¡Escúchanos por internet!

García Luna, de ingeniero mecánico a súper policía

Genaro García Luna, quien fuera secretario de Seguridad Pública durante el sexenio de Felipe Calderón, estudió ingeniería mecánica, pero abrazó la carrera policial donde tuvo una actuación destacada durante los sexenios panistas; este martes fue detenido en la localidad de Grapevine, Texas, acusado de corrupción.

En México, el caso más relevante del exfuncionario policíaco, ocurrió en diciembre de 2005, cuando encabezó un montaje televisivo para las cadenas Televisa y TV Azteca, durante la aprehensión de la ciudadana francesa, Florence Cassez y su pareja Israel Vallarta, acusados ambos de secuestro.

En 2013, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ordenó la liberación de Cassez, al comprobarse el montaje, lo que obligó a suspender la sentencia de 60 años de prisión a la que se había hecho acreedora.

Este martes en su conferencia matutina, el presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo que en el caso de Israel Vallarta, acusado de secuestro e involucrado con la ciudadana francesa Florence Cassez -libre desde 2013- debe haber justicia, pues a lo largo de 14 años de estar preso sigue esperando sentencia.

Originario del Distrito Federal, García Luna nació el 10 de julio de 1968, es ingeniero mecánico por la Universidad Autónoma Metropolitana, fue director de la Agencia Federal de Investigación (AFI), del 2005 al 2006.

A él le correspondió presentar, el 7 de marzo de 2007, la Estrategia Integral para la Prevención del Delito y Combate a la Delincuencia.

Entre sus aspiraciones estuvo dirigir la Interpol y fue candidato al puesto en el 2004. Fue coordinador general de Inteligencia para la Prevención de la Policía Federal Preventiva.

También ocupó la subdirección de Protección, jefe del Departamento de Investigación Técnica de la Dirección de Servicios Técnicos e investigador de Asuntos Extranjeros, dentro del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), detalla el periódico El Imparcial.

Cursó estudios de control de vuelo en el Centro de Estudios Aeronáuticos, tiene diplomados en Información e Investigación en el Cuerpo Nacional de la policía española, además de otro curso sobre control de armas y explosivos impartido por la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Después de prestar servicios en el Cisen, en 1999, se incorpora a la Policía Federal Preventiva, que incorporó a la Policía Federal de Caminos, una brigada militar y elementos de esa oficina formaron la Coordinación de Inteligencia para la Prevención, que dirigió García Luna.

Sus reconocimientos provienen del mismo aparato del Estado, a través del Cisen. Una condecoración al Mérito Policial con Distintivo Rojo por el Cuerpo Nacional de Policía de España. Así como de diversos organismos estadounidenses, colombianos y alemanes, entre ellos el FBI, la DEA y la Interpol.

Ha escrito varios libros: “Por qué 1,661 corporaciones de policía no bastan?”, “El Nuevo Modelo de Seguridad para México” y “Seguridad con bienestar”.

Ha sido acusado por la periodista Anabel Hernández de ser colaborador de Joaquín “El Chapo”, Guzmán. Quien afirma que por ese trabajo periodístico la amenazó de muerte el exfuncionario del gabinete calderonista.

¿Quién es Rosario Piedra Ibarra?

Rosario Piedra Ibarra, quien rindió protesta ayer como nueva presidenta de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), es una académica y psicóloga de 68 años de edad, con trayectoria como activista contra la desaparición forzada.

Ibarra Piedra tiene maestría en Psicopedagogía por la Escuela de Ciencias de la Educación, licenciatura en Psicología por la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), y se ha desempeñado también como profesora de educación especial.

Es hija de Rosario Ibarra, activista mexicana defensora de derechos humanos y fundadora de ¡Eureka!, un comité de familiares de desaparecidos y perseguidos políticos opositores al gobierno, creado en 1977.

La nueva ombudsperson ha sido activista, junto con su madre, desde la desaparición forzada de su hermano Jesús Piedra, miembro de la Liga Comunista 23 de Septiembre, en la década de 1970 en Monterrey, Nuevo León.

Gracias a la trayectoria como activista y defensora de los derechos humanos, su madre fue condecorada este año con la Medalla Belisario Domínguez; sin embargo, le pidió al presidente Andrés Manuel López Obrador conservarla hasta que se sepa el paradero de los miles de desaparecidos y se haga justicia.

La ahora presidenta de la CNDH fue candidata a diputada federal por Morena en 2018 y fue secretaria de Derechos Humanos del Comité Ejecutivo Nacional de ese partido, cargo que ocupaba hasta el día de su elección.

Su cercanía con el partido fundado por Andrés Manuel López Obrador es una de las causas por las que senadores de la oposición cuestionan y rechazan su nombramiento; no obstante, Rosario asegura que se conducirá con total imparcialidad.

Rosario Piedra rindió protesta ante el pleno del Senado, tras un proceso que fue calificado por la oposición como un fraude. La ceremonia se realizó entre empujones de los senadores del PAN y Morena.

Carlos Fuentes, en el aniversario de su natalicio

Autor prolífico, irónico, y crítico, Carlos Fuentes nació el 11 de noviembre de 1928 en Panamá y, al recordarlo en el aniversario de su natalicio, el Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura (INBAL) destaca la trascendencia de su obra traducida al polaco, noruego, armenio, chino, inglés, francés, alemán, sueco, italiano, portugués, suizo y danés.

Carlos Fuentes con tan sólo 16 años de edad, se instaló en la Ciudad de México donde realizó sus estudios hasta concluir la licenciatura de Derecho en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1949. Sus primeros pasos en la literatura los dio de la mano de Los días enmascarados (1954), libro de relatos en el cual la vitalidad narrativa del ensayista y diplomático era ya visible.

Fue autor de más de 70 libros entre novelas, cuentos, ensayos, discursos, drama, correspondencias, entrevistas y guiones cinematográficos. Entre sus novelas más representativas se encuentran La región más transparente (1958), Aura (1962), La muerte de Artemio Cruz (1962), Cambio de piel (1967), Cristóbal Nonato (1987) y La frontera de cristal (1995), —que, a decir de Silvia Lemus, esposa de Fuentes—, su trascendencia es profunda al grado de permitirnos reflexionar sobre las relaciones políticas y diplomáticas entre México y Estados Unidos.

La edad del tiempo (1987), —nombre otorgado por Carlos Fuentes al conjunto de su obra narrativa a partir de la publicación de Gringo viejo (1985) y que concluye con Federico en su balcón (2012), novela publicada cuatro meses después de su muerte—, permite apreciar y conocer el proceso creativo del escritor.

El escritor, dramaturgo, periodista y explorador nocturno, incursionó en el cine y colaboró en publicaciones periódicas nacionales e internacionales. Entre sus relatos cortos destacan Los días enmascarados (1954), Agua quemada (1981) y El naranjo (1993). En teatro; Todos los gatos son pardos (1970), El tuerto es rey (1970), y Orquídeas a la luz de la luna (1982), son algunos de los títulos escritos por él en este género.

Carlos Fuentes —quien murió en la Ciudad de México el 15 de mayo de 2012—, fue becario del Centro Mexicano de Escritores (1956) y miembro de El Colegio Nacional desde 1972. Su trayectoria fue reconocida con premios literarios y distinciones como los siguientes: Xavier Villaurrutia (1976), Premio Internacional Alfonso Reyes (1979). Doctor Honoris Causa, otorgado en 1979 por la Universidad de Harvard, Premio Miguel de Cervantes (1987) y Medalla de Honor de Literatura del Club Nacional de las Artes de Estados Unidos 1988, entre otros.

A 30 años de la caída del Muro, vuelta al conflicto

La caída del Muro de Berlín significó el cambio de la historia del mundo desde hace 30 años, pero no ha llegado la etapa de paz ni prosperidad esperada, ni terminó del todo con la Guerra Fría, como tampoco ha quitado la idea de construir muros a algunos líderes políticos que regresan con nacionalismos radicales.

El 9 de noviembre de 1989 se creía que con la caída del Muro berlinés y la unificación de las Repúblicas Federal Alemana y Democrática Alemana, que implicó la caída del bloque comunista y el triunfo del capitalismo, habría progreso en el mundo. Sin embargo, persisten la pobreza y la desigualdad social.

La desaparición de tal brecha de concreto y metal cambió definitivamente el mundo. Se modificó la historia porque antes sólo parecían existir dos bandos: los países alineados al Oeste o al Este, pero después del 9 de noviembre de 1989 también se hicieron visibles las naciones del Sur, indicó a Notimex Dámaso Morales Ramírez, coordinador del Centro de Estudios Europeos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Se intentaron movimientos que evidenciaban que había otras prioridades más allá del Oeste y el Este, como enfrentar la pobreza, los países del tercer mundo, los no alineados, agregó en entrevista el experto de la citada casa de altos estudios.

Antes la lectura del mundo era más simple, Oeste y Este, recordó, pero después de la caída del Muro también ocurrieron una serie de descomposiciones académicas, teóricas y políticas que dieron paso a un mundo unipolar, donde Estados Unidos era el país poderoso.

Poco tiempo después, como un mensaje, Estados Unidos bombardeó Afganistán, algo impensable antes porque dicha nación era un protectorado de la ex Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), dijo Morales Ramírez.

Todo esto hizo pensar al mundo como un triunfo del Capitalismo, materializado en el Consenso de Washington en 1989, con un conjunto de medidas de política económica de corte neoliberal e instituciones como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que se alinearon al entonces presidente estadounidense, Ronald Reagan, y a la primera ministra de Reino Unido, Margaret Thatcher.

Como consecuencia directa o indirecta de la desaparición del muro, el neoliberalismo ganó regímenes en países de Centro y Sudamérica, como es el caso de Argentina con Carlos Menem y en Nicaragua con Violeta Barrios de Chamorro. En fin, en diferentes países llegaron gobernantes neoliberales, comentó.

Las dos Alemanias

Morales Ramírez refirió que, a 30 años de la reunificación, ahora mismo se tienen dos nuevas Alemanias, porque hay hasta tres o cuatro regiones con diferente nivel de ingreso salarial, así como alemanes del Oeste que nunca han ido a la Alemania del Este. “A ese nivel, no conocen, no han pisado suelo alemán del Este”.

Además, hay una suerte de molestia social, porque los alemanes del Oeste se quejan de que sus impuestos tienen que mantener a esos “flojos del Este”, porque piensan que ellos están solventando con el pago de sus impuestos los programas sociales de los reunificados.

Hay unas diferencias entre las dos Alemanias, dijo, todavía hay dos en varios sentidos después del muro: social, cultural y la diferente visión que persiste.

Pero aún más, agregó, los alemanes de los países del Este resultan mejor evaluados en lo que es ciencias matemáticas, física, química, biología, como parte de aquel régimen escolar soviético que destacaba en esas materias.

La Guerra Fría nunca terminó

En otro tema, el especialista mencionó que “se habla del fin de la Guerra Fría y a lo mejor, la Guerra Fría nunca terminó. Sólo se tomó un pequeño receso”, porque regresaron los conflictos con el arribo de Vladimir Putin a Rusia, con la toma de Crimea por parte de los rusos, así como con el caso de Siria y Barack Obama.

En Latinoamérica, además, con las bases militares rusas en Nicaragua, la presencia militar de Moscú en Venezuela, en Bolivia, lo que evidencia que persiste la Guerra Fría, advirtió el también exvicepresidente de la Asociación Mexicana de Estudios Internacionales en el período 2005-2017.

Todo esto que está pasando en Europa del Este, dijo, como el desempleo, el resurgimiento de los nacionalismos, los partidos de ultraderecha que se observan en Hungría, Austria, Holanda, Suecia, Dinamarca, Polonia, Italia, en Cataluña, España, demuestra que el capitalismo no sirve, demuestra la decadencia de Occidente.

Entonces, se vive ahora una gran confusión. El régimen capitalista neoliberal tiene sus saldos negativos: mayor pobreza, 40 millones de europeos pobres, así como hay en Estados Unidos y muchos más en el mundo, puntualizó.

Por otro lado, el coordinador del Centro de Estudios Europeos de la UNAM expuso que la carrera armamentista continúa. Se ve en Corea del Norte, en la India, China, en Estados Unidos y Rusia con ensayos explosivos. Todo el mundo se fue con la lectura de que la Guerra Fría había terminado, pero evidentemente no es así.

Hay otras expresiones también de la guerra, señaló, como el surgimiento del terrorismo de tipo islámico, que ya no es el terrorismo independentista o reivindicatorio, como los que se dieron en Irlanda y en España, sino uno basado en discursos religiosos radicales.

Asimismo, se suceden discursos políticos populistas de izquierda y de derecha en todo Europa, como vemos con Boris Johnson en Reino Unido o con Jean-Marie Le Pen en Francia, que no ganó, pero obtuvo varios lugares en el parlamento, añadió.

En Sudamérica también están presentes, tanto de izquierda como de derecha. Son radicalismos que resurgen. Por eso, aseveró, al final de la caída del bloque comunista, del Muro de Berlín, “la idea de que entrábamos a una nueva era de paz y prosperidad, pues no pasó”.

Carencia de modelos alternativos

Morales Ramírez indicó que desafortunadamente no hay modelos alternativos. Los países que tienen un mayor nivel de vida en el mundo son los nórdicos, así como Suiza, Luxemburgo y Canadá. Lo que se puede ver en ellos es democracia, con una amplia participación ciudadana real.

El especialista explicó que en esas naciones no sólo jay una democracia electiva, sino una democracia realmente participativa y directa. Y lo que tenemos son Estados muy sólidos, respecto a las normas, a las leyes y a la alta democracia, destacó.

El muro de Berlín tiene mucho significado histórico. Su caída demostró que los muros no sirven, sólo estorban. En realidad, el mundo es unión, unidad y reconocimiento a la tolerancia, como se ve ahora con los festejos en Alemania y en Europa por el fin de esa barrera, sentenció Morales.

“Macario”, 59 años de rendir culto a la muerte

“Macario”, estrenada el 9 de junio de 1960, se convirtió en una de las películas de culto para celebrar el Día de Muertos, además de tener un lugar dentro de las 100 mejores producciones realizadas en la cinematografía nacional.

En 1994, una revista mexicana reunió a un grupo de periodistas y especialistas, entre los que destacaron Jorge Ayala Blanco y Carlos Monsiváis, quienes se encargaron de realizar una lista con lo mejor del cine mexicano: Macario, del director Roberto Gavaldón, resultó en la posición número 59.

La película se basó en la novela de Bruno Traven, escritor que colocó al pobre leñador de nombre “Macario” en la indecisión de compartir un pavo cocinado por su esposa, con Dios, el diablo o la muerte, otorgándole a esta última un pedazo de dicha comida; a cambio el hombre recibió un recipiente con agua curativa que le permitió hacerse de riquezas y fama en el pueblo.

Gabriel Figueroa fue el encargado de retratar las grutas de Cacahuamilpa en el estado de Guerrero para las escenas de la cinta: en la historia, el personaje de la muerte lleva a “Macario” a una gruta, en la que se encuentran millares de velas, para decirle: “Esta es la humanidad. Aquí ves arder las vidas tranquilamente. A veces soplan los vientos de la guerra, los de la peste y las vidas se apagan por millares al azar”.

Los personajes principales recayeron en el primer actor Ignacio López Tarso y Enrique Lucero, mientras que el papel de Dios y el diablo fueron interpretados por José Luis Jiménez y José Gálvez, respectivamente.

Macario fue la primera producción mexicana en recibir la nominación de Mejor Película Extranjera en los premios Oscar de 1960. Recibió un homenaje en el marco del Festival Internacional de Cine Fantástico y de Terror Mórbido 2015.

Recientemente, la cinta integró una retrospectiva de Roberto Gavaldón, que se presentó en la edición número 67 del Festival Internacional de San Sebastián, realizado en España del 20 al 28 de septiembre de 2019.

Ovidio Guzmán, hijo del «El Chapo» y ahijado de «El Mayo» Zambada

Amante de los caballos finos y las peleas de gallos, Ovidio Guzmán López es el hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, quien a sus 29 años se ostenta como el gerente del Cartel de Sinaloa, y ya cuenta con una orden de captura con fines de extradición a Estados Unidos.

El joven, que desde ayer se ha convertido en noticia nacional, luego de que fue liberado tras la violencia desatada por grupos criminales en Culiacán, Sinaloa, es buscado desde febrero de 2019 por el Departamento de Justicia de la unión americana, acusado de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y marihuana en ese país.

Ovidio se ostenta como el gerente del Cártel de Sinaloa, a pesar de que autoridades mexicanas y estadounidenses tienen identificados a sus hermanos Iván Archivaldo y Alfredo Salazar, conocidos como los “Chapitos”, como los líderes de esa organización delictiva.

Sin embargo, en sus redes sociales Guzmán López, apodado “El ratón”, asegura ser el gerente de este grupo criminal, en el cual señala que fue también donde estudio.

Fotografías de armas, con incrustaciones en oro, y de la ciudad sinaloense Badiraguato, predominan en las cuentas de las redes sociales de Ovidio, quien presuntamente es ahijado del capo Ismael “El Mayo” Zambada García.

“El ratón” es uno de los cuatro hijos que Guzmán Loera concibió con su segunda esposa, Griselda Pérez, y hermano de Édgar Guzmán, asesinado en 2008.

Este jueves, se registraron diversos ataques violentos en Culiacán, Sinaloa, entre delincuentes y elementos de las fuerzas de seguridad federales y estatales, lo que provocó pánico en las calles de la capital sinaloense.

Romero Deschamps: el interino que se eternizó

Luego de más de dos décadas, Carlos Romero Deschamps tiene los días contado como líder del sindicato de Petróleos Mexicanos.

Oriundo de Tampico y quien inició su historia en el gremio petrolero como trabajador eventual en la refinería de Salamanca, ha sido líder sindical desde el 25 de junio de 1993.

En ese momento, Romero Deschamps llegó al cargo de Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) como interino tras la salida de Sebastián Guzmán Cabrera, quien fue ungido líder petrolero tras la detención de Joaquín Hernández Galicia, «La Quina».

Ese junio de 1993, Sebastián Guzmán Cabrera presentó su renuncia como líder del gremio en una reunión con la cúpula petrolera.

Deschamps, quien se desempeñaba en ese entonces como secretario del Interior y Acuerdos del STPRM, manifestó que la renuncia de Guzmán Cabrera obedecía a motivos de salud.

Sin embargo, lo que motivó la salida de Guzmán Cabrera fue una llamada telefónica del entonces Secretario del Trabajo, Arsenio Farell, para que ocupara, por invitación del Presidente Carlos Salinas de Gortari, la dirección del Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores (Fonacot).

La dimisión de Guzmán Cabrera fue acompañada por la de su segundo a bordo: Pablo Pavón Vinales, quien era el secretario general suplente del sindicato. Esto dejó a Carlos Romero Deschamps como único contendiente a la Secretaria General.

Con la vía despejada para convertirse en el nuevo líder petrolero, Romero Deschamps declaraba que si se convertía en cabeza del sindicato, velaría por el interés de los petroleros.

«Mi compromiso sería el de siempre, no variaría mi línea de conducta, que sería la de defender el interés profesional de todos los trabajadores petroleros», declaró Romero Deschamps.

Incluso aventuró a decir que pese a que había sido colaborador directo de Joaquín Hernández Galicia, «La Quina», no replicaría su estilo de liderazgo.

«El quinismo se terminó y fue una época, estamos viviendo en el mundo cambios de todo tipo: de políticas en México, cambios propiciados por el Presidente Carlos Salinas, tendremos que pugnar porque los cambios sean para beneficio de los trabajadores y de nuestros agremiados», señaló.

De tal modo, Romero Deschamps cubrió un interinato como cabeza del sindicato desde el 24 de junio de 1993 hasta noviembre de 1994, cuando siendo senador por el Estado de Hidalgo, resultó electo -por unanimidad- para erigirse de manera oficial como Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República para el periodo 1995-2000, y con posibilidad de reelegirse otro periodo más.

No obstante, su poder en el sindicato y su influencia política lo llevaron a reelegirse durante otros cuatro periodos y pese a los escándalos de corrupción, desvíos millonarios y nepotismo, Romero Deschamps logró convertirse en un líder intocable, que vio desfilar a cinco Presidentes y diez directores de Pemex.

Finalmente, después de 26 años, Carlos Romero Deschamps se prepara para dejar en los próximos días el cargo en el que se «eternizó».

José José, “El Príncipe de la Canción” que enamoró a los hispanos

Reconocido a nivel internacional por una prodigiosa voz, por la sensibilidad transmitida a la hora de interpretar y por su carisma, José José conquistó los corazones de millones de personas en el mundo de habla hispana.

La histórica interpretación de El triste, del maestro Roberto Cantoral, durante el Festival de la Canción Latina del Mundo en 1971, efectuado en el Teatro Ferrocarrilero de la capital mexicana, marcó su destino como la leyenda de la música romántica.

Pocos saben que José José llegó a ese certamen luego de ser inscrito para defender con dos temas el nombre de México, como lo estipulaba el reglamento de la competencia: Dos, del yucateco Wello Rivas, y El triste, de Cantoral.

A partir de ese momento emergió prácticamente del anonimato para erigirse como “El Príncipe de la Canción”, alias que lo acompañaría a partir de entonces. Este 28 de septiembre falleció a los 71 años en Miami, Florida (Estados Unidos), tras complicaciones de salud.

José José logró lo que pocos intérpretes: que millones de hombres y mujeres del mundo de habla hispana se enamoraran gracias a sus canciones, con esa gran voz de barítono martín, herencia de su padre.

Vivió rodeado del éxito y, a la par de la fama y el dinero, llegaron los excesos, los cuales lo llevaron a caer en una de sus adicciones más fuertes: el alcoholismo; los daños de esta: la pérdida de la voz.

Asimismo, sufrió una parálisis facial en 2007, dos años después luchó contra la enfermedad de Lyme que le paralizó el lado izquierdo del cuerpo. “Me cuesta trabajo hablar por la falta de aire en el pulmón y de la tráquea del lado izquierdo, pero mis cuerdas vocales están limpiecitas”, reveló a Notimex hace unos años.

En los siguientes años su salud continuaba deteriorándose, fue diagnosticado diabético, enfermedad que comenzó a cobrarle factura a la vista y debió usar lentes de alta graduación. Debido a las múltiples enfermedades que lo aquejaron, el intérprete fue víctima de la depresión.

Pese a las adicciones y problemas de salud, su grandeza artística se mantuvo hasta el final, y canciones como El triste, Gavilán o paloma, Volcán, La nave del olvido o Secretos, entre numerosos éxitos, siguen conquistando y dejando huella en diferentes generaciones.

José José fue nominado nueve años consecutivos al Grammy en la categoría de Best Latin Pop Performance y la revista Billboard le otorgó reconocimiento en las categorías Top Latin Artist y Top Latin LP. Además fue condecorado como Personaje del Año por la Academia Latina de la Grabación, mención honorífica que le otorgaron antes de la entrega de los premios Grammy Latinos.

¿Quién fue José Rómulo Sosa Ortiz?

Nombre real del intérprete, nació el 17 de febrero de 1948; en muchas ocasiones se ha dicho que vio la primera luz en la colonia Clavería de la delegación Azcapotzalco, en el noroeste la Ciudad de México.

Sin embargo, en más de una ocasión “aclaró” que realmente fue en la calle de Artes (hoy Antonio Caso), en la céntrica colonia San Rafael de la hoy alcaldía Cuauhtémoc, y después fue llevado a Clavería donde pasaría gran parte de su adolescencia.

Creció en el seno de un hogar disfuncional, con un padre alcohólico y neurótico, impositivo e intolerante, con leyes que rayaban más allá de lo normal. Para nadie era un secreto, ya que él lo declaró en numerosas ocasiones, que la tiranía paterna ejercida en su hogar lo lastimó de sobremanera y que al paso de los años lo traumaría emocionalmente.

Entre las virtudes de su papá, el tenor José Sosa Esquivel de la Ópera Nacional de México -su madre fue la concertista de piano Margarita Ortiz-, se encontraba justamente el gusto por la música, algo que heredó José José.

Su fragilidad emocional lo llevó en numerosas ocasiones a los hospitales en donde amigos y familiares intentaban desintoxicarlo; pero las malas compañías, así como la supuesta debilidad de carácter serían las causas principales que lo llevaron a caer en el alcoholismo y la drogadicción.

Tras el abandono del padre para irse a vivir con otra mujer, José José creyó que, llevando serenatas, por las que recibía una paga de 20 pesos cada una, podría ayudar al sostenimiento del hogar que estaba a punto de resquebrajarse.

Fue en 1965, gracias a una de esas serenatas, que tuvo la primera oportunidad para grabar un álbum en Discos Orfeón Dimsa, el cual no contó con éxitos. Tras esa aventura, que consideró un descalabro, se aventuró a formar con sus amigos de la colonia, Enrique Herrera y Gilberto Sánchez Galguera, un grupo de jazz y bossa nova al que bautizaron como Los PEG, aventura que duró menos de cinco años.

En 1968, luego de andar de aquí para allá, cantando en bares y restaurantes como los hoy desaparecidos El Señorial, en la Zona Rosa, y Apache 14, de los artistas Carmela y Rafael, la diosa fortuna se fijó en él.

Ignacio González y Armando Manzanero lo fueron a ver a El Apache y le presentaron al autor de La Bikina, el compositor y arreglista Rubén Fuentes, quien quedó impresionado por su forma de cantar.

Un año más tarde lo convencieron para grabar una producción discográfica en la entonces RCA Víctor; pero otra vez nada se logró ya que ejecutivos de la compañía consideraron que el disco no era comercial. De acuerdo con fuentes hemerográficas se trató del álbum Buscando una sonrisa, que luego dio pie a una película.

Sin embargo, el destino lo veía con mejores ojos y fue el productor discográfico Guillermo Infante quien le mostró el tema La nave del olvido, del letrista y compositor Dino Ramos, canción ganadora de un festival en Argentina.

En marzo de 1970 participó en el Segundo Festival de la Canción Latina del Mundo y aunque quedó en tercer lugar, detrás de Canción de amor y paz que interpretó la brasileña Claudia Brasil, y Con los brazos cruzados, que cantó Mirla Castellanos representando a Venezuela, José José despuntó hacia latitudes insospechadas.

El triste se convirtió en un éxito en todo el continente, incluso se editó en Rusia, Egipto, Israel y Japón, pero la fama por la que tanto había luchado le trajo innumerables pruebas que no pudo sortear.

En 1972 José José enfermó gravemente de una neumonía, incluso se paralizó su diafragma, lo que de momento afectó su voz y para siempre uno de sus pulmones; esto le cobraría una enorme factura por la constante ingesta de cortisona.

En esta década también incursionó en la pantalla grande con las cintas Buscando una sonrisa (1971); al año siguiente en Sueño de amor, con Verónica Castro y Sasha Montenegro, a la cual le siguió La carrera del millón (1973), con Nadia Milton.

Sin descuidar la música, José José se consagró con los álbumes Reencuentro (1977), Volcán (1978) y Lo pasado, pasado (1979). Con Secretos, grabado en España en 1984 y considerada la mejor producción en su carrera de cantante, logró vender más de 11 millones de copias.

Su prestigio como intérprete lo llevó a ser seleccionado para la grabación, en los Estudios Criteria de Miami, del tema Cantaré, cantarás, en el que participan connotados vocalistas latinoamericanos y que durante 1985 logran gran éxito en América Latina.

Ese mismo año protagonizó Gavilán o Paloma, al lado de Christian Bach, Gina Romand y Jorge Ortiz de Pinedo, entre otros actores; en este filme de corte autobiográfico plasmó triunfos y descalabros en su vida artística y profesional. Tres años más tarde intervino en la película Sabor a mí, dirigida por René Cardona júnior y basada en la vida del cantautor oaxaqueño Álvaro Carrillo.

Tras su divorcio en 1993 de Anel Noreña y el distanciamiento de sus hijos, cayó en una depresión que lo convirtió en un bebedor empedernido. Fue gracias a sus amigos, el periodista Ricardo Rocha, el empresario Darío de León y la productora teatral Tina Galindo, que José José dejó aquel mundo sórdido y nuevamente entró a rehabilitación.

En la década de los 90, su voz comenzó a sufrir los estragos en la salud, causados por su incesante actividad y problemas físicos que lo aquejaban tras la crisis respiratoria surgida años atrás; estos problemas afectaron sobremanera al cantante.

Pese a sus problemas de salud, José José continuó haciendo producciones discográficas, tales como 40 y 20, Grandeza mexicana y Mujeriego, entre otras, las cuales obtuvieron múltiples discos de Oro y de Platino.

En 1995 participó en la película dirigida por Raúl Araiza Perdóname todo, al lado de Alejandra Ávalos, Arturo Beristáin, Sergio Jiménez y Alberto Pedret, entre otros actores.

En 2001 sus pulmones tan averiados por el abuso de cortisona y antibióticos volvieron a causarle problemas. La prensa amarillista auguraba que había perdido la voz y jamás volvería a cantar.

Pero José José regresó a la música con el disco Tenampa, con la ayuda del cantautor Juan Gabriel y dos años más tarde lanzó El príncipe con trío, álbumes 1 y 2 (2009), así como Biografía en canción volumen 1, 2 y 3 (2013).

En cuanto a la televisión, formó parte del elenco de la versión mexicana de la telenovela La fea más bella, protagonizada por Jaime Camil y Angélica Vale, en la que interpretó a «Erasmo Padilla», esposo del personaje de Angélica María.

El 6 de junio de 2007 sufrió una parálisis facial que lo mantuvo alejado varios meses de los escenarios y un año después su casa disquera lanzó a la venta El Príncipe y el bolero. En septiembre de ese año, la Academia de la Grabación (LARAS, por su sigla en inglés) le rindió un magno homenaje en Miami, Florida.

Asimismo, participó en la grabación de la producción «73 mil amaneceres», dedicada al Bicentenario de México y en la que también participan Marco Antonio Muñiz, María Victoria, Armando Manzanero y Olivia Gorra.

En 2008 el cantante publicó su autobiografía Esta es mi vida y tres años después inició la gira El regreso del Príncipe, con la que recorrió los más importantes escenarios de Centro y Sudamérica, además de Estados Unidos y México.

El 24 de marzo de 2017 anunció que padecía cáncer de páncreas y se sometería a un tratamiento. En un video agradeció todo el amor recibido por el pueblo mexicano y “a quien le debo todo lo que soy”.

El 13 de noviembre fue intervenido quirúrgicamente para extraerle el tumor y en diciembre nuevamente fue hospitalizado en el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”, en el sur de la Ciudad de México, para recibir tratamiento por neumonía severa.

En los primeros días de enero de 2018, con un peso de solo 50 kilogramos, fue reingresado para recibir un tratamiento que le ayudara a absorber los alimentos y nutrientes.

En un evidente estado físico débil, el 6 de febrero de ese año el cantante fue trasladado en un vuelo privado hacia la ciudad de Miami, en Estados Unidos, donde vive su esposa Sara. Fue ingresado en el Hospital «Jackson Memorial».

Durante estos meses fue filmada la bioserie sobre su vida, José José: El príncipe de la canción, que protagonizó Alejandro de la Madrid y comenzó a ser transmitida en Telemundo el 15 de enero de 2018.

José José y el amor

La primera mujer que llegó a su vida fue la socialité más influyente de la época: Natalia Herrera Calles, llamada en sociedad La Kiki, una mujer 20 años mayor que él, divorciada y con tres hijos. En 1971 contrajeron matrimonio y vivieron algunos meses de felicidad plena, pero al final todo se tornó en una pesadilla y se divorciaron en 1973. Ella falleció en un accidente en noviembre de 1983.

En 1970, durante un viaje a Estados Unidos para recibir su primer Disco de Oro, José conoció a Ana Elena (Anel) Noreña Grass, una bella modelo y actriz mexicana con la que en 1974 procreó a José, su primogénito, y ocho años después a Marysol, “su princesa”.

La pareja se casó en 1976 y durante 21 años permaneció junta, en una relación tormentosa y muy publicitada por los problemas de alcoholismo y drogadicción del cantante, así como los cambios de humor y la batalla contra el sobrepeso de ella.

“El Príncipe de la Canción” volvió a encontrar el amor en Sara Salazar, una cubana de Miami con dos hijas, Monique y Celine, lo que resultó su salvación en momentos en que el consumo de tres litros de tequila y drogas lo habían sumido nuevamente en un pozo sin fondo. En 1995 se casaron y con ella procreó a Sarita. Su ahora esposa se convirtió también en su mánager.

Cuando Iguala se tiñó de desconcierto y sangre

La noche no volvió a ser la misma desde aquel 26 de septiembre de 2014. El cielo nocturno se tiñó de desconcierto, gritos, sangre. En la oscuridad de Iguala, Guerrero, desaparecieron 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa. Nadie sabe qué fue de ellos.

La desaparición forzada de los futuros docentes marcó a México. A cinco años de lo acontecido, la herida supura, sangra, se niega a cicatrizar. “¡Ni perdón, ni olvido!”, gritan los padres, los amigos, los desconocidos.

El 26 de septiembre de 2014 lo cambió todo para esta región de Guerrero.

De acuerdo con diversos medios de comunicación, ese día, alrededor de 80 estudiantes llegaban a Iguala a bordo de dos camiones que habían “tomado” desde la Escuela Normal Rural “Raúl Isidro Burgos”, localizada en Tixtla de Guerrero.

Al llegar al municipio guerrerense, los alumnos decidieron detenerse para abordar por la fuerza más camiones rumbo a la Ciudad de México, con el fin de asistir a la marcha que conmemora el 2 de octubre de 1968.

Sin embargo, antes de salir de Iguala fueron contenidos por elementos de la Policía Municipal, según información proporcionada el 7 de noviembre de ese año por el entonces procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

El exfuncionario federal afirmó que la orden de detener a los estudiantes la dio el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, quien se encontraba en el informe del DIF municipal de su esposa, María de los Ángeles Pineda Villa, y quien supuestamente temía un boicot del evento.

Después del incidente, los normalistas continuarían su camino hasta que fueron detenidos nuevamente por la Policía Municipal y trasladados a la agencia local para, posteriormente, subirlos en patrullas de las autoridades de Iguala y Cocula con rumbo desconocido.

En los límites de ambos municipios, continúo Murillo Karam, los elementos municipales entregarían a los detenidos a miembros del Cártel Guerreros Unidos.

No obstante, otras versiones apuntan que los jóvenes fueron interceptados por la Policía Municipal de Iguala y miembros de esta organización delictiva, quienes abrieron fuego contra los estudiantes.

En el enfrentamiento, tres alumnos habrían muerto, más de 20 resultarían heridos y 43 serían reportados como desaparecidos, según notas periodísticas.

A partir de aquí, conocer el paradero de los jóvenes sería el pan de cada día de padres, autoridades y ciudadanía.

“¡Porque vivos se los llevaron, vivos los queremos!”, es la consigna que gritan los padres de los normalistas. Sin imaginarlo, estas ocho palabras se convirtieron, desde entonces, en el grito de justicia que exclaman familiares de víctimas de desaparición forzada en México.

Cuatro días después de la desaparición de los estudiantes, el exalcalde de Iguala, José Luis Abarca, solicitó licencia de su cargo por 30 días, aunque esta petición sería utilizada por él y su esposa para escapar de los señalamientos que los vinculaban con el caso.

El 1 de octubre de 2014, el exgobernador de Guerrero, Ángel Aguirre Rivero, anunció una orden de aprehensión en contra del exedil.

Para el 4 de ese mes, la Procuraduría General de la República (PGR) atraería la investigación, mientras la Fiscalía de Guerrero anunciaba el hallazgo de seis fosas clandestinas a 30 minutos de donde ocurrió el ataque de los normalistas. En ellas se localizarían 28 cuerpos.

No sería sino hasta el 6 de octubre cuando el expresidente de México, Enrique Peña Nieto, hablaría por primera vez del caso: “Lamento de manera muy particular la violencia que se ha dado y, sobre todo, que sean jóvenes estudiantes los que hayan resultado afectados y violentados de sus derechos en el municipio de Iguala”.

Mientras, el 8 de octubre, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y su oficina en México, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la Organización de Estados Americanos (OEA) y Amnistía Internacional (AI), habían exigido repuestas al gobierno mexicano para dar con el paradero de los 43 desaparecidos.

Asimismo, se llevó a cabo la primera Jornada de Acción Nacional e Internacional por Ayotzinapa, donde ciudadanos de varios estados de la República y otras partes del mundo exigieron justicia por los estudiantes.

Hasta el 10 de ese mes, Murillo Karam informaba la detención de 34 personas por el caso Ayotzinapa, de ellas 26 eran policías del municipio de Iguala, cuatro elementos de Guerreros Unidos y otras cuatro personas, así como la detección de cuatro nuevas fosas clandestinas. Los 28 cuerpos anunciados en días pasados no correspondíeron a los alumnos.

Una semana después, autoridades federales detenían al presunto líder del Cártel Guerreros Unidos, Sidronio Casarrubias Salgado. Por su parte, el padre y activista de derechos humanos, Alejandro Solalinde, declaraba que, según testimonios, los jóvenes habían sido quemados.

El 22 de octubre de 2014, la PGR informa de una nueva línea de investigación donde se relaciona a José Luis Abarca y a María de los Ángeles Pineda Villa con Guerreros Unidos; a Pineda Villa se le atribuye ser la operadora financiera de la banda criminal, mientras que Abarca es señalado de ordenar el atentado contra los estudiantes.

Sería el 4 de noviembre cuando se comunicaría la detención en la Ciudad de México de ambos implicados.

Tres días después, Murillo Karam afirmaría que, de acuerdo a declaraciones de tres sicarios de la organización delincuencial antes mencionada, un “grupo numeroso” de normalistas fue levantado, asesinado e incinerado en el basurero de Cocula, para después guardar los restos y la ceniza en bolsas y ser arrojados al río San Juan.

Ese 7 de noviembre, el funcionario federal sostuvo, previo al informe, una reunión con los padres de los normalistas en el hangar del aeropuerto de Guerrero. Luego de la presentación de las supuestas pruebas, familiares de las victimas aseguraron que no creerían en los detalles presentados hasta no ver pruebas científicas de la identificación de los restos.

Enrique Peña Nieto, dos días más tarde de la conferencia del titular de la PGR, declararía duelo nacional, desde Alaska, durante su gira por China.

A su vez, el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que investigaba los restos recuperados en Cocula e Iguala, afirmaba el 11 de noviembre que las pruebas genéticas no coincidían con las recabadas a familiares de los 43 desaparecidos.

Por otra parte, el papá Francisco expresaba por segunda ocasión, su solidaridad con México por el caso Ayotzinapa.

Para el 27 de noviembre, Peña Nieto emite 14 medidas en materia de seguridad, desarrollo económico y justicia para evitar que lo ocurrido a los 43 normalistas “vuelva a suceder”.

El 27 de enero de 2015, cuatro meses y un día después de la desaparición de los estudiantes, Murillo Karam, acompañado del director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, presentaban los resultados de la investigación, “la verdad histórica” del caso Ayotzinapa.

Afirmaron que los jóvenes habían sido confundidos con miembros de un cártel de la zona y entregados a miembros de Guerreros Unidos para ser asesinados. La orden de la detención y posterior asesinato, la dieron Sidronio Casarrubias Salgado, José Luis Abarca y María de los Ángeles Pineda Villa.

Luego de recoger a los estudiantes, los delincuentes los trasladaron al basurero de Cocula, donde fueron ultimados e incinerados para después trasladar sus restos y cenizas al río San Juan.

“La verdad histórica” del gobierno de Enrique Peña Nieto dejó cabos sueltos y afirmaciones que desestiman los expertos. La noche, aquel cielo nocturno del 26 de septiembre del 2014, parece ser la única testigo que conoce la verdad del momento que lo cambió todo.

“¡Ni perdón, ni olvido!”, gritan y gritarán hasta no tener respuestas, los padres, los amigos, los desconocidos.

Foto: Es Imagen / Archivo

Tim Burton, un director multifacético

El director estadunidense Tim Burton, quien ha cimentado su carrera con cintas que van de las animadas a las populares «live action» (acción real), festejará este domingo su cumpleaños número 61 en medio de los preparativos de una exposición sobre su mundo cinematográfico, que se exhibirá a partir de octubre en el Museo de Neón, de Las Vegas.

“Estamos halagados de que el Sr. Burton haya elegido nuestro museo para esta exposición. Tim es uno de los pocos artistas que puede igualar la imaginación de Las Vegas”, aseguró Rob McCoy, presidente ejecutivo del recinto museístico, en torno a la muestra.

La exposición se asemeja a El mundo de Tim Burton, que se presentó en México en 2017, ya que exhibirá piezas que han sido mostradas previamente, así como elementos utilizados durante el rodaje de las nuevas del director.

La instalación estará vigente del 15 de octubre de 2019 al 15 de febrero de 2020, periodo en el que se espera superar la cantidad de visitantes que logró en el Museo de Arte Moderno de Nueva York en 2011, donde se registró la visita de más de 800 mil personas.

Inicios del realizador

Timothy Walter, conocido popularmente como Tim Burton, nació el 25 de agosto de 1958 en Burbank, California, y aunque comenzó su carrera en la compañía Disney, a los 13 años ya había realizado trabajos importantes como La Isla del Doctor Agor, cortometraje que definió su estilo cinematográfico.

Vincent, de 1982, y Frankenweenie, de 1984, fueron los primeros proyectos que Burton realizó como director en Walt Disney Pictures, de donde fue despedido al concluir su segunda producción, pero años más tarde regresó para hacerse cargo de otros trabajos.

La gran aventura de Pee Wee” (1985) fue el primer largometraje dirigido por Burton para la firma Warner Bross, firma que también se encargó de su distribución. La historia logró recaudar más de 40 millones de dólares, de acuerdo con cifras de Box Office Mojo, hecho que dio pauta para que Burton pudiera crear la película de humor negro Beetlejuice, en 1988.

Beetlejuice fue protagonizada por el actor Michael Keaton y la joven Winona Ryder, con quienes Burton trabajó en producciones futuras. La cinta fue ganadora en 1988 del Oscar a Mejor Maquillaje y Peluquería, al tiempo que recaudó más de 74 millones de dólares tan solo en Estados Unidos.

Su siguiente trabajo lo alejó de la comedia para sumergirlo en el mundo de los superhéroes con la cinta Batman, la cual fue protagonizada por Michael Keaton y Jack Nicholson como “Joker”. La producción resultó un éxito en taquilla pues recaudó más de 400 millones de dólares, lo que representó el mejor ingreso de 1989. Esto confirmó el lanzamiento de tres secuelas del superhéroe de «Ciudad Gótica».

Burton dirigió Batman regresa, en 1992, y se encargó de la producción de Batman por siempre, de 1995, pero se mantuvo alejado del Batman y Robin, de 1997.

A la par de su participación en Batman, Burton siguió trabajando en la creación de películas que tuvieran su sello característico, fue así como llegó El joven manos de tijera, en 1990, con la que sumó al actor Johnny Depp como parte del elenco recurrente de sus historias, además de trabajar por segunda ocasión con la actriz Winona Ryder.

El joven manos de tijera entró en la clasificación del género romántico y la fantasía oscura, la cual expone eventos que van más allá del entendimiento humano. La cinta fue nominada al Oscar por Mejor Maquillaje y Peluquería en 1990.

Tim Burton también trabajó en los largometrajes Ed Wood, de 1994; ¡Marcianos al ataque!, de 1996, y La leyenda del jinete sin cabeza, de 1999. Esta última se basó en el relato del escritor estadunidense Washington Irving.

Su trabajo en el nuevo milenio

En el año 2000 se enfrentó al género de la ciencia ficción con El planeta de los simios, largometraje en el que participó la actriz Helena Bonham Carter y quien se convirtió en la musa del director en siete películas más.

El gran pez fue su décimo filme, en el que retomó un sinfín de elementos fantásticos para construir la historia de «Edward Bloom», un padre que crea narraciones asombrosas que su hijo considera falsedades; sin embargo, «Will Bloom» descubrirá la realidad sobre las aventuras que su progenitor le contó luego de que éste enferma.

La película se estrenó en diciembre de 2003 y según el portal Box Office Mojo logró recaudar más de 120 millones de dólares, además de cuatro nominaciones a los Globo de Oro en 2004, entre las que se incluyó la de Mejor Película y Mejor Actor de Reparto para Albert Finney.

En julio de 2005 llegó Charly y la fábrica de chocolate, una nueva adaptación cinematográfica de la novela homónima escrita por el noruego Roald Dahl. Con esta cinta, Tim logró emular la cantidad de dinero recaudada con Batman, la que hasta entonces era su proyecto con mayores ingresos como director.

El cadáver de la novia, estrenada en septiembre de 2005, fue una cinta filmada en formato “stop motion” (fotograma por fotograma) y en la que trabajó Burton. Para esta producción prestaron su voz Helena Bonham Carter y Johnny Depp, para quien representó su primera participación como actor de doblaje.

Tim participó como director de la película Sweeney Todd, el barbero demoníaco de la calle Fleet en 2007, la cual se basó en el musical homónimo del compositor Stephen Sondheim, mientras que para 2010 regresó a trabajar con Walt Disney Pictures para el rodaje “live action” de Alicia en el país de las maravillas, con la que logró una recaudación de más de mil millones de dólares.

Con Walt Disney Pictures, Burton trabajó en una adaptación del cortometraje Frankenweenie en 2012, realizado por él mismo en 1982. La película consiguió la nominación a Mejor Película Animada en los premios Oscar y Globos de Oro de 2013.

El realizador cambió de género una vez más en 2014, cuando participó como director de la cinta Ojos grandes, la cual le dio su segundo Globo de Oro a la actriz Amy Adams.

Como parte de las producciones “live action” de Walt Disney Pictures figura Dumbo, estrenada en marzo de 2019 y en la que Tim hizo una adaptación de la película animada de 1941. La historia fue protagonizada por Danny DeVito y Michael Keaton, actores con los que Burton trabajó en los años noventa.

Todo termina, hasta la vida misma, decía Celso Piña a sus fans

“Todo lo que empieza termina, chavos … hasta la vida misma, por eso, ahorita que la tenemos hay que gozarla”, expresó Celso Piña durante una de sus numerosas presentaciones al lado de diversas figuras de la canción.

Celso manifestó ese pensamiento momentos antes de cantar a dueto “Un pedacito de ti”, a dueto con el ex Timbiriche, Benny Ibarra.

Y la verdad, “El Rebelde del Acordeón” predicó con el ejemplo, haciendo realidad varios sueños, entre ellos, los siguientes:

Logró que el Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez bailara al ritmo de su acordeón con la “Cumbia sampuesana”, en 2003, cuando el escritor colombiano visitó Monterrey. A los organizadores se les hizo mejor recibirlo con su música y la Ronda Bogotá.

¡Y empezó a bailar, fue muy loable porque me llamó la atención que le gustó lo mío, todo su séquito se puso a bailar primero con la ‘Cumbia Sampoesana’, declaró el músico.

Ofreció un único concierto con sus músicos en el Auditorio Nacional en 2009, durante la promoción de su disco de duetos Sin fecha de caducidad. En esa presentación, el acordeonista celebró 30 años de trayectoria junto a invitados especiales, como Pato Machete, Natalia Lafourcade, Laura León, Eugenia León, Isaac Peña, Alex Lora y Benny Ibarra.

En 2013, Celso participó en la décimo cuarta edición del Festival Vive Latino, que se realizó del 14 al 17 de marzo, encuentro en el que compartió cartel con exponentes como Blur, Morrissey, Yeah Yeah Yeahs, Los Fabulosos Cadillacs, Carla Morrison, Sussie 4, División Minúscula, Los Auténticos Decadentes, Le Baron y Dapuntobeat, entre otros.

En 2014 llevó por primera vez su música a España con un disco que incluía temas dedicados a García Márquez, a quien además dedicó la presentación de este material, el 17 de mayo de ese año, en la Plaza Condesa de la Ciudad de México.

El último homenaje que se le rindió al músico fue el 20 de agosto de 2014, durante la celebración de los 55 años del Canal Once. En esa ocasión se proyectó también el documental Celso Piña. El rebelde del acordeón, dirigido por Alfredo Marrón.

En este 2019 viajó al Reino Unido para presentarse en La Línea The London Latin Music Festival, del 25 de abril al 5 de mayo. Durante su viaje compartió con sus fans un video en el que muestra un recorrido por las calles de Londres, acompañado de sus músicos.

Asimismo, durante Tour Europa 2019, Celso Piña se tomó un momento para tocar Los Caminos de la Vida delante de la Torre Eiffel, antes de su concierto en París. Ese día publicó el video en su cuenta de Twitter, con el mensaje: “Los caminos de la vida me trajeron hasta aquí”.

Rosario Robles, una mujer de política y de polémica

Rosario Robles Berlanga, exjefa del Gobierno del entonces Distrito Federal y extitular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), tiene una trayectoria de izquierda en la política mexicana, marcada por su activismo en defensa de los derechos de la mujer, pero también por la polémica por caso como la «Estafa Maestra».

María del Rosario Robles Berlanga nació en la Ciudad de México el 17 de febrero de 1956 y fue la primera mujer en gobernar el entonces Distrito Federal en sustitución de Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano.

Es licenciada en Economía por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y tiene una maestría en Desarrollo Rural por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Xochimilco.

Su carrera política comenzó en la dirigencia femenil del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (STUNAM), de 1988 a 1993.

Durante ese periodo, fue integrante fundadora del Partido de la Revolución Democrática (PRD), en 1989, y un año después, en 1990, impulsó en el Congreso Universitario medidas para promover la participación paritaria de la mujer en todos los niveles de la vida universitaria.

En septiembre de 1998 fue designada por la entonces Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) para sustituir a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano cuando éste renunció a la Jefatura de Gobierno para iniciar su tercera campaña rumbo a la Presidencia de la República en 2000.

El 29 de septiembre de 1999 rindió protesta como jefa de Gobierno ante el pleno de la entonces ALDF, en sustitución de Cárdenas Solórzano, convirtiéndose así en la primera mujer que gobernó la capital del país.

Como mandataria capitalina, Robles Berlanga logró reordenar a 50 mil comerciantes de la vía pública y amplió los causales de aborto legal en el entonces Distrito Federal, lo que sería conocido como la «Ley Robles».

Además, propuso el mecanismo en el Código de Procedimientos Penales para que las mujeres violadas y embarazadas por esa agresión puedan abortar legalmente.

El 5 de diciembre de 2000 entregó el cargo al jefe de gobierno electo Andrés Manuel López Obrador, y meses después, en 2002, ganó la candidatura a la presidencia del PRD.

De 2002 a 2003, fue presidenta nacional del PRD, pero en 2004 renunció al partido y posteriormente ocupó cargos como consejera nacional, secretaria de Movimientos Sociales del Comité Ejecutivo Nacional (CEN); secretaria de Organización.

Durante su gestión como dirigente perredista, Robles se alió con el empresario argentino Carlos Ahumada, con quien -según algunas biografías- mantuvo una relación amorosa.

Luego de que se dieran a conocer videos donde se observa a Ahumada entregar fajos de dinero a René Bejarano, entonces coordinador del PRD en la Asamblea Legislativa, y a Carlos Imaz recibir alrededor de 500 mil pesos de Ahumada, Robles renunció al partido del Sol Azteca.

Ello debido a que sus detractores la acusaron de fomentar la relación Bejarano-Ahumada y de usar su cercanía con éste último para otorgar “favores gubernamentales” a distintas empresas.

Rosario Robles también fue diputada federal en la LVI Legislatura, donde presidió la Comisión de Desarrollo Social y participó en la Comisión Permanente del Congreso (1997).

Para 2012 se unió a la campaña del candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Enrique Peña Nieto, para la Presidencia de México, para después ocupar las secretarías de Desarrollo Social (Sedesol) y de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu).

La exsecretaria de Estado fue señalada por el caso conocido como la «Estafa Maestra», que involucró a 11 dependencias del gobierno federal, ocho universidades públicas y 186 empresas para presuntamente desaparecer millones de pesos en recursos públicos.

Este martes, Robles Berlanga fue vinculada a proceso por uso indebido del servicio público cuando estuvo frente de la Sedatu y la Sedesol, y permanecerá dos meses en prisión preventiva justificada en el penal de Santa Martha Acatitla para que se concluya la investigación complementaria.

Edith González, una guerrera que jamás se doblegó

La actriz mexicana Edith González, quien falleció este jueves tras perder la lucha contra el cáncer, construyó una sólida carrera artística de más de 40 años por talento y versatilidad histriónica.

Hija del contador Efraín González y de Ofelia Fuentes, Edith incursionó en el medio de los espectáculos a los cinco años por casualidad, luego de que su mamá la llevó al programa Siempre en domingo y llamó la atención del director Antulio Jiménez Pons por sus ojos azules y “la luz angelical en su rostro”.

González Fuentes, quien nació el 10 de diciembre de 1964, hizo algunos castings y comenzó a grabar la telenovela Cosa juzgada (1970), en donde compartió créditos con Rafael Baledón Cárdenas (1919-1994) y Martha Roth Pizzo (1932-2016).

Tras esa experiencia y gracias a su versatilidad histriónica, participó en más de 20 películas, 30 telenovelas, así como en programas infantiles, series y teatro.

La joven actriz alternó sus estudios con su trabajo en teleseries como Los miserables (1973), La maldición de la blonda (1971), El edificio de enfrente (1972), La fiera (1983), Pacto de amor (1977) y Mañana será otro día (1976).

Entre las películas en las que participó figuran El rey de los gorilas (1976), Ciclón (1978), Guyana, el crimen del siglo (1979), Trampa infernal (1989), Salón México (1996), Rogelio (2000) y Deseo (2013).

Mientras que en el teatro su participación fue numerosa con producciones como Ricitos de oro, Hansel y Gretel, Gipsy y Un día en particular, entre otros.

Edith González comenzó a tener mayor reconocimiento en el mundo del espectáculo nacional e internacional poco antes de los 14 años con su papel de “María Isabel Salvatierra” en la telenovela Los ricos también lloran (1979).

Luego de que fue expulsada del colegio de monjas en el que estudiaba por protagonizar la portada de una fotonovela con el uniforme escolar, decidió dedicarse por completo a su carrera en el medio artístico; hizo estudios en Londres, Inglaterra; Nueva York, Estados Unidos; y París, Francia, donde obtuvo conocimientos de jazz, mímica, interpretación y ballet.

Sus primeros papeles estelares los obtuvo en las series como Ambición (1980) y Bianca Vidal (1985). Durante la participación de esta última falleció su padre, víctima de cáncer.

En su carrera, Edith González hizo papeles como “Ana Rosa”, la chica dulce y sensible de Monte Calvario (1988), “Mónica de Altamira”, la heroína noble y apasionada en Corazón Salvaje (1993) y Fernanda ‘Salomé’ Quiñones de Lavalle, la sensual aventurera en Salomé (2001), en la que la actriz dio muestra de su versatilidad histriónica.

En los años 90, participó en las películas Salón México (1996), La sombra del otro (1996), La jaula de oro (1997) y Nunca te olvidaré (1999), así como también en series pedagógicas para la instrucción primaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Con su papel de “Elena Tejero” en la obra musical Aventurera mostró al público su talento para el baile y el canto; para 2004 protagonizó la telenovela Mujer de madera del productor Emilio Larrosa, pero dejó la producción por su embarazo. El 17 de agosto de ese año nació su hija Constanza.

El 26 de mayo de 2005 regresó a Aventurera, donde tuvo un éxito rotundo; a partir del 14 de agosto de ese año, como jurado del reality musical Bailando por un sueño y después en Los reyes de la pista.

También incursionó en el mundo empresarial, tras lanzar una fragancia, con la que aseguró que exaltaba sus raíces mexicanas y daba un toque de sensualidad a la mujer de cualquier edad.

En el melodrama Mundo de fieras (2006), del productor Salvador Mejía, compartió créditos con el actor cubano César Évora y la venezolana Gaby Espino.

En ese año, viajó a Bucarest para rodar varios episodios de la telenovela rumana Inima de tigan (Corazón de gitano), en la que interpretó un papel creado para ella. Esa fue la primera ocasión que una mexicana fue invitada especial de una producción rumana.

Asimismo, Edith González trabajó en los melodramas Palabra de mujer (2007), Doña Bárbara (2008) y Camaleones (2009), su última participación en la empresa Televisa, antes de cambiarse de televisora.

Como parte del equipo de TV Azteca, en 2010, apareció en la alfombra roja del reality de La academia y a finales de 2011, la actriz se desempeñó como “Alma Durán” en la telenovela Cielo rojo, en la que compartió crédito con Mauricio Islas.

La actriz tuvo una participación especial en la serie A corazón abierto (2012), protagonizado por Sergio Basáñez e Iliana Fox; al siguiente año, fue reconocida como como parte de Supermamás 2013 por su compromiso social.

Asimismo, cautivó a la audiencia con su personaje de “Paula Duarte” en la telenovela Vivir a destiempo en la que también actuaron Humberto Zurita, Ramiro Fumazoni, Juan Manuel Bernal y Verónica Merchant, entre otros.

En 2014, dio vida a “Valentina Díaz-Llorente de Bravo”, la protagonista de la telenovela Las Bravo, al lado de Mauricio Islas, Saúl Lisazo, Paulette Hernández, Carla Carrillo, Carolina Miranda, Héctor Arredondo, Lambda García, Pedro Sicard, Juan Vidal, Alberto Casanova y Eugenio Montessoro, entre otros.

En 2016, tras las grabaciones de la telenovela Eva la trailera, acudió al médico por fuertes dolores de espalda, sin embargo, el diagnóstico que recibió fue cáncer de ovario, el cual decidió enfrentar de una manera positiva.

A la par de su lucha contra esa enfermedad, Edith González participó en campañas publicitarias que hacían hincapié en la importancia de la detección temprana.

El reality de TV Azteca Este es mi estilo fue el último proyecto televisivo en el que participó junto con Vanessa Claudio. En enero de 2018, fue parte del elenco de la obra de teatro Entre mujeres, de Santiago Moncada y en la que compartió créditos con Cecilia Gabriela y Ana Bertha Espín, entre otras.

Carlos Fuentes, escritor esencial para la literatura de habla hispana

Autor de novelas fundamentales de la literatura latinoamericana, Carlos Fuentes formó parte de diversos grupos y generaciones de intelectuales de los más importantes movimientos culturales que se consumaron en el país durante la segunda mitad del siglo XX.

A siete años de su muerte que se cumplen este día, el ganador del Premio Miguel de Cervantes es reconocido en el mundo como uno de los más destacados escritores mexicanos y representante del llamado “Boom latinoamericano”.

El año pasado, en el marco de un homenaje al escritor mexicano, se develó una placa en su honor en la embajada de México en Francia, país donde fue representante diplomático y donde actualmente permanecen sus restos.

Hijo de padres mexicanos, Carlos Fuentes Macías nació en la ciudad de Panamá el 11 de noviembre de 1928. La actividad diplomática de su padre llevó al autor a pasar su infancia en distintos sitios del Continente como Montevideo, Río de Janeiro, Washington D.C., Santiago de Chile, Buenos Aires, entre otros.

Se recibió como licenciado en leyes por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), y obtuvo un doctorado en economía en el Instituto de Estudios Internacionales de Ginebra, Suiza, y tuvo la distinción de trabajar en la representación de la delegación mexicana ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), según el portal web biografíasyvidas.

Su inquietud literaria lo llevó a participar en distintas publicaciones, pero fue en los años sesenta que fundó la “Revista Mexicana de Literatura”, junto con Emmanuel Carballo, con la visión de incorporar al ámbito mexicano materiales de literatura universal.

En 1958 consiguió el sueño de todo escritor consolidar su primera novela, “La región más transparente”, y en 1962, aparecieron otras dos de sus más importantes obras “La muerte de Artemio Cruz” y “Aura”, de acuerdo con datos de la Enciclopedia de la Literatura en México en su portal.

Ese mismo año, nació su hija Cecilia Fuentes Macedo, concebida con la actriz mexicana Rita Macedo, durante varias espacios de tiempo en dicha década vivió en París, donde estuvo en contacto con el estructuralismo y las vanguardias de izquierda.

Otros títulos destacados del escritor mexicano son las antologías de cuento “Los días enmascarados” (1954), “El naranjo” (1994), las novelas “Terra Nostra” (1975), “Gringo viejo” (1985), “Diana, o, La cazadora solitaria” (1994), “La silla del águila” (2003), entre otros.

En 1972 contrajo matrimonio con la periodista Silvia Lemus, con quien estuvo casado hasta el día de su muerte, la pareja tuvo dos hijos, Carlos Fuentes Lemus y Natasha Fuentes Lemus, ambos fallecidos prematuramente.

Carlos Fuentes es considerado uno de los cuatro principales representantes del movimiento literario conocido como “Boom latinoamericano”, que surgió entre los años 60 y 70, junto con Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez.

En su faceta como guionista cinematográfico, destacan “El gallo de Oro” (en colaboración con Gabriel García Márquez y Roberto Gavaldón), “Un alma pura”, “Los Caifanes” (realización conjunta con Juan Ibáñez), entre otros, anota el portal digital de la Academia Mexicana de la Lengua.

Fuentes consiguió distintos premios, pero sobresale el Premio Miguel de Cervantes en 1987, distinción que han recibido otros mexicanos como Octavio Paz, Sergio Pitol y José Emilio Pacheco.

De igual forma, destaca en 1994 el Premio Príncipe de Asturias, que lo colocó como el segundo de los dos únicos mexicanos en lograr este reconocimiento, otorgado en 1983 a Juan Rulfo.

El escritor falleció a los 83 años, el 15 de mayo de 2012 en la Ciudad de México, al día siguiente se le rindió un homenaje en el Palacio de Bellas Artes para posteriormente trasladar sus restos a París, en el Cementerio de Montparnasse.

Emiliano Zapata, el héroe incomodo, símbolo de rebeldía y libertad

El semblante serio, la mirada profunda, un traje de charro portado con finura, el anhelo por la tierra y libertad pero, sobre todo, el coraje para defender la dignidad de los campesinos e indígenas, son emblemas que identifican a Emiliano Zapata Salazar, quien a 100 años de su muerte, se ha convertido en un símbolo de rebeldía y resistencia para los pueblos oprimidos en el mundo.

En entrevista, descendientes del caudillo de la Revolución Mexicana, relataron como la frase ¡Zapata Vive! cumple cabalmente en el legado de su lucha y en las personas que, tomando su imagen como estandarte, continúan persiguiendo los ideales de tierra, libertad, justicia y ley.

“Zapata es un símbolo incómodo para el sistema, incómodo porque al hablar un gobierno de Zapata, debe de cumplir con las demandas del pueblo, porque si no, vamos a ser igual que hace 70 años”, aseguró Edgar Castro Zapata, bisnieto del general.

Edgar Castro es historiador, ha estudiado la historia de su ancestro y la trascendencia que Zapata ha tenido.

Declaró que otras luchas, como la Revolución Cubana, se inspiraron en las tácticas militares del ejército suriano con su guerra de guerrillas; también, las revoluciones de la segunda mitad del siglo XX en Centro y Sudamérica retomaron los objetivos del caudillo; incluso, en 2010, fue develado un busto del revolucionario en Argelia, África, por influir en las luchas de los pueblos en aquel continente.

“Cabe mencionar que durante toda su vida, el general siempre fue perseguido, nueve años de lucha, cinco presidentes que lo querían asesinar y, a pesar de todo, él enarboló un Plan de Ayala, cuyo objetivo era dar una bandera ideológica a su movimiento”, apuntó.

Por su parte, Julieta Ana María Manríquez Zapata, nieta de Emiliano Zapata, hija de Ana María Zapata Portillo, quien fue la primer mujer diputada federal en el estado de Morelos, relató que después de la muerte del general, la familia tuvo que huir por las persecuciones, incluso, llegaron a cambiarse el apellido para no ser asesinados por el gobierno.

“Ella (Ana María Zapata Portillo, hija del caudillo), cuando estábamos pequeños, nos platicaba de la revolución, de cómo fue difícil para ellos, tenían que andar corriendo de un lado para otro; que apenas llegaban a algún lugar, sacaban su metate, lo ponían en el suelo con un cazo de bronce y ponían sus frijoles, apenas estaban cocinando y oían `Ahí vienen los pelones´, tiraban el caldo de los frijoles y a seguir huyendo; fue una época muy difícil para ellos, que cada que lo platicaba, se le llenaban sus ojos de lágrimas”, compartió.

Asimismo, Isaías Manuel Manríquez Zapata, nieto de Emiliano Zapata y hermano de Julieta, relató el contexto histórico y social en el que vivió la familia del revolucionario después de su asesinato, el 10 de abril de 1919.

“Toda esta época de arrasamiento, de destrucción total en el estado de Morelos que fue la tercera, con Carranza, se le suma el ingrediente de la influenza, una epidemia, que no había alimentos, no había medicinas, la población estaba anémica, fue una mortandad terrible, el que no moría por los federales, por el gobierno, moría de enfermedad.

“Toda la familia, la mayoría, tuvieron que huir; lo que nos platica la abuela (Petra Portillo Torres, esposa de Zapata), es que llevaba a nuestra madre (Ana María) muy pequeña, de cuatro o cinco años con otros familiares; eran unas seis, siete personas, tuvieron que huir del estado de Morelos hacia las montañas de Puebla, se escondían en cuevas, no había que comer, decía mi abuela que fue una época muy difícil para ellos”, contó.

Recalcó que Emiliano Zapata siempre estuvo en la mira de los gobernantes en turno y de otros líderes revolucionarios, pues cada uno lo intentó matar al menos en una ocasión, no obstante, los ideales del caudillo, aseguran, se mantuvieron firmes y con lealtad a su pueblo.

“Mucha gente decía: `y el general, por qué no se reía´, pues cómo se va a reír si te quieren matar, si andas huyendo, no era una fiesta lo que estaba pasando aquí en Morelos, era una cuestión de muerte, de destrucción que había ordenado el gobierno federal”, apuntó el señor Manuel.

Indicó que por los enfrentamientos en la zona y el hostigamiento, muchas familias huyeron del estado y muchas otras llegaron a los sitios para apropiarse de las casas abandonadas. La familia de Zapata se fue de la Villa de Ayala al estado de Puebla, años después, terminado el conflicto, regresaron para establecerse en la ciudad de Cuautla.

Aunque en 1920, por órdenes del presidente Álvaro Obregón, se inició el reparto de ejidos, a la mayoría de los revolucionarios zapatistas, incluyendo la familia de Emiliano, no fueron parte de los frutos que logró su lucha.

“Todos los que participaron se murieron, los mataron, los que quedaron fueron advenedizos, gentes que no pelearon ni nada, sólo pagaron para que los incluyeran en la nómina”, señaló Manuel manriquez Zapata.

Los nietos de Emiliano Zapata Salazar relataron cómo conocieron más allá del personaje histórico o el de los libros, sino que a través de anécdotas, fotografías y relatos se acercaron al que fuera su abuelo.

“Era una persona alta, no demasiada, pero tampoco era muy bajito, delgado tirándole a flaco, muy fibrudo, recio por el trabajo, era una persona fuerte, usaba el bigote largo, le gustaba vestir muy bien desde el calzado, zapatos de una sola pieza, el pantalón de dril, la camisa de olan que le hacía un nudo abajo, su sombrero.

“En todas las fotos se observa que él está muy bien arreglado, muy bien planchado, porque económicamente estaba bien. Él tenía su parcela heredada de sus padres, tenía algunas cabezas de ganado, tenía caballos que era su pasión, y tenía en el cerro una mina de cal, herencia de su padre, don Garbriel, esa cal la utilizaron para la hacienda de Chinameca”, compartió su nieto.

Sobre su carácter, manifestó que siempre fue serio, incluso, parecía siempre enojado, pero le gustaba jugar con los niños; era una persona atenta y amable que a toda la gente del pueblo trataba con respeto, sin importar su condición económica.

“Cuando había un remanso de paz y le decían `jefe, en tal punto vamos a reunirnos´, el preguntaba: `¿qué hay para la comida?, no pues, busquen lacen un toro y lo preparan´, hacían la barbacoa y le llevaban un plato y tortillas y no lo aceptaba sino al ultimo, siempre se preocupó por su gente”, dijo.

Comentó que ese respeto y aprecio de los morelenses se vio recompensado en la época de lucha, pues cuando los ejércitos lo perseguían, en las rancherías y pueblos lo ocultaban y defendían.

“Todo el estado de Morelos lo defendió, porque él supo ganarse el aprecio del pueblo; él respetó al pueblo y el pueblo lo respetaba a él, era una comunión, él era parte del pueblo, él era pueblo, él era indio, entonces él los comprendía”, manifestó.

Sus descendientes aseguraron que Emiliano Zapata protegió siempre al que no tenía nada, a los indígenas y campesinos, y por esa razón sus ideales no empataban con los objetivos de lucha de otros líderes revolucionarios, ni del gobierno, que se enfocaban en mayor medida al control político y militar.

Sin embargo, sus descendientes aseguraron que en los gobiernos posrevolucionarios, la concepción de la historia y legado de Zapata se encaminó más hacia un discurso oficialista e institucional, que alejó a las personas de los verdaderos ideales de lucha de «El Caudillo del Sur.»

“De lo que está cansada la gente es de discursos, yo aplaudo al presidente de tener el membrete oficial del año de Zapata, pero también la gente necesita apoyo de lo que lacera a Morelos, que es el campo y la seguridad.

“Zapata ya no necesita de homenajes, lo que quisiera Zapata es ver una justicia verdadera a la gente, a los pueblos, campesinos, al indígena; yo creo que ese sería un digno homenaje el próximo 10 de abril”, declaró su bisnieto Edgar Castro Zapata.

Alberto Cortez construyó poemas de lo cotidiano en su música

La amistad, la vida de los perros callejeros, la muerte de un amigo, cómo los adolescentes dejan sus hogares y la añoranza hacia sus orígenes, fueron entre otros los temas cotidianos que el poeta Alberto Cortez convirtió en himnos.

Aunque comenzó a escribir canciones desde los 12 años, fue hasta 1961 cuando publicó su primer disco “Welcome to the Latin Club”, que incluyó 12 temas tanto en inglés como en español. Destacan “Mañana”, “Amapola”, “April in Portugal”, “La paloma” y “Oh – Mari”.

En su larga trayectoria, Cortez, quien falleció este jueves a los 79 años, grabó cerca de 40 álbumes de estudio, logrando cuatro Discos de Oro.

Conocido como “el cantor de las cosas simples”, Alberto Cortez destacó por su estilo desgarrado, intenso y belleza poética.

De una sensibilidad envidiable, tocó corazones con temas como “Carta a mi viejo”, en la que le cuenta a su padre las cosas que le habían pasado en el tiempo que había estado lejos de casa, y “Callejero”, canción que se basa en la vida de un perro de la calle.

Pero no sólo los perros fueron su inspiración, también las cigarras, insectos que fueron motivo para la creación de “La canción de las cigarras” y “A partir de mañana”.

Como buen poeta que retrata la cotidianidad de la vida, también añadió contenido social a sus temas, como en el caso de “Instrucciones para ser un pequeño burgués”.

Otros de sus temas más emblemáticos son “Mi árbol y yo”, “A partir de mañana”, “Te llegará una rosa”, “Castillos en el aire” y “El abuelo”, los cuales están basados en hechos y personajes reales, que le ocurrieron a él mismo o a gente cercana a él.

Cortez y Cabral

Cortez trabó amistad con grandes figuras de la industria musical; sin embargo, la más estrecha la tuvo con el cantautor argentino Facundo Cabral, con quien grabó el álbum “Lo Cortez no quita lo Cabral”.

La unión de talento entre ambos enlazó humor y poesía, y con los éxitos de ambos recorrieron el mundo entero a través de una gira en la que era imprescindible escucharlos cantar “No soy de aquí ni soy de allá” y “Cuando un amigo se va”.

Al lado de Cabral también era común oírlo interpretar “Pobrecito mi patrón, piensa que el pobre soy yo», en el que se hace alusión a que el dinero (Oro) no da la felicidad.

Un artista polifacético

Además de cantar, José Alberto García Gallo, por su nombre real, escribió las obras literarias: “Equipaje” (1977); “Soy un ser humano” (1985); “Almacén de almas” (1993), y “Por los cuatro costados” (2007).

Y su desenvolvimiento no sólo fue sobre el escenario, también frente a las cámaras, participando en las películas “Los éxitos del amor”, de Fernando Siro, y “Ritmo a todo color”, de Máximo Berrondo.

Elvis Presley ídolo, galán, coleccionista, amante de animales y karateca

Infinidad de anécdotas se cuentan acerca de la vida y obra de Elvis Presley, quien a 84 años de su natalicio, continúa vigente como una de las personalidades más importantes de la cultura musical a nivel mundial.

Por su voz superdotada, su estilo único interpretativo, su rebeldía, galanura y “sex-appeal”, el actor y cantante estadunidense continúa siendo un ídolo de masas.

Nació el 8 de enero de 1935. Fue hermano gemelo de Jesse Garon Presley, quien resultó muerto apenas salió del vientre de su madre. De niño le apodaban “Little Elvis”, más tarde se le conocería como “Elvis the pelvis”, “E” y “El Rey”.

La primeras canciones que grabó fueron: “That’s all right” y “Blue moon of Kentucky”. Aunque no fue el iniciador del rock, pues había otros exponentes haciendo bulla como Chuck Berry y Jerry Lee Lewis, sí fue quien detonó el género al lograr su primer disco con la empresa Sun Records.

A lo largo de su carrera, grabó alrededor de 600 canciones, gran parte de ellas fueron muy aclamadas, pero nunca escribió alguna.

Aceite de rosas, vaselina y lubricante fueron los artículos de belleza que el cantante utilizaba para moldear su cabello al estilo tupé, que poco a poco hizo popular entre los jóvenes de la época. Cabe destacar que fue rubio hasta los 18 años, después se tiñó el cabello de negro.

En los años 50, sus contemporáneos mostraban una actitud sumisa y dócil, pero cuando Elvis empezó a cantar haciendo movimientos sensuales de pelvis, causó todo un escándalo e hizo que la música del rock and roll se convirtiera no en una moda, sino en una cultura.

“El Rey” fue coleccionista de armas y autos tipo Cadillacs. De estos últimos regaló infinidad a amigos, médicos, músicos y desconocidos.

También se distinguió por ser amante de los animales. En su casa, además de perros, tenía pavos reales, patos, un chimpancé, un mono y caballos. Estos últimos fueron su máxima pasión y tuvo aproximadamente 20. Sus favoritos se llamaron “Dominó” y “Rising.

Cuando uno de ellos murió, él se encontraba en medio de una gira de conciertos. Su familia optó por no decirle nada, pues temían que cancelara todo para despedir al caballo.

Entre las curiosidades del ídolo está el que le hayan concedido el cinturón negro séptimo dan, gracias a sus habilidades en el karate. Sus primeras lecciones las recibió de parte del alemán Jürgen Seydel, cuando en 1958 fue reclutado por el Ejército de Estados Unidos.

Sin embargo, dominar este tipo de arte marcial no fue sólo un deporte para el intérprete de “Heartbreak hotel”, pues le sirvió como defensa en contra de los esposos y novios que se encelaban cuando él le coqueteaba a sus mujeres.

A diario, en la puerta de la mansión de Elvis se juntaban decenas de admiradoras, pero sólo recibía a las más atractivas. Entraban en grupos de tres y se dice que hasta pasaba la noche con ellas. En ese tiempo no habría cámaras que lo confirmaran.

Sus amigos también contaron que durante su estancia en Alemania llegó a estar con 22 mujeres, lo cual fue su máximo récord.

A lo largo de su trayectoria, Elvis Presley fue nominado a 14 premios Grammy y ganó tres. Sigue siendo el artista con más discos de Platino, pues a la fecha suma 50. Además tiene 80 de Oro y uno de Diamante.

Con 146.5 millones de discos, en 2016 fue certificado por la asociación Recording Industry Association of America (RIAA) como el tercer máximo vendedor de todos los tiempos en Estados Unidos, sólo atrás de The Beatles y Garth Brooks.

Así como conquistó a millones de admiradores, el originario de Tupelo, Misisipi era fan de Marlon Brando y James Dean. Atraído por la actuación, participó en 36 películas, algunas musicales y cinco documentales.

Fue el primer artista en tener un jet privado con capacidad para 100 pasajeros. El Convair 880 bautizado con el nombre de su única hija Lisa Marie, producto de su matrimonio con Priscilla Beaulieu.

Uno de los momentos más tristes en la vida de Elvis Presley y del que, aseguran sus biógrafos, nunca se recuperó, fue la muerte de su madre Gladys Presley a los 46 años.

Debido a las constantes ausencias del artista para cumplir con sus compromisos musicales, su madre Gladys Presley cayó en una fuerte depresión que nunca superó, por lo que comenzó a beber alcohol hasta causarse un daño hepático irreversible.

El 14 de agosto de 1958 sufrió un ataque al corazón. En aquel entonces, Elvis declaró: “Ella es todo lo que viví. Ella siempre fue mi mejor chica”. Para alejarlo del ataúd y continuar con los servicios funerarios, tuvieron que suministrarle un sedante. Dos años después reanudó su carrera musical.

Fue el 16 de agosto de 1977 cuando Elvis Presley murió a los 42 años, víctima de un infarto agudo al miocardio producto del uso excesivo de drogas. Pesaba 100 kilos.

Sin embargo, esto no fue lo único que afectaba su salud, también sufría de glaucoma, hipertensión arterial, problemas en el hígado y megacolon.

A la fecha existen infinidad de teorías con respecto a que el artista sigue vivo y que fingió su muerte. La más reciente afirma que se pasea vestido de jardinero en su mansión de Graceland, que es la segunda más visitada en Estados Unidos, después de la Casa Blanca.

De ser cierto, hoy tendría 84 años y muy lejos estaría de poseer la voz que lo lanzó a la fama, pues lo mismo podía interpretar un blues que country, pop, baladas, gospel y rock and roll.

Roma, más que una colonia en la Ciudad de México (FOTOS)

A finales de la década de los 60 y principios de los 70, la coyuntura social y política de México era violenta, ser estudiante significaba ser un peligro para las autoridades, y ver pasar al Ejército y al cuerpo de granaderos por las calles de la Ciudad de México se había convertido en algo usual.

El clima en ese entonces era tan álgido que en algunas ocasiones, que entre los recuerdos de los vecinos de la Roma -una de las colonias donde habitaba la clase alta y media alta del país y que se construyó a principios del siglo XX- está el paso de los camiones del Ejército por las noches.

Y esos recuerdos volvieron con el estreno de la película Roma del director, guionista y productor mexicano, además ganador del premio de la Academia en 2014, Alfonso Cuarón, que narra la vida de una empleada domestica de origen mixteco (su nana, en la infancia) que trabaja para una familia en dicha colonia.

Jaime de Jesús Escobosa Labiaga de 71 años de edad y vecino de dicha colonia, relata que su mamá lo mandó a Estados Unidos porque en el país era muy difícil ser estudiante.

“Yo iba en la prepa 8, mi mamá tenía medio por mí, por todo lo que estaba ocurriendo, en una ocasión ibamos en el coche hacia el Zócalo y escuchamos balazos, mi mamá solo me gritó agáchate, era difícil en aquella época ser preparatoriano, relató.

Escobosa Labiaga nació en la Roma, su abuelo construyó la casa donde habitan y ahí nació su mamá y después su único hijo, detalló que solo había puras casas y todos los vecinos se conocían, la gente era muy amable, ahora son pocos los vecinos nacidos ahí.

En la actualidad, la colonia está llena de edificios, ha cambiado mucho, hay más transporte y está muy céntrico, señala.“Aun no veo la película, pero sin duda evocaría a mi infancia y juventud, a ver si esta noche puedo verla, para recordar los momentos de aquella época”, expresó.

David Manzano Martínez, quien tiene 64 años menciona a su vez que llegó a la colonia a los seis a meses de nacido, vivía en la esquina de Monclova y Quintana Roo, “abajo había una tiendita que vendía dulces en vitroleros, a lado estaba una peluquería de la señora Amparo quien era conocida por toda la colonia».

Señala que ese lugar era muy tranquilo, los niños y jóvenes podían salir a jugar o caminar a altas horas de la noche y no pasaba nada.

Recuerda que cuando eran jóvenes y se preguntaban de donde venían, unos decían que eran de Guadalajara, otros de Puebla y ellos decía que eran “romanos” porque era un orgullo ser de ahí y eso cambió, cambió la colonia, llegaron muchas oficinas, ya quedan muy pocas familias originales de aquí.

Asimismo, expuso que sus vecinos eran personalidades de medios radiofónicos, políticos, cantantes, escultores y actores, entre los que destacan, Joaquín Pardavé, así como el escultor Humberto Peraza.

Pero a partir de la década de los 80 la colonia empezó a cambiar, porque las personas que construyen sus casas aquí murieron, «que fue como en la década de los 20 aproximadamente, los hijos crecieron y se fueron y los hijos vendieron las casas, se construyeron edificios y llegó la proliferación de oficinas y mas edificios».

Manzano Martínez contó que en 1968 fue a la marcha del silencio con sus papás, quienes eran profesores del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y como estaba organizada por las universidades fueron a la procesión, en tanto, en 1971, recuerda el famoso “Halconazo”, pero no fue.

Para Raquel Avilés Escalona, de 70 años de edad y quién también nació en la colonia, señaló que ha cambiado mucho, está mejorada, ya qué hay más y mejores cosas que antes, como comercios y transporte.

Sin embargo, dice, lo más triste de todo, es qué hay más delincuencia y los asaltos se incrementaron, en especial en calles que antes eran muy tranquilas como Manzanillo, Tlaxcala, Medellín y Campeche.

Compartió que lo que más le gustaba era la tranquilidad en la que vivían y la comunicación entre los vecinos, la mayoría se conocían ya que muchos eran oriundos de ahí, ahora ya no es así, ya que los fines de semana la colonia se vacía y hay mas delincuencia.

“En los años 70 yo vivía en Baja California, estuvo muy tremendo lo de esa época, lo de los estudiantes, pero no fui parte del movimiento estudiantil”, recordó.

Aunque aún no ha visto el filme, está muy interesad en hacerlo, ya que le permitiría recordar su vida.A su vez, la señora Margarita de 65 años de edad contó que nació entre las calles de Viaducto y Manzanillo y salía a jugar.

Sin embargo, “cuando era joven era difícil decir que uno era estudiante en la época de los 70, había pasado lo del 68, no me tocó estar presente cuando pasó lo del Jueves de Corpus, pero fue muy terrible todo y fue un momento histórico para el país; pero no, no recuerdo que pasará una banda de guerra por aquí, como en la película, manifestó.

Dijo que la colonia es muy famosa, pero como diría uno de los sacerdotes de la colonia, la Roma nada mas tiene “labial” porque realmente está muy mal en la actualidad, esta muy descuidada.

En tanto, la señora de 90 años de edad, Lilia Martínez Taboada y quién nació en la calle de Quintana Roo, se considera la persona más “vieja” de la colonia, compartió que acudió a una escuela inglesa, ubicada en la calle de Jalapa 44, ahí estudió primaria, secundaria y preparatoria.

«Estaba con el movimiento estudiantil, pusimos un puesto en la escuela de medicina del Poli, y apoyábamos a los estudiantes, fue una época muy difícil pero estábamos con ellos”, resaltó.

Mencionó que años después se fueron a vivir al Pedregal, pero regresaron a la Roma, refirió que la colonia se ha ido transformando para bien, las personas son muy amables, la iglesia era el punto de reunión de los vecinos, ahí todos se encontraban y compartían sus anécdotas, “por lo menos los de la cuadra, todos nos conocemos todavía, yo salía caminar a Álvaro Obregón, insurgentes y Tonalá”.

Así, la Roma, una de las joyas de la Ciudad de México, sobrevive entre recuerdos, anécdotas, películas y retos por delante.

«O Rei Pelé» cumple 78 años de edad (VIDEO)

Edson Arantes do Nascimiento, Pelé, uno de los mejores futbolistas de la historia, por sus récords y genialidad con el balón, celebra este martes su cumpleaños número 78.

Pelé nació el 23 de octubre de 1940 en Tres Corazones, Brasil, y desde muy pequeño mostró cualidades por el deporte de sus amores; a las edad de 16 años fichó con el Santos de São Paulo, equipo que lo catapultaría a la grandeza durante gran parte de su carrera.

Con la escuadra de Santos, «O Rei» acumuló 10 Campeonatos Paulistas, tres Torneos Río Sao Paulo, seis Campeonatos Brasileños de la Serie A, dos Copas Libertadores, dos Copas Intercontinentales y una Recopa Intercontinental.

Aunque Pelé logró el reconocimiento local desde muy joven por participar en el campeonato de Brasil, consiguió la fama mundial en la Copa del Mundo de Suecia 1958, cuando a los 17 años de edad anotó tres goles en la semifinal contra Francia y luego marcó dos más en la final, contra el equipo anfitrión.

Con la selección de Brasil, Edson levantó tres campeonatos mundiales: Suecia 1958, Chile 1962 y México 1970, que lo colocan como el máximo ganador del torneo y el único futbolista en lograr dicha hazaña.

El que para muchos es considerado el mejor futbolista de la historia, alcanzó cifras y récords que parecen imposibles de superar, entre las que destacan: Máximo goleador de la selección de Brasil, con 77 anotaciones; mil 282 goles (no oficiales) en su carrera, 757 goles oficiales, así como 12 tantos en Copas del Mundo y ser el jugador más joven en conseguir un Mundial.

Además, Pelé presume de varios reconocimientos internacionales que lo destacan como el mejor futbolista del siglo XX, avalados por instituciones como la FIFA, el Comité Olímpico Internacional y la Federación Internacional de Historia y Estadística de Fútbol (IFFHS).

La carrera del rey del futbol terminó en 1977, después de su fugaz paso con el conjunto del New York Cosmos; sin embargo, el legado y los registros del futbolista brasileño quedarán para siempre en la mente de los amantes del balompié internacional.

«No lo volvería a repetir», la otra cara de los porros

Julio M, fue porro de la Vocacional 7 del Instituto Politécnico Nacional “no lo volvería a repetir”, explicó mientras trataba de volver a los años noventas cuando estuvo tan cerca de grupos porriles escolares que “casi se quema”.

A él, nunca le dieron “la bienvenida”, que consistente en meter las cabezas de los iniciados en tambos con orines o dejar que le pegaran toallas sanitarias utilizadas y caminar por todo el plantel escolar para que los demás estudiantes supieran que nadie lo podía tocar.

Julio conoció bien a estos grupos de personas debido a que al ingresar a la educación superior y cansado de muchos días en los que diariamente le pidieran “para los refrescos” o le quitaran sus cosas “se aventó un tiro” con el mano derecha de «El Marrano”, un hombre que por esos días tenía unos 30 años y era el líder de la porra matutina de dicha vocacional.

«El Marrano,» recuerda, tenía un cubil en los últimos pisos de la escuela, estaba acondicionado como una oficina y siempre bajo llave, había unos sillones desvencijados y una televisión, “les habían asignado ese salón”, señaló.

En ese tiempo asistía al turno matutino pero era hasta las diez de la mañana, cuando salía al receso, cuando empezaban los problemas “salías a comprar tu desayuno y ya cuando venías de regreso ya te estaban esperando, o le atoras o no entras, te decían, a veces te quitaban la gorra, la mochila o lo que trajeras encima, lo que ellos querían es que uno supiera quien mandaba dentro de la escuela”.

“En algún momento perdí la visión de a lo que iba yo a la escuela y me empecé a juntar más y más con ellos, de alguna manera me sentía protegido (…) a mí de alguna forma me obligaron y ahora me siento comprometido porque estoy metido hasta las manitas con ellos, ando con ellos pero no soy parte de ellos”, señaló al comentar que los maestros, los directivos y todos en la escuela sabían quienes eran porros y quienes no.

Julio estuvo en esa porra unos dos años y conforme pasó el tiempo explicó que “te vas dando cuenta y preguntando y escuchando, el líder era quien decidía cuáles serían los nombres que aparecerían en las listas de las autoridades como porro”.

“Porque saben perfectamente quién es porro, sabe dónde vives, qué haces, cuántos años tienes en la escuela, si tienes familia, todo lo saben y por ende lo saben los directores de la escuela, el subdirector, los académicos, todos los profesores nos conocían en aquel entonces”.

A los líderes les pagaban “por ir a hacer desmanes a los partidos”, señaló al explicar que no sabe cuánto, porque él nunca estuvo en la “nómina”, pero luego de ir a hacer algún alboroto “El Marrano” los invitaba a comer, pero eran al menos unos 40 porros a los que sentaba a la mesa y no les daba poquito de comer, refirió.

Para “los des…s”, señala, autoridades escolares hacían los pedidos y El Marrano solo preguntaba que cómo y con qué intensidad los querían y mandaba a los muchachos a hacer levantones de estudiantes y subirlos a los camiones, era como una especie de cuota “tú veías cómo le hacías pero los tenías que juntar”, dijo.

Iban a todos los juegos estudiantiles a los que eran invitados, “nadie podía entrar armado, con alcohol, con cigarros, nadie podía entrar con nada y nosotros pasábamos como si fuéramos dioses, como dueños y señores entrábamos; El Marrano siempre andaba armado, afuera en la escuela, en el campo o en donde fuera, yo le preguntaba que por qué y él solo me respondía que ‘hay muchas cosas que no sabes algún día las sabrás’.

Los porros, tanto los de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), como del Instituto Politécnico Nacional (IPN) se conocían “eran como abogados que se peleaban en el juicio pero afuera se trataban como hermanos, no sólo había porros hombres sino también mujeres, había muchas mujeres en la porra y también les daban su bienvenida”.

“Para ellas era más pesada, había mujeres que las manoseaban, las encueraban, les hacían muchas cosas”, él no participaba, dice, como no era un iniciado no iba a los bautizos o bienvenidas consistentes en meter las cabezas en tambos llenos de orines, o bien en maquillaje, es decir, embarrarlos con excremento o con toallas sanitarias utilizadas, o bien a hacer fila india, en donde con un palo todos golpean al iniciado.

“No te dejaban ir hasta que todos se dieran cuenta de que te habían dado la bienvenida y que eras parte de la porra y que a partir de ese momento nadie externo a la porra te podía hacer nada”.

Con unos 15 años de edad, cuando ingresó al nivel de educación media superior y tras casi dos años de andar en los partidos, acarreando estudiantes en los camiones y un poco más consciente, Julio, vio que todo comenzaba a salir de control, fue cuando quiso decir basta y trataba de evitar a los grupos porriles de su escuela, a lo que le contestaban un: “no, no te pregunté, yo ya no podía yo darme el lujo de decir no voy o no quiero, tenía que ir”.

Todo terminó un día que Julio vio su vida en riesgo, habían robado un camión y este chocó, casi pierde la vida por venir con la cabeza afuera de la ventana, por un tiempo pudo esquivar al Marrano y a sus acompañantes hasta que pasados unos meses lo interceptaron.

“Pues si no le entras estás fuera de la porra y no te va a convenir” le dijo el Marrano, pero Julio insistió en ya no querer pertenecer, fue amenazado por el líder de la porra, quien además pasaba los nombres de la porra a la dirección escolar para que en sus boletas apareciera un seis, los ayudaban a pasar, dijo Julio, incluso había algunos que jamás se pararon en un salón pero obtenían sus calificaciones como si hubieran asistido a todas las clases.

Así, tras salir de la porra tampoco tuvo el apoyo de las autoridades escolares y tras reprobar una materia tuvo que acudir al turno de la tarde; ahí también había porros, pero de otro tipo, “la porra blanca”, en la tarde el líder se hacía nombrar como “La Changa”, quien ya conocía los pormenores de su vida porril de la mañana y lo interceptó para invitarlo a la porra, con la única diferencia de que “aquí el que quiere estar está y el que no, no”.

La porra de la tarde también tenía un cubículo asignado, con la diferencia de que ahí no se consumían drogas y tampoco nadie se “podía pasar de laza, ellos estaban para lo que estaban, que era defender los intereses de los estudiantes, pero también para defender la escuela de otros grupos porriles”, así que de nueva cuenta se sumó a las filas de los porros, solo que ahí solo participó para defender su escuela y solo un par de veces se sumó a algún desmán.

“Hay cosas de las que me avergüenzo, no me enorgullece decirlas pero en su momento tuve la necesidad de robar, de golpear, de exigir, de lastimar a las personas, de menospreciarlas (…) era como un instinto de supervivencia, querías estar en la escuela pero que no te pasara nada tenías que atorarle, si no le atorabas era traer dinero todos los días, traer tortas para todos los que quieran pedirte, algo con lo que ellos se sintieran satisfechos y te dejaran de estar molestando”.

El especialista en movimientos sociales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) plantel Xochimilco, Alfredo Nateras, explicó que en la actualidad los porros, cuya aparición se remonta a los cuarentas y cincuentas, actúan como crimen organizado.

Ello, explicó, al “rentear” a los alumnos, amedrentarlos, proteger a las autoridades escolares, incluso a veces están ligados con el narcotráfico con quienes a veces negocian para que puedan vender drogas al interior de las escuelas, o bien, recientemente al hacer desistir a estudiantes de hacer denuncias de abuso sexual.

Desde su aparición, hasta estos días, dijo, los porros son estudiantes por lo general de educación media superior que son cooptados por las autoridades para desmovilizar legítimos movimientos estudiantiles, con el tiempo han estado ligados con distintos partidos políticos y su aparición a lo largo del tiempo “curiosamente se relaciona con tiempos de coyuntura política”.

A su vez, explicó que captar jóvenes para desmovilizar movimientos estudiantiles legítimos es más fácil debido a diversos factores que van desde las dificultades económicas y la misma inexperiencia, así como la desesperanza en términos de mejorar sus condiciones de vida, aunado a que jurídicamente son menores de edad.

Se trata de explicar la violencia más no de justificarla: así, dijo, se trata de jóvenes que probablemente han visto la violencia en sus entornos más cercanos para luego ser contratados para ejercer esta misma violencia.

El especialista abundó que los porros tienen la característica de exacerbar la masculinidad y el machismo, lo que se evidencia en la manera violenta en la que actúan, es decir, tienen que ver con una demostración de poder.

“El poder que ellos ejercen es un poder que tiene que ver, en términos de violencia, con una relación asimétrica en términos de que sean protegidos, están pagados, son mercenarios, y entonces eso les da prestigio, les da poder al interior de su propio grupo”.

Para que estos grupos existan, dijo, se trata de un entramado de personas que los financian y que los protegen desde el interior de las escuelas “hay autoridades escolares implicadas (…) las autoridades saben quienes son los porros, los ubican, incluso una parte de los políticos saben quienes están financiando a estos grupos, los identifican por filiación, por cómo se hacen en llamar, siempre han sabido”.

Para evitar la existencia de estos jóvenes en la estampillas escolares, dijo, primero se debería ubicar a los porros que están en activo al interior de las escuelas y hacer asambleas con presencia de todo el cuerpo colegiado para pedir a los directivos escolares deslindar responsabilidades; luego, establecer en las instituciones educativas corredores de seguridad tanto al interior como al exterior de las escuelas.

Ya con corredores de seguridad más establecidos se podría desmontar la venta de drogas al interior de las escuelas y desarticular de manera paulatina los vínculos que existen entre las autoridades escolares, trabajadores y estudiantes, ello, sumado a trabajos al interior de las escuelas con campañas de equidad de género, no violencia, escuela sin drogas, culturales y sociales.

Los porros, agregó, son jóvenes que perdieron la esperanza de que a través de la escuela les va ir mejor, también en cuestiones de que la sociedad no es y no ha sido capaz de ofrecerles mejores condiciones de vida porque la situación es crítica, lo anterior, puntualizó “no lo justifica pero si la explica”.

Los olvidados del 85, más de 30 años esperando soluciones de vivienda (FOTOS)

A diferencia de quienes llevan un año exacto buscando acciones de vivienda y apoyos para recuperar sus patrimonios inmobiliarios tras el sismo del 19 de septiembre del año pasado, aún existe un puñado de damnificados del terremoto de 1985 que llevan esperando una respuesta desde hace más de 30 años.

“Muchos han muerto con la ilusión de tener una casa”, recordó Janette, que habita en el campamento de Colector 13, en las afueras del metro Lindavista en la delegación Gustavo A. Madero, en la Ciudad de México, desde hace poco más de tres décadas cuando “de manera provisional” se acondicionaron módulos de lámina para atender las necesidades de vivienda de los entonces damnificados de 1985.

En el predio, en el que viven al menos unas 250 familias, existen unas 30 que son damnificadas del terremoto del 85 y a quienes aun cuando existió la entrega de acciones de vivienda en 2008, “los dejaron con las llaves en la mano” debido a manejos irregulares de los dirigentes que antes coordinaban la entrega de hogares a las familias y quienes en opinión de Janette, beneficiaron a personas que nada tenían que ver con el sismo.

La organización de la vida cotidiana es casi la misma que desde hace más de 30 años, con seis baños comunales por cada módulo que alberga a al menos unas diez familias; para lavar los trastes también existen turnos bien establecidos, aunque antes era peor porque solo había seis hornillas por módulo para preparar la comida, lo que derivaba en peleas que eran el pan de cada día.

Janette recuerda que debían cuidar muy bien los alimentos que preparaban debido a que a veces los vecinos echaban cosas a las comidas de los demás solo ante el enojo de que alguien hubiera ganado la hornilla, ahora las viviendas tienen pequeñas estufas en sus viviendas; incluso hay quienes lograron ganar unos metros y pusieron sanitarios en el interior de sus espacios, aunque no todos pudieron hacerlo.

Ella, llegó al campamento aun siendo una niña pequeña y de tener una vivienda digna con paredes de cemento pasó a ocupar una construida con láminas y a compartir su vida con un montón de niños que en ese tiempo desconocían que eran damnificados; ahí nacieron sus hijos, ahí mismo ha tenido que cuidar a sus nietos.

Verónica M es también una de las personas afectadas por el terremoto del 85 que llegó al campamento con la idea de que aquello sería temporal, proveniente del barrio de Tepito llegó al lugar de alrededor de una hectárea de extensión con la esperanza de contar con suelo firme para ella y sus hijos, ya ha visto nacer ahí a sus nietos y continúa viviendo a la espera de una solución.

Hace pocos años, el Instituto Nacional de Vivienda entregó acciones de casas a los habitantes del campamento y ella era una de las beneficiarias, incluso pagó el enganche de su departamento “pero me dejaron con las llaves en la mano”.

Ello, expuso, ante los malos manejos de las organizaciones de líderes que antes gestionaban los apoyos para los damnificados; quienes con malos manejos entregaron las viviendas a personas que nada tenían que ver con el sismo, “les entregaron a quienes ellos quisieron, no a los que nos tocaba”, dijo.

Erik D tiene 30 años de edad, sus padres llegaron al campamento después del terremoto del 85, él no conoce otra realidad que la de la vida entre los vericuetos del lugar, “como niño no te dabas cuenta de las carencias porque era tu realidad de siempre, fue hasta cuando vas creciendo que te das cuenta que no es normal vivir así, nos tuvimos que adaptar”.

Su infancia la recuerda entre eternos juegos con otros niños que vivían ahí, jugaban con agua para refrescarse del calor que encerraban las láminas o al fútbol con lo poco que tenían, con el paso de los años las condiciones de vida continúan siendo las mismas que él vivió, solo que ahora se trasladan a su hija, quien al igual que él ha pasado su infancia en el campamento.

Alfredo Villegas también llegó tras el terremoto del 85 siendo aún niño, sus padres pagaban un crédito de vivienda que se quedó entre los escombros de aquel sismo, “al principio era fácil porque éramos niños, en tu mente no viene el olvido que el gobierno empezaba a segregar a las familias de estos campamentos”, con el tiempo, comenzó a darse cuenta de su realidad; incluso llegó a ser discriminado por vivir en un campamento.

Por Mariángel Calderón