Arqueólogos del INAH se aprestan a concluir la consolidación arquitectónica del Gran Basamento de Cacaxtla

Durante aproximadamente 300 años, los habitantes de la que hoy es la Zona Arqueológica de Cacaxtla, en el estado de Tlaxcala, erigieron un complejo y monumental edificio, el cual era el producto de superposiciones arquitectónicas tanto de templos como de palacios gobernativos previos, dando lugar a lo que hoy se conoce como el Gran Basamento.

Así como dilatada y meticulosa fue la construcción de este inmueble, su preservación también lo es, de manera que los trabajos que desde 2012 realiza el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para consolidar la arquitectura del Gran Basamento, concluyeron recientemente su novena temporada.

A cargo de la arqueóloga del Centro INAH Morelos y titular del Proyecto de Investigación, Conservación y Restauración Integral del Gran Basamento de Cacaxtla, Laura Ledesma Gallegos, tales acciones se centraron, en esta ocasión, en el costado surponiente del edificio, el cual en los años 70 recibió el nombre de Conjunto 2.

Para la investigadora resulta clave dar continuidad a la consolidación de este monumento, levantado sobre la loma que mediaba entre los otros dos grandes conjuntos del esplendor prehispánico del área, uno de ellos en la actual Zona Arqueológica de Xochitécatl y otro que se ubicaba en lo que hoy es el pueblo de San Miguel del Milagro.

Desde esta triada, agrega la también presidenta del Consejo de Arqueología del INAH, se ejerció un protagonismo regional hacia el periodo Epiclásico mesoamericano (650 – 800 d.C.), época de grandes cambios causados por la caída del cogobierno de Teotihuacan y el alzamiento de nuevos sitios de poder económico, político y devocional.

“En el siglo pasado se intervino el Gran Basamento, sin embargo, se hizo con plásticos, cementos y otros materiales no propios de la fábrica original del inmueble, compuesta mayormente de elementos terrosos”.

De acuerdo con la especialista, gracias a los análisis de deterioros y los levantamientos arquitectónicos se ha podido dar mantenimiento constante a casi todo el perímetro del Gran Basamento, restando solo la cara poniente.

Al ahondar sobre las labores, la arqueóloga menciona que además del trabajo de consolidación con materiales compatibles –lodos, arenas, tepetates, entre otros– se recuperan volúmenes en los muros del edificio para completar su estabilización.

Otro objetivo del proyecto es atender cada uno de los apoyos de la cubierta del Gran Basamento, colocada por el INAH para proteger la elaborada pintura mural que preserva, por lo cual en cada uno de los 28 apoyos de la citada estructura metálica se realizan excavaciones hasta llegar a su desplante.

Una vez allí, se crean áreas de amortiguamiento con arenas en torno a cada apoyo, para que estos no afecten a las estructuras originales y eviten también movimientos diferenciales entre ellos.

Aunque muchas de las excavaciones mencionadas se realizan sobre áreas que ya presentaban intervenciones, se han hallado diversos materiales, como piezas de lítica y tepalcates, fragmentos de esculturas e incluso plásticos, ropa y basura de los años 70 y 80, los cuales se retiran y reciben tratamientos de elementos arqueológicos.

Destaca la localización de un cajete completo de paredes convexas, engobe rojo y decoraciones en sus bordes, descubierto dentro de los rellenos hechos en los años 80 para el Conjunto 2, cuando en esa sección se realizaban estudios de mecánica de suelos previos a la colocación de la primera techumbre del Gran Basamento.

El trabajo hecho y el que está por venir, mismo que deberá ser cuidadoso puesto que en las secciones faltantes de consolidar se ubican algunos de los espacios con pintura mural más conocidos en Cacaxtla, como el Templo Rojo y el Templo de Venus, permitirán tener una mejor apreciación del Gran Basamento, garantizando su continuidad, concluye Laura Ledesma.

Abre Cultura expo-venta de la Primera Feria del Juguete Tradicional Poblano

La Casa de la Cultura “Profesor Pedro Ángel Palou Pérez” albergará este evento

A fin de impulsar las tradiciones infantiles y en el marco del Día de Reyes, la Secretaría de Cultura abrió al público en general la expo-venta de la Primera Feria del Juguete Tradicional Poblano, en la Casa de la Cultura “Profesor Pedro Ángel Palou Pérez” hasta el 05 de enero.

En este evento participan 25 artesanas y artesanos de municipios como San Pedro Cholula, Xicotepec de Juárez, Huatlatlauca, Chignahuapan, San Lorenzo Chiautzingo, Puebla, Tlatlauquitepec, Hueyapan y Pahuatlán, entre otros.

Los productos que las y los artesanos ofrecen para mejorar su economía, son elaborados principalmente de materiales como textil, chaquira, palma, papel amate, cartonería, alfarería, fibras vegetables, agroindustriales, así como juguetes de madera.

El secretario de Cultura, Sergio Vergara Berdejo invitó a la sociedad poblana a visitar este espacio que estará abierto de 10:00 a 18:00 horas, donde encontrarán variedad de juguetes tradicionales, los cuales, dijo, favorecerán el rescate de las costumbres que tenían las y los niños para jugar hace algunos años, así como las prácticas artesanales.

Para más información, las y los interesados pueden consultar las páginas de Facebook: Artesanías de Puebla y Secretaría de Cultura Puebla, así como de Twitter: @ArtesaniaPuebla y @CulturaGobPue.

Significativas pérdidas marcaron 2021 para la cultura y academia mexicanas

Este año que concluye, la cultura y la academia tuvieron significativas pérdidas, de manera que la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) expresaron su sentir por la partida de aquellos hombres y mujeres, académicos, investigadores, funcionarios, personal de museos y de zonas arqueológicas, ligados a ambas dependencias.

En enero se registró el fallecimiento del museógrafo Iker Larrauri Prado (1929-2021), personaje central en el desarrollo de la museografía y museología mexicanas, y forjador de académicos que hoy siguen sus pasos. Durante los años setenta del siglo XX, impulsó los museos escolares a lo largo del país y participó activamente en la museografía del Museo Nacional de Antropología, inaugurado en septiembre de 1964, y en la Galería de Historia, Museo del Caracol, así como de recintos del extranjero, como los museos Nacional de Kuwait, de la Civilización Egipcia de Nubia, en Asuán, y el Olímpico de Lausana, Suiza.

Otra perdida sensible en ese mismo mes, fue la del embajador Alfonso de Maria y Campos Castelló (1949-2021), director general del INAH, de 2006 a 2012, periodo en el que tuvieron lugar los festejos por el Bicentenario de la Independencia de México y el Centenario de la Revolución Mexicana, en cuyo marco fueron rehabilitados y actualizados diversos museos de la institución.

Bajo su gestión se llevaron a cabo trabajos para abrir al público nuevas zonas arqueológicas, entre ellas Tancama (Querétaro), San Miguelito (Quintana Roo), Cerro de Trincheras (Sonora), Tehuacalco (Guerrero), Cañada de la Virgen (Guanajuato), y Atzompa (Oaxaca). También se abrió el Museo Maya de Cancún y se restauró el Ex Convento de Santa Ana, en Tzintzuntzan, Michoacán.

Pilar en el desarrollo de la arqueología, antropología, etnografía y museología en el país, entre otras disciplinas, Beatriz Barba Ahuatzin (1928-2021), profesora emérita del INAH, falleció el 29 de enero, la primera mujer titulada como arqueóloga en México, y fundadora de la Academia Mexicana de Ciencias Antropológicas.

La especialista, quien fuera esposa del connotado arqueólogo Román Piña Chan, investigó numerosos sitios arqueológicos, entre ellos Tlatilco y Tlapacoya, en el Estado de México. Fungió además como secretaria de organización del Sindicato de Antropólogos del INAH y como secretaria general de la Asociación Mexicana de Antropólogos Profesionales.

Igualmente, en enero, se tuvo el fallecimiento de Lydia Salazar Medina (1954-2021), personalidad clave en la construcción del INAH, quien durante décadas promovió la consolidación de la base trabajadora y la lucha sindical en la institución, siendo pionera en la delegación gremial D-III-24 de Administrativos Técnicos y Manuales, hoy parte del Sindicato Nacional de Trabajadores Administrativos, Manuales, Técnicos y Profesionistas, Sección Ciudad de México.

Con tristeza y nostalgia, a mediados de octubre, el ámbito académico sufrió la pérdida del historiador y antropólogo Alfredo López Austin (1936-2021), uno de los más destacados estudioso del pasado prehispánico, los mitos y el fenómeno humano en sí mismo. Publicó más de 30 libros, como autor o editor, entre ellos obras cumbre de su campo, como Hombre-Dios, religión y política en el mundo náhuatl y El conejo en la cara de la luna. Ensayos sobre mitología de la tradición mesoamericana.

Especializado en la lectura, desciframiento e interpretación de las inscripciones jeroglíficas del área maya, en particular las de la región de Palenque, Chiapas, de la cual dejó importantes aportaciones para el conocimiento de su historia dinástica, el epigrafista Guillermo Bernal Romero (1960–2021) falleció en marzo. Su último estudio, acerca del nombre de la antigua señora palencana, conocida como la Reina Roja, fue incluido por el INAH en la nueva museografía del Museo de Sitio de esa zona arqueológica. Fue investigador del Centro de Estudios Mayas (CEM), del Instituto de Investigaciones Filológicas de la UNAM, y colaborador del Proyecto Arqueológico Palenque del INAH.

Reconocido por su trabajó en la prensa comunista, en el registro de los desaparecidos por la guerra sucia de Echeverría o López Portillo, y sobre grandes personajes de finales de la década de los años setenta y principios de los ochenta, como Rosario Ibarra de Piedra, visibles gracias a sus fotografías, el fotoperiodista Marco Antonio Cruz (1957-2021) partió a inicios de abril.

Sus imágenes son clave para leer el proceso de transición democrática de México en el último cuarto del siglo XX. Su búsqueda para documentar, la composición estética y un lenguaje simbólico, otorgaron un nivel de excelencia a cada una de sus fotografías.

Pieza clave para comprender el desarrollo y las transformaciones que vivió la Ciudad de México durante el siglo XIX, la maestra María Dolores Morales Martínez (1938-2021) murió en julio. Durante los años setenta, sentó las bases de otras líneas de investigación de especial novedad historiográfica: la estructura de la propiedad, el desarrollo urbano y los empresarios que formaron los primeros fraccionamientos de la Ciudad de México. Siempre fiel a su trabajo colectivo en la Dirección de Estudios Históricos del INAH, su trayectoria también destacó por su formación de generaciones de especialistas en historia, arquitectura y urbanismo.

Aunado a tales despedidas, la contingencia sanitaria de la covid-19 y otras causas significaron para el INAH importantes pérdidas entre su personal de museos y zonas arqueológicas, así como administrativo, por ello, todas ellas y ellos, quienes hicieron y con su legado hacen posible a la institución, son evocados.

El IAGO, fundado por Francisco Toledo, recibe mantenimiento para dar una mejor atención al público

Fundado por el artista oaxaqueño Francisco Toledo en noviembre de 1988, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) ha sido en más de tres décadas un espacio abierto que con los años se ha posicionado como un referente de la gráfica en México y otras partes del mundo, además de contar con una de las bibliotecas especializadas en arte más importantes de América Latina.

La directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, Lucina Jiménez López, mencionó que “el IAGO está transitando ya por la expresión contundente del compromiso de mucha gente que mantiene vivo el deseo y la vocación con la que Francisco Toledo generó este espacio; su familia, sus directivos, sus trabajadores y la gente que cotidianamente se da cita en el IAGO como ese lugar de referencia que el maestro Toledo creó y eso es muy importante”.

En el marco de la campaña #VolverAVerte de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, abundó que el trabajo realizado en el IAGO en estos años de contingencia sanitaria “han expresado esa vocación, ese deseo de dar simplemente, bajo otros mecanismos, bajo otros formatos, bajo otros recursos, vida a esa acción artística. El arte, la lectura, los libros como fuente fundamental. En el encierro forzoso por cuestiones de la COVID-19, el IAGO se ha reinventado a sí mismo. Y eso es muy importante, no rendirse frente al riesgo”.

Durante su visita a las sedes del IAGO, la Directora General indicó que los trabajos realizados forman parte de “un compromiso que había hecho con el maestro Toledo, para dar la dignidad y grandeza al edificio que ha albergado al IAGO. Es un inmueble que el mismo maestro Toledo habitó y hoy es el lugar donde se reúnen jóvenes, adultos, artistas, extranjeros y nacionales, además es un punto de referencia. Creo que haberle hecho todos los trabajos es muy importante porque sirve para que tenga vida en las próximas décadas”.

Agregó que parte de las labores que se hicieron son actividades que no se ven a simple vista, “pero que sabemos podrían representar un riesgo, por ejemplo, se cambiaron las instalaciones eléctricas, se mejoró la iluminación e impermeabilizaron los techos de los inmuebles, todo respetando los lineamientos del tipo de edificio”.

El director del IAGO, Hazam Jara, informó que recientemente se terminaron los trabajos de mantenimiento de las dos sedes de este Instituto, lo cual fue posible gracias al apoyo del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL). El viernes 17 de diciembre ambas sedes abrieron exposiciones del artista Francisco Toledo.
Comentó que, para quienes son parte del IAGO, “es muy importante cuidar este espacio, más allá de mantener en buen estado la sede de Alcalá y Avenida Juárez, que sean sitios con condiciones adecuadas para los usuarios y visitantes, lo que buscamos es preservar el legado del maestro Francisco Toledo”.

También se realizaron detalles en el aplanado, repararon las puertas, limpiaron pisos, se arreglaron el patio y los desagües. Es importante mencionar que el cambio de iluminación en las salas de la biblioteca hace que se tenga mayor facilidad de lectura, y es que el IAGO posee una de las bibliotecas especializadas en arte y literatura más importantes de México, actualmente su acervo asciende a más 60 mil ejemplares.

En noviembre el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca volvió a abrir sus áreas: galería, biblioteca y patio, ya que algunas habían permanecido cerradas durante un tiempo por la covid-19.

Por último, comentó que con la reapertura de la biblioteca, de las salas de exhibición y del patio, “el IAGO continúa siendo un espacio para que las personas se acerquen a la obra gráfica, al acervo bibliográfico, que frecuentemente es consultado por investigadores, ahora es un lugar con mejores condiciones, lo que nos permite tener mayores posibilidades para la planeación de talleres, presentaciones y eventos públicos del próximo año”.

Proyecto Siqueiros recordará a David Alfaro Siqueiros en el 125 aniversario del natalicio y a 48 años de su deceso

Con el objetivo de impulsar la difusión, de la trayectoria artística y política, así como del legado estético de David Alfaro Siqueiros, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL), a través de Proyecto Siqueiros (integrado por la Sala de Arte Público Siqueiros y La Tallera), publicará dos cápsulas audiovisuales a través de sus redes sociales, en el marco de “Contigo en la distancia” de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México.

Se transmitirá una semblanza biográfica del muralista, la cual podrá apreciarse el miércoles 29 de diciembre, día en el que se celebra el 125 aniversario de su natalicio. Integrado por fotografías del acervo del Centro de Investigación y Documentación Siqueiros (CIDS). Este material audiovisual da cuenta de algunos de los aspectos más sobresalientes de la vida y obra del creador, como su participación en la Escuela Mexicana de Pintura al lado de Diego Rivera y José Clemente Orozco, principalmente, y su labor a favor de un arte público al servicio del pueblo, expresado principalmente por medio de la pintura mural.

En la cápsula se hace mención del activismo político de Siqueiros, quien luchó en la Revolución Mexicana y la Guerra Civil Española, y fue miembro del Partido Comunista Mexicano, además de promover diversas agrupaciones sindicales. Algunas de sus acciones incluso lo llevaron a la cárcel y al exilio.

Asimismo, en el video se rememora que, al final de su vida y por medio de un testamento público, Siqueiros legó al pueblo de México una importante colección de obras de caballete, gráfica y dibujo, además de estudios y proyectos murales, su archivo personal y biblioteca, la Sala de Arte Público en la Ciudad de México y su taller en Cuernavaca, Morelos, actualmente La Tallera.

En tanto, el jueves 6 de enero de 2022, fecha en la cual se conmemorará el 48 aniversario del fallecimiento del artista, se emitirá un material audiovisual sobre el primer mural que realizó.

Con esta actividad, Proyecto Siqueiros da inicio a la publicación de una serie de cápsulas que aborda la totalidad de la obra mural del creador (37 piezas que realizó a lo largo de más de cinco décadas, de las cuales 23 se encuentran en la Ciudad de México, ocho en otras entidades de la República y seis en el extranjero), en el marco de la conmemoración del centenario del movimiento muralista mexicano.

Derivada de una investigación documental llevada a cabo por la responsable del CIDS, Mónica Montes, la cápsula que da inicio a la mencionada serie versa sobre el conjunto ubicado en el cubo de la escalera del denominado Colegio Chico del Antiguo Colegio de San Ildefonso (anteriormente sede de la Escuela Nacional Preparatoria), e integrado por El espíritu de Occidente o Los elementos, Los mitos caídos, El entierro del obrero sacrificado y Llamado a la libertad, murales realizados entre 1922 y 1924 en tres técnicas: encáustica, fresco y temple.

La cápsula, documentada gráficamente por medio de imágenes a color capturadas por el fotógrafo neerlandés Bob Schalkwijk –quien brindó a Proyecto Siqueiros la posibilidad de emplearlas con este propósito de difusión–, cierra con un fragmento sonoro de una conferencia impartida por el artista mexicano alrededor de 1956 en la capital del país, en la cual, entre otras cuestiones, refirió lo siguiente acerca de los albores del movimiento muralista nacional:

“En 1922 se materializa mi expresada voluntad en favor de un estado de derecho democrático para mi patria con el surgimiento del muralismo, con Diego Rivera, José Clemente Orozco, Xavier Guerrero, Fernando Leal, Fermín Revueltas, Jean Charlot y Emilio García Cahero, quienes, respondiendo al mismo impulso político mío, al mismo desarrollo ideológico democrático, habían llegado por diferentes vías a las mismas conclusiones. Así surgió en México, para utilidad política de la Revolución Mexicana en desarrollo, como para todos los pueblos democráticos del mundo, una forma artística destinada a ocupar un puesto mayor frente al cuadro llamado de caballete, dado su carácter histórico de objeto para la simple apropiación privada”.

Culmina restauración del Templo del Señor de Tepalcingo, en Puebla, afectado por sismo de 2017

Luego de un esfuerzo de mediano alcance, enfocado a solucionar retos técnicos, la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), efectuó la entrega del templo dedicado al Señor de Tepalcingo, ubicado en la población de Xochiltepec, en Puebla, cuya intervención permitió resarcir los daños que registró tras el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Durante la entrega oficial del inmueble histórico, el cual data del siglo XVIII, el director del Centro INAH-Puebla, Manuel Villarruel Vázquez, agradeció el interés de la comunidad y de su párroco para que las obras llegaran a feliz término, las cuales fueron supervisadas por el arquitecto Enrique Gómez Osorio y la restauradora Sarahy García Fernández.

Asimismo, destacó que con este acto, el Centro INAH Puebla cerró la entrega de los templos que se restauraron durante 2021.

El poblado de Xochiltepec se localiza junto a la laguna de Epatlán, al sur de la entidad, y el templo está edificado en el cerro Xochimiotzin. Fue en 1771 cuando los indígenas del lugar pidieron licencia para construir una ermita a la imagen del Señor de las Tres Caídas, y ocho años más tarde concluyeron las obras, por lo que el 22 de abril de 1779 se bendijo el templo por mano del sacerdote Mariano Anguiano. La fiesta de esta imagen tiene lugar el tercer viernes de cuaresma.

El templo tiene forma de cruz latina, su portada está formada por cuatro columnas imitando el estilo salomónico. A la derecha de la portada se ubica la torre campanario constituida por dos cuerpos; presenta cuatro pilastras decoradas con columnas estípite con arco de medio punto, coronado con una cúpula de tambor con base octagonal y cupulín. A la izquierda se localiza una espadaña de un solo cuerpo.

Al interior, el acceso al sotocoro cuenta con arco rebajado sobre impostas y la cubierta es de cañón corrido, sobre él se ubica el coro que tiene cubierta de bóveda de aristas. La nave consta de cuatro entre ejes con arcos fajones y pilastras laterales de basa y fuste liso; el primero, tercero y cuarto entre ejes cuentan con cubierta de bóveda de aristas, el segundo con cúpula de base octagonal con claraboya en cada uno de sus lados. En ambos brazos hay altares contemporáneos con cubierta de cañón corrido.

El altar mayor cuenta con un ciprés neoclásico, y el presbiterio está decorado con estuco, ahí se encuentra la imagen del Señor de Tepalcingo. Asimismo, en otras partes se ubican las imágenes de San Pedro, San Pablo, la Inmaculada Concepción, la Virgen de los Dolores y Nuestro Padre Jesús, esculturas policromadas de carácter histórico. La edificación cuenta con cinco campanas en su torre campanario.

A consecuencia del sismo de 2017, la iglesia sufrió fracturas en cúpula principal y en las diversas secciones de la torre campanario 28a y en la espadaña; además de fisuras y grietas en la hornacina de barda atrial, los muros laterales de la nave principal, los arcos, la bóveda, las lucarnas de desplante y su cúpula principal.

Los daños fueron atendidos mediante procedimientos de consolidación a base de material pétreo compatible con el existente en otras partes del edificio, morteros de cal, fibras artificiales y aditivos para mejorar las características de comportamiento de la solución aplicada en la intervención.

En la ceremonia de entrega de las obras, el cura Ismael Jiménez Hernández concluyó que “al reconstruirse un templo también se reconstruye la identidad de una población”.

Con publicación de 12 mil 500 libros, Cultura impulsa obras de escritores y académicos poblanos

Del total de estos ejemplares, 4 mil fueron distribuidos a 125 bibliotecas de siete regiones del estado a través de la Red Estatal de Bibliotecas

A través de la estrategia “Programa Editorial”, la Secretaría de Cultura, por medio de la Dirección de Fomento Cultural, publicó este año un total de 12 mil 500 libros, con el propósito de ofrecer a las y los escritores, investigadores y académicos poblanos, una ventana de oportunidad para visibilizar sus obras.

Estos libros corresponden a 21 obras inéditas y proyectos independientes de autores poblanos o radicados en el estado, en temas como narración, cuento, crónica, novela y poesía, entre otros.

Del total de libros publicados, 4 mil fueron distribuidos a 125 bibliotecas de siete regiones del estado a través de la Red Estatal de Bibliotecas; además, durante las presentaciones de los mismos, fueron distribuidos 4 mil 360 en los municipios de Puebla, Acatlán, Atlixco, Chignahuapan, Huauchinango, Libres, Tehuacán, Tepeaca y Zacatlán.

Por otra parte, en el marco de la apertura de la Casa de Cultura en Huauchinango, la Secretaría entregó 40 libros de la colección Letras Confinadas, cuyos títulos son: Judas, El Reflejo de la Luz en el Mar y Una Línea de Horizonte, a fin de apoyar la lectura en los habitantes de este municipio.

Además, con el programa Tertulias Literarias, el cual tiene como finalidad de presentar los distintos libros del catálogo editorial, difundir la obra de las y los autores y generar comunidad a partir del quehacer literario, la dependencia presentó la publicación de corta extensión: Los Pájaros y las Ciudades; Los Cuentos del Murciélago; el Pangolín de la colección Puertas Abiertas; los libros Alcatraz y Novilunio Poesía Haiku de la colección Letras Confinadas, y el libro Atlixco, Danza en el Tiempo de la colección Narrativa Contemporánea. En estas presentaciones fueron entregados 320 ejemplares.

Estela labrada de Mesoamérica podría marcar el transcurrir del tiempo

El monumento 32 de la antigua ciudad huasteca de Tamtoc, la piedra labrada más grande de Mesoamérica, podría ser, a propuesta del arqueoastrónomo universitario Jesús Galindo Trejo, un marcador del transcurrir del tiempo, es decir, del movimiento aparente del Sol a lo largo del año, y no un observatorio lunar como se estableció en algún momento.

El integrante del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE) de la UNAM recordó que el monolito de cuatro metros de alto, por siete metros de altura y más de 27 toneladas de peso, descubierto en febrero de 2005 partido en tres partes, permaneció durante casi dos mil años sumergido en un cuerpo de agua y cubierto por depósitos de lodo.

La estela del sitio arqueológico de Tamtoc, ubicado en el municipio de Tamuín, en San Luis Potosí, sigue siendo una incógnita, reconoció el experto. Aunque fue reconstruida y colocada en su lugar original, su mensaje permanece oculto porque la Huasteca carece de fuentes etnohistóricas y tampoco ha sido estudiada por la arqueología como otras regiones, el centro del país o la zona maya, reconoció el experto.

En ella aparecen tres personajes que no son fácilmente identificables con deidades del centro de México, como Tláloc a Tezcatlipoca. La pregunta es qué podría estar señalando esta gran piedra que en la parte de arriba tiene 12 entrelaces o inscripciones cuyo mensaje se desconoce. “No todos los jeroglíficos mesoamericanos tienen el grado de estudio que han tenido los mayas”, abundó.

Esos “cartuchos” deben tener algún significado, pero lo desconocemos. Pensamos que probablemente están escritos en teenek, es decir, en huasteco, idioma mayense. “Esta es una gran incógnita; ¿cómo llegaron aquí integrantes de un pueblo que habla una de las 30 variantes del maya?”.

Equilibrio en el tiempo

En términos generales, se les aprecia parados sobre calaveras. El central, enmascarado, es más grande y tiene características femeninas y masculinas; los otros dos, de menor tamaño, no tienen cabeza y sostienen un objeto parecido a una corona; de sus cuellos surge algo parecido a un líquido, agua o sangre. El personaje mayor sostiene tales flujos, que llegan hasta él. Además, cuatro aves miran hacia el oriente.

La parte trasera de la estela, que es lisa, sin labrar, está orientada al sur; la del frente, al norte, a su izquierda, respecto al observador, se ubica el oriente y a su derecha el poniente. El arqueoastrónomo puede medir la orientación de la piedra, suponiendo que está en su posición original, al igual que la dejaron los antiguos huastecos, con lo cual coincide su descubridor, el arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, Guillermo Ahuja Ormaechea, sobre todo por tratarse de una pieza de más de 27 toneladas.

Al hacerlo, la línea perpendicular a la estela es muy cercana al norte del cielo; sus lados señalan las direcciones oriente y poniente, donde sale el astro y donde se pone. “Eso significa que el monumento marca de una manera equilibrada la mitad del año: del equinoccio de primavera al de otoño, la parte labrada del monolito es iluminada por el Sol, y del equinoccio de otoño al de primavera del siguiente año se ilumina, pero por su parte trasera, donde no tiene algún dibujo labrado”. La posición del monolito indica de una manera muy sutil la relación entre espacio y tiempo, propuso Galindo.

El monumento 32 apelaría de ese modo a un equilibrio en el tiempo, determinado por su posición. En cuando a las figuras pequeñas, podría pensarse que indican los equinoccios, “pero el nivel de interpretación es muy amplio, estamos elucubrando sin duda, aunque tratando de aclarar un poco más las posibilidades, porque en arqueoastronomía no podemos asumir ninguna posición contundente, en especial porque nos falta mucha información”, apuntó.

Si se conociera mejor la cosmogonía y deidades de los teenek se tendría la posibilidad de interpretar la estela con mayor precisión. Empero, tampoco se sabe de los jeroglíficos, porque no existe un corpus suficientemente amplio para descifrarlos, enfatizó el universitario.

¿Luna o Sol?

Galindo Trejo detalló que cuando fue descubierto se le consideró un observatorio lunar porque debajo de la estela se encontró una ofrenda llamativa y, en ella, una escultura “inesperadamente hermosa”.

Se trata del cuerpo mutilado de una mujer, elaborado de una piedra lisa, pulida; la pieza, además, está “matada”, es decir, fue cortada a propósito. Lo único que tiene fuera de su anatomía son tres arreglos de puntos o “escoriaciones” en las piernas; son 104 (dos veces 52) en total. En los hombros también tiene 52 marcas.

Este número, prosiguió, es fundamental en los calendarios mesoamericanos. En la escultura hay información calendárica clara, obvia, que podría ser tan antigua, de acuerdo al arqueólogo Ahuja, al igual que la fecha más remota de Mesoamérica señalada en una estela, proveniente de Monte Albán, Oaxaca, del año 594 antes de nuestra era. Sin embargo, otros estudios más recientes, plantean una datación hacia el año 200 antes de nuestra era.

Y no sólo eso: en la primera versión en dibujo del monumento 32 se consideró que poseía 13 “cartuchos” o jeroglíficos; al relacionarse con la Luna, sin más lo declararon un observatorio lunar. No obstante, posteriormente se determinó que son 12.

La estela, afirmó Galindo, no tiene que ver con la Luna. Esto es una pieza dedicada astronómicamente al equilibrio temporal que define el movimiento aparente del astro luminoso. Aunque esta interpretación sería sólo “una parte mínima del discurso ideológico que está frente a nosotros, pero que no entendemos”.

Un dato interesante es que para los huastecos el oriente es una dirección importante que conduce hacia el mar, y las pequeñas aves labradas miran hacia allá, recalcó el doctor en Astrofísica y ex investigador del Instituto de Astronomía de la UNAM.

En alguna ocasión que llovió en abundancia, se creó un espejo de agua que provocó que la imagen del monolito se duplicara; visto así, los flujos podrían indicar las posiciones extremas del astro rey, y el personaje central, junto con su representación en el vital líquido, podría representar el eje del mundo, axis mundi. Quizá los cuatro, dos reales y dos reflejados, serían los sostenedores del Universo, concepto utilizado por los mayas; “nadie sabe qué puede significar en realidad”, reconoció.

Lo que es un hecho es su relación directa con el movimiento aparente del astro. “En la región huasteca se han registrado 52 grados a la sombra. Los huastecos sabían del astro rey, lo conocían. Y por supuesto, compartieron con otras regiones su culto a nuestra estrella que da luz, calor, pero también el tiempo.

Las estructuras arquitectónicas en Mesoamérica, las más grandes e importantes, están orientadas a la salida y la puesta del Sol, y no siempre necesariamente a los solsticios o equinoccios. En este caso, la estela y la escultura femenina se tratan de manifestaciones locales del arte huasteco; son piezas únicas. Eso es lo maravilloso de este sitio: que a pesar de no haber sido estudiado suficientemente por la Arqueología, revela estos objetos, concluyó Jesús Galindo.

La Grandeza de México brinda al público este diciembre acceso a obras patrimoniales nunca vistas en nuestro país

La magna exposición “La Grandeza de México”, concebida como una de las actividades culturales más relevantes de 2021, presenta este diciembre, en sus dos sedes: el Museo Nacional de Antropología (MNA) y el Salón Iberoamericano del edificio de la Secretaría de Educación Pública (SEP), un panorama único acerca de la vastedad del patrimonio cultural, la historia y las identidades que se han creado en el territorio que hoy es México.

En el MNA, recinto adscrito a la Secretaría de Cultura del Gobierno de México y al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), dos de los curadores, Baltazar Brito Guadarrama y Karina Romero Blanco, subrayaron lo trascendente que es reunir obras patrimoniales pocas veces vistas e, incluso, inéditas museográficamente.

Ante el imponente meteorito de Charcas, hallado en 1804 en San Luis Potosí, el cual es una de las piezas que recibe al público en la Sala de Exposiciones Temporales del MNA, se destacó las acciones de diplomacia cultural realizadas por el Gobierno de México, mediante las cuales fue posible reunir más de mil 500 obras para su exhibición: 380 en el MNA y mil 145 en la sede histórica de la SEP.

Parte de ese conjunto, comentó Baltazar Brito, lo integran 44 piezas que llegan a esta muestra como traslados temporales, gracias a las gestiones de la presidenta del Consejo Asesor Honorario de la Coordinación General de Memoria Histórica y Cultural de México, Beatriz Gutiérrez Müller.

Ejemplo de ello es dicho meteorito, el cual fue llevado a Francia en 1867, cuando las fuerzas expedicionarias del mariscal François Achille Bazaine lo tomaron para su estudio científico cuando se retiraban militarmente de México. Ahora, fue trasladado desde el Museo de Historia Natural de París.

La exposición, añadió Karina Romero, “celebra las múltiples identidades de México, invitando al público a conocer una variedad de lenguajes, culturas y manifestaciones artísticas que se han elaborado en distintos momentos de nuestra historia”.

Divida en cinco apartados temáticos: Territorio: escenarios de vida y paisajes culturales; Espiritualidad: una vía para comprender el mundo; El individuo: origen y centro de las culturas; Simbolismo: ideas y representaciones del mundo y El motor de la historia, la exposición incluye piezas trascendentales para el devenir de la humanidad como cuatro olotes de maíz –el cereal más cultivado del mundo–, fechados entre 10,000 y 12,000 años de antigüedad, los cuales son testimonio de los inicios de su domesticación en el Valle de Tehuacán, Puebla.

Otra obra de importancia que se exhibe por primera vez en México, en calidad de original, es el Mapa de Uppsala, fechado en 1550, muestra un panorama topográfico de la Ciudad de México y su entonces entorno lacustre. Su traslado temporal a nuestro país fue acordado con las autoridades de la Universidad de Uppsala, en Suecia.

“Las piezas procedentes del extranjero han sido durante mucho tiempo embajadoras de nuestra riqueza cultural”, comentó Baltazar Brito al hablar del prestigio que tales elementos tienen para museos del mundo, siendo uno de ellos el Quai Branly-Jacques Chirac, de Francia, cuya primera pieza colectada en 1998 fue la figurilla de una mujer asociada a la cultura chupícuaro, la cual se asentó entre los años 600 y 200 antes de Cristo, en el actual estado de Michoacán.

Integrada a la exposición del MNA, la Mujer chupícuaro se une a otra pieza emblema del Quai Branly, el llamado Penacho de Cuauhtémoc, así como a un cráneo humano trasladado desde el Museo del Hombre de París, durante mucho tiempo atribuido al tlatoani Motecuhzoma II, dada la presencia de una aparente herida por impacto de piedra.

Más allá de los mitos en torno a estos elementos, refirió Karina Romero, ya que se ha probado científicamente que el primero no es un penacho y tampoco perteneció a Cuauhtémoc, y que el segundo no corresponde a ese gobernante mexica, o siquiera a una herida hecha con una piedra, constituyen valiosos objetos históricos que hablan de los lazos de amistad entre las naciones, además de representar oportunidades únicas para su apreciación y probable estudio.

Los curadores agradecieron la buena voluntad de los gobiernos e instituciones culturales de Suecia, Francia, Italia, Guatemala y el Vaticano, entre otras naciones que cooperaron con México en materia de traslados temporales, así como a las comunidades de nuestro país que colaboraron con el INAH para la exhibición de bienes arqueológicos localizados y/o exhibidos en ellas.

Es el caso de la llamada Gobernante de Amajac, escultura descubierta en enero de este año en la comunidad de Hidalgo Amajac, en la Huasteca veracruzana, la cual representa a una mujer de élite con tocado y atavío de realeza. La efigie, única en su tipo, se muestra por primera vez al público.

También resalta el conjunto de obras escultóricas procedentes del Museo de Sitio de la Zona Arqueológica de Ndachjian-Tehuacán, Puebla, que gracias a la colaboración y vigilancia de su comunidad, llega al MNA para representar ante el mundo la cosmovisión de la cultura popoloca.

La Grandeza de México permanecerá en exhibición hasta el 26 de abril de 2022, en sus dos sedes. En el Museo Nacional de Antropología el horario es de martes a sábado, entre las 10:00 y 17:00 horas, con un acceso libre al público.

En 2021, de manera híbrida, el INAH continuó sus tareas de protección, conservación y difusión del patrimonio

En sintonía con las acciones emprendidas por la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, en 2021, el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) comenzó la reactivación de diversas actividades presenciales, sin dejar de aprovechar las herramientas virtuales y continuando con sus labores a distancia, la institución se sumó a los formatos híbridos, alcanzando notables resultados en sus tareas de investigar, proteger, conservar, salvaguardar y difundir el patrimonio cultural de México.

El 1 de enero de 2021, en Álamo Temapache, Veracruz, fue localizada una escultura que representa a una mujer huasteca de élite, la cual data del periodo Posclásico Tardío (1450-1521 d.C.), ahora conocida como “La joven de Amajac”, y de la cual se hará una réplica en el Paseo de la Reforma, en la Ciudad de México.

Los equipos arqueológicos del INAH han dado seguimiento a obras prioritarias del Gobierno de México, entre ellas el Tren Maya, mediante la prospección de la superficie con herramientas de vanguardia como la georreferenciación, la topografía con tecnología satelital y el uso de sensores LiDAR. A la fecha se han registrado casi 19 mil hallazgos de monumentos arqueológicos; de los cuales 17 mil 276 son inmuebles; mil 104 son bienes muebles y 538 se denominan rasgos naturales asociados a la actividad humana.

Entre los más importantes están los descubrimientos de Boca del Cerro en el Tramo 1; en el Tramo 2 destaca el sitio de Cruz de Rovira y el antiguo camino virreinal que comunicaba a Campeche con Mérida; y en el Tramo 3 sobresale el sacbé que comunicaba a lzamal con Aké.
También fue localizada una canoa maya en buen estado de conservación, durante la prospección del Tramo 4 y, en el Tramo 5 se han registrado evidencias de la extensa red de solares domésticos del periodo posclásico.

Asimismo, en los terrenos donde se construye el Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles se han recuperado más de 50 mil huesos que corresponden a más de mil individuos de especies como camellos, caballos americanos, gliptodontes, perezosos terrestres, tigres dientes de sable y alrededor de 600 mamuts; así como más de 100 enterramientos humanos de época prehispánica que permiten entender mejor el devenir de la Cuenca de México.
El 2021, año en que se cumplió el quinto centenario de la invasión española a Tenochtitlan, arqueólogos del INAH registraron, recuperaron y protegieron los restos de una vivienda mexica y de una ofrenda de clausura en un predio próximo a la Plaza Garibaldi, en el Centro Histórico de la Ciudad de México. El depósito ritual, realizado por los antiguos habitantes ya tomada la ciudad (1521-1610 d.C.), contenía múltiples elementos, entre ellos, 13 sahumadores polícromos de casi un metro de longitud y una olla con cenizas humanas.

El 2021 fue declarado el “Año de la Independencia y la Grandeza de México”, motivo por el cual el Gobierno de México instituyó una serie de conmemoraciones emblemáticas en las que la Secretaría de Cultura federal, a través del INAH, participó activamente.
La primera, el 14 de febrero, fue el 190 aniversario luctuoso del líder independentista Vicente Guerrero, marco en el que se abrió la exposición Guerrero, héroe libertador de México. El 24 del mismo mes, Día de la Bandera, se inauguró la exposición 200 años de la promulgación del Plan de Iguala. Día de la Bandera, en el Museo de la Bandera y Santuario de la Patria, en Iguala, Guerrero.

En agosto, la muestra en el Museo del Templo Mayor, Tenochtitlan y Tlatelolco. A 500 años de su caída hizo memoria del enfrentamiento entre dos culturas que cambió la historia mundial.

Destaca la magna exposición La Grandeza de México, presentada en el Museo Nacional de Antropología y el Salón Iberoamericano del edificio de la Secretaría de Educación Pública (SEP); la cual, con más de mil 500 piezas, celebra la historia, riqueza y diversidad cultural del país. En este marco se realizó la presentación del libro México. Grandeza y diversidad, edición que será distribuida a nivel nacional entre el profesorado de nivel secundaria.
También, dentro de las actividades conmemorativas, en un proyecto conjunto con la Lotería Nacional, se emitieron 32 billetes con imágenes de sitios arqueológicos, uno por cada entidad del país.

Este año fue de especial relevancia en lo referente al patrimonio mexicano recuperado en el extranjero. En lo que va de la presente administración, el Gobierno de México ha conseguido la repatriación de 5 mil 800 piezas, siendo 5 mil 202 bienes arqueológicos y 598 elementos históricos.

El INAH ha continuado con la atención de los inmuebles con valor histórico afectados por los sismos de 2017, en 11 estados del país. Al 15 de diciembre, se han devuelto a las comunidades mil 439 inmuebles restaurados de los 2 mil 340 afectados, lo que representa un avance del 61.5%.

En los museos, zonas arqueológicas y monumentos históricos se mantuvieron las tareas de protección, salvaguarda y conservación, implementando acciones preventivas y correctivas cotidianas; sobresalieron las acciones para enfrentar el paso de huracanes y tormentas tropicales en los sitios arqueológicos de la península de Yucatán. De igual manera, actualmente se trabaja en la atención de las afectaciones provocadas en la Zona Arqueológica del Templo Mayor, en la Ciudad de México, por la caída de la techumbre del edificio conocido como la Casa de las Águilas, colapsada a consecuencia de una granizada atípica en abril de este año.

En materia de difusión, este año, en el marco de la campaña “Contigo en la distancia”, de la Secretaría de Cultura federal, se efectuaron el XXII Encuentro Nacional de Fototecas, en formato virtual, y, en híbrido, la XXXII Feria Internacional del Libro de Antropología e Historia (FILAH), a esta última ingresaron 16 mil 895 internautas de distintos países.

En materia de exposiciones, los museos del INAH reanudaron las muestras presenciales, entre las que se encuentran “Indios Conquistadores” en la sede de la Secretaría de Cultura federal en Tlaxcala; “Ritualidad y resistencia yaqui. Historia de una colección etnográfica”, en el Museo Regional de Sonora; “Alfombras de Irán. Paraísos errantes”, con sede en el Museo Nacional de las Culturas del Mundo; y la que celebra el aniversario 490 de la ciudad de Santiago de Querétaro y el 85 del Museo Regional de Querétaro: “Generala. Bajo tu amparo”.

En cuanto a las exhibiciones en el extranjero, se encuentran “Un recorrido por la historia de Trincheras”, en el Consulado de México en Tucson, Arizona; “Ka’kao. El árbol secreto el viaje del cacao entre México e Italia”, con sede en la Universidad Libre de Lengua y Comunicación de Milán, así como la magna exhibición Aztecas, presentada en el Museo de Etnología de Leiden, en el Reino de los Países Bajos.

De forma virtual, se encuentran “Tan humanas y sin derechos en el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres”; “Metáforas del desierto” y “Roma æterna o la construcción de un mito”, esta última producto de la colaboración y diálogo entre México e Italia.

Finalmente, entre los hechos relevantes de 2021, en el ámbito del Patrimonio Mundial, México logró la incorporación del Conjunto Conventual Franciscano y Catedralicio de Nuestra Señora de la Asunción, en Tlaxcala, a la Lista de Patrimonio Mundial de la Unesco, como parte de los Monasterios del siglo XVI ubicados en las faldas del Volcán Popocatépetl inscritos en 1994.

Fotografía actual, ¿arte o cotidianidad?

A más de 180 años de que fuera patentado el Daguerrotipo, equipo que dio origen a la fotografía, el principio de capturar sigue siendo el mismo sin importar la tecnología utilizada para ello: un lente óptico y luz, explica Edith Vázquez, investigadora de la Facultad de Artes y Diseño (FAD) de la UNAM.

La doctora en Arte y Diseño por la Universidad Nacional comenta que debido a su facilidad para el dibujo y la creación del Diorama, Louis Daguerre fue reconocido por la sociedad parisina y condecorado con la Legión de Honor.

Recordó que Daguerre conoció en 1826 al químico, litógrafo y científico aficionado Joseph Nicéphore Niépce, quien ese mismo año tomó la primera fotografía de la historia, para la cual requirió una exposición de ocho horas en una plancha de peltre.

“Daguerre no fue quien creó la fotografía, la hizo con su colega Joseph Nicéphore Niépce a quien conoció porque alguien le contó que en el mundo alguien estaba realizando algo similar a lo que él estaba investigando. Se conocen y empiezan a trabajar, hasta que Niépce muere”, detalla la investigadora.

En 1835, Daguerre descubre de forma accidental que al usar mercurio y agua salada caliente obtenía imágenes más nítidas, lo que le permitió tres años después crear la que se considera como la primera fotografía en la que aparecen personas.

Desde entonces a la fecha, añade Vázquez, se ha modificado tecnológicamente, ha perdurado “la generación de la imagen, pero ha cambiado el por qué. Se han modificado los motivos y los aspectos en la manera de hacer fotografía. Desde el siglo XIX hemos vivido un desarrollo tecnológico importante que nos permite hacer fotografías con un teléfono celular. Ha perdurado la tarea de construir historia a partir de la imagen, pero han cambiado demasiadas cosas”.

Hoy en día no se requieren grandes cámaras fotográficas para captar una imagen, se usan, claro está, pero se obtienen también con equipos inteligentes, como celulares o drones.

“La tecnología ha puesto en las manos de todos la posibilidad de escribir la historia con imágenes. No me parece que la posibilidad que todos tenemos de hacer imágenes con un celular traiga como consecuencia la deshumanización” de esta actividad, añade la artista quien ha presentado su obra en Italia, Francia, Alemania, Colombia y México.

El hecho de que actualmente las redes sociales como Facebook, Instagram o Twitter “exijan” de los usuarios aportación constante de imágenes, representa un nuevo reto para la fotografía porque implica “la construcción o producción de un archivo inmenso, que muchas veces se pierde en la memoria de nuestros recuerdos y en la memoria de nuestros discos duros, porque no cabe tanta información”, destaca.

Vázquez agregó que la fotografía es parte del día a día de la gente, lo que significa que se trata de una herramienta al alcance de todos y lleva a preguntarse qué fotografías hacemos y si se inscribe en los términos de la cotidianidad o del arte.

Pantallas nulas

La fotógrafa de formación trabaja desde hace tiempo con una técnica llamada Pantallas Nulas por refracción, que le permite “abrir y desmembrar el objeto en sí, que es la cámara, abrir los objetivos y descubrir lo que está detrás: lo técnico y lo metafórico”.

Además, pertenece a grupos de investigación en óptica en Colombia y México y desarrolla su método científico con la colaboración de tutores y colegas, entre ellos Karen Patricia Volke Sepúlveda, del Instituto de Física de la UNAM; Gerardo García Luna Martínez, director de la FAD; Maximino Avendaño Alejo y Gabriel Castillo Santiago, ambos del ICAT; Rebeca Monroy Nasr, del Instituto Nacional de Antropología e Historia y Efraín Solarte Rodríguez, de la Universidad del Valle, en Cali (Colombia).

La propuesta de la artista consiste en controlar patrones de fotografías a partir de sistemas ópticos y luz láser, lo cual constituye una diferencia metodológica que se explora por primera vez en el área de las artes y la ciencia, terreno en el que se trabajan las pantallas nulas. “Se usan para calificar la calidad de lentes ópticas y, por primera vez, con ellas comienzo a trabajar con la fotografía… Se usa un retrato en un proceso que implica análisis matemáticos y de óptica para lograr, en mi caso, una reconfiguración de la imagen”, asevera.

Su trabajo permite revisar en los archivos cómo se escribe la historia, pues durante años se ha pensado que la fotografía es una imagen fina, bidimensional y sin movimiento, pero para la artista implica un discurso en movimiento.

Aunque hoy una imagen tarda un microsegundo en ser captada, en sus inicios se requerían varios minutos para tomarla, de ahí que las antiguas no tienen nada de natural o espontáneo. Se trataba de construcciones o montajes que daban un discurso sobre la vida de las personas en su momento, destaca la universitaria.

De manera especial trabaja con los archivos creados por el neurólogo Jean Marie Charcot, quien estaba interesado en el arte y la escultura. Fue un científico a quien le gustaba estudiar el cuerpo y sus movimientos, las gesticulaciones y la observación detallada.

Expone que Charcot fue director del Hospice de la Salpêtrière, un hospital del siglo XVIII. Junto con dos fotógrafos realizó más de 100 retratos de mujeres histéricas seleccionadas luego de una puesta en escena y observación de gesticulaciones y procesos de entendimiento en público. Lo que hizo fue ponerlas en evidencia frente a espectadores de París y sus alumnos, entre quienes estuvo Sigmund Freud.

Muere Joan Didion

Joan Didion, escritora estadounidense aclamada a nivel nacional y quien rompió esquemas con su prosa y sus ensayos, murió a los 87 años en Nueva York este jueves.

«Nos entristece profundamente informar que Joan Didion murió esta mañana en su casa en Nueva York, debido a complicaciones de la enfermedad de Parkinson», señaló Paul Bogaards en un comunicado.

Didion, originaria de Sacramento, se mudó a Nueva York después de graduarse de la Universidad de California, Berkeley. Allí comenzó a trabajar para Vogue, según Bogaards. Luego se convirtió en periodista y escritora, publicando múltiples volúmenes de ensayos, libros de no ficción, memorias, novelas y guiones.

Las obras de Didion incluyen El año del pensamiento mágico, publicada en 2005, sobre la muerte de su esposo John Gregory Dunne, la cual también fue adaptada a una obra de teatro. Este relato profundo, en el que cuenta su duelo, su matrimonio, la idea de familia que formaban y la devastación, ganó varios premios. Años después, Didion escribió Noches azules, publicada en 2011, sobre la enfermedad y el fallecimiento de su única hija Quintana Roo.

Dunne y Quintana Roo murieron con menos de dos años de diferencia.

En 2021, se publicó el libro Let Me Tell You What I Mean, una compilación de piezas que escribió Didion de 1968 a 2000.

Entre los muchos premios que ganó Didion se encuentran la Medalla de Contribución Distinguida a las Letras Estadounidenses de la National Book Foundation en 2007, la Medalla de Oro de la Academia Estadounidense de Artes y Letras en 2005, y la Medalla Nacional de Artes y Humanidades que le otorgó el entonces presidente Barack Obama en 2013, según el comunicado.

Su vida también inspiró el documental Joan Didion: The Center Will Not Hold (2017).

María de Jesús de la Fuente Casas, humanista e incansable promotora cultural

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México y el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) lamentan el deceso de María de Jesús de la Fuente Casas -María O’Higgins-, quien produjo su propia obra con el uso de técnicas como acuarela, óleo, litografía, bordado y grabado, además de colaborar en algunos murales al lado de Pablo O’Higgins, su esposo.

Abogada de profesión, fue pintora y promotora cultural, inició su quehacer artístico en la Escuela de Artes Plásticas de la Universidad de Nuevo León y trabajó con ahínco en favor de los derechos de las mujeres.

“María fue piedra angular de la construcción del país como lo conocemos ahora, pionera en la defensa de los derechos de la mujer, puso sus pies en el camino de la defensa de las y los más vulnerables; siempre serás recordada como una luchadora incansable, profesora generosa y artista solidaria, comprometida con la promoción cultural. Seguiremos trabajando para que el patrimonio cultural que nos dejas sea conocido por cada vez más personas. Desde la Secretaría de Cultura enviamos un abrazo solidario a sus familiares, amigos, alumnos y colegas”, afirmó la secretaria de Cultura del Gobierno de México, Alejandra Frausto Guerrero, al anunciar que en 2022 se le hará un homenaje a la artista.

Por su parte, la directora general del INBAL, Lucina Jiménez López, destacó que “María representa la voz de una mujer adelantada en su tiempo, defensora de los derechos de las mujeres, consciente del valor patrimonial que representaba el acervo que construyó con Pablo O’Higgins. Las conversaciones sostenidas con ella dejan testimonio de una historia pintada o dibujada desde abajo, desde esa mirada que Pablo dejó plasmada y que ella cuidó con pasión. Por fortuna, con ella trabajamos en la selección del acervo que debía formar parte del patrimonio artístico del pueblo de México y logramos, desde el INBAL, concretar una adquisición de obra que ya se encuentra en resguardo para su conservación, restauración y para la entrega a los acervos del Centro Nacional Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) y el Museo Nacional de Arte (Munal).”

María de Jesús de la Fuente Casas cursó sus estudios en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Nuevo León y por las tardes estudiaba pintura. Ambas disciplinas marcaron su trayectoria, compartida con el pintor, muralista e ilustrador de origen estadounidense Pablo O’Higgins, a quien conoció cuando visitó Monterrey, acompañado por el grabador Leopoldo Méndez, para dar una plática en la primera galería que se creó en la ciudad.

Originaria de Rayones, Nuevo León, María O’Higgins -18 de octubre, 1920- fue pionera en la defensa de los derechos de las mujeres desde mediados del siglo pasado, muchas de ellas de escasos recursos y quienes sufrían de maltrato.

Inquieta por naturaleza, en 1947 fundó en Monterrey la Escuela de Trabajo Social, donde impartió cátedra durante dos años; en la década de los cincuenta propuso el proyecto para crear la primera Defensoría de Oficio para Mujeres, la cual dirigió, y estableció también el primer jardín de niños y los Jardines del Arte en la Alameda Mariano Escobedo, apoyada por el pintor Marco Cuéllar.

Como promotora cultural, María de Jesús desde 1997 ocupó la presidencia de la Fundación Cultural María y Pablo O’Higgins, prestando servicios al Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura de la obra del pintor mexicano de origen estadounidense.

Su relación con Pablo O’Higgins inició cuando el artista regresó a Monterrey a buscar cerámica opaca para el mural que realizaría en la fachada del palacio municipal de Poza Rica, Veracruz, denominado Desde las primitivas labores agrícolas prehispánicas hasta el actual desarrollo de la industria petrolera.

Entre 1962 y 1964, María fue ayudante de Pablo en los murales que pintó en el Museo Nacional de Antropología y continuó, a la vez, con su producción plástica, animada por su esposo. Asimismo, le ayudó a organizar su archivo y a hacer una cronología artística a partir de sus años en Utah, Estados Unidos, tras su llegada a México en 1924 por invitación de Diego Rivera, su trabajo en el Taller de Gráfica Popular y en la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR), así como de sus viajes.

A la muerte del pintor, en 1983, María O’Higgins se dedicó a coordinar exposiciones con su obra, tanto en México como en el extranjero, además de realizar el inventario y clasificación de su trabajo mural, de gráfica y de caballete, con el fin de promover su investigación, conservación y difusión. El INBAL la acompañó hasta sus últimos días y apoyó la realización del inventario de la obra de Pablo O’Higgins a través del apoyo del Centro Nacional de Investigación, Documentación e Información de Artes Plásticas (Cenidiap).

Como un homenaje, la Universidad Autónoma de Nuevo León, a través de la Dirección General de Bibliotecas, presentó en 2013 la exposición “En busca de equilibrados sentimientos” en las galerías 1 y 2 de la Biblioteca Universitaria Raúl Rangel Frías.

Por su trayectoria y labor como pionera en la defensa de los derechos de las mujeres, María O’Higgins recibió en 2009 la presea Amalia Solórzano Bravo, otorgada por el Gobierno de Michoacán, y en 2019 el reconocimiento del Gobierno de la Ciudad de México.

En 2017, la artista y luchadora social donó al Museo Mural Diego Rivera 14 bocetos correspondientes a siete murales realizados entre 1934 y 1964: La lucha de los obreros contra los monopolios (1934), Expropiación petrolera (1939), Lucha contra la discriminación racial y la unidad obrera (1945), La maternidad y la asistencia social (1946), Dios del fuego/Lucha del pueblo tarasco (1964), Boda indígena en San Lorenzo (1964) y Paisaje tarahumara (1964).

Se enriquecerá el patrimonio artístico nacional

La adquisición de obra de Pablo O’Higgins consistió en 114 grabados, además de los óleos Autorretrato (1954) y Retrato de María (1962).

La obra artística del maestro Pablo O’Higgins refleja su postura ideológica de artista comprometido con los movimientos sociales del siglo XX, de trabajadores obreros, campesinos, a nivel nacional e internacional.

Gracias a la disposición de María O’Higgins, quien falleció la noche de ayer, la Secretaría de Cultura federal, a través del INBAL, adquirió esta relevante obra que se suma a la colección con la que cuenta el Instituto, y las cuales enriquecen el patrimonio artístico nacional.

Desarrollará Secretaría de Cultura Primera Feria del Juguete Tradicional Poblano

Este evento consiste en talleres denominados “Arma tu juguete” y en una expo-venta

A fin de rescatar las tradiciones artesanales y en el marco del Día de Reyes, la Secretaría de Cultura realizará la Primera Feria del Juguete Tradicional Poblano, que consiste en talleres denominados “Arma tu Juguete” y una expo-venta, a realizarse del 21 de diciembre al 2 de enero y del 3 al 5 de enero, respectivamente.

En rueda de prensa, el titular de la dependencia, Sergio Vergara Berdejo informó que el Acuario Michín, en Parque Puebla, será sede de los talleres sobre la elaboración de juguetes en cartonería, madera y totomoxtle, en un horario de 11:00 a 19:00 horas.

Precisó que, del 3 al 5 de enero, la dependencia llevará a cabo la Expo-Venta del Juguete Tradicional Poblano en el patio central de la Casa de la Cultura “Profesor Pedro Ángel Palou”, de 10:00 a 18:00 horas, con el objetivo de comercializar los productos elaborados en dichos talleres.

El funcionario estatal añadió que la Secretaría de Cultura está comprometida con la política pública del gobernador Miguel Barbosa Huerta para apoyar a los grupos más vulnerables y garantizar que, en este caso, las y los artesanos reciban un pago directo y justo por su trabajo.

El Museo Amparo te espera con distintas actividades estas vacaciones

El Museo Amparo estará abierto estas vacaciones de invierno para los públicos que decidan visitarlo en el período de diciembre de 2021 a enero de 2022. Con entrada gratuita para todos los visitantes, el Museo abrirá sus puertas en fechas regulares de miércoles a lunes de 10:00 a 18:00 horas.

Durante esta temporada, los visitantes podrán conocer la Colección Permanente del Museo Amparo que comprende: El México antiguo. Salas de Arte Prehispánico, Salas de Arte Virreinal y Siglo XIX y El tiempo en las cosas. Salas de Arte Contemporáneo, así como las Exposiciones temporales Santiago Arau. Territorios, Cisco Jiménez. Anatómica y José de Ibarra, el lenguaje del afecto y solicitar recorridos guiados gratuitos para conocer a detalle cualquiera de estas muestras.

En la Barra de atención, las familias que así lo soliciten, podrán recibir cuadernillos para realizar distintas actividades dirigidas al público infantil durante su recorrido por la Colección Permanente del Museo. De igual manera, se invita a los visitantes a descargar la aplicación Amparo Plus, disponible en las tiendas de App Store y Play Store para escanear los códigos QR que se encuentran en las distintas salas del Museo y obtener más información de algunas obras en exhibición.

De igual manera, la Biblioteca Ángeles Espinosa Yglesias, el Café del Museo y la Terraza con vista espectacular al Centro Histórico de Puebla operarán con normalidad y, durante los sábados, domingos y días festivos, habrá mesas de trabajo gratuitas donde, a través del ejemplo de una vasija trípode perteneciente a la Colección de Arte Prehispánico, realizar un taller de modelado barro del Museo Amparo.

Los días 24 y 31 de diciembre el Museo abrirá en un horario de 10:00 a 14:00 horas, mientras que los días 25 y 1º de enero el horario de atención será de 14:00 a 18:00 horas. El 30 de diciembre se celebrará la última Noche de Museos presencial del año, por lo que se podrá visitar el Museo Amparo en un horario extendido hasta las 22:00 horas.

En todos los casos, se invita a los visitantes a seguir los lineamientos para una visita segura, como el uso correcto del cubrebocas en todos los espacios del Museo, control de temperatura al ingreso del mismo y respetar la sana distancia durante sus recorridos por el recinto.

Exposiciones temporales:

Santiago Arau. Territorios: Reúne 33,302 kilómetros de recorrido a lo largo, ancho, alto y profundo de la República Mexicana. Con pericia documental y curiosidad artística, Santiago Arau recompone la realidad del paisaje aéreo y terrestre a la vez que nos descubre paisajes improbables y exuberancias naturales, pero también nos enfrenta a desastres ambientales, arbitrariedades urbanas y a lo despiadado de las fronteras, sin olvidar los rostros de los que habitan esos lugares.

Cisco Jiménez. Anatómica: Esta revisión temática muestra ejemplos de las pinturas, collages, esculturas, cerámicas, ensamblajes e instalaciones producidos por el artista morelense desde principios de los noventa hasta la época actual. La exposición busca destacar el uso singular de la figuración y el enfoque analítico de Jiménez al criticar la cultura contemporánea y sus precedentes históricos. La muestra está dividida en cuatro secciones que responden a la arquitectura específica de las salas del Museo.

José de Ibarra, el lenguaje del afecto: José de Ibarra fue uno de los pintores más importantes del siglo XVIII novohispano que impuso cambios en el estilo artístico de la época. Estos cambios se relacionaron con la representación de los afectos a través de gestos de rostros y de manos, así como de una paleta cromática que buscó comunicar las emociones. Esta exposición monográfica se centra en el reconocimiento y explicación de esas herramientas plásticas.

Abre Secretaría de Cultura dos nuevas tiendas de artesanías poblanas

Los puntos de venta están en el Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos y en el Museo Taller Erasto Cortés

A fin de comercializar y apoyar la economía de manera directa de las y los artesanos del estado, el gobierno de Puebla, a través de la Secretaría de Cultura, abrió dos nuevas tiendas de artesanías que ofrecen sus creaciones tradicionales y de innovación, realizadas con diversos materiales.

Con la participación de 170 productoras y productores que se inscribieron en el programa Puntos de Venta, la dependencia logró la apertura de estas tiendas que se han convertido en uno de los espacios turísticos más relevantes de la capital poblana, en apoyo a mejorar sus ingresos.

La primera tienda está en el Museo del Ejército y Fuerza Aérea Mexicanos, ubicado en Avenida Reforma número 1305 colonia Centro y, la segunda, dentro del Museo Taller Erasto Cortés (MUTEC), situado en la Avenida 7 Oriente número 4 colonia Centro; ambas están abiertas de viernes a domingo de 11:00 a 18:00 horas.

En estos sitios de venta, las y los ciudadanos podrán comprar algunos artículos como joyería, arte popular, calzado, ropa hecha a mano, textiles, figuras de palma y barro, productos de medicina tradicional y algunos otros agroindustriales.

Supera INAH el 60% en la restauración del patrimonio dañado por los sismos de 2017

El director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, informó sobre los avances que, como parte del Programa Nacional de Reconstrucción (PNR), lleva a cabo el instituto para la restauración de inmuebles con valor arqueológico e histórico dañados por los sismos de 2017.

El titular del INAH señaló que, del registro inicial de 2340 inmuebles que sufrieron algún tipo de daño en 11 estados de la república y cuya atención ha tocado al organismo que dirige, “a la fecha hemos concluido la restauración plena de 1434, lo que representa un avance superior al 61%”. Asimismo, informó que del 39% restante, 450 bienes, ya se encuentran en proceso de restauración”.

Reconoció que ha sido gracias al apoyo de la Secretaría de Cultura federal que se han ejecutado 1521 acciones, con una inversión de 6182 millones de pesos. Explicó que estas acciones incluyen también, la restauración de más de 500 inmuebles con valor patrimonial que no estaban en el registro original del INAH y que han sido atendidos a través de la dirección general de Sitios y Monumentos Históricos de la dependencia federal.

El titular del INAH, detalló que en Veracruz, Tabasco e Hidalgo se ha concluido ya la restauración de bienes inmuebles al 100%; en Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos, Tlaxcala y la Ciudad de México se tiene un avance importante y están próximos a concluirse; mientras que es en Oaxaca y Puebla donde se tienen el mayor número de desafíos, puesto que fueron las entidades que registraron mayores daños por los sismos.

En cuanto a la planeación programada para el resarcimiento de daños del patrimonio cultural afectado por los sismos, afirmó que para 2022, se prevé la terminación de los trabajos de restauración en los estados de Chiapas, Estado de México, Guerrero, Morelos y Tlaxcala; en la ciudad de México, dijo, el propósito es lograr ─con el apoyo del gobierno de la capital, que ha aportado recursos propios para fortalecer el programa─, más del 90% de inmuebles atendidos y concluir las obras en 2023”.

Finalmente, en Puebla y Oaxaca, el objetivo será alcanzar, en 2022, un avance de al menos el 85%. Con ello “estaremos muy cerca de cumplir el 100% de esta titánica labor de restauración, atendiendo las enormes afectaciones provocadas por los sismos de 2017 y posteriores sobre el patrimonio cultural mueble e inmueble de todos los mexicanos”, concluyó.

Lorena de la Torre, egresada UDLAP protagoniza la película Poderoso Victoria

Poderoso Victoria fue estrenada mundialmente en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara y se encuentra en su año de recorrido de festivales.

Lorena de la Torre, actriz de teatro y cine y egresada de la Licenciatura en Teatro de la Universidad de las Américas Puebla, protagoniza la película Poderoso Victoria dirigida por Raúl Ramón y producida por Vértigo Films.

Junto a actores como Damián Alcázar, Helena Corona y Joaquín Cosío, Alberto Trujillo Edgar Vivar, entre otros, Lorena de la Torre da vida a la ópera prima de Raúl Ramón, la cual cuenta la historia del pueblo La Esperanza, ubicado a principios del siglo XX, cuya moribunda bonanza minera recibe un golpe mortal. “Al quedarse sin dinero se quedan sin su tren que es la principal vía de comunicación con cualquier otra ciudad cercana, entonces la gente empieza a tratar de salirse del pueblo para conseguir oportunidades y a un personaje muy tierno y curioso se le ocurre la idea de hacer un tren lo cual resulta muy extraño, pero pese a las burlas, la unión del pueblo es la que hace que suceda la historia”, explicó Lorena de la Torre.

Respecto a esto, la egresada UDLAP también compartió que la película es un parteaguas no sólo para su carrera profesional sino para el cine mexicano, “Poderoso Victoria es una película que para mí refleja mucho lo que hacemos en México cuando tenemos un problema, por ejemplo con lo que pasó en el en el temblor de 2017 nos unimos e incluso las personas que menos esperabas estaban ahí para levantarte”, afirmó. Por otro lado, respecto a lo vivido dentro del set, Lorena compartió que fue un honor estar junto a grandes actores del cine mexicano, ya que esto significó la oportunidad de aprender de los mejores, “estos actores han sido mis maestros, me enseñaron muchas cosas”. Por otra parte, Lorena de la Torre explicó que tras un largo proceso de casting fue seleccionada para dar vida a Victoria, una mujer aguerrida que le recuerda a las mujeres de su familia y a “las mujeres que hacen de todo por sus seres queridos, Victoria es inteligente, trabajadora y una mujer que tiene raíces en los pies y que no deja a los suyos. Entonces fue bastante sencillo observar y tener de donde contar esta historia, porque no me sonaba nada ajeno”.

Lorena de la Torre, egresada de la UDLAP en 2016 y con formación académica notable, ha iniciado su carrera profesional destacando por su trabajo con diversas producciones, como actriz de doblaje, de teatro y cine. Aunado a esta nueva película que protagoniza, en 2020 participó en la convocatoria Escenas a distancia: Concurso Nacional de Teatro Casero de la UNAM donde resultó ganadora a mejor dramaturgia y premio del jurado en la categoría: la combativa – universos de lucha y sororidad con De poquito en poquito, presentada a través de YouTube. Respecto a esto, la actriz compartió que esta experiencia le dio la oportunidad de presentar un tema latente en la sociedad mexicana como lo es la violencia contra la mujer, el cual se vio incrementado durante la pandemia. “Yo lo que quería era expresar todas mis preocupaciones. Muchas veces esto no lo puedes poner en palabras, pero el arte te ayuda para expresarte, abrir un discurso e incluso informar a mucha gente que puede vivir de manera lejana una situación como esta”, señaló.

Poderoso Victoria fue estrenada mundialmente en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara donde resultó ganadora del Premio del Público en el Festival Internacional de Cine. Además, fue presentada ya en el Festival de Cine de Los Ángeles y resultó ganadora a Mejor Película en el Festival de Cine de Praga. Respecto al estreno comercial, Lorena explicó que Poderoso Victoria llegará a la cartelera mexicana a principios de 2022 y posteriormente será proyectada por alguna plataforma digital.

Ayuntamiento de Puebla inaugura la exposición «Ida y Vuelta: Talavera poblana, cruce de tradiciones artísticas»

La exposición estará abierta a partir del 18 de diciembre y hasta el 30 de enero en San Pedro Museo de Arte

En conmemoración del 2° año de inscripción de la talavera como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco y en coordinación con la Secretaría de Cultura, a través de Museos Puebla, el Ayuntamiento de Puebla encabezado por Eduardo Rivera Pérez, invita al público en general a disfrutar de la exposición “Ida y Vuelta: Talavera poblana, cruce de tradiciones artísticas”.

Durante la inauguración, Fabián Valdivia Pérez, titular del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMACP), señaló que en la exhibición podrán apreciarse piezas antiguas como azulejos, porcelana china y Talavera del acervo del Museo José Luis Bello y González; así como obras contemporáneas de los reconocidos artistas Antonio Álvarez, Alejandro Osorio, Bernardo Arcos García, José Bayro, Esteban Fuentes de María y Luz Elvira Torres.

Adicionalmente en las salas podrán encontrarse piezas de los talleres Celia, La Concepción, Santa Catarina, Uriarte y Virgilio Pérez, junto con artículos provenientes de Talavera de la Reina, España, las cuales forman parte del acervo donado por dicha comunidad ibérica al Ayuntamiento de Puebla para celebrar el hermanamiento entre ambas ciudades en 2001.

En el corte de listón estuvieron presentes Sergio Vergara Berdejo, Secretario de Cultura del Estado de Puebla; Alejandro Cañedo Priesca, Secretario de Desarrollo Económico; Alejandra Escandón, Contralora Municipal y la regidora Fernanda Huerta López.

También asistieron representantes y propietarios de los talleres que exponen sus piezas como Katia Ramírez de Uriarte Talavera, Fernanda Gamboa de Talavera Santa Catarina, Virgilio Pérez de Talavera Virgilio, German Gutiérrez Herrera de Talavera Celia y Consuelo Guevara de Talavera Concepción.

Festejarán exconventos de Huejotzingo, Calpan y Tochimilco aniversario como Patrimonio Mundial

En 1994, 14 conventos, incluidos los tres poblanos, fueron inscritos en la Lista del Patrimonio Cultural de la Unesco

Para conmemorar 24 años del nombramiento de tres exconventos poblanos como Patrimonio Mundial por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), los gobiernos municipales de Huejotzingo, Calpan y Tochimilco organizaron el ciclo de conferencias “La Ruta de los Exconventos del Siglo XVI: Patrimonio vivo de Puebla”, que se desarrollará de forma virtual los días 17, 18 y 19 de diciembre.

A fin de difundir el valor histórico, artístico y cultural que representan los inmuebles poblanos incluidos en la declaratoria mundial y ubicados en las faldas del volcán Popocatépetl, como testimonios de la evangelización en América, las autoridades municipales coordinaron esfuerzos y presentarán conferencias dictadas por especialistas en el tema.

El programa inicia el viernes 17 a las 17:00 horas a cargo de Jesús Joel Peña Espinosa, quien desde la explanada de la fuente, dictará la conferencia magistral “Convento Franciscano de Tochimilco”, misma que será transmitida vía Facebook Live desde la página oficial del Ayuntamiento de Tochimilco.

El 18 de diciembre, a las 18:00 horas, Pablo Antonio Aguilar Teyssier hablará de «La pintura mural en el Exconvento de San Miguel Arcángel de Huejotzingo»; a las 18:30 horas José Luis Salazar López abordará la riqueza histórica y artística del exconvento; y a las 19:00 horas en el marco de la Feria de la Sidra, en la Plaza de Armas Fray Juan de Alameda será la presentación del espectáculo “México voces y colores”, la transmisión será por medio de Facebook Live de la cuenta: huejotzingo2021.2024

El domingo 19 de diciembre a las 17:00 horas, Alberto de la Fuente expondrá «La Importancia de la Restauración del Convento de Calpan Puebla», la transmisión desde el exconvento será por medio de la página oficial de Facebook del Ayuntamiento: GobiernoDeCalpan.

Cabe recordar que los exconventos de principios del siglo XVI en las laderas de Popocatépetl, son 15 y están ubicados en los estados de Morelos, Puebla y Tlaxcala, construidos como parte del proceso de evangelización y colonización de los territorios del norte de México.

default

default

El INAH descubre y recupera entierros en las afueras del Panteón de San Fernando

Durante una inspección de las obras públicas que se realizan en las inmediaciones del Panteón de San Fernando, en la Ciudad de México, un equipo de especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), institución de la Secretaría de Cultura del Gobierno de México, realizó la recuperación de 17 enterramientos que datarían del siglo XIX, hallados en la periferia de ese histórico cementerio, siendo la primera vez que registran un descubrimiento de este tipo en ese lugar.

De acuerdo con la coordinadora de las excavaciones arqueológicas, Nancy Domínguez Rosas, y el antropólogo físico Eduardo García Flores, adscritos a la Dirección de Salvamento Arqueológico, los entierros se localizaron bajo el piso de la acera frontal del panteón durante la supervisión de las labores que efectúa personal de la Secretaría de Obras y Servicios de la Ciudad de México, para la introducción de cableado eléctrico.

Para la colocación del ducto maestro fue necesario levantar la piedra braza que cubre la banqueta en el tramo que va de la calle Héroes a la Plaza San Fernando, en esta longitud aparecieron los entierros a profundidades someras de 27 a 80 centímetros. Los enterramientos contenían los restos removidos de varios individuos inhumados dentro del recinto funerario, cuya extensión original en el siglo XIX abarcaba lo que hoy es la calle San Fernando.

Ambos especialistas destacan que es la primera vez que se reporta el descubrimiento y rescate de entierros correspondientes al Panteón de San Fernando, ya que otros salvamentos arqueológicos habían permitido dar con contextos similares en otros panteones de la época, como Santa Paula, Santa María La Redonda y Los Ángeles, todos ellos ubicados en lo que era el límite norponiente de la ciudad, los cuales ocupaban lo que ahora se denomina el Centro Histórico.

Refieren que este importante espacio funerario se edificó en 1832, sustituyendo así el camposanto que se extendía en el atrio del templo para servicio de los frailes del Colegio Apostólico de San Fernando de Propaganda Fide. El nuevo panteón, con 600 fosas, se destinó a personajes de alta jerarquía; sin embargo, los distintos brotes epidémicos que hubo en el siglo XIX, empezando por el cólera, obligaron a su uso público durante esa centuria.

Por lo anterior, los especialistas no descartan que algunos de los restos óseos encontrados correspondan a víctimas de esos eventos epidémicos, pues tan solo el cólera morbo ocasionó la muerte de alrededor de siete mil habitantes de la capital mexicana, casi el 5% de la población (calculada en 129 mil residentes), durante sus primeros meses, entre agosto y octubre de 1833, aunque su letalidad continuó en los años subsecuentes.

“Es llamativo que este descubrimiento se dé mientras atravesamos por una contingencia sanitaria nuevamente, revelándonos cómo la sociedad de cada tiempo ha hecho frente a las emergencias sanitarias modificando sus estructuras socioeconómicas, culturales y religiosas, lo que se refleja en los patrones de enterramiento. Desde nuestras disciplinas: la arqueología, la bioarqueología y la antropología física, recuperamos esta identidad desde el presente”, sostiene Eduardo García Flores.

Sobre una mesa en el sótano de la Casa Rivas Mercado, la cual sirve de campamento al proyecto arqueológico, gracias a las facilidades de la Fundación Conmemoraciones 2010, el antropólogo físico ha dispuesto la osamenta más completa hallada en el sitio: la de un hombre joven de aproximadamente 25 años, edad estimada a partir del estado de desarrollo de los restos esqueléticos, quien debió medir alrededor de 1.80 metros.

Al momento del hallazgo, algunas osamentas se encontraron en relativa relación anatómica, pero no en su mayoría, y tenían presencia de cal y carbón, residuos que fueron removidos con brocha y una solución al 50 por ciento de alcohol, a fin de manipular los huesos. Hasta ahora, se han analizado 10 de los 17 entierros, e identificado la presencia de 15 individuos, en su mayoría adultos medios y mayores, tanto mujeres como hombres.

La arqueóloga Nancy Domínguez explica que el “Proyecto Salvamento Arqueológico San Hipólito” lleva meses operando en las calles San Fernando, Violeta, Mina, Héroes, Soto y Esmeralda, y en la avenida Hidalgo. En ese perímetro, en seguimiento a obras de restitución de drenaje y cableado eléctrico, y remozamiento de banquetas, se registraron basureros prehispánicos del otrora barrio mexica de Cuepopan, el cual se ubicaba en el límite de Tenochtitlan con Tlatelolco; y vestigios de pisos del antiguo Convento de San Hipólito y del tranvía decimonónico que cruzó hasta la década de 1960.

En este tipo de obras públicas –continúa–, la arqueología urbana debe aplicar una metodología más flexible, pues no se pueden colocar retículas para la excavación y los materiales deben recuperarse el mismo día de su localización, en ese sentido, puntualizó, “debemos ser bastante diestros en el momento de hacer este registro para no perder información y, a su vez, priorizar la conservación de los hallazgos”.

El proyecto continuará con inspecciones hasta finales de enero de 2022, cuyas tareas de salvamento arqueológico han comprobado la ocupación constante de lo que hoy es la colonia Guerrero, desde el periodo Posclásico Tardío (1250-1521), cuando fue el asiento de familias mexicas que vivían en un área cenagosa del extrarradio de Tenochtitlan, pasando por la época virreinal, cuando se establecieron potreros y conventos, hasta el siglo XIX que la vio despuntar con el establecimiento de grandes casonas.