Angélica María, la novia de todos

El 26 de septiembre cumplió 77 años la Novia de México, Angélica María. Sin duda, una de las estrellas del espectáculo más queridas, reconocidas y respetadas.

Si hay alguien en este medio que realmente podemos decir que ha crecido en los escenarios es precisamente ella.

Nacida en Nueva Orleans, el 27 de septiembre de 1944 y bajo el nombre de Angélica María Hartman Ortiz desde niña demostró su pasión por los escenarios y tuvo el gran apoyo de su madre, la productora Angélica Ortiz, quien jamás le impidió dedicarse a lo que ella amaba.

Su debut fue en cine a la edad de 6 años en dos películas en donde salió de niño, así que tuvieron que cortarle el pelo. La primera cinta fue Una mujer decente y después, Pecado.

A partir de ese momento acapararía el teatro, la televisión y el canto brillando en todos sus proyectos.

De manera personal, debo decir que la primera obra teatral que recuerdo es justamente Gigi en 1974. La obra se presentó en Córdoba en el auditorio de la ESBAO. Yo tenía 7 años y me enamoró el escenario. Recuerdo que estaban Bertha Moss, Enrique Lizalde y Tamara Garina en el elenco… es más aún recuerdo algunas de las canciones.

Y qué decir de las telenovelas: Muchacha italiana viene a casarse, Ana del aire, Corazón Salvaje, Yara, El hogar que yo robé, Herencia maldita y La fea más bella destacan como éxitos no solamente en territorio nacional, sino internacional.

En la música, su lista de éxitos es interminable. Ha trabajado con los mejores compositores y tiene temas para aventar para arriba que nos sabemos de memoria y que forman parte de décadas de presencia en los escenarios.

En el cine particularmente recuerdo la película Yo amo, tú amas, nosotros al lado de Héctor Bonilla. Recuerdo que mi hermana, admiradora de hueso colorado de Angélica María, metió de contrabando al cine una grabadora para tener en cassette las canciones del filme ya que no había disco disponible.

Angélica María se tiene merecidos todos los reconocimientos que le han entregado. Su carrera ha sido una constante de entrega y dedicación a sus proyectos y a su público.

Debo criticar el que no se le haya hecho un homenaje como ella merece y que quizá no se le tome en cuenta últimamente para proyectos interesantes que podría realizar sin ningún problema.

Si bien ella dice que su mejor papel es el de abuela y que lo disfruta mucho, yo siempre desearé verla de nuevo en la televisión y me encantaría verla en un personaje de villana… estoy seguro que la haría muy bien; ya nos dio una prueba de sus alcances en El hogar que yo robé.

Larga vida y mucha salud a la Novia de México y a una de nuestras más grandes estrellas del firmamento artístico mexicano.

septiembre 30, 2021 - 9:30 pm

Por: Gilberto Brenis

Columnistas