¡Escúchanos por internet!

Más que un hito de la arquitectura barroca poblana: la Casa de Alfeñique

Vivimos en una ciudad considerada patrimonio cultural de la humanidad, reflexionar sobre ello es entender una responsabilidad de que nosotros, los que vivimos y los que estamos en este territorio somos custodios, con un gran trabajo de difusión, con la idea de transmitir a las generaciones futuras lo que hemos sido y lo que seremos en el futuro. Hablar de la importancia de la cultura poblana, de la tradición, arquitectura, urbanismo es hablar y entender la memoria del mundo, el carácter y la fuerza de los que construyeron la ciudad, de los que la han mantenido y de los que nos han demostrado los elementos propios del carácter y de la forma que han representado cada uno de los gremios, cada uno de los grupos sociales cada uno de los pensamientos, políticos, religiosos y de familia.

Puebla, ciudad que lucha por la preservación y conservación del tema cultural, mediante políticas públicas que incitan al público y turistas a ser parte de esta mezcla de patrimonio tangible e intangible en un espacio físico con instalaciones adecuadas, información académica fundamentada y como atracciones de nuestra historia siendo algunos referentes internacionales gracias a su arquitectura única y representativa de un estilo emblemático de la ciudad, como lo es el barroco.

La Casa de Alfeñique representa toda una composición de elementos que se conjugan en cada una de sus partes, hablando desde su arquitectura, el sitio ideal donde se construyó desde el punto de vista del urbanismo, de cómo fue mezclando cada uno de sus elementos compositivos entre ladrillos argamasas, decoraciones que como su nombre lo dice parece dulce de azúcar o dulce de alfeñique, pero va más allá, integra elementos de herrería, carpintería, cantería y pintura que poco a poco al irlo reconociendo nos dan en una forma narrativa como si hablara de la arquitectura de la puebla del siglo XVII y XVIII, el barroco poblano.

Es por ello que los poblanos sin la Casa de Alfeñique no podríamos reconocer y conceptualizar el significado del arte barroco, el arte de la integración y expresión máxima, de un elemento de arquitectura que habla, que se integra al lugar mismo donde fue concebido, entre la parte aristócrata de la ciudad con una colindancia de barrio donde la mano de obra fue parte fundamental para entender este sentido de interpretación de la Puebla en el barroco mundial.

Twitter: @DanyCaPo

julio 29, 2018 - 9:40 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Daniela Calderón

Columnistas, Noticias Destacadas