¡Escúchanos por internet!

Gobierno interino, una papa caliente

Bien lo decía mi abuelita: “mijito, no seas tan avorazado. La ambición rompe el saco” y qué razón tenía doña Lucha. Cada que veo a los diputados locales de Morena pelearse por el interinato recuerdo a mi abuela, pues estos legisladores andan muy avorazados.

La noticia de la semana se la llevaron ellos, los diputados de Morena pues ya sacaron sus trapitos al sol. Ya mostraron el cobre. Se dejaron ver como lo que son: humanos con intereses personales. La división entre Morena y el PT, es decir, entre Gabriel Biestro y José Juan Espinosa por la puja del interinato los puso en evidencia.

A todas luces José Juan Espinosa quiere promover a su esposa la senadora Nancy de la Sierra y Gabriel Biestro solo se quiere promocionar a si mismo. La razón de buscar el interinato solo se entiende porque buscan acercarse a la política de las grandes ligas, pues quien asuma ese puesto le va a tocar una papa caliente en las manos.

El que llegue a ser góber interino, de una vez le avisamos, la va a tener difícil, primero porque no va a crear un grupo político, el grupo será de quien salga ganador de la contienda extraordinaria. Nadie le será leal. Vivirá como el son de la negra: le dirán a todo que sí, pero no le dirán cuándo.

Lo tirarán de a loco.

Segundo, porque gobernar Puebla en nuestras circunstancias es un dolor de cabeza: venimos de una contienda muy polarizada; de un conflicto postelectoral que se solucionó en los tribunales y por solo un voto de diferencia. En la calle, en las redes sociales, se destila mucha hiel. Hay odio por todos lados, los reporteros somos fifís, derechairos, morenovallistas, “comecuandohay” o simples “chayoteros” y los que no coinciden con la cuarta transformación están en ese mismo nivel.

Se han perdido amistades por temas políticos. He visto, incluso, a un asesor de cierto de senador de Morena retar a golpes a otro amigo porque no coinciden ideológicamente. Pacificar los ánimos en tan poco tiempo es casi imposible.

Tercero, el interino deberá llenar un espacio que deja la trágica muerte de la gobernadora y su esposo, el líder de un grupo político que a todas luces anda descabezado, confundido y sin rumbo.

Cuarto, el que asuma la gubernatura tiene en escasos meses para pasar a la historia en el combate o por lo menos el control de la delincuencia que se ha desatado en el triángulo rojo, la capital poblana y los municipios conurbados como son San Pedro y San Andrés Cholula, además de otras tantas comunidades del interior.

Quinto, el interino debe subirse al combate contra el huachicol y como ejemplo mandar a la cárcel a varios personajes, que todos sabemos quiénes son pero todos hacemos mutis. Para nadie es un secreto que los gobiernos de tooooodos los partidos, y repito tooooodos, acuerdan con la delincuencia para lograr una paz controlada. Cuando Puebla era más tranquila no era necesariamente porque fueran unos ejemplos de honradez, era porque llegaban a acuerdos con el hampa.

No es que esté bien o que esté mal, simplemente así funcionaba, ahora el que asuma el interinato ni siquiera lo van a voltear a ver porque su mandato será efímero. No es que lo deseamos, es que así es.

Y ya para finalizar, el interino debe evitar meter las manotas al proceso electoral y a las arcas del gobierno para beneficiar al candidato de su partido, pero lo dice la biblia: en arca abierta, hasta el justo peca.

No obstante, si tanto José Juan Espinosa como Gabriel Biestro piensan seguir así solo evidencian su verdadera condición humana y un detalle que todos sabemos sobre la presunta izquierda mexicana: siempre han sido sectarios.

La historia de esa corriente en la historia del país está ligada al divisionismo, a acusarse entre ellos de quién es el infiltrado, de señalarse con el dedo por ser incongruentes y pequeños burgueses, fifís y demás linduras.

De ahí que a muchos nos ataquen, un día sí y otro igual, de derechairos y todo el rosario que leemos en redes sociales todo el tiempo.

Decía Manuel Bartlett cuando era gobernador priista, cuando le preguntaron qué hacían con el PRD poblano: “a esos nada más regálales una camioneta y solitos se pelean”.

****

Desde aquí un abrazo fraterno para el colega Arturo Rueda por la sensible pérdida de don Ranulfo, su padre, quien por cierto era un gran conversador y aún tuvimos la suerte de charlar con él.

enero 10, 2019 - 9:55 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Zeus Munive

Columnistas, Noticias Destacadas