¡Escúchanos por internet!

Con Dios y con el Diablo

Hace unos días se realizó una reunión sui generis entre dos personajes que podrían resultar antagónicos pero que finalmente tienen algo en común: utilizarse.

De este modo, el diputado federal Rodrigo Abdala sostuvo una junta con Fernando Rosales Solís, fiscal Investigador de Secuestros y Delitos de Alto Impacto (FISDAI).

Como quien dice, con el segundo más poderoso de la Fiscalía General del Estado (FGE).

Esta reunión realizada la semana pasada en un lugar de Cholula, ha causado mucho ruido en las huestes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) sobre todo por la época en que se vive de conflicto postelectoral.

Pero lo que más escozor ha generado, es lo que supuestamente se habló en la junta o el apoyo mutuo que se juraron.

Por ejemplo, Rodrigo Abdala prometió que en caso de que la elección no se anule no habría un enfrentamiento contra el gobierno de Martha Erika, pero a cambio de que se limpien todas las investigaciones en contra de morenistas.

También se habló de que sí la elección se cae, el apoyo a los morenovallistas sería del mismo modo tanto federal, como estatal.

Lo que ha causado las molestias es que finalmente Abdala no le apuesta al 100% a la anulación de la elección, sino que prende veladoras por otros lados, algo como evitar poner todos los huevos en la misma canasta.

Pero hay que destacar que a la negociación no entró el diputado José Juan Espinosa Torres (JJ), a quien se le continuaría investigando y las denuncias en su contra no se archivarían.

Se dice que JJ no entró en la lista de beneficiados, debido a que es uno de los que suenan para ser gobernador interino, en su momento y esa sería la forma en que los mismos morenistas que no comulgan con su proceder, lo dejen a un lado.

Pero también podría ser candidato en caso de que Luis Miguel Barbosa no quede por cualquier motivo como el abanderado en una segunda elección.

Cabe decir que el único motivo que lo podría dejar fuera a Barbosa, sería su salud, dicen las mismas huestes.

Además, aunque usted no lo crea, otro que se ha apuntado y ha alzado la mano es el diputado Héctor Alonso, lo que desataría una guerra intestina.

Pero esa es otra historia que le contaremos más adelante.

Tiempo al tiempo.

La reunión

Por cierto, la siguiente semana se llevará a cabo en la ciudad de Puebla una reunión entre presidentes municipales de la zona metropolitana gobernados por Morena.

O sea que veremos juntos a Claudia Rivera Vivanco de Puebla; Luis Alberto Arriaga, de San Pedro Cholula; Karina Pérez Popoca, de San Andrés Cholula; Lupita Daniel, de Cuautlancingo, y Antonio Teutli, de Coronando, entre otros.

Aún está por confirmarse o pendiente si llega a la junta el próximo secretario de seguridad pública federal, Alfonso Durazo.

Llegaría para tratar los temas más álgidos en esta materia en Puebla e ir allanando el camino de su estrategia cuando inicie el gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

En esta junta se tratarán de hacer acuerdos en distintos temas, pero sobre todo de seguridad.

Pero también servirá de escaparate para que los mismos ediles demuestren su músculo y capacidad de negociación.

Se dice que la alcaldesa Claudia Rivera Vivanco solicitó que la junta fuera en la capital que gobierna, para así demostrar que sigue comprometida con el partido a pesar de todo lo que se diga, por lo que se le concedió.

La reunión dará muchos temas de que hablar.

noviembre 15, 2018 - 9:25 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Jorge Luis Castillo

Columnistas