiene intoxicados a los poblanos les impide ver –ya no se diga cuestionarse- quién es de verdad el mandamás en el estado.

”¿El gobierno? No sabe, no quiere, o no puede ver lo que pasa. Y he aquí la triada madre de todos sus vicios: ignorancia, complicidad y/o incompetencia. Sería fácil de creer y tal vez no tan difícil de probar la asociación o servilismo del gobierno con los dueños anónimos del dinero en Puebla. Rumores no faltan y, en la ciudad, se escuchan muchas cosas: ‘Puebla es como Bogotá hace treinta años’ (…) No es tan difícil de entender.”

Lo más sorprendente de dicho artículo son sus párrafos finales, pues ya da por hecho que los poblanos nos tendremos que acostumbrar a ver escenas de tiroteos, robos y asesinatos:

“Puebla está (¿todavía?) en esa fase de negación. En cualquier caso, la realidad se impone. La caída, como resultado de una investigación por tráfico de combustible, del Secretario de Seguridad Pública del estado, Facundo Rosas Rosas –y con él, la de buena parte de la jerarquía de seguridad- destapó una cloaca que nadie quería ver.

”Las cosas ya no serán iguales. El miedo ciega, y la propaganda oficial también. El oasis ha desaparecido. Puebla y sus habitantes deberán ahora acostumbrarse a ver escenas como la que tuvo lugar en enero de 2014, cuando un comando armado atacó un bar -que por cierto presumía tener “auténtico ambiente sinaloense”- en la Avenida Juárez, hiriendo a dos personas, y en el que todavía hoy se pueden ver los agujeros de bala”.

Recuerdo que cuando fue publicado en el portal Sin Embargo, el morenovallismo en pleno denostó el artículo de Montiel. Los adictos a la publicidad gubernamental trataron de ignorarlo y olvidarlo.

-¿Leíste el artículo de Montiel?, ¿qué te pareció?, -me preguntó un colega.

-Conozco a Montiel en persona y lo que más me preocupa es que nunca se ha equivocado, -respondí.

En esa época, hablamos del 2016, un analista del tema de seguridad pública nos comentó a un colega (uno de los dos mejores reporteros policiacos que hay en Puebla) y a mi que Rafael Moreno Valle, Facundo Rosas y el fiscal habían creado una burbuja que tarde o temprano le reventaría a sus sucesores.

Así fue.

Ilustración: Alejandro Medina

Búsqueda frenética

En busca de una posible clasificación se encuentran los equipos poblanos, quienes después de los triunfos obtenidos el fin de semana pasado en patio ajeno acarician una posibilidad que hace ocho días se veía punto menos que imposible.

Los universitarios con su victoria en la frontera abrieron la puerta para que ambos ahora cuenten con posibilidades.

Obviamente que los de la Franja del Chelís también hicieron la tarea al derrotar a las Chivas del soberbio Tomás Boy en el estadio Akron, al son de tres goles por uno.

El Puebla requiere obtener cuatro de los seis puntos en disputa para meterse en el pelotón de los ocho mejores y los de la BUAP tendrían que ganar ambos partidos y esperar combinación de resultados para poder meterse.

La tarea no es fácil, pues los rivales son fuertes y están o calificados o en busca también de meterse.

La Franja recibirá a los Tigres, quienes vendrán de enfrentar el partido de ida frente a su archirrival Monterrey en lo que respecta a Concachampions y seguramente vendrán mermados, sobre todo porque ya están clasificados a la fiesta grande y eso precisamente deberán aprovechar los Camoteros para quedarse con los tres puntos y llegar al último partido en Tijuana con el destino en sus manos; de no ser así, frente a Xolos se tendrá que jugar a matar o morir pues los ‘perros’ se estarán jugando exactamente lo mismo que la franja.

En lo que respecta a los Lobos BUAP, la sorpresiva victoria en la frontera avivó sus posibilidades de liguilla aunque a modo de ser sinceros está complicado debido a que a últimas fechas, como local, han perdido tres encuentros de manera consecutiva y además el arco se les ha cerrado al no anotar en los mismos encuentros, sin embargo, ahora como visitantes se han hecho fuertes y acumulan en tres salidas siete puntos lo cual los mantienen con posibilidades aún.

Recibirán el próximo domingo a la máquina cementera de la Cruz Azul, quienes están prácticamente clasificados aunque matemáticamente no lo logran todavía y requieren al menos un punto más para asegurar su pase, por lo que no será fácil derrotarlos, pero ya sabemos que los licántropos son capaces, cuando quieren, de vencer al más pintado.

Como sea, el cierre de torneo para los equipos poblanos se antoja emocionante y de alarido, por lo que los aficionados poblanos deberemos poblar las gradas del Cuauhtémoc y de CU para apoyar a ambas escuadras y que tal que en un golpe de suerte los dos se meten a las finales, lo cual sería realmente histórico para la entidad.

Otra búsqueda

Los que traen las antenas bien paradas son los directivos y empleados del Puebla de la Franja, mucha preocupación y enojo causaron las revelaciones expuestas por quien esto escribe relacionado a los negocios del estacionamiento y otras situaciones que suceden al interior del club y que aquí hemos dado cuenta.

Por principio de cuentas, la determinación tomada por el gobierno del estado respecto al no cobro del estacionamiento cayó muy bien en la afición y como balde de agua fría a quienes manejan y controlan el estadio, la molestia fue evidente, pero como son fuereños les voy a recordar que el estadio y sus inmediaciones son propiedad del gobierno estatal y se tienen que regir bajo sus normas, seguramente el Sr. Roa Guzmán, como viene de trabajar en Chivas y ahí el estadio pertenece a Jorge Vergara, desconoce las disposiciones poblanas.

Por otro lado, en días pasados se suscitó un robo al interior del estadio Cuauhtémoc en el área de los stands y por lo tanto ya mandaron a poner cámaras de vigilancia en el estacionamiento y en el túnel del estadio, todo bajo la supervisión del Dr. José Ramón Castelán, quién es bueno para cobrar el estacionamiento, pero no para lo que está, que es cuidar las instalaciones y los bienes del equipo en su interior, aquí aplica la de ‘candil de la calle y oscuridad de su casa’ .

La búsqueda del, o de los ‘chismosos’, está en marcha, y todos desean saber de dónde salen la filtraciones que los están poniendo de a poco ante el paredón.

Hace unos días, un empleado de prensa llamado Jorge Talavera le aseguró en una junta a Rogelio Roa que no se preocupara por las filtraciones, que nadie leía esta columna y que menos escuchaban la radio, que no había de qué preocuparse y que los negocios al interior del club como el del estacionamiento estaban a salvo, resultó que días después, el cobro del estacionamiento fue cancelado por el gobierno estatal y el SAT ya investiga a dónde iban a dar los recursos generados en el mismo y que no pagaron impuestos.

Veremos quién saca la cabeza y dice este negocio es mío.

Mientras tanto, que sigan investigando, les aseguro que se harán viejos y antes de saber, dejarán al club.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter @pepehanan

Arranca la cuarta semana. (Y todo sigue igual)

La pausa marcada por la Semana Santa precedió a la cuarta semana de campaña, en donde la novedad es que todo se mantiene exactamente igual, Barbosa se mantiene como el puntero de acuerdo a las diversas encuestas y ni Cárdenas, ni mucho menos Jiménez Merino, parecen siquiera poder incomodarlo.

De acuerdo al sondeo telefónico realizado por la empresa Massive Caller, el candidato de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa mantiene la ventaja con el 38.6 por ciento de las preferencias, mientras que el candidato común por el PAN, PRD y Movimiento Ciudadano, Enrique Cárdenas Sánchez registraría el 20.7 por ciento, mientras que el priista, Alberto Jiménez Merino alcanzaría el 10.3 por ciento, con más del 30 por ciento de indecisos.

Pero lo más revelador de la encuesta de Massive Caller es mientras Barbosa se ha mantenido estable durante toda la campaña, con un pico máximo del 42.3 por ciento de las preferencias y un mínimo de 34.7 por ciento, su principal adversario, el ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas Sánchez, no alcanza a despegar, pues su tope ha sido 28.7 y su mínimo es precisamente el 20.7 por ciento de preferencias que registra en este momento.

Estos números confirman, lo que señalamos la semana pasada en otras de nuestras entregas, la campaña de Cárdenas carece de coordinación, pero también de estrategia, por lo que ni siquiera ha podido incomodar al candidato de Morena a la gubernatura, quien desde un inicio ha mantenido la punta.

Mi pronóstico es que si continúan de esta manera las cosas, al cierre de este mes, difícilmente las líneas entre Barbosa y Cárdenas se van a cruzar, siendo otra vez crucial para este proceso, lo que ocurra el próximo 5 de mayo, fecha crucial para los poblano, por la batalla en donde el ejército mexicano derrotó al invasor francés.

Luis Miguel Barbosa, sin hacer nada extraordinario, se ha mantenido apegado a su guion de puntero en las encuestas, facilitado todo esto, por el hecho de mantener la marca de su partido y sobre todo por el conocimiento adquirido en la contienda del año pasado.

Sin duda Barbosa ha sido el candidato que más actividad ha desarrollado, con giras de trabajo por todos los rincones de la entidad y, en los hechos ya asumiendo la actitud de ser el próximo gobernador de Puebla.

Luis Miguel ha tenido también la suerte de su lado, ya que las elecciones se van a celebrar en el mes de junio, esto sin duda la ayuda, ya que la marca de su partido (Morena) aún se mantiene fuerte, pero tal vez hubiera sido diferente el escenario, si el proceso como se estilaba antes se hubiera ido hasta el mes de noviembre.

La Semana Santa no resultó ser tan santa para el país, la masacre de Minatitlán, confirma lo que ya es un secreto a voces. Los primeros tres meses de la presente administración federal que encabeza, Andrés Manuel López Obrador, han sido los más sangrientos de todos los tiempos.

Al parecer, la estrategia de los abrazos y no balazos no ha funcionado para detener la ola de violencia e inseguridad que sigue creciendo en el país.

Aunque aún es minoritario, es evidente como ya la presente administración comienza a desgastarse, lo que sumado a la malas administraciones municipales de Morena en Puebla capital y su zona conurbada, significan un gran reto para el candidato de este partido a la gubernatura, el cual en caso de ganar, tendrá mucho trabajo por delante.

En fin, al inicio de esta cuarta semana, el que al parecer desapareció ya de la contienda, es el candidato del PRI a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino, habrá que ver si el aspirante del tricolor, no termina declinando en sus aspiraciones a favor del puntero Luis Miguel Barbosa.

Esto sin duda sería un golpe mortal y tal vez definitivo a favor de Luis Miguel Barbosa, quien ciertamente no ha tenido un día de campo, pero tampoco ha tenido enfrente, rivales dispuestos a dar la batalla como ya lo hemos visto.

Esto es pues el resumen de las tres semanas de contienda que se llevan hasta el momento y la radiografía de que lo que puede ser la cuarta semana de esta campaña; en donde, reitero, la oposición al parecer decidió ya replegarse y esperar mejores tiempos rumbos al 2021, en donde tal vez las cosas puedan cambiar.

La campaña del 2019 está a punto de definirse y ahora habrá que ver si, como lo señale, el candidato del PRI a la gubernatura, Jiménez Merino, no termina por declinar a favor de Luis Miguel Barbosa a finales de mes o inicios del siguiente.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

¿Debates o dislates?

Dicen que el costo de las democracias se refleja en el dispendio que partidos políticos y candidatos acostumbran hacer a la hora de ganar esos votos que no son garantía de obtener los triunfos en las urnas.

Un tema de análisis es modificar de manera urgente los recursos que se destinan elección con elección a la organización de los famosos debates entre candidatos, que en sentido estricto de la palabra, no lo son, porque terminan siendo exposiciones acartonadas donde los temas de cajón están elegidos para evitar poner en aprietos a los contendientes.

Resulta que en el caso de Puebla se estima que el debate del próximo 19 de mayo nos costará un poco más de 9 millones de pesos.

¿Pues a quién van a contratar para amenizar el simulacro? Es una cantidad que la autoridad electoral a nivel nacional debe revisar de manera exhaustiva, debido a que no se requiere una cantidad tan onerosa para organizar un encuentro entre aspirantes a la gubernatura poblana.

Y me pregunto, dónde está la congruencia de los consejeros electorales nacionales y estatales como para poner el dedo en la llaga y evitar un derroche de recursos de tal magnitud que bien pueden ser utilizados para otros rubros como capacitación y pago para quienes el día de la elección tengan una responsabilidad como funcionarios de casillas.

Estos debates, sobre todo los de elecciones locales nos han dejado un mal de sabor de boca, por la pobreza en la organización y contenidos.

¿Acaso van a contratar a moderadores “top” que vengan a vestir el show? O seguiremos viendo a las mis caras de comunicadores “oficiales” y alineados que trabajan en Puebla Comunicaciones como los referís del talk show.

La experiencia nos dice que un debate no cambia ni mueve gran cosa las tendencias, sobre todo cuando en el caso de Puebla, Morena va “tendida” hacia un triunfo.

Lo decepcionante es que ni con estos tipos de simulacros la ciudadanía pueda conocer de manera detallada las propuestas puntuales que en temas de interés colectivo demandan respuestas.

Es tiempo que los debates dejen de ser el escenario perfecto para los “dislates” de los candidatos.

Más que debates y confrontación entre ellos donde se lance información para un círculo rojo, estaría bien ponerlos frente a una audiencia de ciudadanos “no cuchareados” sino de diferentes estratos sociales para que se hicieran preguntas que realmente nos interesa que respondan los candidatos.

Por ejemplo, que Barbosa responda cómo eliminará la corrupción si en su campaña ha incluido a personajes como Gerardo Islas, Vanessa Barahona, Javier López Zavala y una lista de “próceres” de otros partidos. También que nos cuente de sus casas y ahorritos.

A Cárdenas habría que preguntarle a detalle cómo dejó la UDLAP y el escándalo con la Fundación Jenkis.

Y a Alberto Jiménez Merino que nos cuente cómo estuvo el caso de “Los Búfalos de Agua”.

Estos tres señores tienen un historial que a pesar de estas aburridas e incipientes campañas se conoce en una Puebla que lo que menos necesita es despilfarrar dinero en debates, sino garantizar que no se siga colando tanta corrupción en lo que se vislumbra será el próximo gobierno estatal.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

Un nuevo grupo se hace del control de Puebla

Tras la desaparición del morenovallismo y la casi extinción del marinismo, Puebla se perfila para vivir la hegemonía de un nuevo grupo, integrando por elementos de diferentes orígenes.

De entrada hay que señalar que de concretarse la victoria de Luis Miguel Barbosa, en el proceso electoral que se avecina, el grupo hegemónico sin duda provendrá de los allegados a este personaje, pero también de quienes apoyaron sus aspiraciones.

Destaca por supuesto la figura de Barbosa, pero junto a él hay dos personajes que sin duda tendrán vida política y serán cabeza dentro de esta nueva clase que sustituirá a las dos anteriores y a sus protagonistas.

Se trata de Fernando Manzanilla Prieto, secretario general de Gobierno, el hombre fuerte de la presente administración interina y de Jorge Estefan Chidiac, un genio de las Finanzas y un hombre que sabe lo que es jugar en las grandes ligas.

Estos tres personajes son el motor de la futura clase política, en caso de que Barbosa llegue a ganar la elección, además de otros que vienen un escalón abajo, como el actual líder del Congreso local, Gabriel Biestro, aunque este último más por lealtad que por capacidad y es que hay que decir el gran don de este personaje, es obedecer.

Los mismo ocurre con otro incondicional del candidato de Morena a la gubernatura, Erik Cotoñeto, personaje bastante limitado en sus capacidades intelectuales, pero leal y obediente, lo cual lo ha llevado a ser uno de los más llegados a quien se perfila para ser el nuevo gobernador de Puebla.

Falta también conocer a los integrantes del gabinete barbosista, de ellos también saldrán algunos nombres de personajes, que formarán parte de la nueva clase política que se apresta para gobernar Puebla.

Será también muy interesante observar quien se perfila para convertirse en el “delfín” de Barbosa, para su sucesión y quienes irán a la contienda política del 2021, en donde Morena se va a jugar su fututo como proyecto político.

Ya desde ahora se puede avizorar un choque de trenes entre quienes aspiran a la reelección y los nuevos cuadros de esta clase política que buscará impulsar quien muy seguramente será el nuevo gobernador de Puebla.

El nuevo grupo hegemónico prácticamente no tiene rivales enfrente, salvo lo que queda del panismo, con un líder como Jorge Aguilar que deberá de demostrar una vez que concluya la elección de que está hecho, de la mano de su nuevo aliado, el exdiputado local, Jesús Zaldívar.

Otros actores que pueden llegar a levantar la mano es el grupo del exgobernador, Tony Gali y su hijo del mismo nombre, quienes tienen ascendencia sobre un grupo aún importante de personajes con mucho futuro.

Estos dos grupos, sin duda son los únicos contrapesos que tendrá el Barbocismo, si es que se consolida como todo parece indicar la victoria del hombre nacido en Zinacatepec, municipio enclavado en la sierra Negra de Puebla.

Por supuesto, tanto Manzanilla como Estefan también van a buscar generar sus propios cuadros y personajes cuyas carreras políticas asciendan.

En el grupo de Manzanilla destaca Juan Pablo Piña, hijo del exgoberador del Estado Mariano y quien ya fue diputado federal, José Luis Márquez Martínez, quien ya prácticamente todo en política, salvo senador y gobernador, así como también hay que seguir de cerca a quien se ha convertido en el principal operador político de Fernando, Francisco Ramos Montaño.

Del lado de Jorge Estefan siempre estarán sus dos brazos derecho e izquierdo, José Antonio López Malo Capellini subsecretario de egresos y Héctor Sulaimán Safi, subsecretario de Ingresos.

¿Futurismo político? Tal vez, pero créame, estos nombres son ya desde ahora, la nueva clase política de Puebla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Hinojosa hunde a Cárdenas

Ya lo habíamos comentado en otra de nuestras entregas, Gabriel Hinojosa Rivero se ha convertido en un verdadero lastre para la campaña del ex rector de la UDLA y candidato al gobierno de Puebla, por el PAN y sus aliados, Enrique Cárdenas Sánchez.

Hinojosa es el culpable de que a dos semanas de haber iniciado la campaña, los resultados para el ex académico sean tan pobres, debido a su insistencia en esconder el logotipo de los partidos que cobijan la candidatura común de Cárdenas.

El expresidente municipal de Puebla ha escondido una y otra vez sus verdaderas intenciones, que no son otras que posicionar a la marca Sumemos, para después poderla convertir en partido político, en detrimento del PAN, Movimiento Ciudadano y el PRD, partidos que prestaron sus siglas para que Cárdenas pudiera ser candidato.

A tal grado ha fracasado Gabriel Hinojosa en su intento por coordinar la campaña de Cárdenas, que la misma esposa del candidato, María González de Cossío, ha tenido que entrar a escena, para tratar de poner orden en medio de las locuras y ocurrencias de Gabriel, quien no atina a dar una.

Doña María ha tratado de entrar al quite, luego de ver el fracaso de los primeros actos que encabezó su esposo, organizados por Hinojosa y los suyos en donde estaba ausente el panismo, por haber ocultados los logotipos y colores que encabezan esta candidatura común.

A partir de esto, la esposa del candidato empezó a participar de una manera más activa en las decisiones de la campaña de su marido y también comenzó a tejer el acercamiento hacia el panismo, que se sentía marginado.

Inicialmente su enlace con el panismo y en especial con las mujeres del albiazul, era la exdiputada local, Ana María Jiménez, esposa del director de Comunicación de la campaña, Jorge Machuca, pero tras una reunión a la cual se convocó a las consejeras de Acción Nacional a un encuentro, con la esposa del candidato y este tuvo poca participación, doña María entendió que había necesidad de ser más incluyentes.

Al parecer, la esposa de Cárdenas entiende un poco más que el propio Hinojosa, que sin el apoyo del panismo, la campaña del candidato a la gubernatura está destinada al fracaso.

Quien cuenta con la estructura, los recursos y la experiencia es la propia gente del Partido Acción Nacional y el resto de sus aliados, los cuales además serán los encargados de cuidar las casillas el día de la elección, algo que Hinojosa se ha pasado desdeñando.

Total que María González de Cossío ha comenzado a tejer los puentes con el panismo, lo cual se traduce en eventos mejor organizados y con presencia de simpatizantes de este partido político, los cuales visten ahora si, al menos un poco la campaña de Cárdenas.

Otro elemento que ha sido criticado dentro de la campaña del panista, es que hasta la fecha se niega a contrastar con su adversario de Morena, Luis Miguel Barbosa y en esto se responsabiliza al equipo encargado de la línea discursiva del doctor en economía.

No existe una línea discursiva dentro de la campaña del candidato del PAN, MC y PRD a la gubernatura de Puebla, no hay consistencia en el discurso, ni en el mensaje, son solo fragmentos que difícilmente se pueden posicionar en el electorado.

La presencia de Marko Cortés al menos inyectó algo de ánimo dentro del equipo del candidato y también, como ya lo mencioné, propició que exista un acercamiento más con el panismo poblano, el cual había estado ausente durante las primeras dos semanas.

Cárdenas tiene que acelerar el paso si es que quiere cerrar la brecha que existe entre Barbosa y él, la cual de acuerdo a las más reciente encuesta de Mas Data, publicada en El Sol de Puebla, es de 23 puntos.

De acuerdo a le empresa que dirige José Zenteno, si hoy fueran las elecciones, el candidato de Morena a la gubernatura, ganaría con el 35.3 por ciento de las preferencias, seguido de Enrique Cárdenas con el 11.4 por ciento y en el tercer lugar, Alberto Jiménez Merino del PRI con un raquítico 6.7 por ciento.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

La metamorfosis kafkiana

El año pasado, justamente por estas fechas, los integrantes del Sindicato de Trabajadores de los Poderes del Estado -mejor conocido como de burócratas- se quejaban de que la secretaria general, Virginia Socorro Meza Cruz, los obligó a apoyar a Martha Erika Alonso.

Ahora, un año después, Virginia hace labor para Luis Miguel Barbosa, sin ningún rubor.

Una camaleónica más.

Inclusive, este lunes, ante el evento con el candidato Luis Miguel Barbosa, estuvieron circulando textos e imágenes en su contra, para poner al tanto al abanderado del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Hay que recordar, Virginia Socorro llegó al cargo el 1 de enero de 2018, impulsada por el exsecretario de Gobierno, Diódoro Carrasco Altamirano, en la administración de Tony Gali.

Su cargo debe culminar el 31 de diciembre de 2021, tras cambiar los estatutos.

Acusan que hubo imposición para su elección, con la eliminación de cualquier planilla contraria y usando boletas foliadas, además de que contó con movilización financiado bajo la operación de Mariela Solís Rondero.

En los escritos que circularon sobre todo en WhatsApp, donde sindicalizados se pide su destitución por varias irregularidades, con la leyenda “Barbosa si, Virginia no”.

Por ejemplo, que en su gestión ya se han dado de baja a cuatro secretarios del Comité y mismo número de comisionados.

Además, no convoca a elecciones y trata los asuntos con los delegados para que ellos tomen decisiones que le corresponde a la Asamblea General.

La señalan por la falta de transparencia en los recursos, aun cuando es una obligación por el Artículo 19 de los estatutos sindicales, hacer un presupuesto por año y rendir informe de ingresos y egresos de manera anual.

Sin embargo, nunca se he hecho.

Aseguran que entonces las cuotas sindicales se usaron para campaña a gobernador para Martha Erika Alonso y para Mariela Solís Rondero, candidata a diputada local por el Distrito 19.

Las malas lenguas sindicales aseguran que hay intimidación a los agremiados que estén en desacuerdo con ella, con amenazas de su expulsión.

Asimismo, no informa cuantas bases se entregaron y a quien.

Señalan que hay reinstalación de compañeros que estuvieron trabajando durante la campaña 2018 y evita la que regresen a laborar los que le son contrarios.

Parte del texto señala:

La Secretaría General del Sindicato Virginia S. Meza Cruz maneja el siguiente discurso:

• Que el Candidato Barbosa “la busco” para pedirle su apoyo y hacer una reunión con los compañeros Sindicalizados.

• Amenaza con quitar las Bases, ya que desde el 2018 dice que en las Condiciones Generales de Trabajo le cedieron la “propiedad” de las Bases.

• Que quién no está de acuerdo con sus decisiones, le quita la base y le consigue una de Honorarios o Confianza.

Y ahora ha dejado atrás su morenovallismo o marthismo, para mutar en el barbosismo.

Algo kafkiano.

Ver para creer.

El nuevo capítulo del Lydiagate

El nuevo escándalo que sacude a Puebla está en marcha.

El fin de semana pasado, el siempre bien informado quintacolumnista, Mario Alberto Mejía, dio a conocer que una juez de distrito con sede en Quintana Roo, había liberado una orden de aprehensión en contra del exgobernador, Mario Marín Torres, así como del empresario, Kamel Nacif Borge y el exdirector de la Policía Judicial, Adolfo Karam Beltrán, acusado de torturar a la periodista Lydia Cacho.

La noticia sacudió a Puebla y de inmediato se convirtió en el tema de plática en las diferentes mesas. ¿Cuál fue el motivo? ¿Qué si es una nueva cortina de humo? ¿Qué si es un distractor? ¿Qué si es un mensaje de la 4T? entre otros.

Lo cierto es que el exmandatario se había dejado ver muy activo en los últimos días acompañando en varios eventos al candidato del PRI a la gubernatura, Alberto Jiménez Merino, aseguraba que el tema Cacho era ya un asunto olvidado.

Sea lo que sea, este es un golpe muy duro en contra del exmandatario, quien se dice tenía acuerdos con Morena para apoyar a través de Alberto Jiménez Marino, a Luis Miguel Barbosa, pero al parecer no es así.

Si Marín fuera aliado, tal vez no hubiera recibido este trato. Todo parece indicar que el exmandatario, fue captado en algún doble juego, al cual es tan afín, lo cual molestó a los más altos círculos y es que se dice que detrás de Alejandro Armenta, quien debería de poner sus “barbas a remojar”, también estaba el exmandatario.

Lo importante es que este nuevo capítulo, reabre uno de los capítulos más tristes de la historia de Puebla y con el cual comenzó la descomposición política de la entidad. La detención de la periodista Lydia Cacho Ribeiro a finales del 2006 en el puerto de Cancún.

Marín ganó la elección en noviembre del 2004 y se convirtió, hasta ese momento, en el gobernador más votado en la historia de Puebla.

Su administración arrancó el 1 de febrero del 2005 y muchos veían a Marín como aspirante a la candidatura del PRI a la Presidencia de la República en el 2006.

El nacido en Nativitas Cuautempan arrancó su gestión a todo vapor y el futuro parecía más que prometedor, hasta que el 16 de diciembre de ese año, elementos de la policía judicial de Puebla detuvieron a la periodista Lydia Cacho, autora del libro “Los Demonios del Edén”, en la ciudad de Cancún.

Cacho fue trasladada a la ciudad de Puebla en carro, trayecto que duró más de 18 horas, lo cual fue detallado por la propia periodista, a la cual apenas se le dio agua y de comer; incluso, se le permitió una vez ir al baño.

Lydia había puesto al descubierto en su libro una red de pederastia, encabezada por Jean Succar Kuri, actualmente preso en una cárcel de Phoenix, Arizona, la cual explotaba entre prominentes hombres de la política y empresarios a menores de edad.

Uno de los señalados por Cacho, en su libro, es el poderoso empresario, Kamel Nacif Borge, conocido como el “rey de la mezclilla”, más tarde se supo, mediante unas grabaciones dadas a conocer por el periódico La Jornada el 14 de febrero del 2006, le había solicitado al entonces gobernador de Puebla, su amigo, Mario Marín, la detención de la periodista.

El escándalo desatado por los audios, los cuales revelaban una acción concertada para detener a la periodista, sumieron a Puebla en una ola de inestabilidad, la cual no terminó hasta el 30 de noviembre del 2007, cuando el entonces mandatario, por 6 votos a favor y 4 en contra fue encontrado, no responsable de haber violado de manera grave los derechos humanos de la periodista.

Pero la lucha de Cacho, quien recobró su libertad luego de estar presa 12 días en Puebla, siguió hasta que el año pasado, la ONU ordenó al gobierno de México reabrir el caso y ofrecer una disculpa a la periodista.

El pasado 10 de enero, el gobierno de nuestro país le ofreció disculpas a la periodista Lydia Cacho, cuyo libro Los Demonios del Edén será llevada a la pantalla grande, por los directores mexicanos, Alfonso Cuarón y Guillermo del Toro, ambos ganadores del Oscar.

Habrá ahora que ver qué sucede en este nuevo capítulo de esta telenovela, protagonizada por el exgobernador de Puebla y que desenlace tendrá esta historia.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Fotos: Es Imagen / Daniel Casas

De marinistas perseguidos y otros berrinchudos

Alejandro Armenta Mier, al parecer, ya sufre de alucinaciones, persecución y paranoia. Ve enemigos donde no los hay y es como consecuencia de que la realidad política va contra sus expectativas: él quiere ser gobernador del estado. Y es que nuevamente -ya parece disco rayado, mi jefecita dixit- el senador con licencia impugnó la candidatura de Luis Miguel Barbosa la cual ya fue ratificada hasta por el INE.

Pareciera que escucha voces que le dan la orden de impugnar lo que ya no se debería impugnar. Esas voces son las que le dicen que él y no otro es el bueno, el elegido, el único e insuperable. No importa si con sus acciones divide al partido Morena ni que dilapide su capital político ni mucho menos que con ello beneficie al PAN, lo importante es lo que él desea.

Esta es la tercera vez que intenta echar abajo la candidatura de Morena y la verdad es que ya cansa su misma cantaleta, pero sobre todo genera muchas dudas: ¿qué o quienes están detrás de toda esta necedad de ir contra su partido?

Lo más extraño es que coincidentemente Armenta actúa como se había trazado uno de los planes del morenovallismo para la elección extraordinaria: cuando aún se definía al gobernador interino, cuando los morenovallistas todavía pujaban para que quedara Jesús Rodríguez Almeida una fuente de ese grupo confió a este tunde teclas que sabían que en las elecciones extraordinarias perderían frente a Morena y frente a Barbosa.

En ese escenario lo que le quedaba al morenovallismo era entrampar el proceso electoral como -aseguraba la fuente- lo hizo Luis Miguel Barbosa contra la difunta Martha Erika Alonso en los tribunales. Es decir, que si ganaba la elección Morena lo iba a traer entre impugnación e impugnación como revancha por lo que vivimos el año pasado.

Originalmente, hay que confesar, parecía algo totalmente descabellado, sin embargo, si unimos la especie de que Alejandro Armenta tiene pactos con los morenovallistas desde diciembre del año pasado; que existe la presunción de que participó en la elaboración de una carta firmada por la madre de Marta Erika contra Luis Miguel Barbosa por el tema del accidente del 24 de diciembre

Además, vemos que está aliado con Violeta Lagunes la creadora del lema: “Amlo sí, Barbosa no”, todo parecería que sí, es el desquite de lo que quedó del morenovallismo, sino como que por qué tanto brinco estando el suelo tan parejo.

Armenta viene del priismo. Su mejor momento fue en el sexenio de Mario Marín Torres, en el que se imponían candidaturas a la menor provocación y hasta se les daba “coscorrones a las viejas cabronas”.

Es curioso, nuestro personaje de marras jamás se molestó porque hayan impuesto a algún candidato. Siempre se disciplinó. ¿Quién sabe de dónde le salió lo “demócrata?

Para todos es claro que también está la mano de Ricardo Monreal, quien por cierto, cuando todavía vivía Rafael Moreno Valle fueron cercanos y tenían tratos en común. La ruta de Armenta es impugnar-impugnar-impugnar-impugnar-impugnar. No importa que lo bateen de home run y que cada vez vaya perdiendo credibilidad entre sus correligionarios, si es que alguna vez la tuvo.

Al PRI ya lo están velando

La revelación del periodista Mario Alberto Mejía sobre la orden de aprehensión que se liberó contra Mario Marín, Adolfo Káram y Kámel Nacif, desde el jueves de la semana pasada, fue el último clavo al ataúd de la candidatura de Alberto Jiménez Merino.

Con este escándalo, porque es un escándalo, el PRI asegura su tercer lugar en la contienda.

No importa que salgan a declarar que no se vale que se quiera sacar ventaja política en campaña con el caso Marín, pues nadie más que los propios priistas presumieron a Marín como su estandarte y dijeron que el caso Cacho ya estaba en el olvido, ya no pegaría en las elecciones. El propio Jiménez Merino presumía al ex gobernador como su mejor amigo.

No importa que se ampare Marín y compañía, el daño está hecho. En la historia de Puebla jamás se había procedido penalmente contra un ex gobernador. Todos vivían entre la inmunidad y la impunidad.

Marín ya no puede caminar por Puebla. Su imagen daña todo lo que toca, además traicionó a muchos de su propio equipo cuando los mandó a pelear por Javier López Zavala y los abandonó a su suerte y no hay que olvidar que negoció las cabezas de algunos integrantes de su gabinete como el de Alfredo Arango, a quien no pretendemos ni justificarlo ni defenderlo.

Lydia Cacho, al final, ganó esta batalla, catorce años después, pero la ganó.

Foto: Es Imagen / Oscar Morales

Indignación

Entre el mal resultado que obtuvo el equipo de la Franja frente al León, donde la derrota de tres por cero en casa, reduce las posibilidades de la escuadra de meterse a la liguilla y el mal trato que recibe la afición por parte de la directiva camotera, se nota una indignación generalizada que de verdad ya preocupa.

En lo deportivo, los Camoteros dejaron mucho que desear, el ‘Chelís’ se quiso pasar de listo y sorprender al León al mover a algunos jugadores de su posición original y la verdad es que el principal sorprendido fue precisamente él al llevarse una goleada en casa que deja al equipo con posibilidades muy complicadas para poder meterse entre los primeros ocho.

A pesar de ello, increíblemente, la derrota de Xolos frente a Pumas deja a la Franja con posibilidades de meterse siempre y cuando sumen al menos seis puntos de los nueve restantes.

La Franja, con 20 puntos, está a dos de Xolos a quienes se les visitará en la última jornada del torneo donde muy posiblemente se esté jugando el pase a la liguilla siempre y cuando los de Sánchez Solá sumen frente a Chivas y Tigres.


Fotos: Es Imagen / Jafet Moz

El negocio del estacionamiento

Muchos aficionados nos preguntamos qué rayos pasa con los accesos al estadio Cuauhtémoc, cada vez es más complicado acceder, malos tratos y prepotencia son el común denominador de la gente que tiene a su cargo el estacionamiento.

Resulta que el estacionamiento al parecer lo tiene concesionado un Doctor de nombre José Ramón Castelán quien tiene como socio a otra persona conocida como ‘El Castor’, ambos presumen estar bien ‘palancas’ con el gobierno, no especifican con cuál pero han tomado el control del estacionamiento tanto del Cuauhtémoc como del Hermanos Serdán y Acrópolis, maniatando a los dueños de los equipos y haciendo de las suyas partido a partido y evento en evento.

El ‘modus operandi’ es el siguiente:

Tienen contratados doce ‘wacha carros’ a quienes les pagan 300 pesos por evento, cierran todas las puertas de acceso al estacionamiento con excepción de dos desde donde controlan perfectamente quién entra y quién no, por una módica cantidad de 50 pesos, los cuales pueden variar dependiendo la hora a la que llegas al estadio pues esta puede variar de los 50 a los 100 e incluso a los 200 ante la desesperación del aficionado que llega con su familia con boletos comprados y podría quedarse muy lejos si no le dan acceso.

De esos 50 pesos, al Club Puebla le dan 20 y el Dr. Castelán y su socio el ‘Castor’ se quedan con 30 pesos por automóvil después de pagar los 3,600 pesos que les cuestan los cuidadores.

Las cuentas y la repartición la realizan al medio tiempo, que es cuando entregan el dinero en las oficinas del Puebla, y les pagan a los cuidadores, por lo que al inicio del segundo tiempo ya nadie se encuentra al cuidado de los automóviles.

Según me platican, las utilidades por evento que se meten al bolsillo el Dr. Castelán y su socio oscilan entre los 70 y 80 mil pesos por partido o evento, nada mal para tener a su mando toda el área deportiva de la ciudad de Puebla donde tanto Puebla como Pericos y los conciertos y eventos de Acrópolis se desarrollan habitualmente.

Al final es lo de menos, pero lo realmente peligroso es que si se diera el caso de un sismo, emergencia o cualquier cosa que genere tumultos, podría terminar en tragedia debido a que para no perder el negocio ni el control del mismo, las puertas se mantienen cerradas y de verdad es un caos la salida donde los aficionados con automóvil tardan hasta una hora para poder abandonar los recintos.


Foto: @pepehanan

La directiva del Puebla, lejos de trabajar para beneficiar al aficionado con estas actitudes y otras más, solo alejan a las familias para asistir a apoyar al equipo de la franja.

Desde estas líneas un llamado a las autoridades competentes para que a la brevedad le dé una solución a este conflicto que perjudica a las familias aficionadas al futbol, béisbol, y eventos de espectáculos en Acrópolis.

Antes de que independientemente del costo y negocio que realizan estos vivales, evitar una tragedia que podría ser de fatales consecuencias.

Lobos BUAP

Ayer en el Universitario se vieron las caras los Lobos BUAP y los Tigres de Ferreti y por segundo partido consecutivo como local fueron goleados, ahora por tres goles por cero.

Dieron un primer tiempo aceptable donde se fueron empatados al descanso pero la calidad futbolística de los poderosos Tigres terminó por inclinar la balanza a su favor.

Se viene una muy complicada vista a Tijuana para enfrentar a los Xolos y no queda más para el equipo de Palencia que tratar de llegar a la barrera de los veinte puntos para no estar tan apretados en el tema porcentual durante el próximo año futbolístico.

Resulta que los dirigentes universitarios continúan queriéndole ver las cara a los jugadores, mire usted, llegaron al vestidor con una caja supuestamente llena de billetes para mostrárselas y motivarlos para lograr la clasificación a la liguilla.

Todo estaba más o menos bien hasta que uno de los jugadores tomó la caja y al moverla escucho que en la parte de abajo sonaban unas monedas, es decir, los billetes iban arriba y para que pesara, le metieron monedas abajo, lo cual, de verdad, resultó hasta cierto punto chusco.

Siempre será mejor hablarles a los jugadores con la verdad en lugar de tratar de tomarles el pelo, de ahí las goleadas frente a Puebla y Tigres, pero, en fin, que continúen tratando de descubrir América, allá ellos y su novatez.

Por otro lado y a pesar de que el Sr. Mendivil y el Sr. Álvarez manifiestan hasta el cansancio que la franquicia no se vende, la verdad es que ya se supo que a la gente de Mazatlán, Sinaloa, les pidieron 25 millones de dólares y a la de Irapuato 20, bien dicen que de acuerdo al sapo es la pedrada.

Veremos y diremos.

Seguimos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter@pepehanan


Fotos: Es Imagen / Jafet Moz

AMLO vs Monreal, sucesión por demás adelantada

Puebla, como siempre, ha resultado ser el laboratorio electoral de los altos grupos de poder en el país.

No me equivoque cuando señale que Puebla iba a ser clave en el proceso de selección del candidato de Morena a la gubernatura, ya que de ahí iba a derivar, cómo se van a seleccionar los candidatos del partido del presidente en las 13 entidades en donde habrá elecciones en el 2021.

El pasado viernes fuimos testigos de un nuevo encontronazo entre las fuerzas del presidente López Obrador y las de quien en el papel, se transformó en su principal opositor, el líder de Morena en el Senado de la República, Ricardo Monreal.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación definió en torno a la impugnación interpuesta por el senador con licencia, Alejandro Armenta Mier, en contra de la designación de Luis Miguel Barbosa, como candidato a la gubernatura de Puebla.

La decisión no pudo ser más cerrada, el Tribunal ordenó a Morena motivar y fundamentar, las razones, por las cuales fue designado, Barbosa como candidato en vez de Alejandro Armenta, aunque cuentan los que saben que estuvo en vilo la postulación del nacido en Zinacatepec.

A final de cuentas, la candidatura de Barbosa se mantuvo, luego de que Morena respondió a lo demandado por el Tribunal y de nueva cuenta Alejandro Armenta volvió a impugnar la decisión de su partido, en lo que parece ser un pleito de nunca acabar.

Y es que en realidad lo que se está viviendo en Puebla es la sucesión adelantada, por la candidatura de Morena a la presidencia de la República, entre Andrés Manuel López Obrador y el líder de Morena en la Cámara Alta, Ricardo Monreal.

Así es como debe de entenderse, la lucha entre el abanderado de Morena a la gubernatura, Luis Miguel Barbosa Huerta y el senador con licencia, Alejandro Armenta Mier, quienes se encuentran en medio de esta pugna y se han transformado en alfiles de ambos personajes.

El zacatecano Ricardo Monreal no está dispuesto a dejarse pisotear como lo hicieron con él en el 2017, cuando lo hicieron a un lado de la candidatura a la gubernatura de la ciudad de México, cuando desde su delegación, había salido la mayor cantidad de recursos para financiar los años difíciles de Morena y por supuesto de Andrés Manuel López Obrador.

No por nada, el 4 de junio del 2017, el chófer de Ricardo Monreal fue detenido en Ecateperc, cuando transportaba 600 mil pesos en efectivo, los cuales usted ya se podrá imaginar cuál era su destino.

Pero de vuelta al tema central, Monreal ya sabe desde este momento, que no tiene la menor oportunidad de ser el candidato de Morena a la Presidencia de la República en el 2024 y que si las cosas no cambian, será otra vez Claudia Sheinbuam, quien se haga de esa designación por obra y gracias del dedo divino de su padre político, Andrés Manuel López Obrador.

Este factor es el que ha hecho que Monreal entre en franca rebeldía, de manera más que adelantada.

El líder de la Cámara Alta sabe que si no comienza a colocar sus piezas y a ganar gubernaturas, difícilmente podrá disputarle a Sheinbaum la sucesión presidencial, la cual en este momento encabeza la gobernaría de la Ciudad de México.

Muchos pensábamos que Marcelo Ebrard era la carta fuerte de López Obrador, pero su círculo más cercano, advierte ya la presencia de Sheinbaum, quien es mujer y aparte es como la “hija política” e incondicional del tabasqueño.

Por eso Puebla se ha vuelto el “ring” en donde dirimen ya desde ahora la sucesión, López Obrador y Ricardo Monreal, este es el primero de muchos encontronazos más que veremos entre estos personajes.

Algunos se preguntarán ¿Por qué Puebla y no Baja California? Porque Puebla es el quinto padrón electoral del país y uno de los cinco estados, junto con Edomex, la Ciudad de México, Jalisco y Veracruz, con los cuales se gana la presidencia de la República.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Ilustración: Alejandro Medina

De la política a la politiquería

Lo acontecido este fin de semana en Puebla, en materia política, nos da elementos suficientes para pensar que hemos pasado de lo estrictamente político a lo banal llamado politiquería.

Y es que más allá de centrarnos en los actores como Miguel Barbosa, Alejandro Armenta, Citlalli Ibáñez alias Yeidckol Polevsnky, Mario Marín, Kamel Nacif, Lidya Cacho y anexas, lo interesante es concluir la mutación de un partido de reciente creación que hoy emula todas aquellas prácticas viciadas y cuestionadas desde aquella óptica crítica de izquierda que inicialmente los abanderó.

Como en los mejores tiempos del PRI, la cargada de Yeidckol salió a defender lo que es indefendible a los ojos de una sociedad, donde se vuelve a caer en el oscurantismo barato de ocultar los resultados de una famosa encuesta con la que eligieron a su candidato.

Terribles estampas de una contradicción de militancia. Pues mientras el discurso del primer militante de Morena (AMLO) hablaba de no replicar las prácticas de corrupción de otros partidos, hoy se evocan los tiempos rancios del Grupo Atlacomulco con Hank González donde el dedazo, la cargada y las vendettas se aplicaban desde las propias dirigencias para aplacar, amedrentar y frenar cualquier intento de rebeldía.

Como en una serie de producción barata, la política en Puebla se realiza en una olla llena de grillos donde el sello de la casa es la falta de credibilidad.

Militantes de cepa de Morena Puebla lamentan ver esas imágenes donde su partido se ha convertido en una réplica barata del corporativismo tricolor donde se defienden intereses que están muy lejos del interés propiamente partidista.

Muchos de ellos, no superan ver a un Carlos Figueroa convertido en repetidor de mensajes sin forma y fondo. Tampoco asimilan escuchar a un Carlos Meza a quien siguen viendo como un personaje que nada tendría que hacer en una campaña de morenistas. Mucho menos aceptan la intromisión de un Mario Bracamonte colocado por el dedo de Yeidckol y sin ningún mérito para hablar a nombre de unas bases que son desconocidas para estos señores.

En medio de toda este clima de algidez, la liberación de órdenes de aprehensión contra el ex gobernador Mario Marín y el empresario Kamel Nacif por el caso de Lidya Cacho vinieron a alistar el caldero para sacarle el jugo a estos hechos y prender nuevas llamas en la política poblana.

Estamos en un proceso electoral que está invisibilizado por los escándalos resultado de la confrontación interna en un partido donde la lucha por el poder parece no cesará y traerá más damnificados.

El punto que no se puede soslayar, es la opacidad de Morena para defender un proceso de elección interna con falta de transparencia, donde a toda costa se trata de ocultar el método y todos los resultados que sostienen o avalen la postulación de Miguel Barbosa, quien pareciera estar ya gobernando, con la debilidad que implica enfrentar una débil legitimidad y un desgaste personal.

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting
Ilustración: Alejandro Medina

Ex Convento de Santa Rosa

Ubicado en el Centro Histórico de la Ciudad de Puebla, en la 3 Norte entre la 12 y la 14 Poniente, originalmente conformado para y por mujeres que pertenecían a la cofradía de Santa Inés, posteriormente bajo la guía del fraile dominico Bernardo se formo un beaterio. Debido a la mala situación económica y falta de apoyo deciden ponerse bajo advocación de Santa Rosa de Lima, primera Santa americana de la Orden de Santo Domingo, beatificada en 1668 y declarada patrona de Perú y de los tuberculosos debido a que esta enfermedad produjo su muerte a los 31 años.

La portería o acceso al ex convento conserva pintura mural al óleo que refieren a algunas escenas de Santa Rosa, santas de la orden dominica, una beata peruana y algunos otros santos como San Francisco o Santo Domingo, pinturas únicas que se conservan en un convento poblano.

Cuenta con una de las cocinas conventuales más importantes y espectacularmente conservada, arquitectónicamente conformada por tres bóvedas, con la finalidad de que no se encerrara el calor a la hora de cocinar, recubiertas de fina talavera, se dice que cuenta con más de veinte mil azulejos, de forma rectangular donde se encuentran dos tornos, braseros, lavaderos, hornos y fogones, espacios ocupados por utensilios como, palas, moleras, atoleras, alfarería, chimoleras, cazuelas, cucharas y molcajetes.

Su cocina es considerada la cuna del primer platillo de la gastronomía nacional mexicana: el mole poblano. Actualmente hay una breve explicación que menciona sin duda su origen prehispánico y sus ingredientes.

Hoy en día es un museo del estado y cuenta con 23 salas abiertas al público y salas especiales con artesanías de los 217 municipios del estado.

Twitter: @DanyCapo

Puebla quiere la paz

El día de ayer abordábamos en la columna el grave problema de la inseguridad en una Puebla en donde los índices se han disparado de manera alarmante.

También comentábamos que los ciudadanos aspiramos a que regrese la paz y la tranquilidad que se perdió, debido a múltiples factores, entre ellos, el hecho de haber entrado en una espiral de poder, que tenía como objetivo el ir por la presidencia de la República.

Desde mi punto de vista, la crisis de inseguridad se agudiza con la creación en Puebla de la llamada minigubernatura.

Una y otra vez, en este mismo espacio, advertimos del grave problema que se iba originar, como consecuencia de la terrible aberración que dio lugar a la creación de la minigubernatura y las presidencias municipales de 4 años y 8 meses, que contribuyeron a crear verdaderos monstruos en las personas de estos alcaldes, los cuales en su mayoría, sumieron a sus respectivas demarcaciones en la pobreza y la inseguridad.

El periodo tan breve de una gubernatura provocó también una especie de vació de poder, el cual entró en su etapa crítica al final del periodo del entonces gobernador Gali y se recrudeció tras la muerte de la gobernadora, Martha Erika Alonso.

Puebla requiere ahora un gobernador de cinco años y seis meses que se aboque de tiempo completo a resolver estos problemas, provocados por los vacíos de poder que se crearon.

El tema de los feminicidios es algo que se debe de atacar de inmediato, la alerta de género en sí ayuda, pero los graves problemas que existen en la entidad en torno a la agresión a las mujeres, es un tema el cual no se va a resolver de la noche a la mañana.

Este y otros problemas se deben de trabajar de manera integral, desde el hogar e implican un cambio en la cultura de los mexicanos y por supuesto de los poblanos.

Los retos que va a enfrentar el próximo gobernador son muchos, desde tener que disminuir los índices de pobreza en los que se encuentra una buena parte de la población, hasta poner un freno a la inseguridad y devolver a Puebla la paz y la tranquilidad, las cuales son ahora el principal anhelo de quienes vivimos en este territorio.

Un gobernador de tiempo completo, conocedor de los poblanos y con el deseo de quedarse a vivir en la entidad una vez concluido su mandato, es sin duda algo que los ciudadanos demandan y además merecen.

Las circunstancias de Puebla cambiaron diametralmente, el combate a la inseguridad y la generación de empleo son hoy las prioridades.

Existe también la necesidad de un gobernador, que ponga a trabajar a los presidentes municipales, coordine sus esfuerzos y que también en el ámbito del respeto al 115 constitucional, los obligue a que asuman sus responsabilidades.

La campaña electoral, sin duda, marca un parte aguas en la nueva historia de Puebla.

Un grupo hegemónico dominó el escenario durante 8 años y metió a la entidad en una dinámica de crecimiento, pero con un costo político altísimo, el cual como todas las cosas tuvo sus partes buenas, pero también algunas muy negativas.

Es momento de un nuevo inicio, de doblar la página, de terminar con la polarización y que el nuevo gobernador, el cual espero este a la altura de las circunstancias, le devuelva la paz y la tranquilidad a Puebla.

Cierto es un esfuerzo colectivo, pero se requiere de ese personaje que coordine a cada sector en sus funciones y que sea también quien encabece el esfuerzo de hacer más atractivo al estado para que lleguen nuevas inversiones y se genere empleo.

Puebla debe de mantener su importancia como centro político y empresarial del país, pero a su vez, debe de equilibrar también y poner especial énfasis en combatir las terribles desigualdades entre los grandes centros de desarrollo urbano y sus zonas marginadas dentro de la misma mancha urbana y en las comunidades al interior de la entidad.

De ese tamaño es el reto del próximo gobernador, si es que de verdad quiere recuperar la paz que se perdió desde hace tiempo.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

El cartel poblano de la miel de abeja

Un nuevo grupo político pretende imponer su ley: el Cartel Poblano de la Miel de Abeja (CPMA). Sí, es la nueva organización que se pelea la plaza. A la cabeza está Alejandro Armenta Mier quien depende emocionalmente de dos personajes: Ricardo Monreal Ávila y es ahijado político de Mario Marín Torres, quien está metido también en la campaña de Alberto Jiménez Merino.

Armenta creció bajo la sombra del marinismo, era el consentido del héroe de la película, papá. No obstante, no hay que desviarnos tanto, en dicho cartel se ha aliado con personajes como Violeta Lagunes, quien el año pasado dirigió la consigna: “Amlo sí, Barbosa no”. Ella, había pactado con el morenovallismo para imponer a Martha Erika Alonso en las elecciones pasadas.

La consigna de este nuevo cartel es que pierda Luis Miguel Barbosa a como dé lugar. Todo lo que hagan justifica sus medios y cualquier tipo de alianzas. La verdad es que no cuentan con grandes figuras, fuera del líder del Senado, pues sus seguidores son, en su mayoría godínez, abogados, priistas de medio pelo, algunos académicos de la BUAP y una buena cantidad de troles y bots en redes sociales.

Mucha pipitilla. De tener perfiles de primer nivel ya los hubieran mostrado, pero la realidad es que adolecen de ellos. Sólo el “Grillo” y su representante legal al menos sí son conocidos. Carecen de músculo y aunque las redes sociales sean benditas (ya sabes quien, dixit), las campañas todavía se ganan con estructura y no con tuitazos.

Sus aliados intrínsecos son los panistas que alientan las divisiones en Morena con la finalidad de que Enrique Cárdenas suba algunos puntitos y que Masive Caller (su encuestadora de confianza) no sufra tanto de esquizofrenia, pues una semana dice una cosa y a la siguiente otra.

El Cartel Poblano de la Miel de Abeja no tiene propuestas. No tiene sustento. Sólo pretende, como cualquier organización criminal, adueñarse de la plaza, desgastar la imagen del candidato de su partido, generar una división interna en Morena, pegarle al gobierno interino usando como pretexto a Fernando Manzanilla.

No buscan ganar la elección extraordinaria porque saben que difícilmente el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) les dará la razón, pero en caso contrario, si anularan el nombramiento de Barbosa provocarían una crisis tal en Morena y de percepción social porque debe reponerse todo el proceso de selección del candidato y eso dañaría severamente a su partido.

La buena marca de Morena en Puebla y la ventaja que tienen ahorita frente al PAN y el PRI los harían perder puntos y así fortalecerían a Enrique Cárdenas. Este cártel pretende imponer a su gente, a sus bárbaros, a sus lacayos, porque solo en ese estilo podrían ganar una elección, no con elegancia sino tirando a matar (lo peor es que esta palabra ya no es una metáfora).

El Cartel Poblano de la Miel de Abeja no opera fino, más bien es burdo. Se nota en las grabaciones que hemos escuchado a lo largo de estos días; se nota en la forma en la que sus seguidores en redes sociales se expresan de Barbosa.

Ellos no juegan a ganar, juegan a que su partido pierda para dar golpe de estado a nivel nacional y a nivel local. Apropiarse del partido. Lo que no han visto es que son muy previsibles y ya sabemos que no, que no son personas de fiar, pues no hay nada más deleznable que la traición.

La política se mueve por lealtades y traiciones y este cártel se apuesta más por lo segundo que por lo primero.

Jiménez Merino, al fondo y al rincón

Hubo una vez un gobierno que había creado una súper secretaría llamada El Partido. En ese partido todo mundo se decía licenciado. Licenciado por aquí, licenciado por allá. Todos eran licenciados. Todos es todos. La mayor parte de esta caterva había estudiado en alguna escuela o facultad de Derecho.

Esa súper secretaría era resguardada por madrinas o policías judiciales que enviaba la Procuraduría de Justicia. Andaban armados y terminaban no sólo de valet parking, lavando los carros y resguardando el local que les encargaron, a veces, incluso, hacían las compras de las esposas de los liderazos de El Partido.

La Secretaría de Finanzas enviaba un recurso especial (de manera totalmente discrecional) para la subsistencia de todos sus trabajadores. Al delegado del CEN lo enviaban al hotel más lujoso, de preferencia que tuviera alberca y gimnasio. Las putas, también, eran cortesía de Finanzas. Si el delegado se le antojaba viaje o vieja tenía no sólo el dinero de su salario sino una partida especial que el gobernador le destinaba.

Los delegados por lo regular eran pequeños virreyes mal hablados y mal portados que presumían sus relaciones con casi todos los gobernadores del país, con casi todos los senadores y a veces hasta mencionaban por su nombre de pila al Presidente de la República. Eran pequeños semidioses que acosaban a sus secretarias y como era natural se sentían como Mauricio Garcés en Don Juan 67.

En ese Partido tenían como práctica usar la tambora, la matraca y el confeti cada que destapaban al sucesor en el gobierno. También recurrieron a la despensa del pobre: huevo sucio, arroz quebrado y aceite barato. La torta y el frutsi era para los que siempre votaban con la promesa de que ahora sí iban a mejorar.

En los destapes del candidato a sucesor a nivel nacional y local, el encargado de revelar el secreto del oráculo era el líder obrero. E inmediatamente iniciaba un ritual que se repetía cada seis años: empresarios, dirigentes sindicales, magisteriales, ambulantes, transportistas, campesinos, organizaciones, asociaciones civiles, locutores, periodistas y hasta la Sonora Santanera se sumaban a una cosa llamada La Cargada.

Y si alguien quería vivir del presupuesto tenía que replicar lo que se decía en El Partido. La oposición jugaba a ser crítica, pero siempre, al final del día era premiada con obra pública, contratos millonarios y concesiones. Entre más crítica, más alta la tarifa, y en algunos casos, los más radicales, se quedaban solo a rumiar sus odios.

El Partido era el centro. Era el Sol. Era donde salían los cuadros para dirigir cualquier área: gobiernos federal, estatal, municipal y hasta las rancherías. Todo era el Partido y el Partido lo era todo. El gobernador era un rey feudal que solo se inclinaba ante el presidente. Un cacicazgo o un califato, como lo quieran llamar.

Pues bien, ese partido ahora está en cenizas, nada de lo que se relató líneas arriba tiene. Carece de poder, carece de credibilidad y lo más importante: no tienen dinero.

En la elección extraordinaria que enfrentamos, quién sabe qué haya dicho Alberto Jiménez Merino. Es más, ¿alguien sabe qué hizo ayer por la mañana?, qué dijo o con quién se reunió. Si camina un día por el zócalo de Puebla, solo los viejos lo saludarán y de lejos, muchos jóvenes, incluso treintañeros, lo verán como ven a cualquier persona, si alguien se le acerca será para venderle algo o para que firme un tema de Unicef o Green Peace.

El PRI nada tiene que hacer en esta elección, la lucha es al interior de Morena, en este momento, Cárdenas que no es un buen candidato, pero al menos jala los reflectores y ahí en el fondo, en un rincón aparece el PRI, como un pordiosero que solo es parte de una escenografía, pero que ya no aporta nada.

Y si algo aporta sólo es para recordarle que el góber precioso ensucia sus campañas.

No cabe duda que después del poder absoluto sobreviene el vacío absoluto.

Foto: Es Imagen / Jesús Alvarado

¿Tienen caso las campañas?

Mi amiga, la brillante periodista y mercadóloga, Ruby Soriano, esta semana puso el punto sobre las íes y abrió un tema digno de ser debatido en diferentes foros de expresión, ¿Tienen aún razón y sentido las campañas?

Las campañas políticas, como tal, han perdido su razón de ser y ya no entusiasman a nadie. Los viejos mítines de 40 mil o 50 mil personas para mostrar el “músculo” u apoyo popular, son cada vez menos exitosos.

Los topes de campaña, impuestos por el Instituto Nacional Electoral, y también la limitante en el caso de la propaganda, como la prohibición de colgar pendones en calles, han eliminado, el sabor de la campaña política, aunque en este caso es una manera más que justificada por el daño que los plásticos provocan al medio ambiente.

Lo cierto es que en el caso de contiendas tan abiertas como la extraordinaria de Puebla, en donde confluye de nueva cuenta uno de los candidatos (Barbosa), quien ya estuvo en la boleta en el pasado proceso, hace que parezca hasta innecesario el que se lleve a cabo una nueva campaña y también una elección.

Ya lo mencionábamos al inicio de la semana, la ventaja de Barbosa es tal y sus adversarios políticos, en el papel, Cárdenas y Jiménez Merino, hacen tan poco por alcanzarlo, que por supuesto que la pregunta viene a colación. ¿Tienen sentido las campañas?

Es un tema por demás polémico este, sin embargo, lo cierto es que la participación ciudadana en los procesos, es cada día menor y sobre todo en la llamada campaña, los niveles de participación, son cada vez más raquíticos.

Mucho también se ha debatido sobre la duración de este tipo de exposiciones. Qué si debe de durar la campaña presidencial 90 días o solo 60, como ocurre en la elección a gobernadores. Hay quienes piensan que 30 días son tiempo suficiente para que los candidatos hagan sus exposiciones.

La verdad es que el tema, sin lugar a dudas, es rico en cuanto al debate. Es necesaria una nueva reforma electoral para México, que cambie las restricciones interpuestas al gasto de los partidos en medios de comunicación y otras medidas encaminadas a la libre difusión y la libre exposición.

Las campañas políticas, tal y como las conocemos actualmente, deben de cambiar, para volver a ser atractivas hacia el electorado, ya que actualmente, casi todo se concentra en la redes sociales, las cuales se han convertido en el verdadero campo de batalla.
Este tema es sin duda uno de los muchos que se deberán de poner en la palestra, una vez que termine el actual proceso electoral y se tenga que hacer una revisión de la vida política de Puebla, para los próximos cinco años.

Los primeros tres meses más violentos en muchos años. Una de las grandes preocupaciones de quien vaya a ser el próximo gobernador de Puebla es el panorama político y social que va a heredar, es decir, como le van a dejar el estado.

Y es que la descomposición en materia de seguridad parece no tocar fondo.

Puebla vivió en los meses de enero, febrero y marzo, el trimestre más sangriento de los que se tenga memoria.

Los asaltos, las muertes con violencia, los descuartizados y los levantados, se convirtieron ya en la constante de la nota roja poblana.

Puebla capital y su zona conurbada ya rivaliza con otros estados como Jalisco y su zona conurbada, Veracruz, Guanajuato y Tamaulipas, como los lugares más violentos del país.

Las cifras señalan que la violencia en contra de las mujeres también va en aumento, al igual que las denuncias por violencia intrafamiliar, que ya son una constante dentro de las agencias del ministerio público, las cuales ya no se dan abasto.

El nuevo gobernador de Puebla tendrá en la inseguridad una verdadera bomba de tiempo y deberá de dedicar todo su tiempo y toda su energía, para recuperar la tranquilidad perdida.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Ilustración: Alejandro Medina

Con el marinismo nada más no alcanza

Si bien es cierto que dentro del PRI el marinismo es el grupo más importante, con representantes y estructura en los 217 municipios de Puebla, creo que ya quedó, durante estos primeros días de campaña, que con solo sus miembros no alcanza para ganar.

El esfuerzo de Alberto Jiménez Merino, en estos primeros días de campaña, ha sido bueno, pero insuficiente. Hace falta que su operador político promotor, el exgobernador, Mario Marín Torres, entienda que debe de abrirse a la participación de otros priistas que si bien no se han sumado a la campaña de Luis Miguel Barbosa, si se mantiene de brazos cruzados ante el activismo del exsecretario de Desarrollo Rural y hoy candidato del tricolor.

Un grupo, al cual se lastimó y hasta se insultó, es al ex rector Enrique Doger Guerrero, quien podrá no tener estructura, pero cuenta con una lengua “venenosa” y una mente brillante, quien podría encabezar la lucha contra Morena, luego de que protagonizó el año pasado buenos encuentros verbales en contra de su candidato Luis Miguel Barbosa Huerta.

Doger no tiene cabida en Morena por esas mismas diferencias del 2018 con Barbosa, lo han buscado por parte del PAN, pero tampoco se concretó nada, se dice que el candidato, Enrique Cárdenas, bloqueó la participación del ex rector de la UAP en su campaña.

Enrique anda suelto y podría ayudar mucho el PRI con su lengua y con su Twitter, aunque se ve realmente difícil que se pueda sumar, creo que Jiménez Marino, al menos, debería de hacer el intento.

El candidato del tricolor también debería de acercarse y abrirle los brazos a viejos liderazgos como el del ex diputado federal y ex líder del Congreso, Víctor Manuel Giorgana Jiménez, el único hombre que puede presumir que en vida, derrotó dos veces y en elecciones seguidas a Rafael Moreno Valle.

“Haiga sido, como haiga sido” y bajo las circunstancias en las que se quiera envolver ambos triunfos, Giorgana ganó elección de diputado local y luego la diputado federal en 2013 y 2915 enfrentando a los lugartenientes del ya fallecido ex goberador y ganando en las dos ocasiones.

Víctor fue diputado local antes en el 2002 y ganó también su elección en Huauchinango, también de la misma forma “haiga sido, como haiga sido”. Encabezó la campaña de Blanca Alcalá, en el 2007, a la alcaldía y también obtuvo el triunfo, es un ganador aunque muchos no les guste y hoy está olvidado por su partido.

Juan Manuel Vega Rayet es un ganador por excelencia y en varias ocasiones lo demostró, dos veces diputado federal por el distrito de Izúcar de Matamoros, presidente municipal, diputado local, dirigente estatatal del PRI, secretario de Desarrollo Social y delegado de la Sedesol en Puebla, quien le puede objetar algo a Vega, pero también lo han hecho a un lado.

Recientemente, Carlos Barragán Amador, expresidente municipal de Xicotepec, ex diputado local y ex diputado federal, también por el PRI, escribió una carta en la cual, explicaba sus motivos para regresar a su partido, el tricolor, luego de haber estado la semana pasada en un evento de Luis Miguel Barbosa.

Carlos Barragán, a diferencia de muchos priistas, demostró tener vergüenza y es hora de que su partido se lo reconozca y premie, así como muchos otros liderazgos el tricolor que deberían de ser buscados por Jiménez Merino y su padrino Marín, si es que de verdad quieren ganar en esta elección.

De lo contrario, confirmarán la versión de que a esta elección se inscribieron solo para ser comparsas y correr a levantarle la mano a Luis Miguel Barbosa o si es necesario, quitarle puntos a Enrique Cárdenas Sánchez, si es que este llega a crecer, lo cual se ve muy difícil.

Al marinismo creo ya le quedó claro en estos primeros días de la campaña, que con tan solo sus leales no les alcanza para ganar, habrá que ver si de verdad quieren ganar o como dijera el propio Marín, solo entraron a la contienda para enchinchar.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Cárdenas no termina de cuajar

Con todo y que es una excelente perfil, el ex rector de la UDLA, Enrique Cárdenas Sánchez, no termina por convencer a quienes en los hechos, son sus aliados, los dirigentes de los partidos políticos que le prestaron sus siglas para ir a la contienda electoral de este 2 de junio.

Marko Cortés, presidente nacional del PAN, y el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, quien en los hechos, es quien ha tomado el mando al interior del Partido Movimiento Ciudadano, ven con escepticismo el papel de Cárdenas al inicio de esta contienda.

Una decisión que tiene por demás molestos tanto a Cortés como a Alfaro, es el hecho de que el candidato en Puebla haya decidido ocultar los colores y las marcas de los respectivos partido que lo acompañan en la campaña y se haya envuelto en los de la organización Sumemos.

Ambos personajes consideran que está bien que Cárdenas se sienta un personaje emanado de la sociedad y representante de la misma, pero sin sus marcas, jamás hubiera podido contender y los partidos políticos necesitan votos, los cuales se traducen después en prerrogativas.

Tanto Cortés como Alfaro se juegan mucho en Puebla. El presidente nacional del PAN vive con toda la presión del mundo sobre sus hombros, porque sabe que un fracaso en Puebla, sumado a otro en Baja California, podrían ser su fin.

El panismo nacional y principalmente el de Guanajuato que se apresta para hacerse del control de Acción Nacional, no le perdonarían dos fracasos en entidades en donde antes gobernaba el albiazul.

Puebla había sido ganada por el PAN con Martha Erika Alonso, el panismo nacional se dejó arrebatar la gubernatura interina y ahora perder la elección extraordinaria, sería el acabose.

Baja California es una entidad emblemática para el panismo, la primera gubernatura ganada en 1989 de la mano de Ernesto Ruffo Appel, perderla luego de 30 años de panismo en el poder, sería un fracaso rotundo. De ese tamaño e lo que se juega Marko Cortés.

Del otro lado, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se lanzó a su primera aventura electoral tratando de seguir los pasos de Rafael Moreno Valle, precisamente en Puebla, entidad en donde impulso precisamente al ex rector de la UDLA como su candidato.

Alfaro necesita que crezca la marca de Movimiento Ciudadano y del PAN, pues pretende erigirse en el 2024, como el candidato de esta dos fuerzas políticas y convertirse en el líder de la oposición a Morena y a la reelección de López Obrador.

De la misma forma sabe que sus aspiraciones de convertirse en candidato a la presidencia y de poder competir en el 2024, pasan por el hecho de comenzar a formar estructura y en la medida de lo posible, ganar gubernaturas con candidatos afines a su proyecto.

2019, al parecer, no será su año, ya que Cárdenas en vez de hacer hincapié en las marcas de sus partido y hacerlos crecer entre la gente, las oculta y privilegia su posición de ciudadano, razón por la cual el mandatario de Jalisco, decidió frenar una serie de apoyos que tendrían como destino Puebla, a través de amigos empresarios, ya que no ve con agrado la estrategia empleada por su candidato.

Por si fuera poco, no se ve orden al interior de la campaña del académico, quien se ha visto sumamente limitado en cuanto a pariciones en público, su campaña se limita a acciones en la capital, la cuales no cuentan con ningún impacto y desaprovecha temas torales como el de la inseguridad, así como el criticar a su adversario (Barbosa) al cual no lo ha tocado “ni con el pétalo de una rosa”.

Morena Valle destrozó a Javier López Zavala y Mario Marín en el 2010, porque en la gente formó el imaginario ganó la guerra de la percepción, en el célebre discurso dirigido en la explanada de la secretaría de Finanzas. “Yo no lo tengo miedo a Mario Marín”, ahí se la gente se convenció de que era el líder que la oposición necesitaba.

Cárdenas con su tibieza y con un discurso que aún no encuentra el centro del mood social, a poco o nada puede aspirar, si no da un viraje de 180 grados en los próximos días.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / José Castañares

Unidad en Morena, pero nomás tantita

La necedad de Alejandro Armenta de seguir un proceso jurídico contra la candidatura de Luis Miguel Barbosa es porque Ricardo Monreal quiere desbancar a como dé lugar a Yeidckol Polevsnky. La líder de Morena a nivel nacional es quien ha acaudalado el poder en ese partido y la confianza de López Obrador, por eso y porque Puebla siempre será un laboratorio político la tirada es pegarle a Barbosa para bajarle bonos a su gran aliada nacional.

Alejandro Armenta aún no ha ofrecido disculpas por haber participado en un complot contra Barbosa en el que participó junto con un funcionario de Atlixco de nombre Eduardo Moranchel y la morenovallista Violeta Lagunes y en el que fue evidenciado la semana pasada, mediante una grabación.

Ayer al medio día sólo escribió en su cuenta de Twitter: “Ante la invitación del Lic. @MBarbosaMX para construir la unidad, extiendo mi mano por Puebla y por #Morena. Coincido con el Lic. Barbosa en mantener un diálogo democrático abierto. @MorenaEnPuebla”.

Y más adelante salió a decir que eso no implicaba que retirara su denuncia contra su partido en el Tribunal electoral: “La unidad en #Morena se logra través del diálogo con dignidad política; ello no significa declinar a mis derechos políticos. El proceso jurídico sigue. @MorenaEnPuebla”.

Es pocas palabras a Armenta no le interesa signar la paz con su adversario. El tuit que envió fue para calmar las aguas, pero nunca para dar un paso atrás en la impugnación. Unidad en Morena, sí pero nomás tantita.

Es claro que hay una guerra sucia contra el puntero en las encuestas en la que participan PAN, Movimiento Ciudadano y PRD a través de una empresa de consultoría llamada La Covacha Gabinete de Comunicación S.A. de C.V., misma que está ligada al gobernador de Jalisco Enrique Alfaro y que según la revista Proceso ha recibido contratos muy jugosos:

“En poco menos de cinco años La Covacha Gabinete de Comunicación S.A. de C.V ha tenido un despegue meteórico al amarrar múltiples contratos que suman al menos 10 millones de pesos. Ese crecimiento coincide con el arribo de Enrique Alfaro Ramírez a la presidencia municipal de Tlajomulco de Zúñiga”, relata el reportaje en Proceso firmado por el reportero Jorge Covarrubias, el 16 de enero del 2016.

A esa guerra sucia en redes sociales se suma la de Armenta Mier desde enero pasado. Cada vez se pone en evidencia que Armenta tiene ligas con el morenovallismo, además, si aplicamos la lógica del enemigo de mi enemigo es mi amigo, podríamos ir entendiendo aún más por qué la necedad de desestabilizar a quien va ganando en las preferencias electorales.

¿A quién de Morena se le ocurre sentarse con la autora de la campaña AMLO sí, Barbosa no? Solo a Armenta. Por cierto, dicha campaña que fue utilizada hasta el cansancio por los morenovallistas en todo el estado.

Perdón por el siguiente lugar común, pero es necesario: si camina como pato, si grazna como pato…

Cada paso que da Armenta sólo confirma que hay un entramado con toda la oposición de Barbosa para desestabilizarlo. Se ve que poco saben de Luis Miguel: Cuando fue presidente del PRD -en 1998- hubo muchos grupos internos que trataron de sacarlo de ese partido y nunca pudieron. Fue hasta que Moreno Valle pactó con Los Chuchos y hubo un enfrentamiento entre grupos en 2016 y aún así quedaron en ridículo los morenovallistas cuando se salió el barbosismo del partido del sol azteca.

Incluso, a Barbosa le sirvió dicha intentona porque le dio el pretexto ideal para sumarse al proyecto de Andrés Manuel López Obrador y jalar consigo una buena cantidad de senadores.

Barbosa ya fue vacunado con guerra sucia el año pasado, pues aún con ella se mantuvo en pie de lucha de julio a diciembre, y aún así nunca bajó la guardia. Armenta no ha visto contra quien se está enfrentando. Los que conocen la historia del PRD poblano saben a qué y a quién nos referimos, el candidato de Morena por las buenas es muy bueno, pero por las malas… diría ya saben quien.