¡Escúchanos por internet!

Confiesa haber matado a su mujer y sus tres hijos en una urbanización de The Walt Disney Company

Los vecinos de Celebration, una urbanización levantada por The Walt Disney Company cerca del parque que la compañía tiene en Orlando (Florida), y la oficina del sheriff del condado están horrorizados con el crimen descubierto recientemente en una de las casas de la mencionada colonia. Allí fueron encontrados los cadáveres de una madre y sus tres hijos, asesinados. Anthony Todt, marido y padre de las víctimas, ha confesado ser el autor.

Según publica USA Today, la policía acudió a la casa que la familia tenía alquilada y a la que se habían mudado la pasada primavera después de que los vecinos alertasen de que llevaban varias semanas sin ver a los niños. Fue entonces cuando descubrieron los cuerpos sin vida de Megan Todt, 42, sus tres hijos, con edades comprendidas entre los cuatro y los 13 años, y el perro de la familia.

El padre, de 44 años, fue detenido poco después y confesó ser el autor de unas muertes de las que no han trascendido más detalles. El sheriff del condado de Osceola, Russ Gibson, aseguró en la rueda de prensa celebrada este miércoles que era incapaz de “entender qué haría que una persona cometiera actos tan malvados y horrendos”.

Con la investigación abierta y los resultados de la autopsia aún por conocerse, Gibson no se ha aventurado a lanzar ninguna hipótesis, ni aclarar qué líneas de investigación se están llevando. Como tampoco ha explicado el motivo por el que los federales estaban investigando a Todt, del que medios locales han informado que antes de su mudanza regentaba un consultorio de terapia deportiva junto a su mujer en Connecticut.

La prensa estadounidense ha informado de que existía “una investigación abierta de la Ley de Reclamaciones Falsas sobre Anthony Todt”. Además, también se han publicado datos sobre las deudas de la familia. USA Today recoge que el dueño de la casa en la que vivían había solicitado su desalojo porque le adeudaban 5.000 dólares del alquiler. Por otro lado, está la deuda de 99.000 dólares que el matrimonio Todt tenía con acreedores de Nueva York por sus negocios.

También ha trascendido que el pasado 29 de diciembre se acudió a realizar un control a la casa a petición de un familiar, pero que al llamar a la puerta y no abrir nadie, se marcharon. El sheriff no descarta que entonces tanto la mujer como los niños estuviesen ya muertos.

A quienes preguntan a Gibson por qué no se derribó en ese momento la puerta, este les ha recordado que según la ley si se entra en una vivienda sin una orden judicial en regla cualquier prueba que se encuentre en el interior de un delito puede ser anulada.

Yahoo

enero 18, 2020 - 3:04 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Actualidad