¡Escúchanos por internet!

Incubando la Hermandad

Una motocicleta Harley es mudo testigo de los planes que tienen los aún integrantes de la ahora afamada Hermandad, otrora poderosa y clandestina organización policiaca.

Algunas de las reuniones, que antes se hacían en los tables dance más afamados y lujosos de la ciudad de Puebla, ahora se tienen que realizar nuevamente clandestinamente, ya sea los domicilios particulares o en El Muñeco.

De esta manera, la mano que mece la cuna, trata de mecerla de nuevo.

Alejandro Ramírez Ulloa, busca a toda forma regresar al poder con el próximo gobierno municipal, tratando de unir a los integrantes de la Hermandad en una meta en común.

Por eso mismo, el gobernador Miguel Barbosa Huerta ha hecho un llamado público a que se cierre las puertas a este grupo.

Y es que se dice que hasta una vaquita han hecho para lograrlo.

Para esto, Jesús Morales Rodríguez, actual secretario de acción de gobierno en el Partido Acción Nacional (PAN) estatal, está moviéndose para lograr el objetivo y meterle un gol al presidente electo, Eduardo Rivera Pérez.

Y es que se sabe que Jesús, siempre ha pertenecido a la organización que se niega a desaparecer, para lo cual se busca colocar en la corporación a Mario Cruz Vándala, Benito Pérez Tlapelpa y José Leonel Berriel, así como a Fernando Estrella Izaguirre.

Pero sobre todo mantener quienes aún ostentan algún cargo al interior de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) municipal y que han jurado lealtad a la Hermandad.

Al menos así se dice al interior de la misma corporación, donde rezan para que no se queden o que regrese ese grupo, ya que se habla de más de 50 integrantes en activo.

Por ejemplo, se dice en los pasillos que se frotan las manos y hacen su labor, Juan Carlos Palafox, quien está trabajando en Tránsito Estatal, pero desde ahí opera con sus hermanos Carlos del sector 1 de Tránsito Municipal y Jonathan que estuvo de escolta de Eduardo Rivera en su administración pasada.

También operan desde adentro de la corporación municipal, Alavés Torija y su esposa Vanesa Bando, ambos compadres de Ulloa, así como su yerno, Juan Carlos Jaen Rodríguez, actual subdirector de Circulación.

Las ya salientes autoridades de la SSC, aunque negaron siempre la existencia de la Hermandad, lo cierto es que siguieron operando en el trienio de Claudia Rivera, aunque añorando el poder de antaño.

Incluso, la presidenta de la comisión de la SSC, Ana Laura Martínez Escobar, en respuesta al gobernador, negó la existencia del grupo en la dependencia y que haya elementos vinculados con el crimen organizado.

Ni modo que dijera que sí.

Sin embargo, aseguró que proporcionará datos al edil electo, Eduardo Rivera Pérez para que haga una limpia.

¿Algo sabrán?

Claro, podría ser rasurada la lista para abrirle el camino a la Hermandad.

Hace por lo menos tres sexenios surgió dicho grupo, que es una res de complicidades entre jefes policíacos y de Vialidad, que se formó para protegerse entre ellos de denuncias por abuso de autoridad, extorsiones e ilícitos.

Dicha organización se ha debilitado y sus miembros se disgregaron, pero siguieron hermanados.

Alejandro Ramírez Ulloa siempre fue el poder tras el trono, dicen los que saben.

Ulloa ha sido dado de baja de la Secretaría de Seguridad Pública de Puebla, de la Policía Estatal, así como de los ayuntamientos de Xicotepec de Juárez y San Andrés Cholula.

Todo por pretender extender los dominios.

Tomó fuerza de nuevo la Hermandad en tiempos del gobernador Antonio Gali, al llegar al cargo de titular de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal (SSP), Jesús Morales Rodríguez.

Como era de esperarse nombró en el cargo de subdirector de Operaciones a Ulloa.

Inmediatamente, empezó a instalar a agentes que en el pasado habían salido de la corporación, todos de la Hermandad.

Luego del breve gobierno de Gali, se volvieron a debilitar, pero no a desunir, sino simplemente a esperar mejores tiempos.

Como las bacterias o virus, cuando incuban un tempo para enfermar de nuevo.

Desde la llegada de Miguel Barbosa y Claudia Rivera, los más de 50 miembros de la “Hermandad” que aún están en la corporación en mandos medios y bajos, se les ordenó tener un bajo perfil, para evitar problemas.

Siguieron incubando.

Ahora, Jesús Morales de la mano de Ulloa pretenden volver a las viejas glorias con Eduardo Rivera. Al menos eso están fraguando, según las versiones en la misma corporación.

Ya se verá, tiempo al tiempo.

agosto 10, 2021 - 7:55 am

Por: Jorge Luis Castillo

Columnistas