¡Escúchanos por internet!

Decenas de miles de sueños de dreamers casi truncados en EU

SAN DIEGO.

Decenas de miles de dreamers mexicanos habrían perdido su protección ante potenciales deportaciones desde que la administración del presidente Donald Trump canceló el DACA (Programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia) que les daba la oportunidad de permanecer y trabajar legalmente en Estados Unidos.

Por decisión de un juez federal, desde mediados de abril, el Servicio de Ciudadanía e Inmigración tiene que renovar el programa a los jóvenes que ya estaban inscritos y para quienes caduca el permiso renovable de dos años, pero sin incluir nuevas solicitudes.

La organización de los Dreamers Fronterizos de San Diego calcula que desde la fecha en que el gobierno canceló el programa, el pasado 5 de septiembre, unos 80 mil jóvenes quedaron en riesgo de ser deportados, de los cuales 60 mil son mexicanos (cerca de 74%). Proporcionalmente, cinco inmigrantes mexicanos que se beneficiaron con el programa que ordenó el expresidente Barack Obama pierden cada minuto su protección.

Por orden de ese magistrado, los jóvenes tendrían 90 días para renovar su permiso de estancia en el país; luego el programa pudiera ser nuevamente suspendido.

De acuerdo con cálculos nacionales, durante los primeros seis meses en que fue suspendido el programa, cada día quedaron sin protección unos 120 jóvenes. Ese plazo fue el que el mandatario otorgó al Congreso para formular un plan que sustituyera al DACA.

Sin embargo, desde el 5 de marzo, cuando se cumplió ese plazo sin que el Congreso alcanzara un acuerdo, quedaban en promedio diario mil jóvenes, es decir cerca de siete dreamers cada minuto.

Por lo menos tres jueces federales han suspendido por separado la orden de Trump, de cancelar el DACA. La decisión más reciente fue el 24 de abril, cuando un magistrado dijo que el gobierno de Trump tiene 90 días para explicar convincentemente por qué cancela el programa. Este es el plazo en que los soñadores tienen que aprovechar y renovar antes de que el programa pueda tener otro giro imprevisto.

De acuerdo con la dreamer y abogada de migración Dulce García, nacida en Cuernavaca, los jueces y las cortes están en favor de los dreamers porque encuentran serias contradicciones en la administración.

Mientras que el encargado de cancelar el programa, el procurador general Jeff Sessions, culpó a los dreamers de ser “adultos jóvenes ilegales” por aprovecharse del sistema, Trump escribía mensajes en Twitter en los que alababa a los dreamers y aseguraba que no quería que el programa terminara.

Esa es la misma razón por la que García demandó al Presidente; revisó “miles de mensajes en Twitter y cuestionó la suspensión del programa si el propio mandatario decía que era bueno y que los dreamers son personas ejemplares”.

El mandatario había cancelado el DACA apenas tres semanas antes de que se aprobara el presupuesto anual en el que quería que se incluyeran los fondos para la construcción del muro en la frontera con México. Pero la presión bipartidista por un programa que sustituyera al DACA impidió que Trump lograra intercambiar al programa de los dreamers por los fondos para la barda.

A partir de entonces, el Presidente ligó abiertamente a los dreamers “con cualquier propuesta de migración” que le fuera presentada, pero rechazó cuatro propuestas hasta ahora.

ESPERANZA

Pero cuando los dreamers pensaban que el tema del DACA sería casi olvidado en el Congreso, esta semana surgió una nueva propuesta, sorpresivamente desde la bancada republicana, que reta a la dirigencia de su partido opuesta a DACA y que está cerca de alcanzar los votos necesarios para aprobar un plan en el Congreso.

Tres congresistas presentaron una propuesta que, si tiene el respaldo suficiente, destrabaría y obligaría al Congreso a votar sobre la última propuesta para renovar permanentemente el DACA. La iniciativa presentada el miércoles contaba inicialmente con firmas de cinco congresistas, pero para la mañana del jueves ya la apoyaban 17 legisladores republicanos, pese a que su respaldo significa ir en contra de la voluntad de su presidente legislativo, Paul Ryan.

Con esos votos y los de la bancada demócrata, en conjunto la propuesta sólo necesitaba ocho firmas más para que el Congreso votara sobre un plan que permita a los dreamers quedarse permanentemente en Estados Unidos.

Carlos Curbelo, uno de los tres autores de la propuesta “resolución de descarga” –o desahogo de tema pendiente—dijo que no se trata de ir en contra de Ryan, sino de retomar el tema de la migración “que ha paralizado al Congreso durante tanto tiempo”.

En el fondo habría otros intereses también.

En elecciones parciales del martes, más mujeres demócratas, entre ellas un tercio son de minorías étnicas, ganaron puestos a republicanos de raza blanca, en lo que parece ser un voto de castigo por identificación con el presidente Trump.

A seis meses de las elecciones intermedias, hasta 84 por ciento de los estadunidenses apoya a los dreamers y un plan que eventualmente les permita ser ciudadanos estadunidenses. Si esta vez los republicanos destraban y llevar a aprobación la ley que beneficie a los dreamers, llegarían a la elección con mejor nivel de aprobación.

http://www.excelsior.com.mx/

mayo 12, 2018 - 8:45 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Internacional