¡Escúchanos por internet!

Priorizar la inversión en investigación para innovar, un desafío para la seguridad alimentaria en México

Impacto severo del cambio climático, degradación del suelo por erosión, salinización, descomposición de materia orgánica y nutrientes, así como escasez de agua para la agricultura, son condiciones que establecen desafíos para la seguridad alimentaria en México, entre estos priorizar inversión en investigación para facilitar e intercambiar innovaciones, señaló Sanjaya Rajaram, director General de Resource Seeds International, al participar en la Expo proyectos de desarrollo de productos innovadores, de la Facultad de Ingeniería Química de la BUAP.

En su ponencia Perspectivas de alimentos en México para los próximos años, Sanjaya Rajaram, Premio Mundial de la Alimentación 2014 y Presea del Estado de México 2016, por sus contribuciones a la investigación sobre la producción y el mejoramiento del trigo, indicó que ante dichas condiciones adversas y el aumento de la población es necesario el fortalecimiento del compromiso en México para acabar con el hambre y la malnutrición.

Además de inversión en investigación, señaló dos compromisos más: “construir la capacidad de los agricultores para implementar responsablemente una agricultura eficaz y asociarse productivamente con empresas comprometidas para ampliar el poder del sector privado”.

Entre los avances tecnológicos y científicos que deben aprovecharse para la seguridad alimentaria en México, citó el mejoramiento molecular, modificaciones genéticas, gene editing, agricultura de precisión, mecanización en campos pequeños, tratamiento microbial de semillas, salud de suelos, aplicación de biología sintética y cultivos híbridos.

En su opinión, una intervención científica para mejorar la producción agrícola son los cultivos híbridos a gran escala, de maíz, trigo, arroz, sorgo y cebada, en todo el mundo.

En la Expo proyectos de desarrollo de productos innovadores, organizada por la Facultad de Ingeniería Química en el marco de su 80 aniversario y a 18 años de la creación de la Licenciatura en Ingeniería de Alimentos, también participó el doctor Gustavo Fidel Gutiérrez López, académico del Instituto Politécnico Nacional, nivel III del Sistema Nacional de Investigadores, con el tema Nano, micro y macroestructuras alimentarias. En su ponencia expuso cómo evaluar las estructuras de los alimentos, cuya relevancia reside en que estas determinan la función de estos y por lo cual el consumidor compra ese producto. Es decir, que una papa sea crujiente, en lugar de que salga como una tortilla recién cocida.

En esta línea de investigación –evaluación de estructuras- desarrolla varios proyectos; en nanoestructuras, por ejemplo, “nanoestructuraciones cambiando la función de algunas alimentos, como la tortilla de maíz, y en microestructuras trabajamos el chile”.

Gutiérrez López señaló que el abaratamiento de técnicas microscópicas, analíticas y de alta resolución ha permitido avanzar en esas líneas de investigación en México.

Otros investigadores que participaron en dicho foro académico fueron los doctores Ramón Pacheco Aguilar, del Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo, A.C., de Hermosillo, Sonora, con el tema Lípidos en los alimentos: algo más que pura energía; y Hugo Sergio García Galindo, del Instituto Tecnológico de Veracruz, con la ponencia Lípidos nutracéuticos y nanoemulsiones.

noviembre 2, 2018 - 8:40 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Staff

Educación