¡Escúchanos por internet!

Un 23 de julio…

En ocasiones hay fechas que resultan interesantes. A veces son los recuerdos, a veces las celebraciones, a veces las tristezas y, otras tantas, las casualidades.

Checando lo que ha sucedió en esta fecha en el pasado me encuentro con tres eventos importantes, dignos de mencionar.

Un 23 de julio pero de 1989 nació un actor que desde muy pequeño se convertiría en uno de los más grandes personajes de la literatura moderna: Harry Potter. Para quienes leímos los libros antes de las películas y nos habíamos imaginado el rostro del pequeño mago ahora parece imposible desasociar la cara de Potter de la del actor Daniel Radcliffe.

Millonario desde su infancia, Radcliffe tiene la difícil consigna en su carrera de quitarse la imagen del niño mago a como dé lugar. Ha intentado hacer proyectos vanguardistas, contrastantes y que llamen la atención en cine, teatro y TV.

Si bien ha logrado quitarse un poco esa cicatriz en forma de rayo de la frente, lo cierto es que para generaciones pasadas y futuras Daniel Radcliffe siempre será Harry Potter.

Un 23 de julio pero de 1967 nace el gran actor Philip Seymour Hoffman. Desde sus inicios en 1992 llamó la atención en pequeños personajes en cintas como Scent of a Woman, Magnolia y Boogie Nights.

Su gran oportunidad llegaría en 2005 cuando consigue el rol protagónico de la cinta Capote, rol que le valdría el Óscar de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas y un Globo de Oro.

A este proyecto le seguirían cuatro nominaciones más al Óscar y cuatro más a los Globos de Oro.

Desafortunadamente el 2 de febrero de 2014 murió por una sobredosis de cocaína mezclada con heroína truncando una exitosa carrera llena de logros en la pantalla grande pero también de una gran depresión en su vida personal.

Un 23 de julio pero de 2011 nos enterábamos de la muerte, a los 27 años, de la cantante y compositora Amy Winehouse. Meses después se confirmaría que había sido por alta ingestión etílica que había fallecido.

Una mujer talentosa, con una voz tan peculiar como su apariencia y con una vida llena de altas y bajas. Jamás pudo encontrar un rumbo que le permitiera disfrutar del éxito internacional que la abrazó.

En su mente las canciones dolían tanto como los aplausos que recibía. La fama se convirtió en su enemiga y no pudo asimilarla.

Sin duda, el 23 de julio no es una fecha cualquiera. Está llena de recuerdos, talento, carreras truncadas y la desesperación de no poder encontrar la felicidad a pesar de aparentemente tenerlo todo.

julio 26, 2018 - 8:40 pm
Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Email this to someone

Por: Gilberto Brenis

Columnistas