¡Escúchanos por internet!

¿Habemus gobernador?

Dicen que llegó sigiloso a recinto legislativo de la 5 Poniente.

Casi casi de puntitas, para que nadie lo viera.

Finalmente, después de hacer lo que tenía que hacer, fue sorprendido por algunos reporteros, a quienes les confesó con micrófono en mano, que fue a formalizar su intención de ser gobernador interino.

Las malas lenguas aseguran que fue a amarrar el asunto, llamado por los que ahora controlan el Congreso de Puebla.

También las malas lenguas aseguran que su amarre es gracias a su cercanía con Luis Miguel Barbosa.

Todo gracias a que su hijo fue uno de los que financió su campaña a la gubernatura en la pasada elección.

Todo va cuadrando, dicen los que saben.

Así, luego de ser sorprendido, Guillermo Pacheco Pulido salió con una gran sonrisa.

Dicen que ahora es solo darle tiempo al tiempo.

¿Será?

El cisma de Eukid

Vaya cisma que causó al interior de lo que queda del morenovallismo el anuncio de Eukid Castañón Herrera de su retiro o autoexilio de la vida política.

Este anuncio deja en mayor indefensión y orfandad a quienes pretenden continuar liderando el grupo que comandó Rafael Moreno Valle Rosas, durante más de 25 años.

Sea como sea, con sus bemoles y lado oscuro, Castañón Herrera, era un pilar en la conformación del proyecto que encumbró al morenovallismo.

Ahora muchos dudan que realmente se vaya al cien por ciento, pero eso se sabrá pronto.

Lo cierto es que ahora sin sus contactos, amarres y artimañas, se ve muy difícil que Luis Banck Serrato, Marcelo García, Roberto Moya o Jesús Rodríguez Almeida, logren salir triunfadores en la próxima elección.

Y menos con un Tony Gali enfocado en su propio proyecto, que desde un inicio empezó a resquebrajar al morenovallismo, que al parecer, está condenado a solo el recuerdo.

La salida de Castañón Herrera denota que simplemente no se pusieron de acuerdo ante la falta del líder.

Simplemente no se cohesionaron, por los intereses, soberbia y envidias particulares de cada quien.

Se dice que Banck Serrato está empecinado en ser el próximo candidato panista, con todo y sus negativos que lo parecen condenar al fracaso en una aventura electoral en la que nunca ha participado.

Incluso, se dice en los corrillos políticos que su dictamen de entrega recepción se está guardando con alguna mala intención electoral.

En tanto, Marcelo García trabaja al parecer solo y a marchas forzadas, en negociar con las altas esferas, para que dejen de gobernador interino a Jesús Rodríguez Almeida, a quien ven como un salvavidas cuando se hunde el barco.

Por su parte, Tony Gali está más allá del bien y del mal, enfocado a un proyecto que se ve más bien con proyección a próximos años.

En este entorno, la salida -de confirmarse- de Eukid Castañón, deja desprotegido al grupo y sin armas.

Tiempo al tiempo.

El dictamen

En la pasada entrega hacíamos el cuestionamiento que todos los ayuntamientos más importantes han presentado su dictamen de la entrega recepción o como quien dice, una radiografía de como recibieron las administraciones.

Ahora se sabe que será hasta el próximo viernes 18 de enero cuando se concluya el dictamen de la administración de Luis Banck Serrato y hasta febrero su aprobación en cabildo.

Al menos así lo explicó informó el presidente de la comisión del trámite en el ayuntamiento de Puebla, Luis Gónzalez Acosta.

Y es que hasta este jueves ya han pasado 95 días naturales desde que tomaron posesión.

Según la ley se debió entregar a los 90 días.

Pero ahora se sabe que inició la cuenta cinco días después de la toma de posesión, cuando concluyó la entrega recepción con las anteriores autoridades.

Dijo que de acuerdo a esas fechas el 20 de octubre de 2018, empezaron a correr 90 días naturales y concluirán el 18 de enero del 2019.

Ahora, el 18 de enero inicia un término de quince días naturales para dar los dictámenes finales, por lo que el primero de febrero, se convocaría a sesión extraordinaria para suvotación.

Estaremos pendientes.

enero 18, 2019 - 10:30 am
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Jorge Luis Castillo

Columnistas