¡Escúchanos por internet!

La tentación del 2021

La del 2021 será la prueba de fuego para todos.

De entrada, se calificarán las gestiones de los presidentes municipales actuales de Morena: Puebla, San Pedro y San Andrés Cholula, Tehuacán. San Martín Texmelucan, Amozoc y los que falten.

Veremos la capacidad política del gobernador Miguel Barbosa si es que manejará la elección o se mantendrá alejado. Si es que Morena Nacional y su dirigente lo apoyan o lo rechazan. Si es que se repiten los vicios del pasado o se incorporan nuevos.

Estará a prueba Eric Cotoñeto, que si bien no es de Morena es el principal operador del gobernador en la calle. Ha estado con él desde el año 1999, en el tristemente célebre PRD poblano. Es de los más leales al proyecto de Barbosa.

Gabriel Biestro estará a prueba y veremos si es que tiene la capacidad de hacer click con la gente. No es lo mismo competir en una elección como el 2018 con un desgaste del PRI y del PAN con una figura como Andrés Manuel López Obrador en la boleta que ir a unos comicios en donde Morena ya está desgastada. No se ha mostrado nada distinto a los gobiernos anteriores y con una crisis económica y sanitaria a la cual no se le ve fin.

¿Habrá mapaches electorales o sabrán controlar esa dulce tentación que da el poder?

Será una elección atípica la del 2021 porque nunca nos había gobernado un partido de “izquierda” y porque Miguel Barbosa aún no olvida que el morenovallismo le cometió fraude en el 2018. Nunca se aclaró la duda de cómo es que se ganara todo para Morena y que la elección estatal, manchada de violencia, se perdiera.

Es por ello que lo que viene será de pronóstico reservado, ya que por un lado están los panistas de Eduardo Rivera y por otro los de Tony Gali que no son panistas pero han visto la posibilidad de usar ese partido como trampolín político en cada proceso electoral.

Será una elección muy interesante porque será imposible hacer operación tamal o acarreo por la sana distancia. Se verían muy mal los partidos políticos o candidatos llevando en combis o camiones a los poblanos sin tantita seguridad sanitaria.

Seguramente lo harán.

También habrá que ver a dónde se van a ir a operar los aliados del 2019 como fueron Jorge Estefan Chidiac, Fernando Manzanilla, Silvia Argüello y una serie de personajes priistas que en la elección del año pasado decidieron apoyar a Barbosa pero que ahora viven en el otoño del descontento.

¿Su ausencia provocará bajas en los resultados electorales o realmente no operaban nada y solo conseguían recursos para supuestamente movilizar personas?

Será una elección distinta porque las redes sociales ya no son las del 2018. Ya no nadie cree en los pejebots y los peñabots desaparecieron desde hace mucho. Las redes sociales influirán pero en ellas no se ganan sufragios, solo se alimenta el odio y descontento contra las autoridades.

Los troles que vemos en twitter ya están muy identificados.

Es claro que toda la operación electoral no la tendrán los mandatarios a nivel nacional, sino que serán los programas sociales que lleve a cabo López Obrador, quien si bien no aparecerá en la boleta sí estará en todo tipo de apoyos.

¿O a poco creeremos esa versión de que nadie meterá las manotas en los comicios?

No, es un hecho que la tentación de mantener el poder es muy alta y lo que se juega en el 2021 es el destino, no por quién llegue, sino por la política que se asumirá en el futuro.

Y aún no sabemos de cuánto será el abstencionismo.

La nueva normalidad

La nueva normalidad nos obliga a que todos los días nos peleemos en redes sociales, porque AMLO ya dijo que si no estás con él estás en contra de él.

La nueva normalidad nos obliga a ser o chairo o derechairo, o eso que llaman de izquierda o conservador, o “liberal” o neobileral (subrayen el entrecomillado porque de liberales no tienen nada que ver con esos nuevos masoncitos).

La nueva normalidad nos obliga a pelearnos contra nuestros amigos porque a la Cuarta Transformación le conviene que estemos divididos; que armemos debates que no tienen que ver con nosotros mismos, que diario nos veamos feo y que recemos como un mantra que el pueblo es bueno y sabio que los ricos son malos y nunca lloran.

La nueva normalidad es hacerle caso a un médico (López Gatell) que no nos dice la verdad en cuanto a número de contagios y que sus resultados debemos multiplicarlos a veces por ocho o a veces por treinta según sea el caso, para ver la verdadera realidad ya que su operativo Centinela no sirve de absolutamente nada y era usado en el 2009 para medir el contagio de la influenza.

En esa nueva normalidad también está justificado que haya ambulantes en el Centro Histórico, tianguis que violen las normas establecidas para evitar contagios (dense una vuelta por la Capu, mercados Unión e Hidalgo, les valen tres pepinos el Covid-19) pero al mismo tiempo se le prohíbe a las empresas trabajar.

Los ambulantes pueden trabajar. Los que pagan impuestos no, porque primero los pobres.

Faltaba más.

En la nueva normalidad tenemos que justificar que el crimen organizado sea controlado solo por las mamacitas de los delincuentes y por las abuelitas. En esa nueva normalidad se vale decir todo el día al ladrón, al asaltante de camiones, al carterista: “fuchi caca”, también es un nuevo mantra.

Nos tendremos que acostumbrar en esa nueva normalidad ver negocios y locales con los letreros “se renta”.

Leer que 90 restaurantes, entre ellos el riquísimo Allegue de comida española, estén clausurados. Debemos entender que lo de menos son los meseros, los restauranteros, los cocineros, los chefs, los capis de toda el área gastronómica, primero están los proyectos de Dos Bocas, Tren Maya, un nuevo aeropuerto porque de lo demás, pues cada quien puede tener sus animales de patio en sus casas.

En la nueva normalidad nos tenemos que hacer pendejos. Estar encerrados y hacernos bien pendejos porque criticar lo que está mal solo nos lleva a ser del BOA aunque no militemos en algún partido político ni tengamos intereses al respecto.

En estos nuevos tiempos, lo mejor es ver la Rosa de Guadalupe diariamente a eso de las siete y media de la noche en el canal de las estrellas sino somos muy religiosos y ni siquiera creemos en Osho o en Deepak Chopra porque así como van las cosas, las que las actividades económicas que dependen de la Presidencia de la República no les interesan un comino, pues al menos hay que creer en algo.

En esta nueva normalidad se vale quejarse, enojarse, pero no va a servir de nada porque no hay líder de oposición que nos represente. Los partidos políticos no han entendido estos tiempos, valen para dos cosas.

Esta es la nueva realidad mexicana en la que nos tendremos que acostumbrar a leer que no habrá crecimiento económico, que las empresas dedicadas a analizar la situación del país serán cuestionadas por neoliberales, que hasta periódicos serios como el New York Times o el Washington Post son enemigos de la transformación.

Esta nueva normalidad nos guste o no ya está en puerta y no hay manera de cambiarla. No importa quien sea se está a favor o se está en contra y así tendremos que vivir al menos un sexenio de acusaciones y guerras en redes sociales que no sirven para nada.

Esta nueva normalidad se llama como anillo al dedo.

Esa es nuestra verdadera cuarta transformación.

Lo demás es un invento de algún lord Molécula o un despistado Jonh Ackerman.

Sin oposición en Puebla (explicado con peras y manzanas)

Lo más contradictorio del panismo poblano es que los dos grupos que luchan por las candidaturas en el 2021 (Lalo Rivera y Tony Gali) se pelean por quedar bien con los que mandan en Morena. Veamos por qué:

No lo he dicho yo, pero desde hace un año se dijo que Genoveva Huerta es cercana a Fernando Manzanilla y que este a su vez trató de imponer a Eduardo Alcantará como el presidente del PAN en la ciudad y no solo fue evidenciado sino que perdió contra Jesús Zaldívar. Al parecer, el propio Manzanilla (no lo digo yo, eso dicen en el PAN) quiso llevar a tribunales al líder panista.

Genoveva Huerta es junto con otro grupo de albiazules y asesores de Gali los más interesados en llevar al ex gobernador a la alcaldía poblana. Además, muchos de sus seguidores presumen que el ex mandatario poblano se lleva de piquete de ombligo con varios funcionarios federales como Olga Sánchez Cordero, Julio Scherer, César Yáñez y muchos quienes no son bien vistos por la administración estatal poblana.

Presumen que “son grandes amigos” de… altos funcionarios de Morena.

En cambio, Eduardo Rivera (y no soy el único que lo ha dicho) es bien visto por Miguel Barbosa, pues desde antes se llevaban bien. Se cuenta que en plena campaña electoral del 2018, alguna vez Barbosa le dijo a Lalo Rivera frente a un grupo de empresarios: “cómo me gustaría que ganaras”. Ya que el actual mandatario nunca hizo química con la ahora alcaldesa de Puebla.

También se ha dicho (y no soy el único, reitero) que en caso de que se complique el escenario con Morena en el 2021, Barbosa podría transitar con Rivera. Hay que recordar que el secretario de Gobernación, David Méndez, fue regidor del PRD cuando Lalo era presidente municipal y ha decir de varios conocidos mantuvieron una buena relación política.

Así que ambos grupos (Genoveva- Lalo) no han entendido que son oposición y que solo han exhibido que son exactamente iguales al panismo de los ochenta y noventa. Ese que se sentaba con Manuel Bartlett o inauguraba restaurantes con Mario Marín al llamarlos Casa Puebla. Ese panismo que se originó en el Yunque y que sabía que para ganar (dinero) había que perder en las urnas.

Ese que se persignaba con batas de frailes pero cobraba limosnas cada quincena.

Ahora se entiende porque uno de los precandidatos no hace ni pío y el otro sólo felicita en los cumpleaños, días de las madres, del padre y hasta el día de la torta sin migaja o el día de la quesadilla que no lleva queso.

Eso de ser oposición o de contrastar, naaa. Eso que lo hagan otros.

No hay oposición en Puebla y de ese juego perverso lo tienen muy claro en Morena.

Al gobernador Barbosa no se le puede menospreciar en el juego del ajedrez político, puede tener errores, pero sabe con quien compite y con quien negocia. Sabe muy bien las reglas básicas del poder y para que sirve.

Son los panistas que se han exhibido tanto en sus divisiones internas que más bien parece que se acusan mutuamente de quedar bien con los liderazgos de Morena, porque si alguien se ha encargado de ponerlos en evidencia son ellos mismos.

¿Ahora entienden por qué la oposición está destrozada?, ¿insistimos en la pregunta o nos regresamos unas líneas arriba?

No nos sorprendamos, ya lo dijo Francis Underwood “el poder es como los bienes raíces todo se trata de ubicación, ubicación. Mientras más cerca estés a la fuente, el valor de tu propiedad será más alto”.

Y los panistas, lo saben lo saben, y los del BOA, lo saben, lo saben.

Un funcionario roto y un ventilador descocido

¿Recuerdan a cierto secretario de Salud que lo corrieron por “rapidito”? Pues resulta que muchos de los exégetas del poder en turno se les pasó o no quisieron escribirlo pero uno de los principales responsables de la adquisición de los ventiladores descompuestos que serían donados por el ayuntamiento fue Jorge Humberto Uribe Téllez.

El ahora ex funcionario de Barbosa fue quien autorizó todo y según fuentes consultadas eso molestó muchísimo al gobernador ya que se había generado una campaña contra el municipio de Puebla. Entre tantos errores cometidos por Uribe, al mandatario no le quedó de otra que mostrarle la puerta de salida y por la de servicio.

Quien sí la libró ante toda la investigación que se siguió y fue el primero en dar la cara ante la crisis que se vivió hace un mes fue el secretario de Administración municipal, Leobardo Rodríguez, quien ya camina tranquilo, pues desde un principio supo que todo estaba en orden y que la dependencia de Salud estatal habría aprobado la adquisición de dichos ventiladores.

Por eso el tema desapareció del ambiente político así como la pésima imagen de Uribe quien no dio una en plena crisis sanitaria. La decisión de Barbosa de correrlo fue acertada y que nadie se haga el espantado, era mejor cambiar el fusible descompuesto. Hoy el nivel de contagios es altísimo en Puebla y mucho tuvo que ver las malas decisiones del secretario a quien siempre lo corregían en público.

La división en Acción Nacional

Nadie sabe para quién trabaja.

Tampoco saben si trabaja.

Es más ¿trabaja?

La oposición en Puebla hoy está hundida, derrotada, dividida.

Una parte de los adversarios de Morena y de Miguel Barbosa quieren impulsar a Tony Gali a la alcaldía y otra parte quiere llevar a Eduardo Rivera. Los primeros acusan a los segundos de ser cómplices de la administración estatal y los lalistas (por llamarlos de alguna forma) señalan a los primeros como arribistas, oportunistas y liderados por gente que no tiene que ver en Acción Nacional y estar ligados a Morena pero cercanos a la Presidencia.

Los del BOA pero poblano, pues.

Tony Gali tiene sus adeptos y porristas, pero, tiene un enemigo que cada que puede le manda su coscorrón en la cabeza. Y no es un enemigo pequeño y ya lo anda vigilando, venadeando, viendo cada uno de sus movimientos (fiscales) ya que, además, lo ve muy cercano a sus adversarios internos tanto a nivel local como a nivel federal.

El tema no es menor y no es que estemos a favor o en contra, eso es bronca de los interesados, muy su bronca (es su perro y que lo bañen, pues) pero para fines prácticos y como bien dice Joe Pesci a la hora de ordenar la muerte de Jimmy Hoffa en la película El Irlandés: “es lo que es”.

Imaginen el infierno que debe ser un alcalde que acaba de ser gobernador y que el mandatario sea el inmediato siguiente a su gestión. Es decir, a qué gobernador le gustaría tener de presidente municipal de la capital de su estado a quien lo antecedió en el puesto en el Ejecutivo Estatal.

Ni Dios ni el Osito Bimbo lo manden.

Pero en esos temas están enfrascados los de la oposición. Sin rumbo, sin discurso, sin saber qué decir; no tienen idea de cómo representar el encabronamiento ciudadano que existe en contra de Morena, ni saber contrastar. Sólo hacen conferencias de prensa sin sentido y sin rumbo. Generan información para llenar planas en periódicos o espacios en los medios electrónicos y digitales.

¿Qué es lo que preocupa de todo esto? Que de seguir así, no habrá contrapesos ni en la cámara baja del Congreso de la Unión ni mucho menos en el Legislativo local y eso no es bueno para un sistema que se dice o se presume, al menos en el papel, como democrático.

Morena ya entró en la fase del desgaste en todos los niveles. Morena, ya lo habíamos planteado aquí, es percibida como más de lo mismo al PRI al PAN y a los excesos cometidos hasta en el partido Verde o hasta en el PT.

¿Qué hace la oposición en Puebla al respecto?

Nada.

La lideresa del PAN, Genoveva Huerta carece de timing político, puesto que su papel no solo es salir cada semana a hablar mal del gobernador Barbosa, sino de subirse a los temas de interés público y hacer cuestionamientos duros pero precisos. Y se aclara que nada tiene que ver el tema del género, se cuestiona su pésima labor al frente de su partido que eso no es discriminatorio, es diagnóstico, o como dice Joe Pesci: “es lo que es”.

De ahí que mientras sigan esas guerras internas (que van a seguir) mientras no definan una política clara y se pongan de acuerdo de quién abanderará a su partido a la alcaldía, en Morena y sus aliados PT, PVEM y muy probablemente el PRI estarán de fiesta.

Genoveva Huerta no sabe que ya no tiene líder máximo en el estado. Que tiene que cambiar las formas si es que quieren dar la batalla en las diputaciones federales y locales, pero difícilmente lo entenderá, ella y sus fieles seguidores.

Y con respecto a la candidatura de Tony Gali a la alcaldía hay un gran problema: solo un personaje no lo quiere ver en las boletas y ese personaje va a influir en las elecciones. Y créanme, están buscando hasta por debajo de las piedras.

Es lo que es.

Los gobernadores, la base del PRIMOR

Los amarres del PRI con Morena en el 2021 son casi inminentes. El partido en el poder para poder dar la batalla en el 2021 y ante un amplio descontento social le conviene doblar a un viejo enemigo que pide a gritos la impunidad y la inmunidad ante las cuentas públicas. ¿A poco cree que los únicos que han usado empresas factureras son los panistas? No sea iluso. Los gobernadores y alcaldes y funcionarios de primer nivel en el sexenio pasado tenían sus empresas y sus “lavanderías”, pero esa es otra historia.

¿Piensa usted que es Alito Moreno el líder nacional del PRI el encargado de hacer esos amarres con la Presidencia de la República y con Alfonso Ramírez Cuéllar líder de Morena?

No.

Los encargados de llevar a cabo la operación PRIMOR son los gobernadores. Ellos son los que mandan. Ellos son los que tienen los recursos económicos y humanos para hacer del 2021 un verdadero caldo de cultivo.

Un detalle que ha pasado desapercibido o quizá no, es que la reciente gira de López Obrador ha vitoreado a los mandatarios de los estados que ha visitado. A la mayoría los ha reconocido y muchos de ellos han sido emanados del tricolor. Es notorio cómo se ha comportado el presidente con cada uno de los gobernadores.

La intención es amarrar con los gobernadores para que operen las diputaciones federales y de esa manera ganen ya sea con candidaturas comunes o cada quien por su lado, empero, a la hora de la conformación de la nueva Cámara baja del Congreso de la Unión el PRI y Morena terminen en luna de miel, con champange, velas aromatizantes y sin preservativos para asegurar la llegada de la próxima criautura en el 2024.

Alito Moreno solo está de adorno y va a hacer lo que manden sus jefes.

Un detalle ayuda a entender esta teoría colaboracionista: en el documento apócrifo del BOA ¿apareció algún priista que quiera boicotear a la Presidencia? La verdad es que no. Puro panista, neoliberal y conservador. Está claro que a los priistas de la tecnocracia no les irá bien, pero a esos de la vieja escuela como un Del Mazo que es de una vieja clase política. A esos que huelen a rancio y que todavía pregonan el nacionalismo revolucionario de Luis Echeverría.

Ahora, ¿qué pasará con un Miguel Barbosa cuando tenga que influir en el proceso electoral del 2021? ¿Con qué priistas pactará para sacar sus candidatos en Morena y a sus aliados del Revolucionario Institucional? Porque del PAN solo ve bien a Eduardo Rivera y tiene a varios morenovallistas en la mira.

Barbosa buscará llevar a varios personajes del pasado reciente a la cárcel y no son priistas los que tiene en mente, son ex funcionarios y un ex gobernador que militan en el PAN o participaron en + comicios estatales por las siglas de Acción Nacional.

Pero no nos desviemos del tema original: Morena echará mano del PRI como ya lo hizo del PVEM y del PT, porque el partido tricolor es la mejor bisagra que existe desde que llegó Vicente Fox y porque el partido en el poder no puede por sí solo. Entre el desgaste del poder, el desencanto, las falsas promesas cumplidas, el mal manejo de la pandemia, el desempleo y la crisis económica solo les queda aliarse los priistas.

Que nadie se haga el sorprendido, porque en la guerra y el amor…

Morena ya es más de lo mismo

En el número más reciente de la Revista 360 Grados Instrucciones para vivir en Puebla, José Zenteno Dávila, dueño de la empresa encuestadora Mas Data, vaticina que el triunfo o la derrota a nivel local de Morena dependerá si es que los ciudadanos están o no conformes con sus gobiernos.

No hay más.

Será la forma en la que se evalúe el trabajo desde el 2018 para acá.

Así que si quiere saber cómo vienen los resultados, observe con detenimiento qué opinan los ciudadanos de sus autoridades municipales, estatales y federales.

En entrevista, el director de la empresa Mas Data desmenuza cómo viene el 2021:

“En la ecuación electoral del 2021 hay cuatro factores que podríamos encontrar: el primero es el factor Andrés Manuel López Obrador. El segundo son las autoridades locales en donde podemos englobar a Morena y sus gobiernos en funciones. El tercer factor es la oposición (PAN, PRD, MC), pero el gran problema es que la oposición está desdibujada. No tiene estrategia, carece de discurso.

”No parece que se pongan de acuerdo y no representan a las voces de la sociedad civil que cada vez más nos estamos inconformando con el absurdo gobierno que se está llevando a cabo en todos los niveles. Y el cuarto factor es la sociedad”.

A decir de José Zenteno, López Obrador sigue manteniendo una fortaleza ante un amplio número electoral. Ha buscado revertir la curva de desaprobación y para ello ha comenzado a hablarle a su base electoral con un código de lenguaje que, además, entienden sólo sus seguidores. Ese lenguaje, considera el académico, no es muy complicado, pues está lleno de lugares comunes y sin mucha claridad.

El segundo factor, subraya el director de la empresa Mas Data, son las autoridades locales, es decir, Morena la cual ya se percibe separada no solo de la sociedad que representa sino es ajena hasta el presidente. La suerte del presidente no es necesariamente la de los gobernadores, alcaldes y de los liderazgos políticos regionales.

“Y yo creo que en este factor Morena ya es percibido y calificado como más de lo mismo. Como los del PRI o los del PAN, es decir, la gente ya no hace una distinción. Ya no son moralmente superiores, ahora los de Morena tienen que salir a ganarse la confianza de la gente y cada vez sale a la luz ireegularidades de muchos de sus integrantes. Ya hay claras sospechas de corrupción ”.

El estudioso remata con el último factor que es la sociedad, ésta, a su vez, también se divide en cuatro. Se divide en los que están totalmente con Andrés Manuel y los que están totalmente en contra de él y en medio hay dos: los que están con AMLO pero están a punto de irse y los que ya se le fueron pero no se han ido con ningún partido pero estos últimos es más fácil que se vayan a la abstención en el 2021.

Zenteno además vaticina que aunque en el Congeso de la Unión podría mantener una mayoría el partido en el poder pero no será suficiente para modificar la constitución, pues cada vez es más notorio el desencanto de quienes dejaron de creer en esa entelequia llamada Cuarta Transformación.

¿Quieren saber qué mas opina el académico sobre cómo va afectar la pandemia del Covid-19 en el proceso electoral del próximo año?, no se pierdan el más reciente número de la Revista 360 Grados ya que verdaderamente desmenuza con pulso de cirujano todo lo que estamos viviendo.

Esparza gana otra batalla

El amparo provisional otorgado al rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, fue con la intención de dar certeza a los estudiantes, académicos, personal administrativo, padres de familia y proveedores; fue para que todo lo que se desarrollaba como es el proceso de admisión, las clases en línea, pagos de quincenas a todos los trabajadores, y programas académicos no se detuvieran y la institución continúe con su misión educativa.

El amparo que le fue otorgado fue para mantener la estabilidad en la máxima casa de estudios y para beneficio de toda la comunidad universitaria, para que la vida académica y deportiva continúe sin aspavientos y puedan seguir con los planes y proyectos en plena crisis sanitaria y económica.

¿Qué llevó a todo esto?

La historia inicia por el capricho de un constructor que quiso pasarse de listo por el tema del equipo de futbol soccer Lobos BUAP. Aprovechó un cambio de Gobierno para meter la idea de que si se le apoyaba, el gobierno del estado podría intervenir en la vida interna universitaria. Le creyeron al empresario y mandaron al auditor del estado Francisco Romero Serrano a presionar al rector.

Como un garrote político.

Se hizo un despliegue en contra del rector y de la máxima casa de estudios. Un tema que era de un particular se volvió político y se llevó, incluso, a temas personales, pues al no encontrar nada contra Alfonso Esparza vieron una debilidad de su hija Luz.

Se ha dicho que el constructor de marras utilizó originalmente al director de una estación de radio local, con quien mantiene una relación cercana, para que comenzara a mover el tema con medios poblanos, pero la mayoría no quiso entrar a la guerra que se avecinaba.

Dicho director de radio, ahora trata de justificase pues nunca vio el alcance que llegaría a tener todo este tema y que de continuar puede paralizar al estado. Como dato curioso, muy pocos toleran al personaje radiofónico pues dicen que presume de lo que carece e incumple acuerdos.

Algo que nunca vieron los que promovieron la guerra contra la BUAP, es que la esposa del presidente López Obrador mantiene una gran relación con el rector Esparza y el cuatro de octubre pasado, Beatriz Gutiérrez Müeller le levantó la mano al titular de la máxima casa de estudios de la entidad, lo que se interpretó como un espaldarazo, pues mientras los diputados de Morena le hacían un gran vacío al rector, la esposa del líder de la cuarta transformación lo apapachó.

Desde que inició la administración estatal se ha buscado minar la imagen del rector y ello conlleva a que se afecte la estabilidad del gobierno interno en la institución. Lo más interesante es que fuera de algunos grupos y personajes que se habían subido a ese carro, la mayor parte de la comunidad universitaria respalda a Esparza Ortiz.

Lo que inició como un tema exclusivamente de un particular se llevó a un terreno en el que ya es una venganza personal, pues a todos los otros rectores que han salido a respaldar a Esparza se les ha atacado, se les ha llamado conservadores y hasta parte de un Bloque Amplio Opositor de Puebla (BOA), solo porque no les gustó cómo se había elaborado en el Congreso del estado la Ley General del educación por ambigua y elaborada sin el consenso social, en lo oscurito.

Por ello, lo que inició como un problema más personal por un constructor que quería sacar ventaja de una venta al parecer ilegal de un equipo universitario terminó en una batalla en la que ahora tendrán que dar la cara cada uno de los implicados en el amparo que fue puesto por el abogado especialista Carlos Meza Viveros.

Todo se pudo arreglar desde un principio y evitarse muchos dolores de cabeza, enojos y rencores.

El miércoles viene a Puebla, Andrés Manuel López Obrador quien ha defendido la autonomía de la BUAP, la pregunta aquí es: ¿mantendrá esa postura o impulsará la intervención gubernamental y partidista en la institución educativa?

Foto: Es Imagen / Daniel Casas

Lalo Rivera hundiría a Morena

Si hoy fueran las elecciones a presidente municipal, Eduardo Rivera Pérez encabezando la alianza PAN, PRD y MC le ganaría a cualquier candidato de Morena con sus partiditos aliados. En la más reciente encuesta presentada por la revista Campaings and Elections se revela que en el caso del PRI el más aventajado es Enrique Doger seguido muy de cerca por Blanca Alcalá y por el partido de López Obrador quien tiene más posibilidades es Alejandro Armenta.

En el cruce entre Eduardo Rivera Pérez y Gabriel Biestro, Lalo le lleva una ventaja de nueve puntos para ganar la alcaldía y en un muy lejano tercer lugar aparece Enrique Doger. Si el candidato fuera por Morena el senador Alejandro Armenta, el panista lo derrotaría por ocho puntos de ventaja y Blanca Alcalá se acercaría un poco más pero aún así estaría muy retirada de la puja por gobernar la ciudad.

Si Movimiento Ciudadano fuera solo y la alianza solo fuera entre PAN y PRD, Lalo Rivera ganaría por 15 puntos a Gabriel Biestro y por 18 puntos al ex rector de la UDLAP, Enrique Cárdenas quien sería, en esa lógica el abanderado por MC.

El estudio que presentamos es con la autorización del editor en jefe de Campaings and Elections, Alejandro Rodríguez, fue elaborado por la empresa Varela y Asociados. Ahí también miden a Tony Gali, a Juan Carlos Valerio, conductor del noticiario de Imagen Puebla; incluso se valora a Olivia Salomón y al diputado “independiente” Marcelo García Almaguer.

No obstante, en todos los casos en los que se plantea la contienda, es Eduardo Rivera Pérez el favorito si es que hoy fueran las elecciones a alcalde de Puebla y con ello se llevarían no sólo las siete diputaciones de los distritos locales de la ciudad sino que seguramente ganaría el PAN y sus aliado las cuatro curules federales. Sin soslayar que habría un efecto de rebote en municipios como San Pedro y San Andrés Cholula, además de los demás de la zona conurbada.

El único problema que tiene Rivera Pérez es que se ha visto muy tibio hasta ahorita, pues aunque por ley no puede salir a hacer campaña o fijar una postura al respecto, tampoco ha contrastado ni cuestionado ni al gobierno federal, estatal y municipal.

Hay quien asegura que tiene un pacto con el mandatario Miguel Barbosa ya que son amigos desde hace varios años y por eso no lo roza ni con el pétalo de un peridicazo. La otra razón por la que no ha querido subirse a cuestionar a Morena es que dicen algunos de sus seguidores que la prensa local le haría un vacío si es que iniciara una guerra mediática.

Sea o no cierto y dadas las circunstancias es casi un hecho que sea Rivera Pérez, ya que es muy difícil posicionar en este momento a un candidato a la presidencia municipal. Estamos inmersos en una crisis sanitaria y empezando un grave problema económico que generará, sin duda, un voto de castigo a Morena, similar al de 1995 cuando Gabriel Hinojosa derrotó a Germán Sierra por el PRI.

Pero qué necesidad

La nueva Ley Estatal de Educación seguramente tiene algunos puntos a favor, pero también tiene muchos negativos. Estos últimos tienen que ver con la mala redacción que generó dudas en su interpretación o dicho en otras palabras: quedó muy ambigua, lo que provocó un enfrentamiento con los dueños y directores de las escuelas privadas de la entidad.

¿Qué necesidad había de llegar a esto?

Se quiso evidenciar que los dueños, directores y rectores de instituciones privadas hacían negocios ilícitos cuando no necesariamente eso ocurre en la realidad. Las escuelas privadas en todo el mundo son negocios y parte del dinero que recaudan en sus cuotas es para pagar nóminas, rentas, mobiliario educativo, pintura, bancas, pizarrones, impuestos, salarios. Y claro hay utilidades para los socios de las instituciones.

Es un negocio, pero no es esa visión de negocios que se quería denunciar. No es una estafa maestra, puesto que no son recursos públicos desviados a empresas para conseguir facturas y lavar dinero en efectivo.

No, eso no.

Se quiso atacar no solo a sus representantes sino a los grupos políticos y sociales que están detrás de cada una de las instituciones privadas. Digamos que faltó investigación sobre las escuelas que en Puebla llevan más de un siglo o instituciones que cuentan con muchísimo prestigio y que son muchas.

La Ley Biestro fue aprobada sin consultar a los interesados, sin consensos, se aprobó fast track y ahora hasta el senador Ricardo Monreal ya salió a cuestionar el trabajo de los diputados de Juntos Haremos Historia, pues el legislador federal la calificó de indebida y dijo que “es ambigua, tiene vacíos legales e incluso alertó que algunas disposiciones se contraponen a la propia Constitución Mexicana y a la Ley General de Educación”.

En pocas palabras Monreal le corrigió la plana a los legisladores locales.

¿Qué necesidad?

Ya se dañaron a muchos de los involucrados en el ánimo de defender dicha normativa cuando todo pudo haberse pactado y al final aprobado pues los legisladores de Morena más los llamados independientes hacen mayoría.

Insistimos, era innecesaria tanta violencia.

¿Quiénes son los asesores legislativos que tanto daño le hicieron a la bancada de Juntos Haremos Historia y a su líder?, seguramente ellos fueron los que redactaron dicha ley y no midieron las consecuencias y quizá ni revisaron la redacción.

Probablemente será la Suprema Corte de Justicia de la Nación quien determine el fin de la Ley Estatal de Educación y esperaremos su destino, mientras tanto ya se generaron divisiones con un sector de la sociedad.

Otro de los errores fue que se hizo en plena pandemia y confinamiento, mientras padres de familia, maestros, académicos y todos los involucrados estaban metidos de lleno en dar clases, en la zozobra que genera estar tanto tiempo encerrado y sin saber nada acerca de esta normativa. Les faltó tacto a los diputados de Morena y sus aliados.

Insistimos se estiró la cuerda a un nivel innecesario.

Ya hay una división y un frente abierto contra un sector de la sociedad.

Allá ellos y su estilo personal de gobernar, pues como bien dice la primera ley de Newton: a toda acción corresponde una reacción de igual fuerza y magnitud, pero yo qué voy a saber, pues yo solo tundo teclas.

2021, el referéndum de Morena

Los comicios electorales del 2021, en la práctica, serán un referéndum al desempeño de los alcaldes de Morena.

Y si siguen las cosas como hasta ahora: es casi un hecho que ese partido no ganará los lugares en los que gobierna. Y no sólo no ganará porque estén mal calificados por los ciudadanos sino porque incluso en casos como el de Puebla capital, la presidenta municipal Claudia Rivera está enfrentada desde el 2018 con el gobernador Miguel Barbosa.

El enfrentamiento entre ambos ha llevado a desgastar más la imagen de la munícipe y de ese partido político, pues la información contra ella que se genera es un día y el otro también, o como dicen por ahí: de vez en siempre.

Estar confrontado con un mandatario estatal tiene muchas consecuencias negativas. Es como si un gobernador se enfrentara a un presidente de la República. Ya vimos lo que le pasó a Bonilla en Baja California, terminó como un paria.

Esa tensión provocará que los poblanos no ratifiquen a Morena como partido en la capital. Además, en los municipios en donde gobierna el partido de López Obrador la inseguridad está desbordada.

No importa ya si fueron o no los anteriores los que dejaron el cochinero (en buena parte sí son responsables), pues para un ciudadano común y corriente no le interesa saber quién abrió el zoológico sino quien mete a los animales a su jaula e impide que regresen a las calles.

Para los comicios del 2021, Morena ya habrá gobernado al menos dos años y medio en las ciudades, así que los ciudadanos irán a sufragar con base en su experiencia, sobre cómo les fue, si les robaron los delincuentes o si las autoridades les arreglaron sus problemas y sus necesidades, además sobre cómo le influyeron las noticias en todo este tiempo y qué tan contento se sienta con el trabajo que ha hecho Morena tanto a nivel federal, estatal y municipal.

Ahí veremos qué tan bien han llegado las iniciativas de ley que se han presentado y las decisiones desde el poder.

Una cosa es López Obrador y otra cosa es el partido que lo llevó al triunfo.

Actualmente Morena, por la manera de actuar de los gobernadores en el país y los alcaldes, ha generado la percepción de que es más de lo mismo, que no hay mucha diferencia con respecto al PRI y al PAN.

Hay gente que aún defiende a López Obrador, pero que no se expresa bien de Morena, ni de sus mandatarios ni de sus presidentes municipales (insistimos) en todo el país.

Lo ventaja que aún mantiene Morena a nivel estatal y local es que la oposición está muy “chata”, muy pequeña y que dispara como escopeta vieja, tira a todos lados, pero sin un proyectil directo, además de todo está muy dividida. Es por eso, que están tan tranquilos los morenos y porque piensan que sus operadores electorales en el 2021 harán todo el trabajo necesario para hacer que los votos les caigan a ellos.

El detalle es que Morena no se ha caracterizado por saber movilizar ni por armar estructuras electorales. De hecho, hay que revisar el comportamiento electoral en 2018 y 2019 a nivel local. Sin AMLO en la boleta, el partido en el poder no tiene mucho que hacer.

La ventaja es que Morena jugará con sus dos partidos satélite: PVEM y PT. Eso le asegurará un buen nivel de sufragios, pero no les sirve para contrarrestar que estén reprobados actualmente. Habrá que ver qué tanto saben convencer y qué candidato saquen para que la gente se interese por ir a votar, puesto que se puede esperar un alto nivel de abstencionismo como siempre ocurre en las elecciones intermedias.

Ahora, como están las cosas, Morena terminará muy desgastado en la definición de su candidato a la alcaldía poblana, pues están tan divididos que aún no tienen dirigente estatal.

En el caso de Acción Nacional quien apunta a ser quien cache el voto de castigo a su favor ya todo apunta a que quedaría Eduardo Rivera Pérez, aunque hay algunos que prefieren no borrar a Antonio Gali Fayad de la lista.

No se confundan, Lalo Rivera también es un plan “b” de Casa Aguayo (aunque algunos de sus asesores se ofendan), pues vemos que hasta el Comité Municipal de PAN no critica al gobierno estatal pero sí confronta a algunos de sus enemigos como es el caso de Claudia Rivera.

Qué coincidencia, ¿no?

Carta a un chairo

No lo sabemos porque no somos inmunólogos ni epidemiólogos y mucho menos médicos, sólo somos unos humildes reportero o por lo menos el que esto escribe, sí.

No lo sabemos pero todo este desmadre de que la gente salga a lugares en donde hay conglomeración, participe en fiestas Covid-19, no respete a doña Susana distancia es porque desde un principio Andrés Manuel López Obrador hizo mal.

Y ya sé que sus defensores van a salir a crucificarme pero hay que decir las cosas como son: López Obrador será el presidente del desempleo. Y su estrategia fue elaborar un discurso con frases esperanzadoras pero dirigido para su base votante, no para los otros, es para que sus simpatizantes no se le sigan yendo.

Para López Obrador es mejor hacer un discurso de “aplanar la curva”, “hay luz al final del túnel”, “domar al virus”, “vamos bien” y un largo rosario de frases que tienen la finalidad de llegarle a los que confiaron en él en el 2018. Los otros ni los ve ni los oye porque son fifis, conservadores, enemigos del pueblo y quién sabe qué más adjetivos.

Si se hubiera diseñado un plan de crisis, entonces, se diría la verdad, la neta, la realidad. Y se darían cifras certeras. No, estimados que hay que multiplicar por ocho, no fake news que salen desde el púlpito de las mañaneras. En crisis, lo primero que hay que hacer es admitir públicamente la realidad.

López Obrador lo que diseñó fue enviar a uno de sus subordinados, López Gatell, a enamorar cuarentonas y a colgarlo de la pica más alta en la concentración pública; un fusible que se puede cambiar cuando se funda, para que de pronto pidan con guiño de ojo en la televisora de confianza (TV Azteca) su renuncia para ponerse críticos y para que el propio presidente diga: “ay, ese Alatorre (Javier) se equivocó. Un error humano”.

¿A cuántos periodistas nos han dicho los políticos que lo que publicamos es un error humano?, a ninguno. Si fuera por ellos, muchos de nosotros ya estaríamos en la cárcel, seamos honestos.

Regresemos, López Obrador no ha sido claro, un día dice una cosa y al otro día cambia su discurso, recuerdan que mencionó que comiéramos en fonditas, luego que ya no. Dijo que nos abrazáramos luego que ya no. Total que la gente en la calle entra en confusión y hace lo que tiene que hacer, salir a trabajar, a veces ya no le importa porque quiere generar su propia inmunidad de rebaño.

El discurso del presidente está diseñado para ganar votos, para su rebaño inmune a los fifis, pero para perder vidas. Gana sufragios, pero pierde personas. Aumenta la curva de desempleo.

Ya no puede salir a admitir que mintieron en las cifras y reconocer que no son muertos por neumonía atípica sino por Covid-19, ya es muy tarde. Ya es mejor quedarse con el discurso de la esperanza porque en el 2021 hay elecciones y porque en esa fecha se definirá el futuro del país: la cámara baja del Congreso de la Unión.

Si se logra un contrapeso, habrá negociación y rejuego entre los actores políticos, si se mantiene una mayoría entonces las decisiones presidenciales y las ocurrencias como manejar el presupuesto al antojo del mandatario será un hecho, las leyes de educación, el meter las manos en las universidades públicas y privadas entre otras tantas linduras de la 4T.

López Obrador no ha pensado en cómo manejar una crisis sanitaria y mucho menos económica, no importa si las mini empresas y las pequeñas quiebran; no importa si es que hay 10 millones más de pobres como vaticina el Coneval, lo que importa es que al menos él pueda estar tranquilo los tres años que faltan de su mandato.

A lo mejor todo esto que se escribe no es real para ustedes y seré víctima de sus jitomatazos en redes, pero hay que decirlo, AMLO piensa en los pobres porque quiere que haya más desempleo.

Por cierto y ya para cerrar, un amigo que es maestro de bachiller (y por cierto seguidor de AMLO) me informa que no le han pasado su dinero a los chavos de aquí de Puebla, el que entregan bimestralmente y que tienen miedo que algún malora se lo haya quedado. Y que no son pocos estudiantes los que desde abril no reciben su dinero. El año pasado no recibieron un bimestre y como diría Jaime Mausan: “nadie sabe nada”.

PD: ahora sí, denme con todo los seguidores de López Obrador, total que yo solo soy un simple tunde teclas de mi no depende ni que la gente se quede en casa ni que no juegue futbol llanero ni que salga a fiestas.

Sin oposición, ganar perdiendo

La oposición en Puebla está perdida en quien sabe dónde. Vale para dos cosas: para nada y para una… bueno, ya saben como termina la frase. Si piensan que pueden ganarle a Morena en el 2021 por los errores económicos del presidente y por las fallas en el manejo de la crisis sanitaria pueden quedarse sentados.

En Puebla no hay oposición.

Los aspirantes a presidentes municipales están más preocupados en ser que en representar. No tienen un discurso, no han creado grupos, no han hecho absolutamente nada y esta elección que viene será totalmente atípica: no será de mítines ni concentraciones. Será mucho de discursos en redes sociales.

Quien logre manejar un buen mensaje, un buen discurso, llegar no solo al círculo rojo sino a un buen número de la población será quien gane y si piensan que el PAN estatal o municipal lo saben hacer, les diremos que están perdidos.

El PRI está peor, pues está más interesado en negociar impunidad e inmunidad que en ganar votos y adeptos. Está desdibujado del mapa y si así siguen como hasta ahorita su papel será más para aplaudir y hacerse tontos en los momentos más difíciles.

Morena tiene las de ganar en el 2021 no porque tenga buenos candidatos, sino porque no tiene a nadie contra quien enfrentarse. El panista Eduardo Rivera, por más que haya quien lo quiera justificar y defender, ha preferido apostar por su amistad con el mandatario estatal que en representar a su partido.

Antonio Gali que si bien tiene muchos adeptos, tiene dos cosas que lo frenan: su morenovallismo y que mientras haya una mayoría de Morena en la cámara de diputados lo perseguirán al menos en este 2021.

La verdadera guerra que tendrá Morena será contra Morena, pues al menos Gabriel Biestro, Alejandro Armenta, Claudia Rivera y ahora David Méndez se darán durísimo. Armenta es quien más posibilidades tendría ya que es quien tiene más trayectoria. Biestro se ha desgastado mucho últimamente, Rivera tiene un grupo y como bien dice el periodista Ricardo Morales tiene un grupo que la respalda en Puebla y en el gobierno federal pero la figura de David Méndez es un as bajo la manga.

Méndez Márquez ha tendido buenos puentes, tiene influencia en varias dependencias del gobierno del estado y no es alguien que se haya peleado. Mantiene un perfil bajo en el sentido de no robarle cámara a su jefe Miguel Barbosa. Quizá lo que necesite ahora es más exposición mediática, pero eso ya depende del mandatario, de Morena y de lo que él decida.

Pero retomando la idea original, al no haber oposición, al sólo centrarse en sus discusiones de Twitter, al no encabezar ni representar a nadie perderán una oportunidad histórica. Si algo tiene Barbosa es inteligencia y él está pensando en ganar.

En Puebla no hay oposición y solo es de activistas de sofá, de gritones de redes sociales que no aportan nada.

¿El yunque quiere jugar a ganar o quiere ganar?, ese es el dilema o en pocas palabras, hacerle como antaño ganar perdiendo. Sólo así se entiende por qué a Francisco Fraile lo mandaron a San Andrés Cholula.

Cambios en el municipio

Magaly Herrera es una extraordinaria reportera. La conozco desde hace años y hemos coincidido en muchos espacios y en puntos de vista y hasta en un taller de periodismo narrativo que impartió la escritora Fernanda Melchor.

Personalmente felicito su llegada a Comunicación Social del ayuntamiento de Puebla así como le mando un fuerte abrazo a Rafael Quiroz quien seguramente hará un gran papel en la nueva área que le asignaron ahí en Presidencia. Rafael Quiroz ayudó a tranquilizar las aguas que en su momento estaban muy agitadas.

En fin, una periodista llega a un puesto clave en un momento crítico. Le deseamos como colegas que tenga un gran papel.

Las nuevas guerras internas

Algo no anda muy bien en el Sistema Estatal de Telecomunicaciones.

El pasado 14 de abril, Fernando Sánchez Mejorada, fue nombrado director de esa área que quedó acéfala tras la salida de Pedro Gómez Castillo en septiembre del año pasado. Hasta ahí todo podría estar bien, empero, la nueva historia de intrigas en esa área inició a principios de mayo.

Personal de la televisora estatal le relató al reportero que una vez que llegó Sánchez Mejorada al puesto comenzó a despedir a varios trabajadores sin justificación alguna e incluso corrió a gente que era cercana a Verónica Vélez Macuil.

“Nadie sabe para quién trabaja”, dijeron las fuentes que solicitaron mantener su anonimato por el miedo a perder su trabajo.

Además, el nuevo director llamó a una junta en la que confesó a los trabajadores de la televisora que su estancia ahí -en lo que antes era Puebla Comunicaciones- sería pasajera, momentánea, pues veía muchas posibilidades de llegar a la titularidad de Comunicación Social: “he visto muchos errores en esa área y seguramente me iré a trabajar con Miguel (Barbosa)”.

La reacción de los subordinados fue de sorpresa ante tal revelación.

Dentro de las primeras acciones que quiso llevar a cabo era conseguir recursos propios pero se topó con que el presupuesto depende directamente de Comunicación Social. Al ser una televisora estatal no hay venta de publicidad así que solo le quedó pedir una ampliación de presupuesto por ocho millones de pesos para “comprar equipo” que sí le autorizaron.

¿Será real que su paso por la televisora estatal será breve y ya se prepara para asumir el puesto de Vélez Macuil?

¿Estará enterado Miguel Barbosa?

¿Ya lo sabrá la coordinadora de Comunicación Social?

¿O será a caso que todos aquellos que llegan a esa dependencia sueñan con ser los voceros de los gobernantes en turno? Hay muchos ejemplos al respecto. Y muchos terminaron muy mal por tener esos sueños de opio.

Nunca se ha entendido por qué pelean tanto esta área, cuando cada vez es menor la audiencia y sobre todo si es de canales estatales que no los ven ni los propios conductores, ni los médicos homeópatas que van a los programas de las señoras o los grupos o cantantes que son totalmente desconocidos.

¿A poco cuando toma el Uber, el chofer le cuenta que su familia se sienta a ver un programa de Puebla Comunicaciones?

No lo creemos.

En descargo de Sánchez Mejorada hay que decir que es un documentalista, dueño de una productora en la ciudad de México y ha trabajado en TV UNAM. En el 2019 fue el encargado de realizar la producción de videos de todos los actos a los que asistía Miguel Barbosa como candidato a la gubernatura.

Cuando asumió el cargo en abril pasado fue bien recibido por Vélez Macuil y quien le tomó protesta fue el director jurídico Ricardo Velázquez Cruz.

¿Quién gobierna en la Sedatu?

En los próximos días se espera que estalle una bomba en la Secretaría de Desarrollo Rural y todo porque dicen los propios trabajadores de la dependencia que quien manda ahí no es Ana Laura Altamirano Pérez sino el alcalde de Zautla, Víctor Manuel Iglesias Parra.

Y si alguien necesita bajar recursos para programas, conseguir apoyos a los productores, asesoría, o recibir los lineamientos de cómo llevar la dependencia no debe ir con la secretaria pues ella no ata ni desata, sino más bien tienen que buscar al presidente de Zautla.

Lo más curioso y coincidente es que hasta hace tres años, Iglesias Parra se presentaba como asesor de gestión de recursos federales del senador Miguel Barbosa Huerta, pues así aparece en un video de youtube

Los empleados de la dependencia están cansados porque para pedir hasta un permiso deben viajar a Zautla para gestionar cualquier cosa que necesiten con respecto a la dependencia y una vez que les autoriza el alcalde ya van a ver a la secretaria de Desarrollo Rural.

El tema que va estallar puede poner en mal a esa dependencia, pero eso lo detallaremos más adelante.

Tony vs Lalo, hagan sus apuestas

Desde agosto del año pasado, Antonio Gali Fayad bajó su perfil. Recibió varios mensajes sicilianos y decidió irse un rato de Puebla para no hacer sombra y no generar conflictos. Evitó así la corretiza y la cacería de brujas que se avecinaba en la purga del morenovallismo.

Hoy por hoy, su nombre regresa a la vida pública.

Retorna como un posible precandidato a alcalde de Puebla por una coalición de partidos entre los que participarían: PAN, (lo que queda del PRD), Movimiento Ciudadano y los que se sumen.

Tony Gali podría, incluso, tener de asesores a personajes que trabajaron en la campaña del 2019 con Miguel Barbosa pero que ya están alejados del mandatario. Esos que sumaron a expriistas, ex panistas, se sentaron con la gente del Partido Verde y que tienen las radiografías electorales de la entidad.

El único problema que tiene Gali es que le van a acercar el fuego: sacarán a relucir cuentas públicas, negocios familiares y cualquier cosa que sea necesaria para manchar su imagen a fin de frenarlo.

Su nombre ya está en la lista de aspirantes al igual que Eduardo Rivera.

El primero, Tony, tiene dinero para soportar la campaña en el 2021.

El segundo, Lalo, tiene a los panistas tradicionales y varias encuestas que lo colocan como el favorito de la oposición pero no cuenta con recursos para enfrentar una campaña o por lo menos eso les dice a sus allegados.

Si el PAN va solo en la contienda es más probable que pierda frente al aparato de Morena. Este partido que ya vive el desgaste propio del poder en todos sus niveles cuenta con el principal factor: dinero.

Si es Lalo Rivera seguramente iría solo pues no ha hecho los amarres necesarios con los demás partidos de oposición y aunque no lo crean esa elección ya está a la vuelta de la esquina. Un día más es un día menos.

Tony Gali, al contrario, supo tender puentes con muchos partidos desde antes. Su único problema es que no es bien visto en Casa Aguayo. Y que en la guerra electoral que se avecina son capaces de reiniciar una andanada contra el ex gobernador porque saben que de ganar la alcaldía se llevarían las siete diputaciones locales y las cuatro federales. Además, habría un efecto dominó en las alcaldías de San Pedro y San Andrés Cholula, Atlixco, San Martín Texmelucan y Amozoc.

Muchos grupos que andan dispersos se unirían nuevamente.

No obstante, Miguel Barbosa no está dispuesto a perder territorio. Y mucho menos entregar malos resultados a nivel federal porque sabe que no tendría canicas con las que negociar con la Presidencia de la República.

La dirigencia estatal del PAN jugaría más con Gali que con Rivera, la municipal por la influencia de Mario Riestra y Jorge Aguilar estaría más cercana al yunquista, pues ambos personajes nunca hicieron química con Tony.

A lo mejor Tony al final no aparece en la boleta y se espera para un mejor momento o para posicionar a su hijo para alguna otra cartera y le cede el espacio al ex alcalde Rivera, porque así como van las cosas solo saldrá entre ellos dos la candidatura.

Fotos: Es Imagen / Archivo

Una más del auditor

¿Quién vigila a los vigilantes?

El auditor Superior del Estado, Francisco Romero Serrano, nuevamente nos sorprendió. Aprovecha el fuero, utiliza su papel de “garrote político” para someter a los inconformes, a sabiendas que su puesto le permite cometer cualquier clase de excesos por que a él ¿quien lo fiscaliza?, porque después de todo el fuero da inmunidad y en muchas ocasiones hasta impunidad.

Y eso, nuestro personaje de la cuarta transformación lo tiene bien claro.

Ayer, el periodista Fernando Crisanto reveló que el pasado cinco de marzo, la ASE se adjudicó de manera directa un contrato por 986 mil pesos con la empresa Lleida Administradora de Negocios S.A. de C.V., por el concepto de “Servicio para la elaboración de evaluación del diseño e implementación de control interno”.

Y no solo eso, pues según el periodista, la Auditoría Superior debe realizar cinco pagos mensuales de 197 mil 200 pesos y en plena crisis económica por la pandemia del Covid-19, pues cada uno de los pagos deberán ser de marzo a julio de este año.

Así que si usted es uno de los que está a punto de perder su trabajo, está a tres, dos, uno de avisarle algunos empleados suyos que ya no podrá pagarles o a toda su planta laboral les piensa decir que solo a medio tiempo o disminuirles el sueldo a la mitad, y muere de la vergüenza, en la ASE eso no importa.

Ahí hay mucho dinero destinado para el diseño e implementación de un diagnóstico de la dependencia, para armar manuales de organización interna, actualización de procedimientos y reglamentos internos.

Obviamente adjudicar de manera directa casi un millón de pesos atenta contra la Ley de Adquisiciones de, Arrendamientos y Servicios del Sector Público estatal y municipal de Puebla, pues para hacerlo solo se admiten cantidades no mayores de 38 mil 793 pesos.

Pero si Romero Serrano lo quiere se hace, pues a él ¿quien lo audita?

¿Quién le revisa sus números?

¿Quién contra él?

Nadie, pues ni un gobernador puede meterse contra el Auditor Superior del estado.

Lo más cuestionable en esta historia es que la empresa beneficiada “Lleida Administradora de Negocios S.A. de C.V”, es una compañía que nunca ha brindado asesorías ni servicios al sector público, y la administradora única es una maestra de Tlaxcala de nombre Flor Areli Hernández Hernández.

Pero no se espante, en la ASE se puede hacer y deshacer negocios sin ningún rubor, sin ningún pudor.

Que el espíritu del alcalde Layín los redima.

Apuntes del hoy no circula

Independientemente de los que estén o no a favor de que se aplique el hoy no circula en todo el estado, independientemente que ya iniciaron los operativos para detener y enviar al corralón a quien incumpla, las preguntas son: ¿en febrero los transportistas renovaron sus unidades?, ¿pusieron sus botones de pánico?, ¿colocaron cámaras de seguridad?, ¿están sanitizando en cada viaje sus camiones, microbuses o combis?

Se debe sanitizar en cada viaje o al menos una vez al día porque ningún producto químico para erradicar patógenos, gérmenes y virus se mantiene al cien por ciento en lugares que son muy demandados.

Supuestamente en Febrero se iban a cancelar concesiones que hayan incumplido un acuerdo realizado a finales del año pasado en el que se acordó aumentar la tarifa de transporte.

Suponemos que a los transportistas sí les retiraron concesiones, han revisado que las unidades estén en perfectas condiciones y cumplen con las normas para que ahora el pasajero además de viajar seguro no se contagie.

Suponemos que a ellos les hicieron y les siguen haciendo lo mismo que a los automovilistas incumplidos.

Lo suponemos.

Foto: Es Imagen / Jafet Moz

Y el ganador será…

El tiempo corre y cada vez las posibilidades se cierran para elegir candidatos a la alcaldía de Puebla. Al PAN solo le quedan dos fichas: Eduardo Rivera y Antonio Gali. Al PRI le quedan también dos opciones: Blanca Alcalá y Enrique Doger. Morena va por dos que se darán hasta con la cubeta: Gabriel Biestro y Alejandro Armenta.

Porque como bien dice Pepe Hanan: “todos somos cuates hasta que nos gusta la misma chica”.

Si el PAN va solo, difícilmente le quitará la alcaldía a Morena.

Si los liderazgos panistas no se ponen de acuerdo, perderán en una oportunidad histórica. Si Humberto Aguilar, Ana Teresa Aranda, Francisco Fraile, Jorge Aguilar, Mario Riestra y demás correligionarios no firman un pacto de no agresión, Morena seguirá al frente.

El PRI irá solo y ahí veremos si lo que quiere es negociar -como ya lo ha hecho últimamente- o recomponer su situación interna. Ahí ya no importan sus pactos de unidad porque están tan divididos y se han traicionado tantas veces que ya no importa lo que pacten.

Morena irá con sus partiditos aunque no será lo mismo que en el 2019 ya que el operador de esa elección ya no está en el primer círculo del poder. Y a muchos de esos aliados les incumplieron este 2020. Todos saben a quienes nos referimos, no es necesario ponerle nombre y apellido.

El partido en el poder está totalmente dividido.

Aún no han definido a un dirigente estatal. En los municipios hacen lo que les plazca. La oposición, por ejemplo, le apuesta a que sigan las diferencias públicas entre el mandatario y la alcaldesa. Que se sigan acusando mutuamente en los medios de comunicación porque eso será usado en la campaña al 2021.

La ventaja que tiene Morena en este momento es que el Covid-19 les hace estar más expuestos en medios sin necesidad de hacer campaña. Les da, además, la ventaja de repartir despensas y recursos para “los más necesitados”. Y eso de ser Santa Claus en plena pandemia, no tiene precio.

2021 será un referéndum para las administraciones de Morena. Puebla calificará -aunque no vengan en la boleta- a los gobiernos federal, estatal y municipales. Morena cuenta con algo a su favor: no tiene oposición y sus críticas no encuentran eco ni en los medios ni en la sociedad.

A nivel nacional Marko Cortés es un cero a la izquierda, a nivel estatal, Genoveva Huerta es un robot que se le descompuso su programación tras la lamentable muerte de la pareja Alonso-Moreno Valle y que ahora sale a defender públicamente a personajes de dudosa actitud como es la familia Valencia de la Sierra Norte.

Si el PAN llegara a ganar la alcaldía y la mayoría de las diputaciones es porque logró unir sus intereses y presentó una propuesta combativa que contraste a las actuales administraciones. Además de un voto de castigo a Andrés Manuel López Obrador por un tema eminentemente económico y de seguridad.

Si Morena logra mantener la mayoría en el Congreso del estado es porque la oposición continuó dividida, continuaron los discursos chatos de Cortés y Huerta. Y aún no hay quien sepa encabezar el encabronamiento ciudadano que ya permeó, al menos, en la clase media.

¿Cuánto durará el pequeño subidón en las encuestas de la gente de Morena? Hasta que la crisis sanitaria comience a llegar al bolsillo del mexicano. Cuando le empiece por llegar el requerimiento de impuestos, cuando tenga que decirle a sus empleados que ya no puede pagar, cuando el despedido no encuentre trabajo por ningún lado y cuando se aumenten los robos y los saqueos.

Si esa curva económica y de inseguridad la logran “aplanar”, entonces sí habrá Morena para un buen rato. La ventaja es que no hay oposición y solo hay muchos gritones que todos los días en Twitter sacan sus frustraciones personales.

Como anillo al dedo

Ya lo dijo López Obrador, la pandemia les cayó como anillo al dedo. Las últimas encuestas publicadas le da a él y a todos los gobernadores de todos los partidos un poco de aire provocado por algún ventilador carísimo marca León Manuel Bartlett Álvarez.

Cualquier persona no entendería por qué AMLO subió en la percepción social cuando ya venía en picada.

Todo tiene una lógica, la exposición en la mañanera y la conferencia de López Gatell por la tarde de todos los días hace que se expongan y ante tanta desinformación y noticias falsas y conspirativas ayudan a posicionar a los únicos que tienen voz oficial en datos y números. Los gobernadores de Morena también tienen este pequeño respiro, pues son los que dictan sus discursos en sus respectivos feudos o califatos.

La gente de escasos recursos no tiene para cable, Netflix, mucho menos Amazon prime y HBO Go. Sus redes sociales solo son para memes y ahora su tik tok. Así que ellos sí ven la tele, todavía. Y ahí se chutan a un viejito que se la pasa confrontando a medio país entre los buenos y los malos. Los vampiros del neoliberalismo contra El Santo. Los rudos contra los técnicos o los fífís contra el pueblo bueno.

Total que es un pequeño respiro. No es definitivo porque el tema económico, el desempleo y por ende la inseguridad serán los que regresen a la realidad a todos. Esos que defienden a AMLO son los mismos que piensan que no les afecta el Covid-19 quizá porque son pobres o porque se comieron su mole de guajolote con todo y moco.

La más reciente encuesta hecha por la Revista Campaings and Elections muestra a los mandatarios respecto a cómo los perciben sus ciudadanos en torno a la crisis sanitaria. Ahí Puebla está en la media, ni frío ni calor. En el lugar 14 de la percepción sobre cómo ha manejado la pandemia. Lugar 14 de 32. No está ni en los primeros ni en los últimos, es decir, ahí la lleva. Dos que tres. Café con leche.

En ese mismo estudio, AMLO no sale tan bien librado pues no llega al seis de calificación. Se queda con 58 por ciento de aprobación en el estado de Morelos y en Puebla lo evalúan con un 46 por ciento.

No obstante, su discurso de que ya van domando al virus (¿quién sabe cómo se doma un virus?, ese se combate), de que ya van viendo la luz al final del túnel, de que ya ahora sí, pero ahora sí ya viene el pico más alto de contagio, pero de veras ya ahora sí, de que siempre no son los datos reales que dan pues hay que multiplicarlos por ocho, han provocado que a la gente le valga dos kilos de chorizo verde de Toluca y salga a las calles como si nada pasara.

Eso provocará que el virus termine por domarnos a todos y ese pequeño respiro se convierta en un verdadero infierno.

Estulticias de una cuarta…

Cuando leí que había el intento de crear una iniciativa de Ley para sancionar con multas o cárcel las fake news, pensé que era eso: fake news, pero después me enteré que en nuestro Congreso del estado a dos personajes del partido Morena se les ocurrió semejante disparate.

¿Quién será quien evalúe si son noticias falsas o no?

¿Con base en qué se hará un juicio para determinarlo?

¿El artículo sexto constitucional y los apartados sobre el derecho de réplica serán letra muerta porque así lo dice el Poder Legislativo poblano?

¿Las demandas por daño moral serán cosa del pasado?

¿Encarcelarán por fin a Jaime Mausan por hablar de Ovnis?

¿Cancelarán el programa Alienígenas ancestrales del History Channel que ya va como en la temporada 20?

¿El productor de Cañitas estará nuevamente en chirona?

¿Al secretario de estado de los Estados Unidos Mike Pompeo, lo multará Gabriel Biestro, porque el gringo asegura que el Covid-19 fue creado en un laboratorio Chino?

¿El representante de Juan Gabriel ya no podrá decir que sí está vivo?

¿Se acabará el Twitter y Facebook?

No cabe duda que el encierro nos ha vuelto un poco majaretas, diría Óbelix golpeándose la sien con el dedo índice.

El Cantinflitas regresa

¿Se acuerdan de Víctor Manuel Sánchez Ruiz, el contralor en el sexenio de Mario Marín Torres?

Pues sí, ese que le lavó la cara al marinismo durante seis largos años ya está de vuelta y ahora trabajará como auditor especial en la Auditoria Superior del estado, pues lo anda ya presumiendo.

A menos que sea una fake news y nos vayan a multar o peor terminemos en una celda con Jaime Mausan hablando de los anunakis y reptilianos.

Ni lo permita Dios

Historias de la aldea

La semana pasada, el gobernador poblano estuvo visiblemente molesto cuando le respondió a un reportero de un medio cholulteca llamado “Cholula sin censura”, -perdón por la redundancia. Hubo quien aprovechó ese desaguisado para criticar, principalmente en Twitter, al mandatario porque calló de tajo a Gabriel Lara Sandoval. Lo que no sabe la concurrencia es que al parecer el góber no andaba tan errado en ponerle un alto al periodista.

Ahí les va la historia.

En días pasados, en la inspectoría de Lázaro Cárdenas que pertenece a San Andrés Cholula llegaron unos brigadistas del gobierno a repartir despensas en esta demarcación. Hasta ahí todo estaba bien, sino es que una señora llamada Patricia Guzmán Romero se subió a uno de los carros en los que se repartían las despensas y comenzó a entregarlas, supuestamente, a su nombre.

Lo que llama la atención es que quien coordinaba estas brigadas no se rehusó, amén de que el presidente de la inspectoría, Juan Pablo Tolama Torres, tiene en su poder grabaciones de las cámaras de video, que están colocadas en toda la zona y se ve a la mujer ahí con los brigadistas.

Tolama le contó -vía telefónica- al autor de las Crónicas Marcianas que al darse cuenta que la señora Guzmán Romero hacía un supuesto mal uso de los recursos públicos, fue a encarar al coordinador de los brigadistas y le reclamó del hecho.

La señora quien ha contendido por la titularidad de la inspectoría y ya ha perdido anteriormente entonces buscó al reportero de “Cholula sin censura”, Gabriel Lara Sandoval, quien mantiene una relación de amistad con la lady despensas. Y no quedó todo ahí, pues se publicó en dicho medio.

Tolama, relató a este espacio, fue a reclamarle al reportero y pidió el respectivo derecho de réplica. Este nunca llegó. Y no sólo eso, pues el joven aprovechó la conferencia de prensa del mandatario Barbosa para acusar a Tolama para quedar bien con su amiga, pese a que el presidente auxiliar cuenta con todas las grabaciones de lo que ocurrió ahí.

El gobernador, al escuchar el señalamiento del reportero, le responde tajante: “¿Eres un medio o eres interesado en el tema?”, ya que el planteamiento sonó a que es más un involucrado que a alguien que esté investigando.

Lo demás, ya lo vimos en las redes sociales. Y es que el mandatario tenía razón al preguntar puesto que el periodista estaba jugando a ambas: era un interesado y al mismo tiempo representa a un medio cholulteca.

Según Juan Pablo Tolama, el reportero sólo se ofreció a bajar la nota “y ya ahí muere”. Nunca llegó el derecho de réplica solicitado y después la grabación de la conferencia de prensa de Miguel Barbosa fue usada en su contra, pese a que el gobernador no estaba errado al preguntar casi casi: “¿de parte de quién o con qué fin iba el planteamiento?”.

Tolama es el representante de la inspectoría y dijo que pone a disposición los videos de las autoridades para que no se le acuse indebidamente y además aclaró que ni él ni nadie sabía de la entrega de las despensas: “y no tendríamos por qué. Es una situación directa del gobierno del estado para apoyar a la gente y está bien. Ni nosotros ni alcaldes ni políticos debemos meternos para que no se preste a malas interpretaciones”.

En tiempos del Covid-19, no cabe duda que en pueblo chico el infierno es grande.

Derecho de réplica

Acuso recibo a la misiva enviada por la juez de Tecamachalco Sandra Lucía Perea Iturriaga, ayer por la mañana, y hecha llegar a las oficinas de Efekto 10 Noticias y con fundamento en la ley reglamentaria del artículo sexto constitucional en sus apartados tres y cuatro, así como demás aplicables publico integra la carta aclaratoria para ejercer su derecho de réplica en el mismo espacio en el que se difundió la información que se reclama.

La carta está en mi poder y fue escaneada para darse a conocer aquí en formato PDF. La misiva no fue ni alterada ni modificada. Es tal cual la envió la juez Perea.

Es cuánto.

La carta: A LA CARTA

Historias del Covid-19

Historia 1

Una bomba de tiempo para el gobierno del estado es el Instituto Poblano de Asistencia al Migrante. Y es “La bomba de tiempo” (con mayúsculas) porque como nunca ha resuelto nada, ni ha apoyado a los poblanos en Estados Unidos, la famosa Casa Puebla en Nueva York está acéfala y la titular de la dependencia está peleada con los líderes de los poblanos que viven allá porque a varios les debe dinero.

¿Quién protege a Ixelt Romero Morales?, porque desde el IPAM hace lo que quiere. Y si en el 2021 y 2024 los poblanos radicados en Estados Unidos votan en contra de Morena, ya saben a quién cargarle el muertito.

Desde septiembre pasado ya se había dado a conocer en esta columna algunas irregularidades de esta señora:

“Muchos dolores de cabeza ha generado Ixelt Romero Morales ahora que es la nueva directora del Instituto Poblano de Asistencia al Migrante y es que al interior de ese organismo nadie la aguanta: llega tarde a la oficina, se sale a comer, regresa en la noche y, en ocasiones ha sacado a los empleados hasta las cinco de la mañana, nomás porque ella así lo quiere. ‘Nos quiere cansar para que renunciemos’, confió una fuente que pidió la gracia del anonimato.

”Y no sólo eso, se sabe que tiene muchísimos problemas con las organizaciones de apoyos a migrantes. Un caso, por ejemplo, en los tiempos de Mario Marín le pidió dos mil dólares prestados a Jesús Salas, presidente de la Organización Centro Vida Migrante. Dinero que nunca pagó. En alguna ocasión, le reclamó y ella se negó a liquidar y hasta amenazó con denunciarlo a él si le seguía molestando.

«No fue el único, pues a otro de los líderes poblanos en Estados Unidos, Pedro Ramos, le pidió 5 mil dólares prestados (también en tiempos de Mario Marín) y es la hora que no se los quiere devolver, según relató la fuente consultada. Mira que ya chingarse a Pedrito Ramos, es porque de veras es ser toda una profesional”, confió al reportero.

”La situación laboral, relató la fuente, es imposible y va a generar una bomba de tiempo que si no la controlan va a generar muchas rupturas internas, problemas laborales y con las organizaciones de poblanos en Estados Unidos”.

Han pasado varios meses de esta publicación y ayer al medio día una fuente confiable me escribió para decirme que les sigue debiendo dinero a los líderes migrantes y que ahora les pide dinero a los empleados del Instituto.

Ante la crisis sanitaria, la señora Ixelt Romero no da soluciones, pues hay varios poblanos en Nueva York que no saben dónde acudir para protegerse. La famosa Casa Puebla no funciona desde que llegó la funcionaria que a todos los que conoce les pide prestado.

-¿Y por qué pide tanto préstamo?

-No lo sabemos, sólo que hasta sus subordinados le tienen que caer con una lana.

-¿Será para una tanda?

-Pues solo que ella misma se asigne todos los boletos y siempre los gane porque no le paga a nadie. Deberle dinero a los líderes migrantes es peligroso políticamente. Estas personas son muy leales con su gente, pero no le conviene a un gobierno tener a alguien así.

-¿Pues quién la protege?

-Todos se preguntan lo mismo, porque ya se le dijo al personal de Gobernación y no han resuelto nada.

Historia 2

Ayer por la mañana, la jueza de Tecamachalco, Sandra Lucía Perea Iturriaga, le declaró la guerra al gobernador del estado en su cuenta de Facebook. Palabras más palabras menos le decía que lo investigarían si el mandatario atacaba a los jueces.

Fueron tres mensajes los cuales borró por la tarde. Uno de ellos, el “menos agresivo” decía así: Ah chingá! Barbosa va a declarar la guerra a los jueces? x lo menos en Tehuacán y Tecamachalco hay hilo de donde cortar (sic)”.

Pero por aquello de que le “hayan hackeado” su cuenta o algún malora le hizo una travesura. Aquí dejamos las capturas de pantalla de la red social. Aclaramos, nosotros desconocemos la razón de por qué ese amor que le profesa al gobernador y por qué se expresó así de él. Si es que alguien le jugó chueco o le tendieron una trampa. Al fin ya se sabe que ahora hasta la policía cibernética puede detectar los mensajes borrados. Si fue ella o no, se hizo público en la red social.

La jueza en cuestión ya era famosa entre los abogados pues anteriormente se desempeñó como titular del juzgado primero de lo civil en Cholula.

¿Qué les hizo el gobernador?, que ya se llevan -diría mi abuela- “diatiro” tan feo.

Una cálida felicitación

Con su debida sana distancia y de manera virtual envío un abrazo para felicitar al periodista Arturo Luna y a los empresarios Juan Pablo Kuri y Javier Pacheco por el arranque del diario Crónica. A Luna lo conozco desde hace un titipuchal de años y siempre le he admirado; Juan Pablo ha demostrado ser un gran amigo y Javier Pacheco lo conocí por otro gran amigo y resultó ser un tipazo. Así que mis mejores deseos a este nuevo proyecto en el que también participa Dulce Liz (doña Liz) Moreno y Germán Campos.

Enhorabuena.

Nuevo caos en puerta

¿Quién gana y quién pierde en el nuevo conflicto del gobierno estatal contra la BUAP?

Nadie gana. Todos pierden.

¿Es buen momento para hacer públicas las diferencias entre la administración estatal y la máxima casa de estudios del estado?

No, porque al ciudadano de a pie, no al del círculo rojo, no le interesan los conflictos. Los poblanos quieren soluciones: que haya menos contagios de Covid-19 y por supuesto menos decesos. El poblano quiere estar seguro. No solo dimes y diretes porque además desconoce el verdadero trasfondo del tema.

¿Es un tema político lo que está detrás?

No lo sabemos de cierto, pero todo va de la mano. Alfonso Esparza Ortiz no es bien visto en un sector del gobierno estatal, mientras que en varias áreas del gobierno federal, sí. Es, además, el único que puso de cabeza la entidad con una marcha de 150 mil estudiantes que exigían seguridad y eso aún no es bien visto.

Quedaron heridas que aún no han cicatrizado.

La reciente guerra por el control del Hospital Universitario no va a dejar bien a nadie. Sería bueno, claro que lo que opine la prensa en este estado vale para dos cosas, que esas diferencias se arreglaran en privado. Seguramente, la comunidad universitaria está dispuesta a colaborar con la sociedad poblana y con el gobierno estatal.

El HU fue creado por exigencia de los académicos y personal administrativo de la máxima casa de estudios desde los años setenta. Fue instaurado el sanatorio con la intención de que se atendiera principalmente a ellos, a sus familias y a los jubilados. Y la atención al público fuera muy económica, no como un hospital privado, además de que sirviera para las prácticas para los estudiantes y egresados de la Facultad de Medicina.

Cuestionar al HU tiene muchos problemas, pues su plantilla laboral en un 90 por ciento está ligada a la Facultad de Medicina de la institución, la cual es la mejor del área en toda la entidad. Le sigue en calidad académica la Upaep, quien también ha dado excelentes doctores y especialistas.

El lunes pasado, en conferencia de prensa, el secretario de Salud, Jorge Humberto Uribe Téllez, explicó que un equipo médico y de especialistas en epidemiología acudió al Hospital Universitario para conocer las condiciones del nosocomio y se constató la carencia de infraestructura hospitalaria así como falta de capacitación del personal médico.

Obviamente dicha declaración afecta directamente a la Facultad de Medicina y a sus egresados, los cuales batallan diariamente en consultorios, hospitales privados y por su puesto en el IMSS, Issstep e Issste.

A nada bueno llega esta nueva declaración de guerra contra la universidad.

Sería bueno, insistimos, un acuerdo de paz y más por los tiempos que vivimos. A Esparza lo han victimizado y tiene el respaldo de un sector del gobierno federal pero principalmente de Beatriz Gutiérrez Müeller.

Aunque ya se ha visto que la relación con la federación últimamente no ha sido muy buena.

Ojalá que ambas partes lleguen a un feliz acuerdo.

El mandatario en sus tiempos de senador logró conquistar a las peores serpientes del país. Tiene la capacidad para crear puentes de comunicación y salir ganando. Sabe hacer política y quizá en esta historia hace falta un poco de ese arte, pero viéndolo bien ¿qué va a saber de esas cosas un tunde teclas como su servidor?, ¿verdad?