Es impostergable, debemos generar una cultura de prevención y de Protección Civil ante los fenómenos naturales

En los últimos años hemos visto fenómenos naturales y de salud que cambiaron nuestra forma de vida y la imperante aplicación de medidas preventivas, esto, tras el sismo del 19 de septiembre de 2017, lluvias intensas que provocan inundaciones y deslaves, la pandemia por covid-19, así como la continua actividad del volcán Popocatépetl.

Puebla vive el constante reto de aplicar medidas de prevención y de Protección Civil, pues se ubica en una zona con alto número de laderas que dejan en vulnerabilidad al Estado ante las lluvias intensas, además, se localiza entre las entidades con mayor sismicidad.

Al ser la quinta entidad con más habitantes del país, requirió un doble esfuerzo la atención por la pandemia de covid-19. Y en los últimos días, nos hemos enfrentado a un aumento en la actividad del volcán Popocatépetl.

Autoridades de los tres niveles de gobierno han puesto de su parte para que, en la esfera de su competencia, se implementen los protocolos en materia de Protección Civil. Además, hemos visto la movilización de los cuerpos de seguridad para garantizar el cuidado de la población más vulnerable.

En este caso particular del aumento en la actividad del Popocatépetl y bajo el liderazgo del gobernador del Estado, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, se han tomado las medidas necesarias para actuar ante la caída de ceniza y la expulsión de material del volcán.

Como lo ha señalado nuestro gobernador, estamos en estado de alerta, no de alarma. Por esta razón, es necesario difundir entre la población las recomendaciones para evitar daños a la salud ante el aumento de la actividad volcánica y que se mantengan informados a través de los canales oficiales.

Es importante recordar que, la mañana del domingo 21 de mayo, en conferencia de prensa, la Coordinación Nacional de Protección Civil informó que después de revisar lo establecido por el Semáforo de Alerta Volcánica en sus diferentes fases, el Comité Científico Asesor del volcán Popocatépetl llegó a la conclusión de cambiar el nivel de Amarillo Fase 2 a Amarillo Fase 3.

Sin embargo, esta fase del semáforo todavía no implica la necesidad de evacuar a la población, únicamente deben seguirse las medidas preventivas para evitar daños a la salud, así como seguir las recomendaciones de Protección Civil.
El Gobierno de Puebla, en coordinación con el Federal y los Municipales, ha diseñado un plan operativo y de actuación ante cualquier cambio. La entidad tiene 10 rutas de evacuación y 205 refugios temporales para atender a la población.

También como medida preventiva y de protección, el Gobierno del Estado ha determinado cambiar la modalidad de clases presenciales a clases virtuales en los municipios afectados por la caída de ceniza.

Esto aplica para Puebla capital, Amozoc, Acteopan, Atlixco, Atzitzihuacan, Calpan, Chiautzingo, Cohuecan, Coronango, Cuautinchán, Cuautlancingo, Domingo Arenas, Huaquechula, Huehuetlán el Grande, Huejotzingo, Juan C. Bonilla, Nealtican, Ocoyucan y San Andrés Cholula.

Asimismo, San Diego La Mesa Tochimiltzingo, San Felipe Teotlalcingo, San Gregorio Atzompa, San Jerónimo Tecuanipan, San Martín Texmelucan, San Miguel Xoxtla, San Nicolás de los Ranchos, San Pedro Cholula, San Salvador el Verde, Santa Isabel Cholula, Teopantlán, Tepatlaxco de Hidalgo, Tepemaxalco, Tepeojuma, Tepexco, Tianguismanalco, Tilapa, Tlapanalá, Tlaltenango, Tochimilco y Tzicatlacoyan.

Abonemos como sociedad a generar una cultura de prevención y de Protección Civil, por el bien de todas y todos sigamos las recomendaciones que emiten nuestras autoridades.

mayo 24, 2023 - 7:30 pm

Por: Eduardo Castillo

Columnistas

Te recomendamos:


El volcán Popocatépetl continúa en relativa calma

La ceniza es un agente abrasivo que puede afectar princip...

Con el regreso a clases presenciales, SEP recomienda medi...

La Secretaría de Marina continuará con sobrevuelos en el ...

Regresarán a las aulas más de un millón de alumnos