¡Escúchanos por internet!

yoyo1
“Yoyo” Garduño, el luchador poblano (AUDIO)

Si alguien pensaba que los luchadores no se juegan la vida en los cuadriláteros que lo piense dos veces, Juan Ramón Garduño Anaya, mejor conocido como el “Yoyo Garduño”, hijo de Ramón Ladislao Garduño Vázquez, de quien le heredó el nombre, desde los 4 años comenzó en el arte de la lucha libre, siendo tanto su gusto por el arte del pancracio que llegó a lastimar a sus hermanos.
“A la edad de 4 años cuando supe que mi padre era luchador, ya te imaginarás, mi padre fue lo máximo, fue mi ídolo, empecé a crecer con esa idea, empecé a hacer mis pininos en la casa ya sabes, fue motivo de problemas, a mi hermano le rompí la boca y le abrí la lengua, le partí la lengua, fue una niñez muy activa”.
Después de varios años de entrenamiento por parte de su padre, hizo equipo con otros gladiadores, debutando un 10 de noviembre en la ciudad de Orizaba, Veracruz, bajo el nombre del “El Moro”, haciendo dupla con su hermano, quien llevaba el nombre de “Stranger”, su primo el “Ninja Blanco” y su cuñado “Shassari”.
“Padrísimo, porque en el ambiente luchístico, nos conocían como los hijos del Yoyo Garduño; claro, con nuestros nombres del ‘Moro’, ‘Stranger’ y Fernando era mi primo y lo hicieron mi pareja, el Ninja Blanco, entonces hicimos una fama tremenda entre el ‘Moro’ y ‘Ninja Blanco’ para ‘Stranger’ que era mi hermano y ‘Shassari’”.
Ya en el ámbito profesional llegó a luchar con varias figuras reconocidas siendo una de ellas, Pedro, el Perro Aguayo, a quien le llegó a ganar en más de una ocasión, así como Octagón, El Súper Muñeco y la leyenda, el Huracán Ramírez.
“Luego ya me aventé un mano a mano con el Perrito Aguayo, luego ya fueron tres luchas seguiditas, primero, dos contra dos, luego tres contra tres, y luego un mano a mano; en ese entonces yo le gané, nos dimos un agarrón padrísimo, que cuando me dieron mi copota hermosa, casi de mi tamaño, que me la quita y que la rompe arriba del ring con la pierna y que me la avienta, y todavía se para en las cuerdas y agarró la copa y se la estrelló en la espalda”.
Uno de los personajes a quién más admiró, fue el luchador Fishman con quien tuvo la oportunidad de compartir el ring en el municipio de Tepeaca.
“Para mí era ‘Fishman’, su físico, su traje, todo, cuando vi ese físico, y lo vi sin mascara y lo vi muy pegado con la Lola González y luego ya sabes por ahí andas investigando y ya te dicen es un pirata, es un bucanero”.
Dentro del arte de la lucha libre encontró a muchos amigos, pero también hubo con quien se dio hasta con la cubeta, como lo fue “Escudo Negro”, llegando a sufrir ambos luchadores lesiones de consideración, así como con el “Súper Muñeco”, con quien perdió la cabellera.
“Con ‘Escudo Negro’, allá en el Xonaca, una vez nos dimos hasta con la cubeta, dos veces yo le rompí la pierna y él me zafó el hombro y la clavícula, si tú ves aquí no está normal, en está fue la clavícula con una llave y yo le rompí la rodilla”.

A lo largo de estos años como luchar sufrió constantemente lesiones, pero a pesar de estas, no han sido impedimento para seguir arriba del ring, y niega que sea una farsa como muchos los aseguran.

yoyo2

yoyo3

yoyo4

pasaje
Los tacos del Pasaje, una añeja tradición poblana (AUDIO)

Doña María Joaquina Armenta Urbano, desde hace más de 44 años, se dedica a vender tacos, pero no son unos tacos cualquiera, son los ya famosos tacos de Doña Mary o los tacos del Pasaje del Ayuntamiento.
“Yo soy María Joaquina Armenta Urbano, me dedico a mi negocio a trabajar, a venir a vender, a trabajar para mantener a mis hijos”.
Oriunda del municipio de Libres llegó a la ciudad de Puebla con sus 8 hijos, donde conoció a Don Mauro con quien procreó 2 hijos más, nos comenta que en alguna ocasión al pasar por el zócalo de la ciudad recibió la invitación por parte de los voceadores para vender sus tacos junto al local de Don Hernaldo Fernández, iniciando de este modo con la tradición culinaria.
“44 años, pues mi venta fue en la Central de Abastos, yo venía caminado, me pararon ahí en zócalo, ahí estaban los voceadores, y los voceadores fueron los que me eligieron para venir a vender aquí al pasaje, y de ahí el señor Hernaldo Fernández es el que me dio permiso para vender junto a él, por él estoy acá”.
Son por lo menos 17 los guisados que puede uno encontrar, entre los más famosos son los de milanesa, pata de puerco, chicharrón, mollejas, entre otros…
“Pata de puerco, chicharrón, mollejas, riñones, huazontles, chiles rellenos, hay de variedad, pancita, lo que más se vende es bistec, chicharrón y la pata”.
Desde muy temprano se levanta a preparar los ingredientes que lleva cada uno de los exquisitos tacos, acompañada de su hija Maricela.
“Yo me levanto al 10 para las 4 de la mañana yo y mi hija Maricela, y entre las 2 guisamos y entre las dos trabajamos y venimos a vender y mi otra hija la que me viene ayudar a vender llega cuando ya terminamos de guisar y ya tenemos listas las canastas y nos ayuda a la despachada”.
A lo largo de estos años han sido muchas las personalidades que han degustado los famosos tacos, entre diputados, magistrados y presidentes municipales.
“El licenciado Pacheco, Jorge Murad y así, han pasado a echarse su taquito; ahora, el señor Tony Gali también me aprecia mucho y ha venido a comer sus tacos, todos han venido y me han felicitado por mis tacos, por mi trabajo y por mi limpieza”.
Servidos con doble tortilla por si lleva mucha hambre si usted es capaz de llegar al segundo taco puede tener consecuencias mayores, una de ellas es que ya no coma durante el resto del día o en caso extremo que se vuelva adicto y cada mañana regrese por uno de la caminata matutina.
“Yo llego a las 9 de la mañana y a esta hora me voy a las 4 de la tarde, cuando está muy buena la venta a las 3 o 3:30 ya no hay nada, pero cuando está baja la venta me voy más tarde”.
Doña Mary, como todo mundo la conoce, ha sido una mujer trabajadora, que toda su vida ha vendido los famosos tacos de guisado y ha sido reconocida y admirada por su trabajo.
Los tacos son un alimento muy nutritivo, si quieres estar fuerte y sano come tacos desde temprano.

tacospasaje

pasajeB

pasaje

1 2