¡Escúchanos por internet!

Sin coalición, la oposición está perdida

Los números son fríos y muy claros, si en todo el país la oposición al presidente López Obrador no se une y logran conformar una gran alianza rumbo al 2021, todo estará perdido.

Me explicó, ni al PAN, ni el PRI, ni mucho menos a Movimiento Ciudadano o a lo que queda del PRD les alcanza para poder obtener buenos resultados, frente a Morena y a su poderoso aparato, representado por el presidente de la República.

Los números son fríos y no mienten, de acuerdo a la empresa Demoscopia Digital, esta es la radiografía en este momento rumbo al 2021.

En Baja California Sur, en donde habrá elección a gobernador el próximo año, Morena lleva la ventaja con el 34.50 por ciento de las preferencias, el PAN tiene solo 21.80 y el PRI 7.20 por ciento, otros 5.80 y no sabe 30.70. Como podemos ver, ni juntos Acción Nacional y PRI le pueden dar batalla a Morena, pero el punto medular esta en ese 30 por ciento de indecisos, tienen que convencerlo mediante un buen candidato e ir juntos para dar la batalla.

En Campeche las cosas son muy similares. Morena tiene la ventaja con 39.40 por ciento de las preferencias, el PAN tiene el 20 por ciento, PRI 14.80, otros 6.40 y aún no sabe 19.28, otra vez la misma ecuación, sumar PAN y PRI e ir con un buen candidato.

Colima es otra entidad en donde habrá elecciones y para variar Morena aventaja con el 36.18 por ciento de las preferencias por el 17.10 por ciento del PRI y 10.20 de Acción Nacional, Movimiento Ciudadano 6.12, otros 9.17 y aún no sabe 21.23 por ciento. La clave es suma y un buen candidato que encabece a la oposición.

Chihuahua es otra entidad en donde también habrá elección a gobernador y extrañamente Morena encabeza con el 31.40 por ciento de las preferencias, PAN 19.30, PRI 10.90, independiente 13.10, otros 7.40 y aún no sabe 17.90. Es reiterativo, pero los números no mienten la clave es ir en alianza y sumar a todos.

En Guerrero, Morena avasalla literalmente con el 44.7 por ciento, por 4.30 por ciento del PAN y PRI 16.20, PRD 5.80, otros 15.90 y aún no sabe el 13.20, prácticamente aquí si no hay nada que hacer, Félix Salgado Macedonio, es prácticamente el gobernador del vecino estado.

Otra entidad en donde también habrá de elegirse gobernador es Michoacán, en donde Morena también encabeza las preferencias con 33.80 por ciento, PAN 12.70, PRI 10.10, independiente 8.12, PRD 5.20, Verde 3.20, otros 4.60 y aún no sabe 22.28, es otros estado prácticamente perdido para la oposición y que se cuide el aún gobernador, Silvano Aureoles porque será de los que estará en la mira.

En Nayarit también Morena puntea con el 34.50 de las preferencias, seguido del PRI con el 11.20 por ciento, PAN 9.70, independiente 3.50, PRD 3.30, Movimiento Ciudadano 2.10, otros 6.30 y aún no sabe 29.40. Solo un milagro salvaría a la oposición de otra derrota.

En Nuevo León las cosas están muy cerradas, pero también muy sencillas, Morena encabeza con 20.40, seguido del PAN con 19.40, muy cerrado el tema, el PRI 17.10, independiente 3.20, Movimiento Ciudadano 10.60, otros 3.10 y no sabe 26.20. La alianza PAN y MC bastarían para obtener un buen resultado, pero necesitan una acuerdo tácito con el PRI, es decir un gobierno de coalición para que no haya sobre saltos en lo que será la “perla de la corona”, en la lucha electoral del 2021.

Querétaro es una entidad en donde el PAN aventaja con el 36.70 por ciento de las preferencias, seguido de Morena con el 23.01, PRI 10.50, otros 7.50, aún no sabe 22.29, aquí las cosas pintan bien para la oposición.

Otra entidad interesante es San Luis Potosí, en donde la situación está muy cerrada entre Morena y el PAN. El partido del presidente López Obrador tiene el 24.70 por ciento de las preferencias, PAN 22.10, PRI 10.80, PRD 2.76, otros 5.15 y aún no sabe 34.49, lo que augura un final de película, aunque si la oposición se suma, sacará el triunfo.

En Sinaloa, Morena tiene el 32.10 por ciento de las preferencias, seguido por el PAN con 8.20, el PRI 28.10, partido local RST 5.40, otros, 8.30 y aún no sabe 17.90, la clave de nueva cuenta. Una gran alianza opositora para poder derrotar a Morena.

La situación es muy similar en Sonora en donde Morena tiene el 32.10 de las preferencias, el PAN 8.20, PRI 28.10, RSP 5.40 otros 8.30 y aún no sabe 17.90. Una vez, si suman fuerzas los dos principales opositores podrán salir airosos.

Tlaxcala Morena 37.30, PRI 14.80, PAN 12.30, otros 10.12 y aún no sabe 26.10, prácticamente decidido a favor de Morena y su posible candidata, Lorena Cuéllar.

Finalmente, en Zacatecas, Morena encabeza las preferencias con 35.70, PRI, 22.10, PAN 7.50, independiente 3.50, PRD 3.40, otros 6.20 y aún no sabe 21.60, siendo la tierra del senador, Ricardo Monreal, suena casi imposible la misión para la oposición, siendo el su hermano David Monreal, el candidato a la gubernatura.

Así las cosas, la oposición puede poner las cosas 7 a 7, pero para ello se necesita mucha generosidad de panistas y priistas, ¿Se podrán poner de acuerdo, Marko Cortés y Alejandro (Alito) Moreno?

A la carta

En términos de lo que marca el artículo 6 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, cumplo con el derecho de Réplica de manera íntegra y textual a la carta enviada por el departamento de Comunicación Social del Congreso del Estado.

El documento
CARTA ACLARATORIA

México, país roto y dividido

Como si fuera una maldición, México regresó a las viejas pugnas y divisiones que tanto daño le hicieron en el siglo XIX, en donde predominó la anarquía que originó la mutilación de su territorio nacional.

Hoy, gracias al presidente López Obrador y su aparato propagandístico, basado en el modelo nazi de la mentira como modelo de comunicación de masas, el país se encuentra totalmente dividido y confrontado entre sus seguidores y sus detractores, lo cual simple y sencillamente lleva al país al caos.

En medio de la peor crisis sanitaria del último siglo y de la más terrible crisis económica mundial, México en vez de estar unido, se debate en una lucha política e ideológica como no se había visto desde los tiempos de la revolución, los cuales amenazan con poner fin a la paz que se gozó desde los años treinta.

Lo cierto es que el presidente López Obrador de poco o nada ayuda con su provocador discurso, siempre dirigido bajo la premisa de divide y vencerás, modelo que ha aplicado a la perfección, aprovechando la pobreza de su oposición, la cual no acaba de unificarse y presentar una opción real ante el reclamo social.

Sin duda existe un reclamo real y justo ante las políticas implementadas por el presidente y su forma autoritaria de ejercer el poder, pero también lo cierto y lo real, es que la gente no cuenta con opciones para cubrir sus expectativas.

Fueron los pésimos gobiernos emanados del PRI y el PAN, las que originaron y dieron cause a la entronización del hoy presidente de la República, quien en cierta forma, representa el reclamo social de millones de desprotegidos y necesitados que reclaman la justicia social que no se ha podido alcanzar.

El hecho es que tampoco López Obrador ha cubierto con las expectativas y la primera de ellas, es el combate a la corrupción, la cual aunque no le guste al mandatario, se expande mientras transcurre su administración y lejos de combatirla de manera real, mediante transparencia, la solapa y la protege bajos sus argumentos propagandísticos de mentir y negar la realidad.

Y ese es uno de los puntos medulares del debate, el presidente no ha cumplido con sus promesas de erradicar la corrupción, como tampoco lo he hecho en el aspecto económico, en donde México se hunde con cero crecimiento el año pasado y con nula generación de empleo, lo cual busca disfrazar a través de sus programas asistencialistas como jóvenes construyendo el futuro y la entrega de recursos a personas de la tercera edad, los cuales no contribuyen a la generación de riqueza.

Pero no solo es eso, el presidente no es un demócrata, lejos de avanzar hacia una real y auténtica democracia, México vira hacia atrás, hacia el antiguo régimen dictatorial del priismo de los años setenta, en donde las libertades se agotaban y el autoritarismo se acrecientan en todos los niveles de gobierno.

La seguridad pública es otra de las grandes deudas pendientes del presidente López, su breve administración se ha caracterizado por ser el más sangriento desde que se lleva registro de las muertes provocadas por el crimen y la violencia. Más de 35 mil 588 personas murieron por esta causa en el 2019 y este 2020 va casi de la misma forma, destacando el caso de la violencia en contra de las mujeres, la cual el mandatario, no quiere ver.

Indignante también es el hecho de que el presidente de la República, no ha tenido ni una sola palabra para consolar a las familias que han perdido la vida a causa de la violencia o victimas del Covid, pero sí la tiene para la madre y el hijo del Chapo, el peor criminal en la historia de este país. Su guardia nacional es un mito y en nada contribuyó a mejorar las condiciones de seguridad del país, de tal modo que ya recurrió a la militarización como lo hizo su odiado adversario, Felipe Calderón.

Pero sus opositores también se equivocan y bailan al son que el presidente les toca, caen en su propio juego y en sus provocaciones, no es con marchas ni con manifestaciones como van a provocar el cambio de régimen.

El gran momento son las elecciones del próximo año, si la oposición se divide como hasta ahorita, si no se presenta una opción real de contra peso a Morena y al presidente, pero sobre todo si la gente no sale a votar para evitar que el mandatario conserve su inmensa mayoría en el Congreso, entonces sí, agárrense, porque nadie va a detener a López.
La oposición debe de unirse y comenzar a trabajar en una opción real de contrapeso al presidente y a Morena, porque es precisamente la falta de opciones políticas, lo que ha provocado el desencanto y la abstención.


Yo acuso.
Desde hace un par de semanas, cobardemente, desde diversas páginas de Facebook, cuentas de Twitter y grupos de WhatsApp, construidas desde el anonimato, se me acusa de las más diversas atrocidades, las cuales me causan un gran daño moral, porque no solo atentan contra mí, sino también contra mi familia.

Desde este espacio denunció como el autor de esta cobardía y marranada al actual Auditor Superior del Estado, Francisco Romero Serrano, un personaje de baja calaña, al cual una y otra vez he señala por sus excesos al frente de este organismo.

Es justo que los poblanos sepan, que los recursos públicos de todos los poblanos, Serrano los utiliza para financiar esta campaña en mi contra, la cual raya ya en acciones penales y civiles que por supuesto iniciaré de manera inmediata, dado que ha llegado a la cobardía de atentar contra mi esposa y mis hijos, poniendo en riesgo su seguridad.

Sé que desde la semana pasada, a través de grupos de WhatsApp operados por el personal de la dirección de comunicación social del Congreso y también de la Auditoría Superior, se enviaron videos en donde supuestamente se da cuenta de mi doble vida y mis supuestas actividades ilícitas.

Enterado del asunto, recurrí a la coordinadora de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Verónica Vélez Macuil, para informarle de la situación, quien me prometió investigar el origen de los mensajes y confió en su palabra.

Desde este espacio, le solicitó al gobernador Barbosa, que actué con imparcialidad en este tema, el cual arreglaré por la vía jurídica como corresponde, porque creo en la justicia de Dios en primer lugar y en segundo de los hombres.

En lo personal su “campañita” de desprestigio no me ha causado el menor daño, soy un hombre que camina de frente, que puede ver a la cara a mi esposa y a mis hijos, que trabajo desde los 19 años para ganarme la vida de manera honrada y que solo le rinde cuentas al creador.

Siempre me he sentido digno del apellido que herede y que fue lo único que me dejó mi padre al morir, mismo que les heredaré a mis hijos.
Desde este espacio reitero que actuare por la vía penal y civil en contra de quien resulte responsable de esta cobardía, porque yo si tengo los pantalones de dar la cara y firmar todo lo que escribo. Mi padre me enseñó a ser hombre.

También desde este mismo espacio, hago responsable de cualquier cosa que me pueda ocurrir a mí o a mi familia, al Auditor Mayor del Estado, Francisco Romero Serrano, quien indignamente ocupa un lugar que no merece.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / Katia Fernández

Lalo Rivera hundiría a Morena

Si hoy fueran las elecciones a presidente municipal, Eduardo Rivera Pérez encabezando la alianza PAN, PRD y MC le ganaría a cualquier candidato de Morena con sus partiditos aliados. En la más reciente encuesta presentada por la revista Campaings and Elections se revela que en el caso del PRI el más aventajado es Enrique Doger seguido muy de cerca por Blanca Alcalá y por el partido de López Obrador quien tiene más posibilidades es Alejandro Armenta.

En el cruce entre Eduardo Rivera Pérez y Gabriel Biestro, Lalo le lleva una ventaja de nueve puntos para ganar la alcaldía y en un muy lejano tercer lugar aparece Enrique Doger. Si el candidato fuera por Morena el senador Alejandro Armenta, el panista lo derrotaría por ocho puntos de ventaja y Blanca Alcalá se acercaría un poco más pero aún así estaría muy retirada de la puja por gobernar la ciudad.

Si Movimiento Ciudadano fuera solo y la alianza solo fuera entre PAN y PRD, Lalo Rivera ganaría por 15 puntos a Gabriel Biestro y por 18 puntos al ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas quien sería, en esa lógica el abanderado por MC.

El estudio que presentamos es con la autorización del editor en jefe de Campaings and Elections, Alejandro Rodríguez, fue elaborado por la empresa Varela y Asociados. Ahí también miden a Tony Gali, a Juan Carlos Valerio, conductor del noticiario de Imagen Puebla; incluso se valora a Olivia Salomón y al diputado “independiente” Marcelo García Almaguer.

No obstante, en todos los casos en los que se plantea la contienda, es Eduardo Rivera Pérez el favorito si es que hoy fueran las elecciones a alcalde de Puebla y con ello se llevarían no sólo las siete diputaciones de los distritos locales de la ciudad sino que seguramente ganaría el PAN y sus aliado las cuatro curules federales. Sin soslayar que habría un efecto de rebote en municipios como San Pedro y San Andrés Cholula, además de los demás de la zona conurbada.

El único problema que tiene Rivera Pérez es que se ha visto muy tibio hasta ahorita, pues aunque por ley no puede salir a hacer campaña o fijar una postura al respecto, tampoco ha contrastado ni cuestionado ni al gobierno federal, estatal y municipal.

Hay quien asegura que tiene un pacto con el mandatario Miguel Barbosa ya que son amigos desde hace varios años y por eso no lo roza ni con el pétalo de un peridicazo. La otra razón por la que no ha querido subirse a cuestionar a Morena es que dicen algunos de sus seguidores que la prensa local le haría un vacío si es que iniciara una guerra mediática.

Sea o no cierto y dadas las circunstancias es casi un hecho que sea Rivera Pérez, ya que es muy difícil posicionar en este momento a un candidato a la presidencia municipal. Estamos inmersos en una crisis sanitaria y empezando un grave problema económico que generará, sin duda, un voto de castigo a Morena, similar al de 1995 cuando Gabriel Hinojosa derrotó a Germán Sierra por el PRI.

Regresó la movilidad sin “Susana” distancia

Y después de dos meses de haber permanecido en la congeladora virulenta de la pandemia desatada por el Covid-19, se regresa a una actividad etiquetada como “La Nueva Normalidad”.

A pesar de las cifras escalofriantes de contagios y muertes a nivel nacional y estatal, nos queda claro, que las estrategias en el manejo de la pandemia no resultaron con los pronósticos previstos.

Mañana si bien se anunció inicia de manera “escalonada” el retorno a una nueva normalidad, lo cierto es que el golpe económico aceleró las prisas en diferentes sectores donde ya es prácticamente imposible seguir guardando confinamiento cuando los gastos siguen adelante.

En Puebla nos quedó claro que la llamada estrategia en el manejo de esta pandemia sanitaria fue desastrosa.

Inicialmente tuvimos las ocurrentes declaraciones del Gobernador Miguel Barbosa que iniciaron restándole importancia a la pandemia, para luego recular y aplicar mano dura con medidas como el “hoy no circula” que no aminoraron la movilidad.

Desde este fin de semana, las calles del Centro Histórico en Puebla lucieron con la acostumbrada movilidad de los fines de semana.

Algunos con cubre bocas y otros sin protección se dieron de alta para regresar a las calles, a mirar aparadores de zapaterías, tiendas de bisutería y un gran número de comercios que sin estar dentro del giro de no indispensables, retornaron a la actividad sin Sana Distancia.

Los mercados, tianguis y áreas comerciales en colonias y juntas auxiliares regresaron a la actividad dominical esperando reactivar la venta que los dejó en la lona durante las semanas de inactividad.

Recuperarnos de los golpes económicos no será sencillo y demandará resistencia no sólo de las grandes empresas, sino también de los negocios que desde la microeconomía tendrán que ser ingeniosos y cautelosos para regresar a esa nueva normalidad que aún abre muchas interrogantes para pronosticar o vaticinar cuántos negocios podrán sobrevivir, cuántos más se declararán insolventes y cómo nos golpeará a todos la oleada de desempleo que incrementará el comercio informal y riesgosamente la inseguridad.

La nueva normalidad también se notará en el comportamiento de una ciudadanía que tras un confinamiento regresa para encontrar nuevos escenarios en sus entornos personales. Algunos con trabajo, otros a buscar nuevas ofertas y otros más a desafiar la forma de sobrevivir.

Son los nuevos tiempos post Covid19 que se sienten en el ánimo de la gente, en un país muy confrontado donde es más fácil diferir que coincidir.

Habrá que hacer cientos de operaciones cicatrices entre gobiernos y ciudadanos para retomar acuerdos, acciones, estrategias y dinámicas que ayuden a reactivar una economía lastimada, contagiada pero sobre todo una credibilidad hacia los gobiernos duramente desgastada.


Fotos: Es Imagen / Daniel Casas

Información que sirve

Entre el Coronavirus y la incertidumbre que rodea al Club Puebla, algunos movimientos se empezaron a dar al interior de la institución.

De inicio, la salida de Ángel ‘Rambocho’ Sosa como director deportivo y la llegada de Carlos Poblete.

Rambo se despidió como si se fuera alguien que le dio glorias al equipo; pero ni cuando Zidane salió del Madrid se movieron tanto las despedidas.

Su gestión estuvo llena de mediocridad y fracasos al no obtener ni siquiera una mísera clasificación.

Llega Poblete de quien se espera, al menos, que no esté de adorno en la organización.

El mismo ‘Búfalo’ ya gestiona el regreso de Cristian Campestrini con quien mantiene una gran amistad.

Olvida Poblete los motivos de la salida del arquero, quien se la pasó denigrando a los poblanos a quienes incluso los atacaba en la vía pública con una pistola de diábolos por lo que incluso fue detenido y remitido a las autoridades juntos con Alustiza y gracias a una llamada desde lo más alto del poder en Puebla, fue que pudo salir del ‘bote’ y no pagar por su falta de educación.

La llegada de Campestrini vendría a desplazar al arquero suplente conocido como la ‘araña’ Jesús Rodríguez y quizás estaría compitiendo por un puesto con Vikonis si es que el arquero titular se mantiene en el equipo camotero.

Con esta acción seguirá la modalidad de desplazar al mexicano para darle cabida a un portero extranjero de casi 40 años (empezarán los negocios).

Por otro lado, le adelanto que ‘Rambocho’ estará aterrizando junto a Pablo Boy en Mazatlán para manejar los destinos de los ex Monarcas en el Pacifico Mexicano con lo que se comprueba que la mudanza de la franja estaba más que cocinada hasta que las reglas cambiaron y la gente de Sinaloa puso sus ojos en un equipo como Monarcas por el hecho de tener 18 puntos de ventaja en el cociente por encima de la Franja.

Con los cambios en el Puebla, se está evaluando la continuidad de parte del cuerpo técnico y los que están en veremos son ‘Ruso’ Peña quien funge como el bufón del grupo, además de Octavio “Picas’ Becerril y Joaquín Velázquez, quienes, con sueldos onerosos, se encuentran en veremos y su situación contractual será resuelta en los próximos días.

A quienes puede usted ponerlos ya fuera del Puebla son Cristian Marrugo, quien andaba ya vendiendo sus pertenencias, además de Jonathan Espericueta, el ‘manitas’ Zamora y Carlos Gerardo Rodríguez, quienes ya hicieron maletas para salir del equipo.

La oferta de la directiva para los jugadores que entran en planes, es ofrecerles contratos que rondan entre el 40, 50 y 60% de lo que percibían y eso dependiendo de la calidad de cada uno.

Las negociaciones corren a cargo de Rodrigo Incera y Manolo Vega, quien se acomodó con Incera y goza de su confianza, claro, hasta que lo traicione como lo hizo con los López Chargoy.

El tema de las primas, según me platican, estará supeditado a no quedar en los últimos tres lugares de la tabla general, es decir, si el equipo logra salvar la multa por la permanencia, los jugadores podrán contar con una ‘lanita’ extra, de no ser así se tendrán que olvidar de los premios económicos.

Los entrenamientos empezarán el próximo 10 de junio donde deberán reportar al estadio Cuauhtémoc y preparar todo para iniciar el torneo el próximo 17 de Julio.

Todo esto si el diablo no mete la cola y algo pasa con las gestiones que realizan en Morelia por parte del gobernador Silvano Aureoles y un grupo de empresarios quienes ya le pusieron a la televisora del Ajusco una oferta sobre la mesa.

Mendívil, más sólo que un cura en un burdel

Quien se encuentra devastado es Mario Mendívil a quien ya le mandaron decir que deje de estar diciendo que es amigo del Gobernador Barbosa, que el mandatario no se mete en esos asuntos y que resuelva su tema por vía de las instancias legales.

Que mucho le agradecerían mantenerse apartado y con la lengua corta, ahora que se supo que ya el SAT investiga lo de sus facturas en la FMF.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter@pepehanan
Foto: Es Imagen / Daniel Casas

La batalla electoral del 2021 y el Covid-19

Los competidores de las próximas elecciones no han comprendido que el escenario electoral será muy distinto, inédito. La pandemia por el Covid-19 lo cambiará todo, hasta la manera de hacer campaña y de ganar elecciones. Creer que para el verano del 2021 habrá una vacuna o un tratamiento y que la vida volverá a ser como era antes, equivale a comprar un billete de lotería esperando pagar una hipoteca. Los efectos de la pandemia van a extenderse durante algunos años y eso tendrá implicaciones en la manera en que los candidatos se comunican con los ciudadanos, se posicionan, intentan persuadirlos, conforman sus listas de simpatizantes y movilizan a sus votantes.

En la columna de la semana pasada hablé de los factores que determinarán el resultado de las próximas elecciones:

● La aprobación del presidente de la República
● La aprobación del gobierno federal, así como de los gobiernos estatales y municipales, en especial los emanados de MORENA
● Los costos políticos derivados de la pandemia, si los paga el gobierno federal o los gobiernos locales
● Los candidatos de MORENA quienes deberán enfrentarse al escrutinio público sin el manto protector de AMLO, porque el presidente no estará en la boleta
● La estrategia de la oposición, si los partidos compiten en bloque o se dividen
● El papel de las organizaciones civiles y los movimientos anti AMLO
● La participación electoral que estará impulsada por la enorme cantidad de cargos locales que se renovarán en esas elecciones. Hemos observado que una mayor participación ciudadana en las elecciones afecta al partido en el poder, aunque eso puede cambiar en tiempos de la 4ª t.

El peso de cada factor en la ecuación cambiará en cada estado, incluso en cada municipio. En los estados donde se elegirá gobernador será más importante la aprobación del gobierno estatal y el perfil del candidato de MORENA. En los estados donde solo se elegirán presidentes municipales y diputados federales, la evaluación del presidente de la República, de los ayuntamientos en funciones y del gobierno federal, así como los candidatos de MORENA a presidentes municipales de los municipios más poblados, serán factores más determinantes.

Sabemos que la competencia se librará en un escenario diferente debido a los efectos de la pandemia. En este terreno cuyo elemento distintivo será el distanciamiento social obligatorio, las estrategias de campaña deberán de adaptarse e incluso adelantarse para conseguir el propósito de ganar en las próximas elecciones.

Las redes sociales ya eran muy importantes antes del Covid-19, ahora serán definitivas. El peso de las campañas descansará 60% en las plataformas digitales, 25% en los medios electrónicos tradicionales como la radio y la televisión, y solo 15% en las actividades a nivel de tierra. La apuesta por construir campañas ganadoras debe hacerse desde ahora, en medio de la jornada de “sana distancia” que nos impone el quedarnos en casa. Los aspirantes a una candidatura que más pronto comiencen a adaptar sus estrategias a estas nuevas condiciones tendrán una ventaja frente a quienes apuesten por un esquema tradicional en espera de que el coronavirus les permita operar.

Quien se adapte más rápido y sea capaz de innovar las formas de hacer campaña logrará sobrevivir al desafío que nos impone el distanciamiento social. Existen múltiples recursos que se han utilizado en el pasado:

● Entrevistas en radio y televisión
● Publicidad estática en carteleras, lonas y bardas
● Listas de distribución de mensajes vía Whats App
● Campañas de crecimiento de seguidores en Facebook y Twitter
● Campañas de posicionamiento vía telefónica
● Producción y difusión de videos en plataformas digitales, entre muchas otras.

Ahora se trata de modificar las prioridades y canalizar más tiempo y recursos a los medios que mejor se adaptan al distanciamiento social. En esta nueva forma de hacer campaña la tecnología y la creatividad son factores esenciales para el éxito. La pandemia está abriendo un espacio de exigencia para la innovación que no necesariamente encarecerá a las campañas, incluso las hará más baratas.

Sé que muchos políticos tienen dudas de dar el salto, ellos tardarán más tiempo en adaptarse y cuando lo consigan puede ser tarde.

El liderazgo político será más virtual que real. El reto para los estrategas de campaña, publicistas, diseñadores y productores es crear la percepción, en un ecosistema digital, de atributos como cercanía, honestidad, compromiso, trabajo, preparación, capacidad, entre otros. Será la primera ocasión que votaremos por candidatos que nadie o muy pocos hayan visto personalmente en campaña. Incluso, puede ser la oportunidad para el surgimiento de nuevos liderazgos que con poca o ninguna carrera política previa, irrumpan en el escenario para ganar elecciones.

Esta nueva normalidad social ocasionada por la pandemia también producirá una nueva normalidad democrática. Aun no sabemos si será para bien, esto es, si se ampliarán los espacios de participación libre y con apego al Estado de Derecho, si las elecciones serán limpias o si los partidos abrirán espacios para nuevos liderazgos que representen las nuevas aspiraciones sociales.

Mucho se va a escribir en los próximos meses sobre los efectos del Covid-19 en los procesos electorales y en la democracia. Hay que observar con atención lo que ocurrirá en las elecciones de los Estados Unidos el próximo mes de noviembre. Será una fuente de aprendizaje esencial para afinar las estrategias de nuestras campañas en México.

La campaña permanente del presidente

Cómo estarán las cosas para la 4T, que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, decidió poner en riesgo su propia salud, para reactivar su campaña permanente con el fin de salvar a Morena y su gobierno rumbo al 2021.

Como el Cid en la toma de Valencia, quién cuenta la leyenda libró su última batalla ya muerto y atado a su caballo para no desalentar a las fuerzas cristianas, el presidente ha decidido reactivar sus giras de trabajo por el sureste de México, según él, para poner en marcha proyectos de desarrollo para el país como el tren maya.

Las cosas no están nada fáciles para Morena, el partido político del presidente, ni para el propio mandatario, quien se ha desplomado en las preferencias electorales y en su popularidad, de tal forma que aunque aún puntean, la ventaja que se tenía en el 2018, se ha reducido de manera considerable.

El presidente sabe perfectamente que el 2021 es vital para que se mantenga su proyecto político en vigencia y para ello es necesario que el haga lo que mejor sabe hacer: campaña y esa es la verdadera razón por la que a costa de poner en riesgo su vida y la de muchas personas, el mandatario regresa a las calles en medio del punto más fuerte de contagios y de muertes en el país, la cuales ya ascienden a más de 9 mil.

López Obrador tiene la necesidad de echarse encima la campaña, pero sobre todo de devolverle el ánimo a sus leales, los cuales como el resto del país tienen miedo, provocado por la incertidumbre que ha dejado la pandemia, tras su paso por el país.

La empresa Demotecnia, que durante muchos años dirigió María de las Heras y que ahora es manejada por su hijo, elaboró un análisis para medir el Mood Social que ha dejado el paso del coronavirus por el territorio nacional y no es nada alentador.

El 41 por ciento de la población, de acuerdo a Demotecnia, considera que la situación es muy grave y ya se desbordo, mientras que el 45 por ciento cree que es algo grave, pero que aún no se ha salido de control, mientras que solo el 11 por ciento dice que esto no es grave y que no se ha salido de control.

Un dato por demás aterrador que consigan este estudio, es que el 42 por ciento de los entrevistados dijo no tener trabajo desde antes de que iniciara la pandemia, mientras que el 14 por ciento aseguro que conserva su trabajo, lo hace desde casa y le siguen pagando igual, el 9 por ciento manifestó tener su propio negocio, pero que se encuentra cerrado, también el 9 por ciento dijo que conservó el trabajo, lo hace desde su casa, pero le pagan la mitad, el 8 por ciento trabaja en casa, pero menos de lo que antes lo hacía y solo el 8 por ciento sigue trabajando como si no hubiera pasado nada.

A la pregunta ¿A usted la pandemia qué tanto le afectó en su economía familiar? El 45 por ciento dijo que mucho, el 24 por ciento mencionó que algo, el 17 por ciento dijo que poco, mientras que solo el 14 por ciento comentó que nada.

El 59 por ciento de las personas señaló que la pandemia tuvo un efecto para mal en sus vidas, el 27 por ciento dijo que para bien, el 8 por ciento manifestó que ni para bien, ni para mal y el 6 por ciento señaló que no sabe.

Otro aspecto muy significativo, es que el 58 por ciento de los entrevistados manifestó sentirse preocupado por su salud, el 21 por ciento dijo que su situación económica, mientras que el 21 por ciento expresó sentirse preocupados por las dos cosas.

El 25 por ciento de las personas entrevistadas por Demotecnia dijo sentir miedo por su regreso a las actividades cotidianas tras la crisis de la pandemia, el 19 por ciento expresó sentirse tranquilos, el 16 por ciento manifestó sentir ánimo, el 13 por ciento comentó sentir ansiedad, confianza el 8 por ciento, felicidad el 7 por ciento, tristeza 5 por ciento, desanimo 4 por ciento y el 3 por ciento no sabe.

Y otra dato por demás revelador y que explica la necesidad del presidente de volver a salir a la calle, el 34 por ciento de los entrevistados de acuerdo a Demotecnia, considera que la actuación del presidente frente al tema del coronavirus ha sido mala, el 11 por ciento dice que mala, el 9 por ciento que muy mala, el 28 por ciento considera que ha sido buena y el 13 por ciento que muy buena.

Esta la actual situación que enfrenta el presidente de la República, quien además deberá de cargar con el peso de la inminente caída de la economía mexicana, la cual busca maquillar a toda costa para engañar al pueblo de México.

Lo cierto es que el 25 por ciento de los mexicanos tiene miedo ante la pandemia y ese sentimiento es provocado por la incertidumbre y es que nadie sabe a ciencia cierta cuándo acabará esta pesadilla.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Presidencia

Star Wars cumple 43 años

Fue el 25 de mayo de 1977 cuando se estrenó en Estados Unidos la cinta dirigida y creada por George Lucas.

Lucas reconoce que se inspiró en el cómic Flash Gordon y la película de El Planeta de los Simios; y dedicó los años 1973 y 1974 exclusivamente a escribir el guion de este proyecto.

La historia era tan increíble que se vio en la necesidad de crear la empresa Industrial Light & Magic para poder desarrollar los efectos especiales que necesitaba para la película.

Sin embargo, a pesar de tener toda la estructura definida los estudios la rechazaban al no encontrarla viable. George Lucas recibió varias negativas antes de llegar a la 20th Century Fox con quienes tuvo que llegar al acuerdo de no cobrar un solo dólar como director pero recibir un 40% de las ventas de toda la mercancía que saliera de la película.

Star Wars se convirtió en un verdadero éxito de taquilla e incluso fue nominada a siete premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas.

Pero la realización de la cinta no fue cosa fácil, incluso a medio rodaje fue hospitalizado ya que le subió la presión y se le diagnosticó agotamiento crónico y diabetes.

Esta situación de salud lo obligó a delegar la dirección de los episodios V y VI a otros directores. Solicitó a su amigo Steven Spielberg que hiciera El Regreso del Jedi y él aceptó pero un problema con el sindicato de directores impidió que esto sucediera.

Pero no todo era miel sobre hojuelas, justamente para poder hacer los episodios V y VI tuvo recurrir a hipotecas de su casa y a préstamos bancarios para poder afrontar los gastos que se necesitaban.

Star Wars – Episodio IV: Una Nueva Esperanza protagonizada por Mark Hamill, Harrison Ford, Carrie Fisher, Alec Guinness, Anthony Daniels, Kenny Baker, peter Mayhew y David Prowse crearon un universo que hasta la fecha sigue siendo de los más rentables en el mundo cinematográfico.

Y por increíble que parezca a 43 años de su estreno la cinta sigue dando de qué hablar y sigue generando entretenimiento para nuevas generaciones que ahora disfrutan de nuevos personajes creados a raíz de esta cinta y de la visión creativa y empresarial de George Lucas.

El mundo del cine cambió, sin duda, a partir de esta fecha.

La ciencia ficción llegó a límites visuales inverosímiles y a efectos especiales nunca antes vistos que generaron una nueva forma de hacer y disfrutar las películas en la gran pantalla.

Apuntes sobre la polémica Ley de Educación de Puebla

En torno a la Ley de Educación del Estado de Puebla, aprobada por el Congreso local el pasado 15 de mayo de este año, se ha provocado una falsa controversia, alentada por el esquema de polarización que se vive en el país.

Y digo que hay un falso debate porque además de que solo se trata de una ley que homologa la estatal con la federal, la cual se aprobó el año pasado el 30 de septiembre de 2019 y se publicó en el Diario Oficial de la Federación y entró en vigencia al día siguiente de su publicación, la nueva ley poblana, es una ley heteroaplicativa y ese es el punto más importante.

El llamado Consorcio Universitario, integrado por las principales universidades públicas y privadas de la entidad, comete un grave error y han hecho un gran revuelo, sin darse cuenta de que no saben, ni de lo que hablan y me extraña, puesto que se supone que son las mejores universidades que existen en Puebla. Me explico.

Los integrantes del consorcio anunciaron que estudian interponer el amparo correspondiente, ante lo que consideran que es una estatización del sistema educativo particular, es decir, que serán despojados de sus bienes e inmuebles, nada más alejado de la realidad.

Como ya lo señaló el gobernador, el artículo 99 de la Ley General de Educación ya contempla el concepto de que los bienes muebles e inmuebles de las escuelas públicas y privadas forman parte del sistema educativo nacional, no hay nada nuevo en la Ley Poblana la cual marca lo mismo en el artículo 105 que tanta molestia ha causado entre los miembros del consorcio.

“Artículo 99. Los muebles e inmuebles destinados a la educación impartida por el Estado y los particulares con autorización o con reconocimiento de validez oficial de estudios, así como los servicios e instalaciones necesarios para proporcionar educación, forman parte del sistema nacional educativo.

Dichos muebles e inmuebles deberán de cumplir con los requisitos de calidad, seguridad, funcionalidad, oportunidad, oportunidad, equidad, sustentabilidad, resilencia, pertinencia, integralidad, accesibilidad, inclusividad e higiene”.

Este mismo artículo que tanto inquieta a las principales universidades públicas y privadas, fue ya motivo de un amparo promovido en contra de la Ley General de Educación aprobada el año pasado.

Una asociación civil interpuso ante el Juzgado Octavo de Distrito en materia de amparo civil, administrativa y de Trabajo y Juicios Federales en el estado de Puebla, el juicio 2089/2019, el cual fue resuelto el 15 de noviembre de 2019.

El juzgado resolvió sobreseer el juicio de amparo promovido por una AC, debido a que consideró que la Ley General de Educación es una ley de carácter de heteroaplicativa, es decir, el solo inicio de su vigencia, no coloca al gobierno en la situación prevista por la norma, sino que exige de aun acto posterior de aplicación ya sea de la autoridad o un particular, para que se genere la afectación a la esfera jurídica del destinatario.

La ley poblana en materia educativa es de naturaleza heteroaplicativa, puesto que por su sola vigencia, no causan perjuicio alguno al quejoso, porque su aplicación se condiciona a la existencia de una norma posterior, esto es los lineamientos.

“En otras palabras, la sola vigencia no crea, transforma o extingue situaciones concretas de derecho, ya que para que tales supuestos se materialicen es requisito indispensable, el incumplimiento de la norma para que se realicen los demás supuestos previstos, dado que se trata de mandatos generales y abstractos”, marca el resolutivo del Juzgado Octavo de Distrito.

Las leyes heteroaplicativas si se impugnan por su pretendida aplicación y no por su aplicación concreta, el juicio de amparo resulta improcedente.

Las leyes pueden ser aplicativas o heteroaplicativas y reitero la ley de educación de Puebla es heteraplicativa, es necesario que la SEP publique el reglamento correspondiente, para entonces si saber si esta ley pretende o no despojar a las instituciones de educación privada de sus bienes e inmuebles y entonces sí, pudiera proceder un juicio de amparo.

Es decir, el consorcio y las publicaciones en torno a las supuestas violaciones a la propiedad privada, son mal intencionadas o en el mejor de los casos, producto de la ignorancia y esto si es de lamentarse, ya que supuestamente se trata reitero, de las mejores universidades del estado.

El consorcio debe de estar muy pendiente, cuando la SEP estatal publique el reglamento correspondiente y ahí sí, levantar la voz o reclamar el ser partícipes en la elaboración de dicho reglamento.

También hay que señalar que hicieron muy mal, los diputados locales, que ayer subieron a redes sociales un video en el cual se burlan de las universidades privadas de la entidad; incluso, comentan “ahora que universidad vas a ir a expropiar, la Upaep, la Ibero o la UDLAP, cual escoges”, en poco o nada ayudan al gobernador Barbosa con estas actitudes, cuando estoy seguro que ellos mismos ignoran lo que hoy escribo en mi columna.
No se trata de defender a nadie, se trata de argumentar y también hace mal el asesor jurídico del gobernador, Ricardo Velázquez, a quien tal vez le tendría que tocar el dar la cara y aclarar estos puntos.

Que no se espanten los integrantes del consorcio, ni las escuelas privadas de Puebla, mejor pónganse las pilas para revisar el reglamento que en su momento deberá de presentar la SEP estatal, por ahora nadie les quiere, ni puede quitarles nada.

SENTENCIA AMPARO EN PUEBLA (consulta el documento)

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Foto: Es Imagen / Jafet Moz

Vamos para tres semanas más

El mal comportamiento social de una buena parte de la población ha prolongado la etapa de confinamiento y distanciamiento social en Puebla, por más que se diga que el uno de junio se podrá regresar a la nueva normalidad.

En Puebla, el gobernador Barbosa tomó la decisión de que la entidad deberá de permanecer en confinamiento durante tres semanas más, lo cual me parece sensato, luego de que se relajó el tema del distanciamiento social y la gente comenzó a salir a la calle.

A la vista están los efectos de no haberse quedado en casa los días 30 abril y 10 de mayo, Puebla ha experimentado dos fines de semana con una serie muy importantes de contagios de coronavirus, lo cual hizo imposible el retorno a las actividades de sectores como el automotriz y el de la construcción, con las terribles consecuencias en la economía de miles de familias.

De esta forma, las tres primeras semanas del mes de junio, Puebla deberá de permanecer en confinamiento, mientras se determina cuando se podrá regresar a la nueva normalidad y de qué forma se llevará a cabo esta nueva etapa.

El subsecretario de planeación y zar anticovid, Hugo López Gatell, tras la reunión con los 32 gobernadores del país fue claro al señalar que los gobiernos estatales, son quienes determinarán, cuando será el regreso a la nueva normalidad.

Y es que la realidad del país en cada uno de sus estados y municipios es muy diferente, para querer dictar línea desde la ciudad de México, en torno a cuándo debe de regresar en cada lugar a la nueva normalidad y también es evidente que el gobierno federal, no quiere cargar con el peso, de un retorno apresurado y que venga un rebrote con víctimas de contagio y sobre todo muertes.

Que diferente hubiera sido la situación en Puebla si cuando se presentó el primer caso de coronavirus, a inicios del mes de marzo, la mayor parte de la población hubiera acatado la recomendación de mantenerse en casa y evitar la socialización, otra cosas hubiera sido porque tras cumplirse la cuarentena, ahora ya estaríamos en condiciones de volver bajo estrictas normas sanitarias a nuestras actividades.

El daño nos lo causamos solos y no culpemos a las autoridades, las cuales también hicieron su parte, pero fundamentalmente este ha sido un tema de responsabilidad social y de cuidado individual de las normas de la sana distancia.

Puebla se va tres semanas más a quedar confinada y el regreso a clases será el último paso que se deberá de dar, con el consiguiente daño a la economía que también representa, el tener a una buena parte de la población en las casas, sin la derrama que se genera en el transporte público y en las pequeñas tiendas de la colonias y comercios que viven de los pequeños y sus padres.

La vida como la conocimos hasta antes de la presencia del coronavirus no regresará, hasta que no exista la vacuna correspondiente, la cual según se anuncia por parte de algunos laboratorios, como AstraZeneca podría estar lista para lanzarse al mercado en el mes de septiembre y ojalá sea cierto y ojalá sea efectiva.

Se calcula que el retorno a las actividades en Puebla pudiera ser hasta el lunes 22 de junio, una semana después de que la gobernadora de la Ciudad de México, Claudia Sheimbaun, aplique el regreso a la nueva normalidad, si es que las condiciones de la metrópoli, también lo permite.

Y es que mientras permanezca la movilidad urbana y la gente se resista a mantenerse en confinamiento, sin respetar el tema de la sana distancia, difícilmente se podrá diagnosticar en qué fecha, se comenzará a achatar la curva de contagios y esto sin duda marcará el tiempo para el retorno a la nueva normalidad.

Pese a todas las presiones, el gobernador Barbosa ha tomado una buena decisión, la vida de la gente es más importante que cualquier urgencia por reactivar la economía.

Por parte de su administración podría venir un remate con broche de oro, si a la par de la entrega de despensas y otros apoyos sociales a la población, se desarrolla y aplica, un programa de apoyo a los micros y pequeños empresarios, los cuales han sido los más afectados por el confinamiento social y la pandemia.

laserpientesyescaleras@hotmail.com


Fotos: Es Imagen / Daniel Casas


Foto: Héctor Astudillo / Twitter

Choque de trenes; Puebla, entre la espada y la pared

La empresa automotriz alemana Volkswagen es vital para la actividad económica de la “polis”, la ciudad-estado, que es Puebla capital.

Alrededor de la armadora se mueven más de 40 mil fuentes de empleo, directas e indirectas, las cuales generan una buena parte de la derrama económica de la ciudad, recursos que son vitales en medio del grave problema económico mundial.

En otras ciudades del país, principalmente en el norte y en Guanajuato, los gobiernos locales ya otorgaron el permiso para que de manera paulatina, las empresas del sector automotriz reanuden actividades bajo estrictas normas de seguridad, dentro de la “nueva normalidad”.

En Puebla las condiciones de la pandemia no hacen posible el que este sector se reactive, ni siquiera de manera escalonada como lo han hecho en otros estados.

Las cifras de contagios son simplemente alarmantes, más de 300 personas contagiadas en el fin de semana y una centena en estado de gravedad, más cerca de 500 muertes, parecen ser suficiente argumento, para respaldar la decisión del gobernador Barbosa de estar en contra del regreso a las actividades, por parte de la armadora alemana.

El tema es que Puebla difícilmente podrá aguantar económicamente hablando, el estar paralizada en uno de sus sectores más importantes y si a esto se le suma la inactividad en el sector de la construcción y en el turismo, el panorama no puede ser más desalentador para la entidad.

La entrega de despensas y el apoyo ciudadano han sido fundamentales para poder ayudar a muchos de nuestros conciudadanos, que hoy se encuentran en una difícil situación por el cierre de sus fuentes de trabajo.

La semana pasada comentaba que el gobernador Barbosa ha mostrado tener mano firme y no quebrarse ante los grandes intereses nacionales e internacionales, que están detrás de la reactivación del sector automotriz, principalmente de los Estados Unidos.

En este choque de trenes entre la empresa alemana y el gobierno del Estado, la automotriz, ya anunció que interpondrá el recurso de amparo correspondiente, para poder regresar a las actividades y todo augura que puede ganar, pero las consecuencias pueden ser funestas.

El gobernador con el decreto ha buscado dejar constancia de que no va a ser responsable, en caso de que la pandemia se desborde con un número de personas infectadas, que ponga en riesgo, la ya de por si grave situación que se vive dentro del sector salud en Puebla.

Es un auténtico choque de trenes que se vive entre la empresa automotriz más importante en el estado y el gobierno que tiene la necesidad de velar por la seguridad y la salud de miles de familias, con el alto costo social que lleva consigo cualquiera que sea la decisión que se tome.

Abrir significa dejar la puerta abierta a un brote masivo de dimensiones no vistas, no solo en el país, sino en el mundo, pero también el mantener cerrada a la actividad a la planta industrial más importante de la entidad también tiene sus consecuencias. Literal Puebla y su gobierno están entre la espada y la pared.

Las presiones internacionales sin duda van a ser muy fuertes, por si algo pudiera faltar, ayer Volkswagen recibió de nueva cuenta un duro revés jurídico, el cual seguramente volverá a poner en riesgo, las ya de por si endebles finanzas de la armadora alemana.

Un juez alemán determinó que la armadora deberá de indemnizar a un comprador de un vehículo, el cual había sido truqueado con el software el cual disminuía las emisiones reales de contaminantes de las unidades de Volkswagen, lo cual originó un escándalo internacional en el 2015.

Ante esto se espera que sean miles de usuarios, los que tengan que ser indemnizados por esta empresa, tras haber sido engañados al adquirir sus vehículos.

El estado alemán le tuvo que inyectar recursos a esta empresa cuya sede se encuentra el Wolfsburgo, razón por la cual, no va a ser fácil ahora para la armadora, el tener que hacer frente al pago de demandas por varias partes del mundo, principalmente en los Estados Unidos.

Puebla se debate en medio de la grave crisis sanitaria y la crisis económica que ya comienza hacer estragos en la bolsa de miles de familias, las cuales deberán esperar a ver qué es lo que pasa el uno de junio, fecha que el gobierno federal fijo para terminar con la jornada nacional de sana distancia.

Hoy, el subsecretario de salud y zar anticovid Hugo López Gatell, sostendrá una videoconferencia con los 32 gobernadores del país y seguramente habrá noticias luego de esta reunión.

En tanto, Volkswagen se prepara para buscar por la vía jurídica el asegurar su retorno a las actividades.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Es Imagen / José Castañares

Pero qué necesidad

La nueva Ley Estatal de Educación seguramente tiene algunos puntos a favor, pero también tiene muchos negativos. Estos últimos tienen que ver con la mala redacción que generó dudas en su interpretación o dicho en otras palabras: quedó muy ambigua, lo que provocó un enfrentamiento con los dueños y directores de las escuelas privadas de la entidad.

¿Qué necesidad había de llegar a esto?

Se quiso evidenciar que los dueños, directores y rectores de instituciones privadas hacían negocios ilícitos cuando no necesariamente eso ocurre en la realidad. Las escuelas privadas en todo el mundo son negocios y parte del dinero que recaudan en sus cuotas es para pagar nóminas, rentas, mobiliario educativo, pintura, bancas, pizarrones, impuestos, salarios. Y claro hay utilidades para los socios de las instituciones.

Es un negocio, pero no es esa visión de negocios que se quería denunciar. No es una estafa maestra, puesto que no son recursos públicos desviados a empresas para conseguir facturas y lavar dinero en efectivo.

No, eso no.

Se quiso atacar no solo a sus representantes sino a los grupos políticos y sociales que están detrás de cada una de las instituciones privadas. Digamos que faltó investigación sobre las escuelas que en Puebla llevan más de un siglo o instituciones que cuentan con muchísimo prestigio y que son muchas.

La Ley Biestro fue aprobada sin consultar a los interesados, sin consensos, se aprobó fast track y ahora hasta el senador Ricardo Monreal ya salió a cuestionar el trabajo de los diputados de Juntos Haremos Historia, pues el legislador federal la calificó de indebida y dijo que “es ambigua, tiene vacíos legales e incluso alertó que algunas disposiciones se contraponen a la propia Constitución Mexicana y a la Ley General de Educación”.

En pocas palabras Monreal le corrigió la plana a los legisladores locales.

¿Qué necesidad?

Ya se dañaron a muchos de los involucrados en el ánimo de defender dicha normativa cuando todo pudo haberse pactado y al final aprobado pues los legisladores de Morena más los llamados independientes hacen mayoría.

Insistimos, era innecesaria tanta violencia.

¿Quiénes son los asesores legislativos que tanto daño le hicieron a la bancada de Juntos Haremos Historia y a su líder?, seguramente ellos fueron los que redactaron dicha ley y no midieron las consecuencias y quizá ni revisaron la redacción.

Probablemente será la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien determine el fin de la Ley Estatal de Educación y esperaremos su destino, mientras tanto ya se generaron divisiones con un sector de la sociedad.

Otro de los errores fue que se hizo en plena pandemia y confinamiento, mientras padres de familia, maestros, académicos y todos los involucrados estaban metidos de lleno en dar clases, en la zozobra que genera estar tanto tiempo encerrado y sin saber nada acerca de esta normativa. Les faltó tacto a los diputados de Morena y sus aliados.

Insistimos se estiró la cuerda a un nivel innecesario.

Ya hay una división y un frente abierto contra un sector de la sociedad.

Allá ellos y su estilo personal de gobernar, pues como bien dice la primera ley de Newton: a toda acción corresponde una reacción de igual fuerza y magnitud, pero yo qué voy a saber, pues yo solo tundo teclas.

La encrucijada de la oposición

Los más diversos estudios de opinión realizados en Puebla son muy claros, si la oposición se organiza, podrán arrebatarle el poder a Morena en el 2021; pero en caso contrario, si cada uno de los diferentes partidos políticos y actores caminan por su lado, entonces sufrirán una derrota tan contundente, que podría significar el fin de muchos de ellos.

La cosa es muy sencilla, el Partido Acción Nacional y sus dos más viables candidatos Eduardo Rivera o Antonio Gali tienen que articular una gran alianza con el resto de los actores políticos de la entidad formal e informal, que le pueda permitir al que vaya a ser el abanderado, encabezar un gran bloque opositor, que incluya no solo Puebla capital, sino las principales presidencia municipales y las diputaciones locales que estarán en juego el próximo año.

El primer paso para el panismo es ponerse de acuerdo al interior de este instituto político, ya que mientras el comité estatal manejado por Genoveva Huerta simpatiza con la posible postulación del exgobernador Tony Gali, el municipal en manos de Jesús Zaldívar Benavides, se observa que ya tiene candidato en la persona del ex alcalde, Eduardo Rivera Pérez.

La lucha al interior del PAN la deberá de dirimir sin duda la dirigencia nacional de este partido, encabezado por Marko Cortés, y es aquí en donde debe de haber mucha inteligencia por parte de los dos principales aspirantes, para no polarizar.

Rivera lleva mano, porque no tiene problemas de ningún tipo con la actual administración estatal y sus cuentas públicas, quedaron solventadas desde antes de que muriera Rafael Moreno Valle, lo cual lo deja en una situación de ventaja frente a su adversario.

Gali vive su peor año desde que dejó la administración estatal y es víctima de ataques en su contra y en contra de su familia para dejarlo fuera de la contienda, sabedores sus adversarios del peso político que tiene el ex mandatario.

De hecho, se sabe que Gali ha buscado tener acercamientos tanto con el PAN como con Movimiento Ciudadano, para que lo hagan candidato a diputado federal por la vía plurinominal y desde San Lázaro hacer frente a los señalamientos en su contra.

Si se logra subsanar la aduana interna, el panismo tiene que construir necesariamente con actores nacionales como ya lo hizo en el pasado proceso electoral extraordinario en Puebla y el camino es el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, a quien deben de convencer para que sume sus fuerzas en apoyo al candidato del albiazul a la alcaldía.

El Yunque de occidente (Emilio González “el góber piadoso”), el principal apoyo del gobernador de Jalisco no tiene muy buena relación con el yunque poblano, pero las diferencias pueden quedar subsanadas en pro de ganar Puebla, algo que le interesa mucho al gobernador Alfaro.

El PRD parece ser un aliado con el cual no se tendrá muchos problemas para poderlo sumar, merced a que el grupo de los “Chuchos” tiene cuentas pendientes con el gobernador poblano.

Si se logran salvar estos escollos, la primera parte de la conformación de una buena alianza estará saldada. El siguiente paso deberá ser, el construir con todos los actores políticos locales inconformes, lo cual no se ve insalvable.

Personajes como Fernando Manzanilla Prieto, el rector Alfonso Esparza Ortiz, la propia alcaldesa Claudia Rivera, los diputados locales, José Juan Espinosa y Héctor Alonso Granados, los rectores de las universidades privadas, entre otros actores políticos, deberán ser escuchados y tomados en cuenta.

Pero otro actor muy importante y al cual no se le debe de menospreciar en la coyuntura político electoral que vive Puebla, es al priismo, fuerza que gobierna 80 ayuntamientos en el estado y que tiene en la persona de Blanca Alcalá y Enrique Doger a dos posibles candidatos a la alcaldía poblana, a los cuales tal vez no les gane para ganar, pero si para poder hacer perder y fracturar al bloque opositor.

Una alianza de facto, con este partido político, podría definir el rumbo de la elección, no solo en Puebla capital, sino en toda la entidad y todavía más importante en la conformación del próximo Congreso local.

El priismo tiene presencia regional al interior del estado, lo cual hace sumamente atractivo su apoyo en zonas como la sierra Norte o la mixteca poblana.

Estas son tan solo algunas de las claves electorales que deberemos de vislumbrar en los próximos meses, por supuesto lo primero es superar el tema de la pandemia que azota con intensidad a Puebla y que ha cobrado a múltiples víctimas.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

2021, el referéndum de Morena

Los comicios electorales del 2021, en la práctica, serán un referéndum al desempeño de los alcaldes de Morena.

Y si siguen las cosas como hasta ahora: es casi un hecho que ese partido no ganará los lugares en los que gobierna. Y no sólo no ganará porque estén mal calificados por los ciudadanos sino porque incluso en casos como el de Puebla capital, la presidenta municipal Claudia Rivera está enfrentada desde el 2018 con el gobernador Miguel Barbosa.

El enfrentamiento entre ambos ha llevado a desgastar más la imagen de la munícipe y de ese partido político, pues la información contra ella que se genera es un día y el otro también, o como dicen por ahí: de vez en siempre.

Estar confrontado con un mandatario estatal tiene muchas consecuencias negativas. Es como si un gobernador se enfrentara a un presidente de la República. Ya vimos lo que le pasó a Bonilla en Baja California, terminó como un paria.

Esa tensión provocará que los poblanos no ratifiquen a Morena como partido en la capital. Además, en los municipios en donde gobierna el partido de López Obrador la inseguridad está desbordada.

No importa ya si fueron o no los anteriores los que dejaron el cochinero (en buena parte sí son responsables), pues para un ciudadano común y corriente no le interesa saber quién abrió el zoológico sino quien mete a los animales a su jaula e impide que regresen a las calles.

Para los comicios del 2021, Morena ya habrá gobernado al menos dos años y medio en las ciudades, así que los ciudadanos irán a sufragar con base en su experiencia, sobre cómo les fue, si les robaron los delincuentes o si las autoridades les arreglaron sus problemas y sus necesidades, además sobre cómo le influyeron las noticias en todo este tiempo y qué tan contento se sienta con el trabajo que ha hecho Morena tanto a nivel federal, estatal y municipal.

Ahí veremos qué tan bien han llegado las iniciativas de ley que se han presentado y las decisiones desde el poder.

Una cosa es López Obrador y otra cosa es el partido que lo llevó al triunfo.

Actualmente Morena, por la manera de actuar de los gobernadores en el país y los alcaldes, ha generado la percepción de que es más de lo mismo, que no hay mucha diferencia con respecto al PRI y al PAN.

Hay gente que aún defiende a López Obrador, pero que no se expresa bien de Morena, ni de sus mandatarios ni de sus presidentes municipales (insistimos) en todo el país.

Lo ventaja que aún mantiene Morena a nivel estatal y local es que la oposición está muy “chata”, muy pequeña y que dispara como escopeta vieja, tira a todos lados, pero sin un proyectil directo, además de todo está muy dividida. Es por eso, que están tan tranquilos los morenos y porque piensan que sus operadores electorales en el 2021 harán todo el trabajo necesario para hacer que los votos les caigan a ellos.

El detalle es que Morena no se ha caracterizado por saber movilizar ni por armar estructuras electorales. De hecho, hay que revisar el comportamiento electoral en 2018 y 2019 a nivel local. Sin AMLO en la boleta, el partido en el poder no tiene mucho que hacer.

La ventaja es que Morena jugará con sus dos partidos satélite: PVEM y PT. Eso le asegurará un buen nivel de sufragios, pero no les sirve para contrarrestar que estén reprobados actualmente. Habrá que ver qué tanto saben convencer y qué candidato saquen para que la gente se interese por ir a votar, puesto que se puede esperar un alto nivel de abstencionismo como siempre ocurre en las elecciones intermedias.

Ahora, como están las cosas, Morena terminará muy desgastado en la definición de su candidato a la alcaldía poblana, pues están tan divididos que aún no tienen dirigente estatal.

En el caso de Acción Nacional quien apunta a ser quien cache el voto de castigo a su favor ya todo apunta a que quedaría Eduardo Rivera Pérez, aunque hay algunos que prefieren no borrar a Antonio Gali Fayad de la lista.

No se confundan, Lalo Rivera también es un plan “b” de Casa Aguayo (aunque algunos de sus asesores se ofendan), pues vemos que hasta el Comité Municipal de PAN no critica al gobierno estatal pero sí confronta a algunos de sus enemigos como es el caso de Claudia Rivera.

Qué coincidencia, ¿no?

La historia detrás del mito

Todas las negociaciones estaban avanzadas desde hace meses, incluso la salida de Pablo Boy hace un semestre obedecía a la necesidad de la televisora del Ajusco para que de manera discreta fuera la avanzada en Mazatlán e ir preparando el terreno para cuando la franquicia del Puebla se mudara.

En el plan estaba considerada una buena parte de la estructura que maneja al Puebla, incluido el ‘Rambo’ Sosa.

El gobernador Quirino Ordaz, a dos años de su salida, tenía la urgencia de darle uso al nuevo estadio que había construido y era de vital importancia el uso del inmueble con una escuadra del máximo circuito.

Llegó el momento de la pandemia y las cosas empezaron a variar, la abolición del descenso a cambio de un pago económico para los últimos tres lugares dieron pie a modificar la estrategia en la negociación.

Los 18 puntos de ventaja que tiene en el cociente el equipo de Morelia, también propiedad de Azteca, inclinaron el interés por los purépechas para evitar pagar a corto plazo la multa por la permanencia.

Dieciocho puntos y un millón de dólares más, inclinaron la balanza para que Azteca decidiera y prefiriera mover a Monarcas y no a la Franja.

Hace cinco meses la salida de Álvaro Dávila de la presidencia del club dejaba ver los nubarrones negros que venían sobre la franquicia de Morelia, pues era un hecho que ambos equipos (Morelia y Puebla) estaban a la venta.

En Morelia las manifestaciones no se han hecho esperar, y la presión crece para tratar de evitar la mudanza.

En cuanto al Puebla, la situación se movió durante la última semana y se confirmó lo que ya habíamos adelantado hace más de dos meses que era la salida oficial de Boy y Sosa de la organización nombrando a Carlos Poblete como director deportivo, en lo que se resuelve el asunto.

Por lo pronto, la mayoría de los jugadores del Puebla se encuentran en la ciudad esperando la cita por parte de a Rodrigo Incera para definir los temas contractuales.

Se sabe que de abril se les pagó sólo el 40% del sueldo y casi todos en el plantel terminan contratos.

Trascendió que la oferta que les realizarán a los que quieran quedarse y que entren en planes, será de alrededor del 40% de lo que percibían y eso dependiendo de quien se quede como DT, pues aún no se confirma la continuidad de Juan Reynoso, pues al ya no estar Ángel Sosa las cosas podrían variar.

Vamos a ver en las próximas semanas si Carlos Poblete realmente tiene voz de mando y decisión, o simplemente es una figura decorativa como muchos que trabajan o aparecen en el Puebla.

Esta semana se tiene prevista la reunión con los López Chargoy para definir el futuro de la franquicia; veremos si los terminan por liquidar o se llega a algún acuerdo en el que ellos participen, situación que se ve difícil pero no imposible.

Intentarán doblar a Barbosa

En un último intento por parte de la televisora para obligar al gobernador Miguel Barbosa para soltarle dinero al equipo se viene un nuevo plan.

Aprovechando las circunstancias de la mudanza de Morelia y ante la inminente presión de la gente de allá, la televisora está lista para amagar con llevarse al Club Puebla a Michoacán para evitar más problemas y con ese pretexto tratarán de obligar al Gobernador para que les suelte una lana para no llevárselo y llegar a una negociación satisfactoria.

De todos modos no se lo van a llevar y sólo van a amagar para hacer un último intento de sacarle dinero al erario poblano, según me confió una fuente de la misma televisora.

¿Aflojará el gobernador? Yo la verdad lo dudo mucho.

Es cuánto.

Nosotros como siempre seguiremos en línea.

Hasta la próxima.

Twitter@pepehanan

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

El dinero sobre la salud, la papa caliente

¿No les parece extraño que el gobierno federal entregue el poder de decisión a los gobiernos estatales para montar cada una sus estrategias contra el Covid-19, a partir del 1 de junio?

Justamente cuando los picos o contagios empiezan a crecer alarmantemente y la tasa de mortalidad es mucho mayor a la mundial.

Aquí en México de cada diez enfermos de Covid-19 o 10.93% uno muere en promedio; en tanto, en el mundo la tasa de mortalidad es de 6.7%.

Les deja en sus manos a los gobiernos estatales, pero les pide que reanuden actividades las fábricas, como el caso de Puebla, donde ya se está alistando la apertura de la industria automotriz.

Esta apertura es obviamente bajo la presión de los Estados Unidos, donde ya reiniciará la cadena de productividad, para la cual es vital lo que se genera en México y por ende Puebla.

La vida de miles de trabajadores pasa a segundo término.

Solo serán cifras.

Pero el gobierno federal de Andrés Manuel López Obrador, obviamente, pretende lavarse las manos de las consecuencias y dejará el paquete a los gobiernos estatales.

Así cada entidad será culpable de sus propias determinaciones.

Esto ya ha molestado a por lo menos 22 gobernadores, quienes han demostrado estar en contra de la situación. Incluyendo a Miguel Barbosa Huerta de Puebla.

El mandatario poblano ha sido muy claro, constantemente señala que en la entidad no hay condiciones para regresar a actividades porque los picos de enfermos están creciendo cada día.

Y también ha sido muy claro que en Puebla lo más importante es la salud de los poblanos, sin tapujos.

Contrariamente, quien ya dobló las manos es el vecino gobernador de Tlaxcala, Marco Mena.

Hay que recordar que municipios de la vecina entidad se vieron muy beneficiados con la instalación de Audi en la zona de San José Chiapa.

Sin ninguna pena, emitió unos tuits reconociendo que sostuvo una charla con el embajador de Estados Unidos, Christopher Landau.

“Conversamos, principalmente, sobre la importancia de reactivar la industria automotriz, cuidando al máximo la salud de los trabajador@s”, dijo el mandatario.

¿Así o más clara la presión?

El embajador de Estados Unidos ya anda operando.

El gobierno de Puebla no ha sucumbido, pero las presiones seguirán.

En tanto, el coronavirus crece poco a poco y sus consecuencias llegarán.

La historia calificará cada acción.

Tiempo al tiempo.

El derecho a la verdad

Mi amigo Pedro Gutiérrez me dio la idea de esta columna, basada en un texto que publicó en el periódico Reforma, el ex procurador General de la República, Diego Valadez, misma que título como, “el derecho a la verdad”.

Palabras más, palabras menos, el jurista escribió sobre la necesidad de llevar a cabo una enmienda constitucional, con la finalidad de que los ciudadanos tengamos garantizados el derecho a la verdad, a saber realmente que hace el gobierno, algo que va muy ligado al tema de la transparencia y el acceso a la información.

Y es que la 4T ha hecho de la mentira una herramienta sistemática de comunicación, al estilo de la Alemania Nazi, manejada propagandísticamente hablando por un genio, el padre de la mercadotécnica política moderna, Joseph Goebbels, que dijo que una mentira que se repite miles de veces se convierte en verdad.

El poderoso ministro para la ilustración y la propaganda de Adolfo Hitler acuñó toda una serie de frases célebres, todas ellas basadas en la fuerza de la mentira y los increíbles alcances que esta tiene sobre las masas. Veamos algunas de ellas.

“Más vale una mentira que no pueda ser desmentida, que una verdad inverosímil”, “Miente, miente, miente, que algo quedará, cuando más grande sea una mentira, más gente la creerá”. “La culpa es siempre del gobierno anterior, hay que hacerle creer al pueblo que el hambre, la sed y las enfermedades, son culpa de nuestros opositores y hacer que nuestros simpatizantes, lo repitan todo el tiempo”. Les suena familiar.

La mentira sistemática como método de control de masas es sin duda la gran aportación de Goebbels, cuya enseñanza aplica a la perfección la mal llamada 4T y el presidente, López Obrador, quien ha hecho de la mentira toda una forma de gobierno.

“La propaganda funciona mejor cuando los que están siendo manipulados, están seguros de que están actuado por su propia voluntad”, otra frase de Goebbels por demás reveladora, que desnuda por completo el comportamiento de los simpatizantes del presidente, denominados “chairos”.

La presencia del coronavirus en México ha desnudado una más de las mentiras de la administración federal. Exactamente hace dos semanas, el presidente López afirmó que la pandemia “había sido domada” y que México se preparaba para que el 15 de mayo, algunos municipios del país, pudieran regresar a lo que se ha denominado, la “nueva normalidad”.

El zar anticoronavirus, Hugo López Gatell, también se ufanó de qué la curva se había aplanado y que los casos de defunciones en nuestro país, no iban a pasar de los 6 mil. Mintió.

A la fecha ya son 6 mil 506 defunciones, 420 en un solo día y ya son 59 mil 467 los casos confirmados, con más de 33 mil 291 sospechosos y una tasa de letalidad altísima de 10.92 por ciento, contra el 6.7 que se ha registrado a nivel mundial.

Sistemáticamente, el gobierno federal se ha negado a aplicar pruebas de manera aleatoria, como lo hicieron los países del sureste asiático, principalmente Corea del Sur y quien mejor éxito ha tenido en el control de la pandemia. ¿Por qué? Porque si no hay pruebas, no hay contagios y es más fácil poder manipular las cifras y por supuesto la verdad.

Es un hecho que el gobierno ha mentido de manera sistemática, en este y en otros muchos temas más, es su forma de gobernar y como ya lo dijo Goebbels de mantener el control de sus masas, quienes creen que sirven a un proyecto de nación, cuando en realidad son manipulados al no saber la verdad.

El derecho a la verdad es sin duda algo que debe de quedar plasmado en la constitución, ya basta de tantas mentiras. Ya basta de tantos pretextos y de inventar enemigos sociales. En el caso de la Alemania nazi, los judíos fueron los enemigos perfectos como parte de una conspiración internacional, en México, son los neoliberales y los “fifís”.

Dos apuntes a tomar en cuenta. Ayer, el brillante médico Alfredo Victoria, quien ha luchado sin descanso en contra del coronavirus desde un hospital privado de Puebla, escribió en su red social de Facebook el siguiente mensaje, el cual no puede pasar desapercibido.

“Para alcanzar una inmunidad de rebaño efectiva, necesitaríamos una tasa de inmunidad arriba del 50 por ciento. Con la tasa de letalidad que tenemos, dejar que actúe la infección natural, es un suicidio social. ¡Solo con la vacuna alcanzaremos la inmunidad colectiva!”. Brillante mi querido Alfredo.

Dos. En septiembre de 1918, al término de la cuarentena a causa de la “fiebre española”, la “influenza”, más de 200 mil personas salieron a protestar en Filadelfia, Pensilvania, en contra del gobierno por el confinamiento. A los cuatro días murieron cerca de 4 mil 500 personas y las camas de los 31 hospitales que existían en la ciudad se saturaron, a causa de un rebrote de influenza, producida por la salida en masa de las personas.

laserpientesyescaleras@hotmail.com
Foto: Presidencia MX

Los factores del 2021

Las elecciones del 2021 serán las primeras en que el nuevo gobierno federal será sometido al escrutinio ciudadano. Una elección de ratificación o rectificación del poder. Si MORENA y sus partidos satélites conservan o pierden el control de la Cámara de Diputados será crucial para el proyecto del presidente López Obrador ¿Qué factores determinarán el resultado electoral?

Lo primero que habría que señalar es el tamaño de la elección, pues el próximo año se elegirán al mayor número de autoridades de la historia de México. Estarán en las boletas 300 diputados federales, 655 diputados locales de mayoría relativa, 15 gobernadores y más de 2,400 ayuntamientos. Solo en el estado de Durango no serán renovadas las autoridades municipales.

Luego habrá que señalar el factor de la participación ciudadana ¿A quién favorece que participen más o menos ciudadanos? La aprobación del presidente de la República será otra variable de la ecuación, junto con la percepción social de los ciudadanos con respecto a los gobiernos de MORENA. El prestigio y la trayectoria de los candidatos del partido en el poser serán mucho más relevantes de lo que fueron en 2018. Otra variable será la unidad de la oposición y la estrategia que cada partido elija seguir. Y finalmente, el papel que jugarán las organizaciones civiles como las cámaras empresariales o los movimientos opositores al presidente López Obrador.

La participación ciudadana

El hecho de que tengamos elecciones concurrentes en las que casi todos los ayuntamientos estén en juego, nos hace pensar que la participación ciudadana será más elevada que en cualquier elección intermedia del pasado reciente. A los ciudadanos les interesa mucho votar por sus presidentes municipales porque son la autoridad más cercana y es la que atiende buena parte de sus demandas. También les interesa votar por el gobernador del estado, lo que incrementará aun más la participación en aquellas entidades donde se renueve al ejecutivo estatal. Normalmente un incremento en la participación ciudadana juega en contra del partido en poder, aunque eso era antes, en tiempos de la 4ª transformación aun no lo sabemos.

La participación suele ser más alta con la edad y la escolaridad de los ciudadanos. Los jóvenes de 18 a 25 años tienden a abstenerse, situación que comienza a cambiar conforme aumenta la edad. Las personas con estudios profesionales son el segmento con mayor tasa de participación en las elecciones.

Otro factor que influye en los votantes es el estado de ánimo. En las encuestas de salida hemos encontrado que los informantes declaran sentirse más satisfechos y optimistas que en las encuestas a población abierta, lo que nos lleva a suponer que quienes tienen un ánimo pesimista engrosan el número de abstencionistas. Por lo tanto, el ánimo nacional jugará un papel determinante la participación ciudadana, sobre todo por las condiciones económicas que vivirá el país como consecuencia de la pandemia.

Aprobación del presidente y evaluación de autoridades locales de MORENA

El presidente López Obrador recuperó parte de la caída que sufrió su aprobación durante el primer trimestre del año. La crisis sanitaria fue determinante para ayudar a cambiar la percepción ciudadana, ya que dejó de poner su atención en los problemas no resueltos e incluso agravados por el gobierno actual como la inseguridad y la mala economía.

Las autoridades locales electas por MORENA están sometidas al escrutinio público al igual que las electas por los partidos tradicionales. En lo general los gobiernos estatales y los ayuntamientos de MORENA están reprobados o con calificaciones muy bajas, tan bajas como cualquiera del PRI o del PAN. En las entidades donde MORENA gobierna perderá el atributo diferenciador de ser una oferta de cambio o al menos ya no será percibido como un partido capaz de hacer mejores gobiernos.

Los candidatos de MORENA

En el 2021 Andrés Manuel López Obrador no será la figura carismática que arrastre el voto a favor de los candidatos de su coalición. En esa medida pesarán mucho más la imagen y la trayectoria de los nominados, quienes ya no podrán mimetizarse con las siglas del partido y tendrán que salir a enfrentar el escrutinio ciudadano. Conviene recordar que MORENA no tiene una clase política propia y depende de los despojos o las escisiones de sus adversarios, muchos de los cuales ya son autoridades y sus resultados no son tan reconocidos por la ciudadanía. Además, las luchas internas por los cargos del partido y por las candidaturas son sumamente agresivas, donde muchos de los aspirantes serán eliminados por ataques provenientes de sus compañeros morenistas.

La oposición

En este momento la oposición se percibe debilitada y desorganizada. Los dirigentes de los partidos administran su papel con cautela, mientras que las militancias no le exigen a sus dirigencias que asuman posiciones más críticas frente a las decisiones del gobierno.

El control de la Cámara de Diputados dependerá de si los partidos de oposición juegan para que pierda MORENA -en la lógica de facilitar el triunfo de algún candidato opositor- o contribuyen al triunfo de MORENA mediante la división del voto anti régimen. Existe una línea muy tenue pero definitiva entre competir para dividir a la oposición o competir para que uno de los opositores gane.

En este factor entran los nuevos partidos, unos que jugarán abiertamente a favor del régimen y otros que probablemente jueguen a dividir a la oposición. El partido México Libre de Felipe Calderón podría llevarse una parte decisiva del voto panista y hacer que el PAN pierda algunos distritos urbanos.

Las organizaciones sociales y civiles

Ante la parálisis de la oposición política han surgido infinidad de movimientos sociales en contra de López Obrador y de MORENA. Las cámaras empresariales también han estado entre los opositores más críticos del nuevo régimen. Estos grupos han crecido en simpatía y en influencia. En este momento no sabemos qué papel jugarán esas organizaciones, si favorecerán solo a un partido, si apoyarán a los candidatos de oposición que puedan ganar sin importar el partido que los postula o simplemente no tendrán una participación orgánica en las campañas.

Finalmente, la variable que aún falta por despejarse es la llamada “nueva normalidad” con todas sus problemáticas que ocasionarán costos políticos ¿Quién pagará esos costos políticos de la pandemia? Nadie lo sabe. Lo que sí sabemos es que el electorado está dividido en 4 grupos. Uno que se moviliza totalmente a favor de López Obrador y otro que lo hace en contra, faltaría por definir cómo se comportan los que aún apoyan al presidente pero se están decepcionando y los decepcionados que prefieren abstenerse porque nadie les satisface.

La moneda está en el aire y la del 2021 será, quizá, la última oportunidad para rescatar intacta a nuestra democracia. Recordemos que los votantes elegirán entre los malos del pasado o los malos del presente ¿Quién será peor? En poco más de un año lo sabremos.

Mano firme

Hay que reconocer que en todas sus decisiones, el gobernador Barbosa ha demostrado tener mano firme y que no duda en confrontarse con quien se tenga que confrontar, para finalmente salvaguardar los intereses de los poblanos.

El mandatario estatal enfrenta una gran disyuntiva en este momento, ante la presión del gobierno federal, para que reanude actividades la industria automotriz, siendo Puebla uno de los estados en donde gran parte de su economía depende precisamente de las inversiones de este sector.

Puebla presenta una situación muy delicada, porque no se ha alcanzado el pico de la pandemia, la cual golpea muy fuerte a la entidad. Tan solo ayer se presentaron en un solo día 123 casos y 13 defunciones, con lo que ya suman un total de 328 personas que han muerto a causa de este mal.

El mal comportamiento de los poblanos ha contribuido en mucho a la que la curva de contagios no se haya podido aplanar, además de que los anuncios por parte del gobierno federal del regreso a la nueva normalidad han confundido a la población, la cual ya se desbordó a las calles.

A partir del lunes, un buen número de proveedoras de la armadora alemana Volkswagen comenzaron a reiniciar labores y esto reactivo el tema de la movilidad, ya que se tiene programado que el primer turno de esta empresa, comience sus actividades el próximo día 25.

Con toda honestidad, el gobernador Barbosa ha señalado que no cree que Puebla esté preparada para el retorno a las actividades de la armadora alemana, la cual mueve por lo menos, a más de 11 mil trabajadores en sus tres turnos, más otros miles que se mueven dentro del parque industrial FINSA.

Gran parte de la economía de la ciudad de Puebla depende de Volkswagen, pero la gran pregunta es ¿Vale la pena poner en riesgo vidas humanas con el regreso a las actividades dentro de la nueva normalidad?

Lo primero que se debería de hacer para poder garantizar el regreso de los trabajadores de la empresa alemana, es practicarle pruebas a todos y cada uno de los integrantes de su personal, todos, sin excepción, desde directivos hasta trabajadores de mantenimiento, así como a los proveedores, con el fin de garantizar que nadie esta contagiado o que se encuentra asintomático.

La Bundesliga alemana, la cual ha servido de referente a una buena parte del mundo sobre la nueva normalidad, reanudó actividades futbolísticas el pasado sábado, bajo estrictas normas de higiene y previa realización de pruebas semanales a jugadores, cuerpo técnico, directivos y con la sana distancia a la máxima expresión en la banca de los equipos, la cual se trasladó a la tribuna.

En todas las ligas de futbol del mundo en donde se busca reactivar actividades, la realización de pruebas es algo más que obligatorio, precisamente ayer, el club de futbol mexicano, Santos Laguna dio a conocer, a través de un comunicado, que 8 de sus jugadores, habían dado positivos a la prueba de covid-19 y algunos de ellos eran asintomáticos. ¿Los de la Volkswagen se van a arriesgar a un rebrote?

Cabe recordar que uno de los primeros casos de coronavirus reportado en Puebla se presentó dentro de la armadora alemana, se trató de una persona nacida en Argentina, pero con nacionalidad alemana, el cual llegó procedente de Europa a impartir cursos de capacitación a un grupo de trabajadores de la armadora y ahí inicio todo.

Las presiones por parte del presidente norteamericano, Donald Trump, hacia el gobierno de México para que se reactive el sector automotriz de nuestro país son muy fuertes. El mandatario norteamericano ya tomó la decisión de que se muera quien se tenga que morir, porque antes debe de estar ante todo la economía. Vamos a ver que decide el gobierno de López Obrador.

Por supuesto que estoy a favor de que cuánto antes se reactive la economía, pero bajo estrictas medidas sanitarias, para no poner en riesgo a los trabajadores. Que se apliquen las pruebas que se tengan que aplicar.

El gobernador Barbosa asumió una actitud responsable, al señalar que en Puebla no hay condiciones para el regreso a actividades de la industria automotriz, llámese Volkswagen o Audi. El balón por supuesto está ahora, en manos de la federación.

Pasó lo que tenía que pasar. El pasado miércoles 13 advertí bajo el título de “El músculo duerme, la ambición no descansa”, que de manera totalmente innecesaria, el auditor mayor del Estado, Francisco Romero Serrano, había ordenado el retorno del personal que trabaja de este organismo y la realización inmediata del programa de auditorías a todas las entidades públicas.

De la misma forma, advertí que está medida ponía en riesgo al personal de este organismo, sin ninguna necesidad, aunque se le busca dar un corte de “garrote político” a estas auditorías.

Ayer precisamente se tuvieron que desalojar las oficinas de la auditoría Superior, debido a que se presentaron dos casos al interior de este organismo, uno de ellos del personal de seguridad que resguarda este lugar. ¿Qué dirá ahora el Auditor? ¿Qué les dirá a las familias del personal que adquirió el virus? ¿Asumirá su responsabilidad? Y remato como remate la columna del pasado miércoles. ¿Cuál era la urgencia? ¿Cuál era la necesidad? Y les dejó los reveladores párrafos de la columna, casi profética de hace 8 días

“El músculo duerme, la ambición no descansa. El tango de Gardel, Silencio, señala en una de sus estrofas, “Silencio en la noche, ya todo está en calma, el musculo duerme, la ambición descansa, pero en este caso no aplica, porque la ambición del auditor mayor, Francisco Romero no tiene límite.

Ayer, el auditor y eso si hay que reconocer en uso de sus facultades, ordenó al personal de la Auditoría, a partir de hoy el inicio de visitas domiciliarias en las instalaciones y domicilios oficiales de las entidades fiscalizables, con lo cual violenta la jornada nacional de sana distancia y también las indicaciones del gobernador Barbosa, para mantenerse en casa, todas aquellas entidades de la administración pública que no sean esenciales.

En poder de Efekto 10 obra el acuerdo firmado ayer por el Auditor, quien pone en riesgo al personal de esta dependencia, el cual tendrá que trasladarse por todo el territorio poblano y entrar en contacto con diversas personas, las cuales representan a los organismos auditables, muchos de los cuales no laboran en este momento. El esparcimiento del Covid-19 tiene mucho que ver con los temas de movilidad.

¿Cuál es la urgencia? ¿Cuál es la necesidad? Y conste que son preguntas”.

laserpientesyescaleras@hotmail.com

Carta a un chairo

No lo sabemos porque no somos inmunólogos ni epidemiólogos y mucho menos médicos, sólo somos unos humildes reportero o por lo menos el que esto escribe, sí.

No lo sabemos pero todo este desmadre de que la gente salga a lugares en donde hay conglomeración, participe en fiestas Covid-19, no respete a doña Susana distancia es porque desde un principio Andrés Manuel López Obrador hizo mal.

Y ya sé que sus defensores van a salir a crucificarme pero hay que decir las cosas como son: López Obrador será el presidente del desempleo. Y su estrategia fue elaborar un discurso con frases esperanzadoras pero dirigido para su base votante, no para los otros, es para que sus simpatizantes no se le sigan yendo.

Para López Obrador es mejor hacer un discurso de “aplanar la curva”, “hay luz al final del túnel”, “domar al virus”, “vamos bien” y un largo rosario de frases que tienen la finalidad de llegarle a los que confiaron en él en el 2018. Los otros ni los ve ni los oye porque son fifis, conservadores, enemigos del pueblo y quién sabe qué más adjetivos.

Si se hubiera diseñado un plan de crisis, entonces, se diría la verdad, la neta, la realidad. Y se darían cifras certeras. No, estimados que hay que multiplicar por ocho, no fake news que salen desde el púlpito de las mañaneras. En crisis, lo primero que hay que hacer es admitir públicamente la realidad.

López Obrador lo que diseñó fue enviar a uno de sus subordinados, López Gatell, a enamorar cuarentonas y a colgarlo de la pica más alta en la concentración pública; un fusible que se puede cambiar cuando se funda, para que de pronto pidan con guiño de ojo en la televisora de confianza (TV Azteca) su renuncia para ponerse críticos y para que el propio presidente diga: “ay, ese Alatorre (Javier) se equivocó. Un error humano”.

¿A cuántos periodistas nos han dicho los políticos que lo que publicamos es un error humano?, a ninguno. Si fuera por ellos, muchos de nosotros ya estaríamos en la cárcel, seamos honestos.

Regresemos, López Obrador no ha sido claro, un día dice una cosa y al otro día cambia su discurso, recuerdan que mencionó que comiéramos en fonditas, luego que ya no. Dijo que nos abrazáramos luego que ya no. Total que la gente en la calle entra en confusión y hace lo que tiene que hacer, salir a trabajar, a veces ya no le importa porque quiere generar su propia inmunidad de rebaño.

El discurso del presidente está diseñado para ganar votos, para su rebaño inmune a los fifis, pero para perder vidas. Gana sufragios, pero pierde personas. Aumenta la curva de desempleo.

Ya no puede salir a admitir que mintieron en las cifras y reconocer que no son muertos por neumonía atípica sino por Covid-19, ya es muy tarde. Ya es mejor quedarse con el discurso de la esperanza porque en el 2021 hay elecciones y porque en esa fecha se definirá el futuro del país: la cámara baja del Congreso de la Unión.

Si se logra un contrapeso, habrá negociación y rejuego entre los actores políticos, si se mantiene una mayoría entonces las decisiones presidenciales y las ocurrencias como manejar el presupuesto al antojo del mandatario será un hecho, las leyes de educación, el meter las manos en las universidades públicas y privadas entre otras tantas linduras de la 4T.

López Obrador no ha pensado en cómo manejar una crisis sanitaria y mucho menos económica, no importa si las mini empresas y las pequeñas quiebran; no importa si es que hay 10 millones más de pobres como vaticina el Coneval, lo que importa es que al menos él pueda estar tranquilo los tres años que faltan de su mandato.

A lo mejor todo esto que se escribe no es real para ustedes y seré víctima de sus jitomatazos en redes, pero hay que decirlo, AMLO piensa en los pobres porque quiere que haya más desempleo.

Por cierto y ya para cerrar, un amigo que es maestro de bachiller (y por cierto seguidor de AMLO) me informa que no le han pasado su dinero a los chavos de aquí de Puebla, el que entregan bimestralmente y que tienen miedo que algún malora se lo haya quedado. Y que no son pocos estudiantes los que desde abril no reciben su dinero. El año pasado no recibieron un bimestre y como diría Jaime Mausan: “nadie sabe nada”.

PD: ahora sí, denme con todo los seguidores de López Obrador, total que yo solo soy un simple tunde teclas de mi no depende ni que la gente se quede en casa ni que no juegue futbol llanero ni que salga a fiestas.

Mujeres activistas, NO oportunistas

En la vorágine de esa violencia palpable que hoy resurge en los peores momentos de una pandemia sanitaria, se hace necesario y urgente poner atención para evitar repetir los patrones de oportunismo que se dan bajo la excusa de disfraces del “feminismo a modo” para liderar ambiciones o preparar reflectores para futuras candidaturas.

Estamos en un momento crucial para México como país, donde es importante derribar los antagónicos prototipos del: “Mujeres juntas, ni difuntas”.

Sin embargo, es un buen momento para evitar que el oportunismo se infiltre en expresiones de protesta, inconformidad y denuncia, sobre todo porque estamos en un esfuerzo colectivo para visibilizar y actuar contra la violencia de género.

Veo mucha inquietud disfrazada de reflectores oportunos donde se pretende un montaje sobre activismos desgastados y carentes de la seriedad que en estos momentos exigen una propuesta libre de intereses particulares.

Celebro la irrupción de colectivos congruentes como Artemisaas, Brujas del Mar, Mujeres de la Sal, FEMXFEM y movimientos como Mujeres en Plural que desde sus respectivos espacios están haciendo lo propio con mucha cautela para evitar esos dobles discursos donde se ponga en riesgo el verdadero objetivo de un movimiento nacional.

También están las mujeres que desde la política están dando batalla y voz desde el Congreso de la Unión, los Congresos Locales y los Gobiernos de los Estados y los Municipios.

Las cifras son contundentes y ya no se pueden disimular, ignorar o minimizar.
Son momentos donde se hace imprescindible la pluralidad, inclusión pero sobre todo respeto al objetivo central de estas muestras colectivas de protesta donde lo que se busca es lograr cambios y acciones muy específicas.

Las mujeres en México estamos para empujar, trabajar y difundir las voces de muchas otras, siempre que éstas no nos utilicen como carne de cañón para negociar candidaturas o cargos gubernamentales. Es decir, evitemos ser trampolines del oportunismo que empieza a pensar en las mujeres como capital político y no como un tema prioritario que debe ser considerado como emergencia nacional.

Es lamentable seguir escuchando con el doble discurso del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien muy a la fuerza hoy reconoció que “los feminicidios tienen que disminuir”.

Esperemos que el mandatario reconozca el propio planteamiento de Conavim para trabajar de manera real y no sólo en discurso o en comunicados, la erradicación de la violencia contra las mujeres en México en cualquiera de sus expresiones.

Seamos vigilantes mutuas para saber identificar “los movimientos” disfrazados de reflectores oportunistas. Evitemos la contaminación de pronunciamientos con posturas personales y llenas de protagonismos que en esta lucha por visibilizar la violencia de género en México, no nos sirven de nada.

Foto: Es Imagen / Katia Fernández

@rubysoriano
mediatikosconsulting@gmail.com
Facebook: Mediatikos Consulting

1 4 5 6 7 8 69