¡Escúchanos por internet!

Y a todo esto, ¿el PRI, apá?

¿Alguien sabe qué pasó con el PRI?, ¿qué ocurrió con la matraca y el confeti?, ¿con el olor inconfundible a cochupo, sobaco y patas, que tanto lo caracterizaba?, ¿dónde quedó el cho’ gusto licenciado?, ¿la danza de las suburban negras?, ¿el saludo de “mi líder”?, ¿las muchachonas con amplias caderas y con minifaldas, que siempre aparecían al final de las comilonas y que las presentaban como “las doctoras”?

¿De veras eran médicos semejantes chamaconas?

¿Dónde diablos quedó la Lulú Rey, la reina de la noche?, ¿el apoyito para los amigos de la prensa?, ¿los periodistas con sus trajes viejos, arrugados, con el cuello y las mangas de la camisa sucias, mientras llevaban un Delicados sin filtro en la boca?, ¿qué pasó con las asociaciones de payasitos del Centro Histórico?, ¿La organización Josefa Ortiz de Domínguez?, ¿el grupo 26 de Mayo de las madres solteras?, ¿la Unión de ambulantes Por tu maldito amor?, y ¿alguna agrupación de taxistas?

¿Dónde quedó el Magno?, ¿El Cheverny?, ¿El Bacachá?, acompañado de una canción de Enrique Guzmán imitando a Paul Anka, o la voz inconfundible de Germain de la Fuente de Los Ángeles negros, para ponerle ambiente a sus reuniones que los priistas llamaban “la bohemia”.

¿Dónde quedaron los de la presunta izquierda poblana?, ¿Los Mazatles?, que un día cobraban con Agüera, otro con Armenta, al otro con Lastiri y terminaron en alguna nómina perdida de la Sedatu o de Sedesol. Seguramente en el apartado de algún ramo federal, destinado al fondo de las marchas y las manifestaciones.

El PRI ahora luce deslucido, solo, abandonado. Ya no está el King Kong* en la entrada de la vieja casona de la 5 Poniente cuidando el espacio para el licenciado, para que estacione su coche en doble fila.

Ya no envían de la Fiscalía (antes procuraduría) a las madrinas a hacer las compras del mandado que encargaban la esposas, tanto del líder del Congreso del estado o del presidente del partidazo o, incluso, del secretario de Gobernación en turno.

Ya no existe el partidazo.

Ya nadie habla de él.

Por ahí una información perdida de Javier Casique (creo que cobra como presidente de ese partido), por ahí una foto de Enrique Doger, más allá un detalle de Blanca Alcalá; tampoco faltará por ahí el sombrerudo montado en su pick up con el escudo nacional en el medallón trasero y con la leyenda “oficial”.

El PRI, en este proceso electoral, ya no tiene nada que hacer.

Su apuesta era sumarse al morenovallismo, en esas alianzas que pretendían ser secretas pero eran más que evidentes, empero, una vez que el morenovallismo está dividido, casi desaparecido o en proceso de mutación, el PRI está aún más huérfano.

No les extrañe que muchos priistas abultarán las filas de Morena. Que aparezcan como matraqueros de Alejandro Armenta. Que por arte de magia, como artistas renovados de la cuarta transformación salgan a hablar en contra de la corrupción. Que ahora griten: “¡Viva Morena! ¡Viva Barbosa!”.

No se molesten porque ahora en redes sociales lo acusen de ser un “pinche fifí”. No, no se sorprenda que le digan manipulador, enemigo del progreso, que el pueblo se cansa de tanta pinche transa.

Me canso ganso.

Hasta las elecciones pasadas el abanderado priista le hizo el caldo gordo al PAN, en estas elecciones extraordinarias no dude que respaldarán a Morena, porque ya ni los priistas creen en la tan llevada y traída Revolución Institucional.

¡Oh sí!

Me canso ganso.

*El King Kong era un guarura que cobraba como judicial en la Procuraduría de Justicia del estado y durante muchos años cuidó las puertas del PRI estatal cuando estaba en la 5 Poniente. Tenía cuerpo de luchador y cara de pocos amigos. Todos le temían al King Kong por su mal carácter, su ceja poblada y sus patillas estilo Vicente Fernández y sobre todo porque conocía los sótanos de la procu, ahí donde se hacían los trabajitos del agua mineral y demás linduras.

La salida de Eukid Castañón y el futuro del morenovallismo

A todos nos sorprendió la renuncia a la vida pública de Eukid Castañón Herrera, el principal operador político de Rafael Moreno Valle Rosas.

Tras la tragedia del helicopterazo, en donde perdieron la vida la gobernadora Martha Erika Alonso Hidalgo y su esposo el exgobernador poblano, quien aún mantenía cohesionado al morenovallimo era Eukid, ya sea por temor o por respeto.

¿El morenovallismo se extinguió? Fue la pregunta hecha a las tres de la tarde una vez que llegó a todas las redacciones la carta de Castañón en la que renunciaba a la vida pública y política.

Unos opinan que sí, que es la caída de ese grupo, pero otros dicen que no, que solo se transforma, muta a otra corriente dentro de esa misma fraternidad. Habrá quien asuma el control de esa estructura, pero no va a ser fácil debido a los egos de sus integrantes.

El morenovallismo puro estaba integrado por Tony Gali, Eukid Castañón, Marcelo García, Jorge Aguilar Chedraui, Roberto Moya y Luis Bank, principalmente. Y entre ellos ya había divisiones. Para todos no era un secreto que Tony Gali se ofendió cuando a su hijo no le quisieron dar la primera fórmula al senado y cuando a Xabier Albizuri lo mandaron al lugar nueve de los plurinominales.

Tampoco sorprendió que no le tocó un espacio en el gabinete de la exgobernadora.
Mucho menos es un secreto que Jorge Aguilar mantuvo un enfrentamiento con el ex gobernador Gali, no obstante, quien mantenía la unidad de ese grupo era Rafael Moreno Valle.

A Eukid Castañón le temían, pero también lo respetaban. Siempre lo llamaban para las estrategias electorales y sobre todo para las crisis que se presentaran. Era su principal operador, tenía relación con todos los grupos políticos, con empresarios, líderes ambulantes, medios de comunicación: dueños, directores, columnistas y reporteros.

Era una especie de Secretario de Gobernación alterno. Estaba ahí para apagar fuegos a la hora que fuera del día que fuera. No importaba el método, sabía hacerlo. Era el más hábil y era uno de los que siempre le entregó resultados a su jefe. Era quien verdaderamente controlaba el PAN desde adentro. ¿Cuántas veces no escuchamos a los panistas decir: “vengo de la colonia La Paz de ver a Eukid”?

¿Era duro? Sí. ¿Era rudo?, también, pero era muy efectivo en sus resultados. Tendrá muchas críticas y quizá algunas muy justificadas, pero era un gran operador político. No intentamos defenderlo, pero al final de cuentas lo que cuentan son los resultados y él siempre los entregó, por algo era la mano derecha de Rafael Moreno Valle.

Sin Castañón en el frente de combate ¿qué pasará con el PAN? Bien, primero hay que analizar que Rafael Moreno Valle no solo era ya el dueño del partido blanquiazul a nivel estatal, ya tenía en su bolsa a Marko Cortés.

Al respecto, el periodista Joaquín López Dóriga publicó en su columna En Privado de Milenio diario: “Moreno Valle deja al PAN (en todo el país) en la orfandad, reducido, dividido, atrapado en sus pequeñas miserias y la lucha interna por sus despojos”.

Ahora sin el líder Moreno Valle, sin su esposa Martha Ericka Alonso, sin su principal operador político, Eukid Castañón, el PAN entra a una guerra interna de oscurantismo en la que seguramente tratarán de sacar ventaja hasta los yunques desplazados.

Quedan dos cabezas de grupo reales: Tony Gali Fayad y Luis Banck.

Quizá el morenovallismo ahora se transforme en galicismo.

Lo cierto es que ese grupo y el PAN en Puebla termina, parafraseando a López Dóriga, en la orfandad: reducido, dividido, atrapado en sus pequeñas miserias y en la lucha interna por sus despojos.

Y ya nada será igual.

Foto: Es Imagen / José Castañares

Con el huachicol qué cosas suceden

¿Alguien sabe por qué en Puebla no hay desabasto de gasolina a pesar de que es el segundo estado a nivel nacional en robo de hidrocarburos?

¿Alguien sabe por qué ayer la gasolina bajó de precio y está entre 15 y 16 pesos?

¿Alguien se ha preguntado si todo esto tiene que ver con el proceso electoral que se avecina en Puebla?

¿No?

¿Nadie?

Pues deberían cuestionarse ya que si en este momento hubiera elecciones Morena llevaría la delantera y sobre todo por dos cosas: hay gasolina en todas las estaciones de servicio o la mayoría y porque el costo es otra vez aceptable; además de que el peso cada vez más se repone frente al dólar.

Si la economía se mantiene o fortalece, le tengo una mala noticia para los partidos del PAN, PRD, PSI, Compromiso por Puebla y hasta Nueva Alianza, mejor váyanse a descansar porque lo que puede ocurrir en las extraordinarias sería una madriza que nunca habrían sufrido.

Claro, esto es hoy. Mañana o en unos meses las cosas pueden cambiar, pero quién quiere que suba el precio de la gasolina o que el dólar se reponga frente al peso. Ni de locos. Vamos nadie en su sano juicio, aunque dejemos de ser fifís, vaya.

Según una encuesta de El Financiero, presentada ayer, el 89 por ciento de los mexicanos respalda a Andrés Manuel López Obrador en su combate contra el huachicol y el 64 por ciento está a favor de que se hayan cerrado los ductos de PEMEX para que no haya más robo. Estos números a pesar de que en varios estados de la República incluida la Ciudad de México no tienen gasolina.

Es decir, de nada sirve que Marko Cortés salga a patalear. La gente no cree en el PAN, la gente no cree en la prensa, la gente solo le cree al presidente López Obrador. Así que traslademos todo esto a nivel local ¿qué pasaría si hoy fueran las elecciones? No es que estamos de acuerdo, es que así es.

Si analizamos que en Puebla no hay desabasto y que el costo del litro está entre 15 a 16 pesos, veremos que Morena le recuperará la confianza.

Y todo está bien, no queremos que suba el costo de la gasolina, así muchos insumos y hasta el costo del transporte no aumentará; vamos, con respeto a nuestros hermanos de otras entidades, pero qué bonito es llenar el tanque del carro con menos dinero.

Lo único que no cuadra es por qué en este preciso momento que estamos entrampados en Puebla por la designación del gobernador interino; por qué en estos tiempos en que al carecer del líder del grupo morenovallista se da este fenómeno, justo ahora que no el PAN se está quedando sin discurso. Las armas para atacar a Morena se acaban si la economía se mantiene. Y es que al “pueblo bueno” no se le puede atacar a su bolsillo, al “pueblo bueno” no le preocupa que exista la corrupción, a ellos con que tengan trabajo ya la armaron.

Retomamos la idea original: ¿No es coincidencia que en Puebla haya gasolina y a buen precio en tiempos electorales y en un momento que el PAN está implocionado y dividido?

Dicen que en la política no existen las coincidencias y además, Puebla está en los ojos del inquilino de Palacio Nacional y de la titular de Bucareli. Y el poder está centrado ahí en esas dos áreas, como en la antigüita. Ya no pasa por la Secretaría de Hacienda.

Por eso fue tan delicado que le fueran a gritar a Olga Sánchez Cordero el día de los funerales de la familia Alonso-Moreno Valle, porque el poder puede perdonar pero no olvidar.

Y qué mejor manera de cobrar la factura que favoreciendo “al pueblo bueno y sabio”.

Pero esta vez, son solo preguntas. Ya que en tiempos electorales todo puede ocurrir y un minuto tiene sesenta segundos.

Ni a cual irle

Si analizamos los perfiles de todos los que aspiran a contender en las elecciones extraordinarias en Puebla nos damos cuenta que no hay ni a quien irle. Ejemplo, Nancy de la Sierra se destapó en conferencia de prensa. Ella, la oriunda de Teziutlán quien en el 2016 dijo que odiaba a sus paisanos de la Sierra Nororiental en un programa que conducía con Enrique Núñez.

“-¿A quién odias? -preguntó Núñez, director del diario Intolerancia.
“-A los teziutecos en general,- respondió Nancy de la Sierra.
“-Pero cómo puedes ir a buscar el voto allá -interrumpió el periodista Fernando Maldonado.
“-…si dices que los odias -añadió Núñez.”
Y de la Sierra remató: “¡Pues de allí soy!… Odio la raíz…O sea… Odio como es el pueblo a raíz de…
“-A los que votaron en tu contra -acotó Núñez.
“-No, no a los que votaron en mi contra… La lógica de la gente
“-Es difícil -dijo Núñez.
“-Está muy complicada -concluyó Nancy”.

¿Cómo darle voz a una mujer que odia a los que pretende gobernar? Y cómo darle poder a la esposa de uno de los políticos que cambia de parecer e ideología según el clima. Un día José Juan Espinosa fue morenovallista, al otro día era su enemigo, al siguiente era candidato a diputado local y era aliado del exgobernador Moreno Valle, posteriormente era el principal crítico, más tarde fue alcalde de Cholula y habría que fortalecerlo y ya con el cargo, otra vez, era el principal enemigo.

¿A cuál de sus múltiples personalidades le debemos hacer caso?, ¿con cuál de todos los seres que habitan en él habría que platicar?, ¿cómo entender a un político esquizoide?

Pero lo mismo ocurre en Acción Nacional, uno de los errores que cometió Rafael Moreno Valle fue que no creo cuadros ni liderazgos. Su estilo personal de gobernar que se caracterizó por su mano dura provocó que nadie brillara por su propio nombre. Todo giraba en torno a él y sus seguidores eran fieles soldados que no cuestionaban nada que dictara su líder supremo.

Si Moreno Valle decía blanco, todos decían blanco. Si el exgobernador decía negro, sus empleados replicaban negro. Era el Gran Hermano. Y si dos más dos son cinco, tenían que ser cinco, como en la novela 1984.

El único que salió de esa línea fue Tony Gali porque su carisma, talento y forma de tratar a la gente logró cosechar muchos adeptos, pero lamentablemente, una parte del morenovallismo nunca lo vio como suyo, nunca lo aceptó e intentó bloquearlo varias veces. Solo es una pregunta tonta: ¿alguien sabe por qué no hay gente de Gali en el gabinete que armó Martha Erika Alonso?

El problema es que en el estilo de gobernar con mano dura, cuando el líder no está, los seguidores no saben qué hacer. Unos lo imitan, pero no les sale, otros quieren ser innovadores pero hacen el ridículo, otro tanto pretende colgarse de su memoria para sacar raja de ello, pero todos se dan cuenta de sus perversas intenciones.

Entre ellos mismos se aplauden en público, pero se destrozan en privado. Viven su propia hipocresía, pero al final muchos quieren ponerse el traje del emperador, aunque no se han dado cuenta que les queda muy grande.

No hay ni a cual irle porque los perfiles son demasiado conocidos para bien y para mal. Alejandro Armenta, que si bien se ha mantenido un poco -solo un poco- alejado de esta contienda, carga en sus hombros la sombra de Mario Marín. No hay forma que no se le ligue y no hay manera que a Marín no se le recuerde por haber encarcelado a una periodista que denunció una red de pederastia a principios del segundo milenio.

Y si volteamos hacia el PRI, el viento no es nada halagador: Enrique Doger Guerrero iba bien hasta la contienda pasada que le hizo el caldo gordo a Acción Nacional o por lo menos eso denuncian sus correligionarios. Además, el PRI es la principal causa del triunfo de Morena en casi todo el país. En la mayoría de los casos, hablar de priismo es hablar de corrupción.

En las elecciones extraordinarias que viviremos no hay muchas opciones. La caballada, diría el clásico, está flaca y guanga. En algunos casos los perfiles podrían ser buenos como gobernantes, pero quizá no tengan la fuerza para ser candidatos.

Morena podría ganar así pongan a un burro como su abanderado, porque ahí gana el partido y no el candidato. Nunca, en la historia reciente del país, se había dado el fenómeno que un gran número de ciudadanos defienda ciegamente a un presidente. Las simpatías con las que aún cuenta López Obrador podrían traerles consigo otro triunfo. El bono de credibilidad no se lo han acabado.

El riesgo es que llegue a la gubernatura un impresentable y solo porque el voto de castigo al PRIAN, el odio y el revanchismo se imponga sobre la razón. No es porque no merezcan ser castigados muchos políticos del PRI y del PAN y de sus partiditos aliados como PSI, Nueva Alianza y Compromiso por Puebla. Claro, se necesita hacer una limpia de mucho arribismo que hay en toda esa clase política, pero ¿las criaturas (ciudadanos) qué culpa?

Gobierno interino, una papa caliente

Bien lo decía mi abuelita: “mijito, no seas tan avorazado. La ambición rompe el saco” y qué razón tenía doña Lucha. Cada que veo a los diputados locales de Morena pelearse por el interinato recuerdo a mi abuela, pues estos legisladores andan muy avorazados.

La noticia de la semana se la llevaron ellos, los diputados de Morena pues ya sacaron sus trapitos al sol. Ya mostraron el cobre. Se dejaron ver como lo que son: humanos con intereses personales. La división entre Morena y el PT, es decir, entre Gabriel Biestro y José Juan Espinosa por la puja del interinato los puso en evidencia.

A todas luces José Juan Espinosa quiere promover a su esposa la senadora Nancy de la Sierra y Gabriel Biestro solo se quiere promocionar a si mismo. La razón de buscar el interinato solo se entiende porque buscan acercarse a la política de las grandes ligas, pues quien asuma ese puesto le va a tocar una papa caliente en las manos.

El que llegue a ser góber interino, de una vez le avisamos, la va a tener difícil, primero porque no va a crear un grupo político, el grupo será de quien salga ganador de la contienda extraordinaria. Nadie le será leal. Vivirá como el son de la negra: le dirán a todo que sí, pero no le dirán cuándo.

Lo tirarán de a loco.

Segundo, porque gobernar Puebla en nuestras circunstancias es un dolor de cabeza: venimos de una contienda muy polarizada; de un conflicto postelectoral que se solucionó en los tribunales y por solo un voto de diferencia. En la calle, en las redes sociales, se destila mucha hiel. Hay odio por todos lados, los reporteros somos fifís, derechairos, morenovallistas, “comecuandohay” o simples “chayoteros” y los que no coinciden con la cuarta transformación están en ese mismo nivel.

Se han perdido amistades por temas políticos. He visto, incluso, a un asesor de cierto de senador de Morena retar a golpes a otro amigo porque no coinciden ideológicamente. Pacificar los ánimos en tan poco tiempo es casi imposible.

Tercero, el interino deberá llenar un espacio que deja la trágica muerte de la gobernadora y su esposo, el líder de un grupo político que a todas luces anda descabezado, confundido y sin rumbo.

Cuarto, el que asuma la gubernatura tiene en escasos meses para pasar a la historia en el combate o por lo menos el control de la delincuencia que se ha desatado en el triángulo rojo, la capital poblana y los municipios conurbados como son San Pedro y San Andrés Cholula, además de otras tantas comunidades del interior.

Quinto, el interino debe subirse al combate contra el huachicol y como ejemplo mandar a la cárcel a varios personajes, que todos sabemos quiénes son pero todos hacemos mutis. Para nadie es un secreto que los gobiernos de tooooodos los partidos, y repito tooooodos, acuerdan con la delincuencia para lograr una paz controlada. Cuando Puebla era más tranquila no era necesariamente porque fueran unos ejemplos de honradez, era porque llegaban a acuerdos con el hampa.

No es que esté bien o que esté mal, simplemente así funcionaba, ahora el que asuma el interinato ni siquiera lo van a voltear a ver porque su mandato será efímero. No es que lo deseamos, es que así es.

Y ya para finalizar, el interino debe evitar meter las manotas al proceso electoral y a las arcas del gobierno para beneficiar al candidato de su partido, pero lo dice la biblia: en arca abierta, hasta el justo peca.

No obstante, si tanto José Juan Espinosa como Gabriel Biestro piensan seguir así solo evidencian su verdadera condición humana y un detalle que todos sabemos sobre la presunta izquierda mexicana: siempre han sido sectarios.

La historia de esa corriente en la historia del país está ligada al divisionismo, a acusarse entre ellos de quién es el infiltrado, de señalarse con el dedo por ser incongruentes y pequeños burgueses, fifís y demás linduras.

De ahí que a muchos nos ataquen, un día sí y otro igual, de derechairos y todo el rosario que leemos en redes sociales todo el tiempo.

Decía Manuel Bartlett cuando era gobernador priista, cuando le preguntaron qué hacían con el PRD poblano: “a esos nada más regálales una camioneta y solitos se pelean”.

****

Desde aquí un abrazo fraterno para el colega Arturo Rueda por la sensible pérdida de don Ranulfo, su padre, quien por cierto era un gran conversador y aún tuvimos la suerte de charlar con él.

Más propuestas para ser el “góber uterino”

Debido a la alta demanda por la gubernatura interina de Puebla y que hasta el momento ya son 18 propuestas que se han presentado a la Secretaría General del H. Congreso del estado, las Crónicas Marcianas no se quieren quedar atrás y queremos participar con algunas figuras para que asuman dicho cargo de manera responsable, total que en una de esas es chicle y pega.

Nuestra primera propuesta es Leonell, el Pelón del centro (sin albur). Tiene más credibilidad que Luis Miguel Barbosa y José Juan Espinosa, juntos. La ventaja de nombrarlo góber interino es que no vamos a gastar en zapatos ni en pantalones, siempre anda en shortcitos bien coquetos. Además, el Maestro Limpio para todas las dependencias, seguro, es gratis.

Nuestra segunda propuesta es Othón Muñoz, alias “El Cachetes”. Tiene hasta un medio de comunicación muy cachetón así como su conductor titular, conocido como el Poeta Huachicolero y ahora, ante el posible desabasto de gasolina que se vive en Puebla, seguramente nos dará los litros de a litro y a precios módicos, pues hasta ayer, vendía un peso más barato la gasolina en sus expendios. También cuenta con una notaría que sacaría cualquier proceso de manera exprés. Ya no andará financiando campañas del PAN de manera anónima. Piénselo bien, es buen candidato. Seguro hasta Javier Lozano aparece en su gabinete.

La tercera propuesta, faltaba más, es para Germán Ortega, el Arlecas. Uno de los integrantes de los Mascabrothers. Ese, efectivamente, el que sale vestido de monje y altera todo lo que dice. En el Tenorio cómico podría invitar a José Juan y a Luis Miguel Barbosa. “No es verdad ángel de amor que en esta apartada orilla, el huachicol y la lana brilla y hasta se roba mejor”.

La cuarta propuesta iba ser Luisito Comunica pero ayer ya nos la ganaron según leí en Diario Cambio. Así que no se vale repetir.

La quinta propuesta es para “doña Tifo” y usted preguntará ¿quién es tan distinguida mujer que lleva ese apelativo? Bien, a unos escasos metros del Congreso del estado, hay una señora que cocina toda clase de fritangas: tripa gorda, corazón, nana, buche, ojo, longaniza, papas. Y mire con una propuesta así tenemos asegurada la equidad de género que tanto demandan los grupos feministas y por otro, en el DIF estatal no habrá problemas para surtir de desayunos calientes a los escolapios desnutridos. Faltaba más, pondremos un bonito puesto con anafre afuera del ya multicitado Nosocomio del Bodoque Camotero (Hospital del Niño Poblano) para que las criaturitas tengan su taco de tripa en la panza.

La sexta propuesta es para doña Marilyn Molo. La famosa molotera que tiene su puesto bien grandote allá por la Prolongación Reforma y casi esquina con la calle de San Martín Texmelucan, mire nada más hasta se me hace agua la boca ahora que recuerdo los de tinga, los jaguayanos con jamón y piña, los molotes con carne árabe, los de maciza, mmmm, perdón por la onomatopeya, pero era obligatoria. Con su salsita verde, roja, su crema que baña tan suculento platillo, además doña Marilyn siempre lo estará albureando mientras en algún papel estraza elabora algún proyecto de ley para su corto mandato.

Por supuesto, en la lista deberíamos meter a Nay Salvatori y su chichi amamantadora. Mire nada más, si ya logró estar en el Congreso de la Unión, ahora que llegue a Casa Aguayo habrá harta mota y música de Los Doors. Los brownies de la alegría serán para todos. Risas y mucha diversión porque Puebla es tú destino. Y de fondo sonará Love me two times o en el mejor de los casos Enciende mi fuego.

Si al llegar a este punto le parecieron ridículas nuestras propuestas, no se espante ni se enoje ni se acongoje, así está el 90 por ciento de los 18 nombres que se han barajado, por ejemplo: Héctor Alonso, Gabriel Biestro, Paola Migoya, Luisito Comunica (esto fue en serio), Ricardo Villa Escalera, el profe Abraham Quiroz, Felipe Soriano, Gabriel Hinojosa, Norberto (El Zurdito) Amaya, Rosa Márquez, entre otros personajes de nuestra farándula política.

Si quiere le podemos seguir, pues hasta hace rato eran 18 más los que se acumulen esta semana. Ya nada más falta que aparezca hasta Víctor Hugo Islas, Polo de Lara, Guillermo Nares, El Mazoco y hasta El Gallo, Carlos Talavera, el profe Ceballos y demás bufalada.

PD. La propuesta de la mota y los Doors suena interesante, ¿no cree?

Foto: Es Imagen / Andree Jiménez

Barbosa, el candidato ideal del PAN

Luis Miguel Barbosa es el candidato ideal para los panistas. Hay más albiazules que morenistas promoviéndolo. Es el perfil idóneo para que Morena pierda las próximas elecciones estatales. Ante un panismo dividido, golpeado a nivel nacional y ante la carencia de un líder en el morenovallismo lo mejor que le puede ocurrir a Acción Nacional es que Yeidckol Polevnsky se monte en su macho y siga con su necedad de imponer a Barbosa.

La necedad no solo es de la señora Yeidckol, pues ella sólo es la mensajera. La terquedad viene del dueño legítimo de Morena, Andrés Manuel López Obrador, me canso ganso.

¿Quieren conocer a Andrés?, dejen que los gobierne un mes.

No importa que Barbosa Huerta haya sido el cacique del perredismo poblano durante casi 20 años, que en 1998 le haya puesto al PRD al servicio del entonces gobernador priista y ahora demócrata Manuel Bartlett en la trama “Maurer le hace el caldo gordo a Mario Marín.

Tampoco importa que postró al perredismo ante Melquiades Morales Flores e hicieran pingües negocios con “Los Chuchos”. Lo de menos, también, es que Mario Marín tuviera bajo su control al partido del sol azteca y menos, que después, lo traicionara para sumarse al proyecto morenovallista en el 2010.

¿A quién carajos le importa que Barbosa haya sido cómplice de Moreno Valle hasta el 2015? A ver, ¿a quien? Si hicieron negocios juntos eso es cosa del pasado. Que haya solapado las acciones duras o autoritarias de Moreno Valle (QPD), mientras le convino, a ver ¿a quién carajos le interesa?

Tampoco es importante que Luis Miguel Barbosa aún siendo senador haya sido el alfil de Peña Nieto y de Emilio Gamboa para lograr las llamadas reformas estructurales que tanto criticaron los de Morena y seguidores de López Obrador.

Al diablo con sus instituciones, pos qué.

Barbosa ha sido un cacique en su actuar y se ha enriquecido inexplicablemente pues hasta donde se sabe sigue rentando una habitación carísima de un hotel en Puebla, pero eso, para el don chinguetas de la cuarta transformación no importa. Barbosa tampoco ha aclarado la casa que compró en Coyoacán y que tiene un costo mayor a 30 millones de pesos, que supuestamente le mercó a don Miguel de la Madrid.

¿Quién no tiene en este momento mínimo unos 20 millones de pesos para comprar una casita?, por Dios. Y en última instancia cantamos todos la parodia de La Casita de Óscar Chávez: “que de dónde amigo veeeengo…” y ya.

Total, ¡eso qué! A ver, ¡eso qué!

Sí, sí, está de la chingada que un político que quiere ser agente de cambio sea igual o peor de lo que dice combatir, pero como dice Ixca Cienfuegos en La región más transparente: “Qué le vamos a hacer mano, aquí nos toco vivir”.

Y si mandan a Barbosa, no lo sabemos de cierto… lo suponemos, diría el poeta: Morena perdería. Si mandaran a un perfil más auténtico, más profesional, menos marrullero, autoritario y caciquil, habría mayor competencia, porque a pesar de los yerros del presidente de la República, una gran mayoría de gente sigue creyendo en la mal llamada cuarta transformación. Aunque dicha verdad no les guste a los panistas.

Los chairos se reproducen como gremlins cuando se les echa agua y los derechairos rumian sus odios sin llegar a nada. Morena aún tiene posibilidades de ganar, pero con Barbosa de candidato la tienen difícil.

Si el PAN quiere ganar tendría solo que cambiar ciertas formas que no le favorecieron en el pasado reciente, ya que aún sigue viva la imagen del autoritarismo duro de los morenovallistas, pero con Barbosa de contrincante en una elección donde se juega una sola posición y con la división interna que hay en Morena, el PAN podría mantener el poder.

Pero ya lo dijo Ixca Cienfuegos: aquí nos tocó vivir, mano.

La otra tragedia

Cada día hay más políticos que se apuntan (como buenos zopilotes que son) para asumir el gobierno interino de Puebla y toda nuestra atención gira en quién será el que se siente en la silla y quienes serán los candidatos del PAN, Morena y PRI, respectivamente, pero a todos por igual se nos olvidó lo más importante: la crisis en las estructuras gubernamentales que generó la tragedia del 24 de diciembre.

En diferentes dependencias estatales hay una inestabilidad laboral, pues desde el 31 de diciembre vencieron los contratos de los trabajadores de confianza y hasta ayer no habían refrendado los nuevos. Muchos empleados de confianza desconocen si el 15 de enero (en una semana exactamente) cobrarán la primera quincena del año o esperarán a que les den las gracias. Y no es un caso en particular, son muchísimos burócratas que no saben qué hacer ante tanto desbarajuste.

Algunos firmaron sus renuncias el pasado 30 de noviembre con la promesa que serían recontratados por la administración de Martha Erika Alonso, pero tras su lamentable muerte, la cena del 24 y 31 de diciembre les supo amarga.

No hay mensajes, señales, reuniones, no hay nada, solo incertidumbre, chismes, rumores, agruras y gastritis por la ansiedad económica que todo esto genera.

La pinche señal no ha llegado.

Muchos ya comenzaron a buscar otras opciones laborales, pues a sabiendas que la mayoría de Morena en el Congreso del estado impondrá a un gobernador interino de sus propias filas para que use la estructura a su beneficio en las elecciones constitucionales, muchos empleados saben que serán dados de baja de sus puestos de manera fulminante.

Esa visión de que habrá un gobernador ciudadano suena para Ripley; vaya, hasta Ricardo Villa Escalera aspira a utilizar la estructura para conseguir su omeprazol y su captopril de forma gratuita, por algo quiere ser el interino, también.

El poder no es para contemplarse es para usarse. Los que piensen lo contrario solo son activistas de sofá que esperan al vientecillo de la rosa de Guadalupe.

Ilusos.

No sé si ya lo notó, amigo lector, pero hay una crisis laboral en las estructuras. Una crisis de certidumbre, pues ni siquiera los que aspiran al gobierno interino han buscado consensar o dialogar. Los suspirantes solo aparecen en la prensa para decir: “yo quiero, yo puedo”. Tienen una visión muy patrimonialista del poder.

Un caso en concreto es lo que está pasando en el área de Salud, pues al frente quedó un encargado de despacho y en particular la crisis se ahonda con el Seguro Popular que será eliminado en Puebla a más tardar en Julio y que en ocho estados de la República ya desapareció.

El problema es que los casi mil trabajadores que no son de base sino de confianza están sin contratos, vencieron hace 10 días y su área, por mandato presidencial, desaparecerá. Alrededor de 4 millones de afiliados al Seguro Popular dejarán de recibir los recursos que otorgaba esa área.

¿Alguien del gobierno o de la mayoría de Morena les dio algún mensaje? No, para ellos no son importantes, pero mientras no se define qué pasará, los empleados de esta área están sin saber qué hacer, si cobrarán o no, si valdrá la pena seguir asesorando a los asegurados o no.

Lo mismo ocurre en Servicios de Salud, los que carecen de base laboral desconocen su destino. Y así en varias áreas de la administración estatal.

La falta de certeza se ahonda porque qué seguridad tendrán los empleados de confianza que no serán corridos, una vez que sea impuesto el interino por la mayoría de Morena.

Así como han actuado estos primeros meses en el Congreso del estado no sería extraño que empiece una limpia a todo lo que no tenga que ver con Morena. ¿Con qué seguridad les dejarán en sus puestos?

Así que mientras su candidato a interino solo piensa en su bolsillo y en pasar a la historia como el conciliador, sería bueno que volteara a ver a una base trabajadora que es la que lo sacará de los apuros administrativos que enfrentará en su breve mandato.

Temporada de zopilotes

Por Zeus Munive Rivera

El PAN poblano está dividido.

Repetimos Houston: el PAN poblano está dividido. Y no hace falta ponerse muy doctos para entender esta situación, pues tras la tragedia ocurrida el 24 de diciembre, algunas voces que estaban agazapadas ya comenzaron a dar lata y ¿para qué?, se preguntará el respetable. Respuesta: para ganar el poder interno que perdieron hace ocho años.

En otras palabras, finaliza el Guadalupe- Reyes, pero arranca oficialmente la temporada de zopilotes.

Ya revivieron los Micalco, los seguidores de Eduardo Rivera, y los aplaudidores de Humberto Aguilar Coronado, es decir: la muy católica, apostólica y re-mona organización nacional El Yunque, antes MURO (Movimiento Único de Reaccionarios Ojetes).

Mandaron, según nos enteramos por el periodista Rodolfo Ruiz, a sus huestes a pedir que el candidato que ponga el PAN sea militante panista y no uno de esos que nunca quiso afiliarse en los ocho años que gobiernan la entidad.

De ahí, que en las benditas redes se dejaron venir los seguidores de Lalo Rivera y de Aguilar Coronado, secundando dicha moción.

¿Y todo para qué? Fácil: dice el tango Cambalache de Enrique Santos Discépolo “el que no llora no mama y el que no roba es un gil (tonto)”. Es decir, hacen lo que en otros tiempos los yunquistas estaban acostumbrados a hacer: vender caro su amor y haciéndose notar en esta temporada.

El PAN está dividido porque carecen de un líder que pastoree al grupo que dejó Rafael Moreno Valle. Las dos figuras emergentes ante este vacío de poder son evidentemente Antonio Gali, quien se convierte en un guía moral y Luis Banck, quien era uno de los hombres más cercanos y de mayor confianza de Martha Erika Alonso.

El problema que tienen los demás morenovallistas puros como Jorge Aguilar Chedraui, Eukid Castañón Herrera, Patricia Leal, Marcelo García Almaguer es que cuentan con muchos cadáveres en sus respectivos clósets por su característico estilo de hacer las cosas que no necesariamente es de la manera más suavecita que digamos.

Para ser claros, existen los técnicos que son Gali y Banck y los rudos que son los arriba mencionados.

Dada la polarización que hay en el país por la mal llamada cuarta transformación y la polarización que existe en Puebla que data desde la campaña del año pasado y qué se agudizó con el conflicto postelectoral, el único personaje del morenovallismo que serviría de bisagra entre sociedad y gobierno y que mantendría un equilibrio sin caer en excesos es Luis Banck. Es un perfil técnico y de negociación. Lo más parecido o cercano al estilo de Tony Gali, quien ayudó a despresurizar los años duros del morenovallismo.

Por parte de El Yunque, solo tienen a Eduardo Rivera. Humberto Aguilar sería broma de mal gusto, pues es un político marrullero, tramposo, que hizo negociaciones con el PRI en el 2010 y que sabemos que trabajar no es lo suyo. A él le gusta que le den ya en conjunto la jaula, el pájaro y su alpiste, nada que implique un esfuerzo antes de las once de la mañana.

El panismo local carece de liderazgos y si les interesa mantener el poder necesitan un perfil que genere nexos con la sociedad y no rupturas. Que logre consensos y que cancele los famosos odios y rencores o los gritos y los sombrerazos.

Es por eso que el perfil idóneo del morenovallismo es Banck. Y quien maneje el liderazgo moral de ese partido es Gali.

No obstante, hay una guerra interna que no se ve pero se percibe, pero como diría Melquiades Morales: “la política es como el golf, gana quien menos golpes da”.

La extra, la extra

Porque así me lo recetó el doctor y por la invitación de mi amigo Ricardo Morales Sánchez iniciamos una nueva temporada, no de zopilotes, bueno sí pero nomás tantito, de las Crónicas Marcianas de lunes a viernes aquí en Efekto 10. Así que hasta que el cuerpo aguante y no me dé el mal del puerco aquí nos estaremos leyendo, además de los viernes en el diario 24 horas que dirige Mario Alberto Mejía.

Les deseo mucho sexo en este 2019.

Y gracias por la invitación a colaborar en estos rumbos.